Selección de baloncesto de Cuba

La Selección de baloncesto de Cuba es el equipo formado por jugadores de nacionalidad cubana que representa a la "Federación Cubana de Baloncesto" en las competiciones internacionales organizadas por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) o el Comité Olímpico Internacional (COI): los Juegos Olímpicos, Campeonato mundial de baloncesto y el Campeonato FIBA Américas.

Selección de baloncesto de Cuba
Flag of Cuba.svg
Asociación Federación Cubana de Baloncesto
Federación continental FIBA Américas
Seleccionador José "Pepe" Ramírez
Ranking FIBA Crecimiento 64º después de la Copa Mundial de 2019
Uniforme de baloncesto
Uniforme de baloncesto
Local
Uniforme de baloncesto
Uniforme de baloncesto
Visitante
Juegos Olímpicos
Participación 6 (por primera vez en Londres 1948)
Medallas Medalla de bronce 1972
Copa Mundial
Participación 4 (por primera vez en 1970)
Medallas Sin medallas
Campeonato FIBA Américas
Participación 9 (por primera vez en 1980)

Historia en los Juegos Olímpicos de Munich 1972Editar

Cuba abrió los Olímpicos venciendo el 27 de agosto a Egipto por 105 a 64. Luego derrotó a España 74 a 63. Perdió después —el único partido que perdimos en la clasificatoria— ante Estados Unidos por 48 a 67. Después vencimos a Checoslovaquia 77 a 65. Más tarde a Australia 84 a 70 y apabullamos después a Japón 108 a 63, para cerrar con una dramática victoria ante Brasil por 64 a 63.

Luego en el cruce, se perdió con la URSS por apenas 6 cartones (67 a 61) y por eso fue que tuvimos que discutir la medalla de bronce ante Italia. En todos esos partidos Chappé anotó 114 puntos. Jugó para un 75 por ciento de efectividad en los tiros. 14 rebotes ofensivos, y 39 defensivos; y cometió en total 25 faltas; menos de 3 por juego.

Posiblemente, de no haber acontecido lo que ocurrió en la final del baloncesto olímpico en Múnich 72, con aquella derrota del equipo norteamericano ante el soviético, en lo que todos han considerado llamar la final más dramática de la historia del básquet, y aquellos 3 segundos interminables, todavía se estuviese hablando del partido de Cuba ante Italia, y del negro Chappé.

Al menos en España, donde vivió hasta su fallecimiento en el 2003 a la edad de 58 años, todavía le reprochaban a Chappé el partidazo que se gastó ante los ibéricos, anulando de forma brutal a Clifford Luyk; eliminándolos —dicen ellos—  del pase a la semifinal. Un partido donde el único que pudo sacar la cara por los peninsulares fue el genial Santillana.

«Era —dice el propio Luyk— un pívot atípico: no llegaba a los dos metros, tenía mucho culo, un buen tiro exterior que apenas utilizaba… Inteligente y hombre de equipo, convertía en aprovechable cualquier balón que recibiera. A nosotros nos vencieron marcándonos por delante y haciendo ayudas atrás en cada pase bombeado. Estamos hablando de uno de los legendarios, alguien que le daba igual meter 8 que 28. Simplemente, hacía lo necesario para ganar. Ay, el gran Chappé».

EL PARTIDO POR EL BRONCE ANTE ITALIA

» Nosotros de los italianos sabíamos algo pues en 1970, en los Universitarios de Turín, los derrotamos 64 a 61. Ahora para el 72 tenían un buen entrenador: Giancarlo Primo, y sus mejores jugadores eran sin dudas Dino Meneghin, quien está considerado el mejor jugador italiano de todos los tiempos y uno de los mejores de Europa; Pierluigi Marzorati, que era un defensa buenísimo, que no por gusto la FIBA en el 91 lo incluyó entre los 50 mejores jugadores; y Bariviera… quien fue junto a Zanatta el que más daño nos hizo ese día.

Pero ya nosotros le habíamos ganado a España, y ganarle a los italianos no era muy distinto. Lo que pasa es que uno piensa una cosa antes y otra sucede después. O piensa una cosa fuera de la cancha y otra ocurre dentro, y los italianos tenían más oficio que nosotros de aquí a Roma.

Ganamos el primer tiempo 43 – 40, pero ellos hicieron los ajustes necesarios y en el 2do tiempo nos entraron por los ojos; pero dejaron demasiado libre a Ruperto, y por ahí mismo se les empezó a escapar la victoria. Herrera estaba encendío, sí, pero el que sí se puso guapo de verdad fue Chappé y los italianos se apendejaron, o se cansaron, o qué sé yo.

