Selva montana de Knysna y los montes Amatole

La selva montana de Knysna y los montes Amatole de la ecozona afrotropical, definida por WWF, que se encuentra en el sur de Sudáfrica, en las provincias occidental y oriental del Cabo.

Selva montana de Knysna y los montes Amatole
Ecozona: Afrotropical
Bioma: Selva lluviosa
Extensión: 3.100 km2
Estado de
conservación:
Vulnerable
Países Bandera de Sudáfrica Sudáfrica
EcorregionesWWF

DescripciónEditar

Es una ecorregión de selva umbrófila con una extensión total de 3.100 kilómetros cuadrados; está formada por varios enclaves que albergan las selvas afromontanas más meridionales de África: la selva de Knysna, a lo largo de la costa, entre Mossel Bay y el río Krom, y la selva de los montes Amatole, más al nordeste.

El clima es subtropical. Llueve durante todo el año. Las precipitaciones oscilan entre 525 y 1220 mm anuales en la selva de Knysna, y entre 750 y 1500 mm anuales en los montes Amatole.

FloraEditar

Los árboles, de origen tropical y afromontano, incluyen el olivo Olea capensis, el laurel del Cabo (Ocotea bullata), Afrocarpus falcatus (familia Podocarpaceae), el mañío Podocarpus latifolius, el acebo africano (Ilex mitis), Apodytes dimidiata (familia Icacinaceae), la rapinea (Rapanea melanophloeos), la casina Cassine peragua, Ochna arborea (familia Ochnaceae), Curtisia dentata (familia Curtisiaceae), el [[Apocynaceae|kamasi (Gonioma kamassi), Platylophus trifoliatus y Cunonia capensis (familia Cunoniaceae).

FaunaEditar

En la selva de Knysna sobreviven los últimos representantes de la población más meridional de elefantes africanos (Loxodonta africana). Otros grandes mamíferos, como el búfalo cafre (Syncerus cafer), han desaparecido.

La región alberga cinco mamíferos en peligro de extinción:

EndemismosEditar

La musaraña Myosorex longicaudatus es casi endémica de esta ecorregión.

Entre las aves, son casi endémicas:

El camaleón enano de Knysna (Bradypodion damarnum) es estrictamente endémico.

Estado de conservaciónEditar

Vulnerable.

A pesar de su pequeño tamaño, son las áreas de bosque más extensas de Sudáfrica, y su madera ha sido explotada desde el siglo XVIII. Hoy en día se trata de zonas protegidas, pero aún se permite la explotación.

La degradación del hábitat, las actividades forestales y la invasión de plantas y animales exóticos, como la agresiva hormiga argentina (Linepithema humile), amenazan la supervivencia de la fauna y flora locales.

ProtecciónEditar

En la selva de Knysna, el 20% de la superficie está incluida en reservas naturales y parques nacionales; en los montes Amatole, el 90% está protegido.

Enlaces externosEditar