Abrir menú principal

José Segundo Roca (San Miguel de Tucumán, 12 de junio de 1800 - Ensenadas, 8 de marzo de 1866) fue un militar argentino, que participó en la guerra de la independencia, en las guerras civiles de su país y en la Guerra del Paraguay. Recordado por ser el padre del general y presidente Julio Argentino Roca.

José Segundo Roca
Coronel D. JOSÉ SEGUNDO ROCA.jpg
Coronel Roca
Información personal
Nacimiento 12 de junio de 1800
San Miguel de Tucumán, Argentina
Fallecimiento 8 de marzo de 1866 (65 años)
Ensenada, Argentina
Lugar de sepultura Cementerio de la Recoleta, Argentina
Nacionalidad Argentina
Familia
Cónyuge Agustina Paz
Hijos Ataliva Roca y Julio Argentino Roca
Información profesional
Ocupación Militar
Años activo desde 1816
Rama militar Ejército Argentino
Rango Coronel
Conflictos Guerra de la Independencia Argentina
Guerra de la Triple Alianza
Guerra del Brasil
Guerras civiles argentinas
Coronel D. JOSÉ SEGUNDO ROCA.jpg
CR-EA.png Coronel
Años de servicio 1816-1866
Rama militar Ejército Argentino
Información

InfanciaEditar

Nació en San Miguel de Tucumán en el año 1800, hijo de María Antonia Tejerina y de Pedro Roca, oficial del ejército español, que también había sido regidor del cabildo de la ciudad de San Miguel de Tucumán.[1]​ Estudió en el Convento de San Francisco de su ciudad natal.[2]

El Ejército de los Andes y la Guerra del BrasilEditar

El 15 de febrero de 1816 formaba parte del Regimiento de Cívicos de Tucumán, con el grado de cabo primero.[3]

Incorporado al Ejército del Norte acantonado en esa ciudad, recibió alguna formación militar antes de pasar a Chile en 1819, como alférez del Batallón N.º 11 del Ejército de los Andes, al mando del general Juan Gregorio de Las Heras. Desde allí se embarcó hacia el Perú, donde participó en la primera campaña a la Sierra y en la batalla de Cerro de Pasco, tras la cual fue ascendido al rango de teniente por su destacado desempeño.[3]

En algún momento de las campañas del Perú, fue herido y dado por muerto; salvó su vida al ser socorrido por un indígena, llamado o apodado Ataliva. Años más tarde, daría ese nombre a uno de sus hijos. Luego ascendido a capitán, dirigió la represión de un movimiento realista en Trujillo. A órdenes del después mariscal Andrés de Santa Cruz luchó en Pichincha, en el actual Ecuador, y en la segunda campaña de Puertos Intermedios, luchando en la victoria de Zepita y finalmente en la batalla de Junín, ya con el grado de mayor.[2]

De regreso en Buenos Aires fue incorporado al ejército que debía hacer la campaña al Brasil, como ayudante del general Mansilla, luchando en Ombú, Ituzaingó y batalla de Camacuá.[2]​ Se destacó salvando una flotilla de buques del ataque brasileño en la Laguna Merín.

La guerra civilEditar

De regreso a Buenos Aires, en enero de 1829 se incorporó a las fuerzas unitarias del coronel Isidoro Suárez, participando en la victoria de Las Palmitas —hoy Junín— y en la derrota unitaria de Puente de Márquez. Pasó a Tucumán con permiso del general Lavalle.[2]

En su provincia natal acompañó al gobernador Javier López en su campaña contra Santiago del Estero, y luego en otra contra el caudillo federal Pablo Latorre en Salta. Ascendido a coronel en septiembre de 1830, participó en algunas acciones en Córdoba a órdenes de Mariano Acha y en el desastre de Ciudadela.[2]

A principios de 1832 ya estaba exiliado en Bolivia, donde se unió al ejército del general Andrés de Santa Cruz, dictador de ese país.[2]​ En enero de 1836 se unió a la campaña del ex gobernador Javier López contra el gobernador Tucumán, Alejandro Heredia. Derrotados los invasores, López y su sobrino Ángel fueron fusilados. Dado su rango, Roca también habría sido fusilado por orden de Heredia, pero su ministro Juan Bautista Paz intercedió por él debido que era el prometido de su hija Agustina Paz, con quien se casó unos meses más tarde.[4]

Participó en la Guerra entre las confederaciones Argentina y Peruano-Boliviana bajo el mando de Heredia, pero a éste su presencia le pareció peligrosa, por lo que fue enviado a Buenos Aires, donde residiría varios años y donde nacerían sus hijos mayores, Alejandro, Ataliva, Celedonio y Marcos. En 1842 regresó a Tucumán, donde se dedicó a la producción rural, y donde nacieron sus otros hijos, Julio —el futuro general y presidente— Agustín, Rudecindo y Agustina. Conservó el grado militar, pero sin destino fijo.[2]

En 1852 se unió a la revolución contra el gobernador federal Celedonio Gutiérrez. Fue nombrado jefe militar de los revolucionarios y derrotó a una pequeña fuerza al mando de Gutiérrez, que huyó a Catamarca. Tras la definitiva derrota de Gutiérrez pasó nuevamente a la plana mayor inactiva.[2]

En 1857 se estableció por un tiempo en Paraná y luego en Buenos Aires. Desde allí instaló a sus hijos en distintos lugares, sobre todo a los más jóvenes en el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. Al año siguiente volvió a Tucumán como jefe de policía.[2]

Últimos añosEditar

En 1861 se unió a las fuerzas del general Urquiza contra Buenos Aires, y luchó en la batalla de Pavón. Al ver la dispersión de la infantería federal, intentó convencer de huir a su hijo Julio, artillero en esa batalla, pero éste se quedó hasta que Urquiza abandonó a su ejército. Junto a su hijo, pasó a Buenos Aires y se unió al ejército porteño que ahora pasaba por nacional.

En 1864, el general Gerónimo Espejo, que estaba tratando de recopilar la historia del Ejército de los Andes, le pidió a Roca que le redactara unas memorias en que detallara las campañas en que éste había estado y Espejo no: la primera campaña de la Sierra, la campaña de Pichincha, la de Puertos Intermedios y la de Ayacucho. Roca alcanzó a redactar sus memorias sobre la de la Sierra, documento fundamental para los historiadores, y dejó para después las otras tres. No tuvo tiempo: en 1865 estallaba la Guerra del Paraguay.

Roca fue destinado a trasladar los contingentes de Catamarca y Santiago del Estero a Corrientes, y con él fueron sus hijos Ataliva, Celedonio, Marcos y Julio. Además iba también Alejandro, como proveedor del ejército. No llegó a combatir: falleció el 8 de marzo de 1866 en el campamento de Ensenaditas, sobre el Paso de la Patria, poco antes de la invasión al Paraguay.[2]

La guerra también afectó al resto de la familia: sus hijos Celedonio y Marcos murieron en combate, Alejandro y Ataliva se hicieron muy ricos como los demás proveedores del ejército, y Julio adelantó mucho en su carrera militar por sus méritos, llegando a teniente coronel.

Fue el único oficial superior que participó en la guerra del Perú, en la del Brasil, las dos grandes guerras civiles, la lucha contra el estado de Buenos Aires y la guerra del Paraguay. Sirvió a órdenes de San Martín, Bolívar, Sucre, Santa Cruz, Alvear, Mansilla, Lavalleja, Lavalle, Paz, La Madrid, Urquiza y Mitre. Muchos historiadores, comenzando por Mitre, han lamentado que haya muerto antes de poder escribir sus memorias completas.

Fue también el padre de un teniente general y presidente que dio su nombre a toda una generación política en el país.

ReferenciasEditar

  1. Sánchez, Aurora Mónica (1969). Julio A. Roca. EUDE, Editorial Universitaria del Ejército. p. 14. 
  2. a b c d e f g h i j Cutolo y 1983, 237-238.
  3. a b Sánchez (1969): 28.
  4. Páez de la Torre, Carlos (1987). Historia de Tucumán. Plus Ultra. pp. 434-435. 

BibliografíaEditar

  • Roca, José Segundo, Primera campaña de la sierra en Perú, 1820, Buenos Aires, Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, 1998.
  • Roca, José Segundo, Apuntes póstumos - Relación histórica de la Primera campaña del General Arenales a la sierra en Perú, 1820, Buenos Aires, Imprenta de Mayo, 1866
  • Cutolo, Vicente Osvaldo (1983). Nuevo Diccionario Biográfico Argentino. Tomo VI. Elche.