Aquello se puso caliente caliente, porque a Chappé bastaba mirarlo pa´ que a cualquiera se le aflojaran las patas. Era un moreno impresionante, la verdad… Y Urgellés con esos brincos y esas fintas se les empezó a meter por donde quiera. Ellos buscando anular a Chappé, y Ruperto y Urgellés le desgraciaron la estrategia. Herrera era puro músculo;  joven, fuerte, y estaba en una forma envidiable para ese mundial.

El mulato no creía en nadie. Tenía el tiro fino fino. Además, era muy explosivo, no tanto como Urgellés que te aparecía por aquí y después por allá y parecía que era de petróleo. El Jabao Herrera también se creció ese día, en general siempre jugaba bien.

El Jabao, Conrado Pérez y Miguelito también anotaron como 8 puntos cada uno. Entonces fue cuando el ave del infortunio entró en la cancha aquella: nos botaron a Chappé. El negro, la verdá, ese día jugó por él y por otro más. Guapeó, empujó, escupió, mordisqueó, aruñó… Es imposible describir todo lo que ese hombre hizo allá alante, y en algún instante nosotros sabíamos que le tocaría irse pa´ afuera; y yo recuerdo que en el banquillo de Italia, 4 o 5 se estrecharon las manos y dijeron que “muerto el perro se acabó la rabia”, mientras el entrenador, Primo, se paraba de su asiento y daba un par de instrucciones a sus jugadores pensando que con Chappé fuera, la debacle cubana era cosa que estaría al cantío de un gallo.

Nada presagiaba en el Rudy Sedimayer-Halle lo que sucedería 24 horas después en la disputa del oro olímpico. Si uno mira las imágenes, aquellas pocas personas que abarrotaron la sala parecen, más que ciudadanos alemanes comunes y corrientes, personas que asisten a una muestra de folclor caribeño, devotos incondicionales del fuego, amantes de Shangó, Santa Bárbara y Yemayá, porque cuando el equipo cubano sale a la cancha, el respetable se desborda en un abrazo incontenible que supera todas las expectativas. Y eso que son apenas cuatro gatos.

A los italianos, asombrados, no parece importarle mucho el apoyo de un público europeo que debería respaldarlos a ellos y no a los morenos caribeños, tan distantes geográficamente como ajenos a su cultura primer mundista.

Así arranca el juego, bajo la égida del principal Dragas Jalxisc auxiliado por Hugh Richardson, y comienza normal aun sabiéndose Italia favorito. La escuadra italiana —seguramente lo esperaba— encontró un juego y un orgullo que les hizo tambalear su favoritismo.

A los “negros cubanos”, como los llamó la prensa de su tiempo, le faltaba virtuosismo —puede ser— pero en la cancha se conocían sus funciones al dedillo. Su juego no por gusto había despertado admiración en todos los entendidos. Luchaban cualquier balón como si fuera el último y presionaban a los atacantes dando unos brincos propios de los saltadores de altura, y esto le arrancó a los asistentes la simpatía necesaria como para sentirse que jugaban en cancha propia.

En algún momento del partido -claro, eso puede suceder- bajaron el ritmo e Italia se sintió ganadora. «El viejo mío esa tarde se encabronó y apagó el radio. Luego fuimos oyendo un gritico por aquí, otro gritico por allá, hasta que de pronto Paco, el del segundo piso, metió un ¡SÍ! que retumbó en todo el barrio, y yo le dije al viejo: “Papi, yo creo que eso se empató” y el viejo me dijo que no lo jodiera mucho y que no comiera más turrón de maní; que esa pila de puntos abajo y contra Italia no lo ganaba ni Mandrake el Mago.

Entonces Paco volvió a meter otro grito, y una palabrota y el viejo me dio una patá en las nalgas y me gritó: “¡Enciende esa mierda ahí vieja!  ¡Corre!”.  Y yo fui para la cocina a encender el radio pa´ escuchar Radio Rebelde». Los italianos festejaban (pienso) la expulsión de Chappé, a pesar de tener ellos fuera de circulación ya a Meneghin y a Zanatta, cuando Ruperto les enganchó la pelota en el aro.

Herrera, brazo en alto, regresó a defender no sin antes lanzarle una mirada pícara al legionario cubano expulsado; y este, sonriente, se quitó la toalla que tenía sobre los hombros y se la puso entre las piernas. Ese fue el punto 64. Y la historia lo recoge como el último tanto anotado por Cuba. Y así ha quedado y quedará, porque después de eso ya Italia no volvería ni siquiera a empatarnos el marcador.

Les quedaba muy poco tiempo, pero nada estaba decidido; mucho menos tratándose de Italia. El entrenador miró el reloj y les pidió, a pesar de la premura, un poco de sangre fría, y los italianos se lanzaron a por lo menos lograr la igualada. Llevaron rápido el balón hacia delante, pero quien quiera que recibía el balón, se encontraba con un cubano detrás, con una mano en la cintura, la otra en alto y molares y caninos prestos a la dentellada.

