Abrir menú principal

Sanlúcar de Barrameda durante la Segunda República Española

En 1931 se produjo un intento de quema del Convento de Capuchinos, como manifestación anticlerical.
Las actas capitulares del cabildo de Sanlúcar no se quemaron en el incendio del Pósito porque estaban en otro edificio.

Cuando se proclamó la II República Española en Sanlúcar de Barrameda en 1931 la ciudad sufría los graves problemas del analfabetismo (50,8% de la población), el latifundismo (nueve propietarios detentaban la titularidad del 62,10% de las tierras del término municipal) y una alta tasa de paro. En las elecciones de ese año ganaron los republicanos y los socialistas, que fueron apoyados por el movimiento obrero de tendencia anarquista de larga tradición en el campo de Jerez y que tuvo su momento álgido en la Cantonal de 1873. Durante el primer trienio de la República el movimiento obrero fue el causante de diversos actos destructivos de protesta antisistema. En 1931 se produjo un intento de quema del Convento de Capuchinos, como manifestación anticlerical. En 1933, la noche del día 11 de enero, el Archivo Municipal y de Protocolos Notariales, sito en el Pósito municipal, sufrió un incendio provocado. Este hecho, ocurrió durante la Huelga General que la CNT había convocado en toda España. Más allá del acto simbólico de la destrucción de los documentos que daban fe de la propiedad de la tierra, la quema de protocolos notariales y demás documentación municipal provocó una pérdida irreparable para el patrimonio documental de la ciudad. Por fortuna, las actas capitulares se salvaron pues se guardaban en otro edificio. En las elecciones generales de la República de 1933 se produjo la derrota de los socialistas y la victoria de Lerroux, que dio paso al llamado Bienio Conservador o negro. En Sanlúcar el resultado de estos comicios fueron los mismos que a nivel nacional, lo que puede atribuirse a la alta abstención que alcanzó una cuota del 74,2%, concentrada sobre todo en la clase obrera, decepcionada por las escasas reformas emprendidas por la república y muy influida por el anarquismo. El recién nombrado gobernador civil de Cádiz emprendió una serie de inspecciones a los ayuntamientos, cuyo objetivo encubierto era la destitución de las corporaciones municipales socialistas y el nombramiento de alcaldes lerrouxistas. El ayuntamiento democrático de Sanlúcar, fue acusado de corrupción e incompetencia y fue sustituido por otro afín al gobierno de Lerroux.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

  • TORIBIO GARCÍA, Manuel; GÓMEZ CORTÉS, Tomás; VIEJO FERNÁNDEZ, José Antonio. “Sanlúcar de Barrameda en 1931. Radiografía de una ciudad en un momento clave de su historia.” La Hoguera de creación y pensamiento nº 2, mayo - junio de 1996. Publicación autónoma de Sanlúcar de Barrameda. ISSN 1136-212X. Págs. 55-58.
  • VIEJO FERNÁNDEZ, José Antonio. “La huelga general de enero de 1933 en Sanlúcar de Barrameda: cambio en las tácticas reformistas de los obreros arrumbadores.” La Hoguera de creación y pensamiento nº 1, febrero - abril de 1996. Publicación autónoma de Sanlúcar de Barrameda. Págs. 32-35.
  • VIEJO FERNÁNDEZ, José Antonio. “Aproximación al estudio de las élites sanluqueñas durante la II República.” La Hoguera de creación y pensamiento nº 2, mayo - junio de 1996. Publicación autónoma de Sanlúcar de Barrameda. ISSN 1136-212X. Págs. 36-39.