Scaridae

pez loro

Scaridae o escaros, conocidos comúnmente como pez loro, son una familia de peces marinos incluida en el orden Perciformes. La mayoría son especies tropicales, distribuidas en arrecifes de coral del mar Rojo, océano Atlántico, océano Índico y océano Pacífico. Su nombre deriva del griego skairos, que significa saltar, debido a su capacidad para saltar y golpear con la cola.[1]​ Son muy parecidos a la familia de los lábridos.

Symbol question.svg
 
Scaridae
Scarus ghobban.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Actinopterygii
Orden: Perciformes
Familia: Scaridae
Géneros

ver en el texto

Pez loro reina durmiendo en el arrecife coralino. Mar Rojo.
Scarus coelestinus.
Scarus rubroviolaceus.
Cetoscarus bicolor.

Se les denomina peces loro por su particular dentición: sus numerosos dientes se agrupan en un paquete compacto fusionados en una estructura que se asemeja al pico de los loros, que usan para roer el coral y rocas, arrancando así las algas de las que se alimentan. No son totalmente herbívoros, pues también roen pequeños invertebrados moluscos que viven entre el coral. Tras digerir los trozos de roca y coral que comen, defecan un subproducto muy parecido a la arena, siendo una importante fuente de la arena que se acumula en las playas de islas y atolones en los arrecifes coralinos.[2]

Muchas especies presentan llamativas coloraciones, por lo que son muy apreciados en acuariología marina. Sin embargo su mantenimiento es muy dificultoso, pues su necesidad de roer coral vivo hace que su crecimiento en acuario sea muy lento, aparte de que pierden en cautividad parte de su fuerte coloración.[2]

Géneros y especiesEditar

Existen unas 90 especies agrupadas en 10 géneros, entre las más importantes están:

En la AntigüedadEditar

Poseemos mucha documentación antigua sobre el escaro. Esta especie gozaba de un gran prestigio en la Antigüedad pese a que actualmente su popularidad se haya visto reducida. Sólo una variedad de este pez tiene por hábitat el mar Mediterráneo (Scarus cretensis o Sparisoma cretense); su pesca era inusual en comparación a otro tipo de peces, lo que lo hacía un alimento de clases altas (a pesar de su sabor insípido).

Los antiguos elogiaban al escaro e incluso han llegado a atribuirle algunas características especiales. Aristóteles o Plinio el Viejo (en su obra Naturalis Historia) han hecho referencia a la antigua creencia que afirmaba que se trataba de un pez rumiante de algas y vegetales marinos; también se ha llegado a decir que poseían voz, que era imposible pescarlo por la noche, o que incluso ayudaba a escapar del anzuelo a sus compañeros apresados.[3]

Sobre su pesca, Marcial habla de un cebo de semillas de coriandro o mosca. También el retórico Claudio Eliano en su obra Sobre la naturaleza de los animales (en griego: Περὶ ζῴων ἰδιότητος Perí zóon idiótitos; en latín, De Natura Animalium o Historia animalium) comenta sobre la pesca del escaro un método que consiste en aprovechar el potente instinto de reproducción sexual del animal una vez capturada la hembra. El pescador la ata y la arrastra viva a modo de señuelo a través del agua sobre las zonas en las que suele haber escaros, haciendo que los machos la persigan hasta introducirlos en un garlito. Según el autor, por esta técnica de captura, los escaros son víctimas de sus arrebatos de amor al introducirse ellos mismos en la trampa.

BibliografíaEditar

Claudio Eliano (1988). Historia de los animales (selección). Ediciones Orbis. Barcelona. ISBN 84-85471-65-2.

ReferenciasEditar

  1. Romero, P., 2002. An etymological dictionary of taxonomy. Madrid, unpublished.
  2. a b Nelson, J.S., 1994. Fishes of the world. Third edition. John Wiley & Sons, Inc., New York. 600 p.
  3. Cervantes, Biblioteca Virtual Miguel de. «Una nota de ictionimia: "El scarus cretensis" / Manuel Alvar». Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 22 de julio de 2021. 

Enlaces externosEditar

Se encuentra en peligro de extinción.