Así y todo, lograron abrir una brecha en la defensa de Cuba por donde se coló Serafini y en ese momento todos contuvimos la respiración, porque era una jugada de 1,2,3 y aro; pero se le apareció no sé quién y le cerró un poco de costado, sin tocarle, y Serafini tuvo que hacer un movimiento adicional con su cuerpo para no pisar la raya, poder acercarse al aro y hacer la clavada.

Entonces el árbitro pitó y decretó violación en la regla de los 3 pasos y le dio el balón a Cuba. Esa es una de las últimas imágenes que yo tengo de ese partido: Serafini estupefacto, reclamando misericordia en el árbitro y al público. Demasiado tarde. Son casi las 11 de la noche en Múnich y tal pareciera que el partido se celebra en un tabloncillo de la Habana Vieja, y que la bulla de quinientos habaneros se ha multiplicado diez veces del otro lado del Atlántico.

Yo creo que incluso no eran tantos, a juzgar por un par de imágenes que vi después, pero siempre tuve esa duda: ¿cómo los alemanes, que son unos tipos fríos, cerrados, emotivos sólo para un partido de la Bundesliga, podían darle tanto ánimo a unos cubanos que vivían del otro lado del Océano, en casa de las quimbambas, en vez de apoyarnos a nosotros que vivíamos al ladito?

Luego, con los años, fue que comprendí lo que es la mística, y lo que significa pelearte a los puños con el grandulón de la escuela. Nunca olvidaré las palabras de mi tío, quien ese día fue a almorzar en casa: “Mierda, ahora sí que nos jodieron.”

El resto lo hizo Urgellés que recuperó un balón y anotó para el 66-63. A falta de solo 39 segundos, Cerioni anotó y los italianos se pegaron a un punto. Cuba prendió el motor nuevamente y su ataque se estrelló contra la defensa italiana. Marzorati se apoderó del balón y se la dio al lateral Bisson, pero este falló el enceste y Cuba conquistó su bronce histórico.[1]

Equipo NacionalEditar

Selección Cubana de Baloncesto
Número Posición Jugadores Club
0 Escolta Karel Guzmán   UBT-Cluj Napoca
2 Alero Yoanki Mensía   Gimnasia y Esgrima
5 Base Osmel Oliva   Costa Caribe
9 Alero Lisván Valdez   Indígenas de Metgalpa
12 Escolta Yuniskel Molina   Búfalos de Managua
14 Ala Pivot Jasiel Rivero   San Pablo de Burgos
15 Ala Pivot Marvin Cairo   Brumas de Jinotega
19 Pivot Pedro Bombino   Gimnasia y Esgrima
Base Yaser Rodríguez   Búfalos de Ciego de Ávila
24 Escolta Neisler Abreu   Lobos de Villa Clara
36 Pivot Yoel Cubillas   Costa Caribe
55 Base Pedro Roque   Capitalinos de La Habana
0 Pivot Javier Justiz   Casademont Zaragoza

Jugadores que pueden participarEditar

A raíz de la nueva política de contrataciones del INDER. Cuba pudiera llamar a su selección nacional a jugadores que militan de manera independiente en el baloncesto profesional.¿Quienes son estos hombres? A continuación se los compartimos.

Howard Sant-Roos, Reynaldo García Zamora,Yornan Polas Bartolo, Darol Hernández Zinenko,Yasmani Fundora,Adriano Barrera.Orestes Torres.

PalmarésEditar

Copa del MundoEditar

  • 0 Medallas de Oro
  • 0 Medallas de Plata
  • 0 Medallas de Bronce

Cuba en los mundialesEditar

Resultado General: 17.° puesto

Copa Mundial de Baloncesto
1950: No calificó 1954: No calificó 1959: No calificó
1963: No calificó 1967: No calificó 1970: Lugar
1974: Lugar 1978: No calificó 1982: No calificó
1986: 11° Lugar 1990: No calificó 1994: 15° Lugar
1998: No calificó 2002: No calificó 2006: No calificó
2010: No calificó 2014: No calificó 2019: No calificó


Campeonato FIBA AméricasEditar

Campeonato FIBA Américas
1980: Lugar 1984: Lugar 1988: No calificó
1989: Lugar 1992: Lugar 1993: Lugar
1995: Lugar 1997: Lugar 1999: 10° Lugar
2001: No calificó 2003: No calificó 2005: No calificó
2007: No calificó 2009: Abandono 2011: 10° Lugar
2013: No calificó 2015: 10° Lugar 2017:

U

CentrobasketEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar