Sentido de la vida

cuestión filosófica sobre el objetivo y el significado de la existencia

El sentido de la vida constituye una cuestión filosófica sobre el objetivo y el significado de la vida, o de la existencia más en general. Este concepto se puede expresar a través de una variedad de preguntas, tales como ¿Por qué estamos aquí? o ¿Qué es la vida? Ha sido objeto de un gran estudio filosófico, científico, psicológico, teológico, e incluso literario a lo largo de la historia. Esta cuestión ha recibido un gran número de respuestas desde diferentes puntos de vista, junto con los orígenes culturales e ideológicos de cada civilización.

¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? (óleo de Paul Gauguin, 1897)

ConceptoEditar

El sentido de la vida está profundamente mezclado con las concepciones filosóficas y religiosas de la existencia, la conciencia y la felicidad, y afecta a muchas otras cuestiones tales como el significado simbólico, la ontología, el valor, el propósito, la ética, el bien y el mal, el libre albedrío, las concepciones de Dios, la existencia de Dios, el alma y el más allá. También desde el Humanismo y la literatura son amplias las aportaciones y reflexiones sobre estas cuestiones.

Las contribuciones científicas son más indirectas; mediante la descripción de los hechos empíricos sobre el universo, la ciencia ofrece un contexto y establece los parámetros para las conversaciones sobre temas relacionados. Una alternativa centrada en el ser humano en sí mismo, alejada de las concepciones religiosas o más globales, es la pregunta «¿Cuál es el significado de mi vida?». El valor de la cuestión relativa a la finalidad de la vida puede coincidir con la consecución de la realidad última, o un sentimiento de unidad, o una sensación de lo sagrado. Aunque aquí volvemos al campo religioso. Sin embargo, esta reflexión ético-filosófica-religiosa puede llevar a la realización de la inutilidad misma de la vida o al menos de la reflexión sobre el sentido de ésta. Un buen ejemplo de este tipo de respuestas las encontramos entre los autores pertenecientes al Nihilismo, corriente que toma como base la negación de uno o más de los supuestos sentidos de la vida.

Distintas formulacionesEditar

 
Hamlet con el cráneo de Yorick.

Las preguntas sobre el significado de la vida se han expresado de muchas formas, incluyendo las siguientes:

  • ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Quiénes somos?[1][2][3][4][5][6][7]
  • ¿Por qué estamos aquí? ¿Para qué estamos aquí?[7][8][9][10][11][12]
  • ¿Cuál es el origen de la vida?[13]
  • ¿Cuál es la naturaleza de la vida? ¿Cuál es la naturaleza de la realidad?[13][14][15]
  • ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Cuál es el propósito de nuestra vida?[4][7][14][16][17]
  • ¿Cuál es el significado de la vida? - véase también
  • ¿Qué es lo significativo y valioso en la vida?[18]
  • ¿Cuál es el valor de la vida?[19]
  • ¿Cuál es la razón para vivir? ¿Para qué estamos viviendo?[12][20]

Estas preguntas han dado lugar a una amplia gama de argumentos y respuestas que compiten entre sí y que abarcan desde teorías científicas hasta explicaciones filosóficas, teológicas y espirituales.

Perspectivas filosóficas occidentalesEditar

El sentido de la vida durante la Grecia ClásicaEditar

 
Platón y Aristóteles en La escuela de Atenas fresco, de Rafaél. Platón está señalando hacia el cielo, y Aristóteles gesticula al mundo.

PlatonismoEditar

Platón, seguidor de Sócrates, fue uno de los primeros y más influyentes filósofos. Su fama se debe a su idealismo, es decir, la creencia en la existencia de universales. En su Teoría de las Formas, lo común no existe físicamente, como los objetos, sino como formas celestiales. En La República, Sócrates describe, en una de sus intervenciones, una idea de bien.

Para el Platonismo, el sentido de la vida se halla en la consecución de una forma superior de conocimiento, la cual es la idea (forma) del bien, de la cual todo lo bueno y lo justo obtiene utilidad y valor.

AristotelismoEditar

Aristóteles, discípulo de Platón, fue otro influyente filósofo, el cual argumentaba que el conocimiento ético no es conocimiento certero (como la metafísica y la epistemología), sino que es un conocimiento general.[cita requerida] Dado que no es una disciplina teórica, una persona ha de estudiar y ponerlo en práctica para ser bueno, y entonces para que una persona llegara a ser virtuosa, no bastaba con estudiar en qué consiste al virtud, sino que tenía que ser virtuoso mediante actividades virtuosas. con este fin, Aristóteles estableció lo que es virtuoso:

Todas las artes, todas las indagaciones metódicas del espíritu, lo mismo que todos nuestros actos y todas nuestras determinaciones morales, tienen al parecer siempre por mira algún bien que deseamos conseguir; y por esta razón ha sido exactamente definido el bien, cuando se ha dicho que es el objeto de todas nuestras aspiraciones.
Ética a Nicómaco. Libro primero. I.

Sin embargo, si el acto A tiene como finalidad B, y B, a su vez tiene como finalidad C, C habría de tener también un objetivo, de modo que continuaría el patrón hasta que algo detuviera la regresión infinita. La solución de Aristóteles era el Bien Supremo, que sería deseable de por sí, siendo él su propia meta. El Bien Supremo no sería deseable con el objetivo de obtener otro bien, siendo todos los bienes deseables por sí mismos. Esto implica conseguir la Eudaimonia, que se suele traducir por felicidad, bienestar y excelencia.

CinismoEditar

Antístenes, un alumno de Sócrates[21]​, planteó por primera vez las líneas generales del cinismo, afirmando que el propósito de la vida es vivir una vida de Virtud que concuerde con la Naturaleza. La felicidad se basa en ser autosuficiente y dominar la propia actitud mental ; el sufrimiento es la consecuencia de juicios de valor erróneos , que provocan emociones negativas y un carácter vicioso concomitante.

La vida cínica rechaza los deseos convencionales de riqueza, poder, salud y fama, al estar libre de las posesiones adquiridas en la búsqueda de lo convencional[22]​. Como criaturas capaces de razonar, las personas podrían alcanzar la felicidad a través de un entrenamiento riguroso, viviendo de una manera natural para los seres humanos. El mundo pertenece a todos por igual, por lo que el sufrimiento es causado por juicios falsos sobre lo que es valioso y lo que no tiene valor según las costumbres y convenciones de la sociedad.

CirenaicismoEditar

Aristipo de Cirene, un alumno de Sócrates, fundó una escuela socrática temprana que ponía el énfasis en un solo lado de las enseñanzas de Sócrates: que la felicidad es uno de los fines de la acción moral y que el placer es el bien supremo; Por lo tanto, una visión del mundo hedonista[23]​, en la cual la gratificación corporal es más intensa que el placer mental. Los cirenaicos prefieren la gratificación inmediata antes que alcanzar a largo plazo una gratificación postergada ; negarlo es una infelicidad desagradable.[24]

EpicureismoEditar

Epicuro, alumno del seguidor de Platón Pánfilo de Samos, enseñó que el mayor bien es buscar placeres modestos, alcanzar la tranquilidad y liberarse del miedo (ataraxia) a través del conocimiento, la amistad y la vida virtuosa y templada; el dolor corporal (aponia) está ausente por el conocimiento que uno tiene del funcionamiento del mundo y de los límites de los propios deseos. Combinados, la libertad del dolor y la libertad del miedo se transforman en la felicidad en su forma más elevada. Lo que Epicuro elogia como el disfrute de placeres simples es la "abstención" cuasi ascética del sexo y los apetitos:

"Cuando decimos ... que el placer es el fin y el objetivo, no nos referimos a los placeres de los pródigos o los placeres de la sensualidad, como algunos entienden, por ignorancia, prejuicio o tergiversación deliberada. Por placer, nos referimos a la ausencia de dolor en el cuerpo y de problemas en el alma. No es por una sucesión ininterrumpida de episodios de bebida y juerga, ni por lujuria sexual, ni por el disfrute del pescado y otras delicias de una mesa lujosa, que producen una vida agradable; es un razonamiento sobrio, buscando los fundamentos de cada elección y evitación, y desterrando esas creencias a través de las cuales el mayor tumulto toma posesión del alma ".
Epicuro[25]

El significado epicúreo de la vida rechaza la inmortalidad y el misticismo; hay un alma, pero es tan mortal como el cuerpo. No hay vida después de la muerte, sin embargo, uno no debe temer a la muerte, porque "la muerte no es nada para nosotros; porque lo que está disuelto no tiene sensación, y lo que carece de sensación no es nada para nosotros."[26]

EstoicismoEditar

Zenón de Citio, un alumno de Crates de Tebas, estableció la escuela que enseña que vivir de acuerdo con la razón y la virtud consiste en estar en armonía con el orden divino del universo, a lo que se llega necesariamente por el reconocimiento del logos universal, o razón, un valor esencial de todos los humanos. El significado de la vida es "estar libre de sufrimiento" a través de la apatheia (Gr: απαθεια), que es ser objetivo y tener "juicio claro", mas no indiferencia.

Las principales directrices del estoicismo son la virtud, la razón y la ley natural, las cuales se respetan para desarrollar el autocontrol personal y la fortaleza mental como medio para superar las emociones destructivas. El estoico no busca extinguir las emociones, sino que solo aspira a evitar problemas emocionales, desarrollando un juicio claro y una calma interior a través de la lógica, la reflexión y la concentración diligentemente practicadas.

El fundamento ético estoico es que "el bien reside en el estado del alma", ejemplificado en la sabiduría y el autocontrol, mejorando así el bienestar espiritual del individuo: "La virtud consiste en una voluntad que está de acuerdo con la Naturaleza". El principio se aplica de este modoí a las relaciones personales: "estar libre de ira, envidia y celos".[27]

El sentido de la vida durante la IlustraciónEditar

La Ilustración y el colonialismo cambiaron la naturaleza de la filosofía europea y la exportaron a todo el mundo. La devoción y la sumisión a Dios fueron reemplazadas en gran medida por las nociones de derechos naturales inalienables y las potencialidades de la razón, y los ideales universales de amor y compasión dieron paso a las nociones civiles de libertad, igualdad y ciudadanía. El significado de la vida también cambió, centrándose menos en la relación de la humanidad con Dios y más en la relación entre los individuos y su sociedad. Esta era rebosa de teorías que equiparan la existencia significativa con el orden social.

LiberalismoEditar

Las ideas liberales son un conjunto de ideas que surgieron en los siglos XVII y XVIII, a partir de conflictos entre, por un lado, una clase creciente, rica y propietaria y, por otro, las órdenes aristocráticas y religiosas establecidas que dominaban Europa. El liberalismo presenta a los humanos como seres con derechos naturales inalienables (incluido el derecho a retener la riqueza generada por el propio trabajo) y busca medios para equilibrar los derechos en toda la sociedad. En términos generales, considera que la libertad individual es el objetivo más importante, porque solo a través de la libertad garantizada se protegen los otros derechos inherentes.[28]

Hay muchas formas y derivaciones del liberalismo, pero sus concepciones centrales del significado de la vida se remontan a tres ideas principales. Pensadores tempranos como John Locke, Jean-Jacques Rousseau y Adam Smith entendían que la humanidad comenzaba en estado natural, luego encontraba el significado de la existencia a través del trabajo y la propiedad y utilizando contratos sociales para crear un entorno que respaldara esos esfuerzos.

CriticismoEditar

El criticismo es una filosofía basada en los trabajos éticos, epistemológicos y metafísicos de Immanuel Kant. Kant es conocido por su teoría deontológica, donde existe un único vínculo moral, el "Imperativo categórico", derivado del concepto de deber. Los criticistas creen que todas las acciones se realizan de acuerdo con alguna máxima o principio subyacente, y para que las acciones sean éticas, deben cumplir con el imperativo categórico.

En pocas palabras, la prueba es que uno debe universalizar la máxima (imagine que todas las personas actuaron de esta manera) y luego ver si aún sería posible realizar la máxima en el mundo sin contradicción. En Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Kant da el ejemplo de una persona que busca pedir dinero prestado sin tener la intención de devolverlo. Esto es una contradicción porque si fuera una acción universal, ninguna persona prestaría más dinero porque sabe que nunca se le devolverá el dinero. La máxima de esta acción, dice Kant, resulta en una contradicción en la posibilidad de concebir (y por lo tanto contradice el deber perfecto).[29]

Kant también negó que las consecuencias de un acto de alguna manera contribuyan al valor moral de ese acto, su razonamiento es que el mundo físico está más allá del control total y, por lo tanto, uno no puede ser considerado responsable de los eventos que ocurren en él.

El sentido de la vida durante el ModernismoEditar

UtilitarismoEditar

Los orígenes del utilitarismo se remontan hasta Epicuro, pero, como escuela de pensamiento, se le atribuye a Jeremy Bentham, quien descubrió que "la naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el gobierno de dos maestros soberanos, el dolor y el placer." Luego, a partir de esa visión moral, derivó la Regla de la Utilidad: "que lo bueno es lo que trae la mayor felicidad al mayor número de personas". Él definió el significado de la vida como el "principio de mayor felicidad".

El principal defensor de Jeremy Bentham fue James Mill, un filósofo importante en su época, y padre de John Stuart Mill. El joven James Mill fue educado por los principios de Bentham, incluyendo la transcripción y el resumen de gran parte del trabajo de su padre.[30]

NihilismoEditar

El nihilismo sugiere que la vida no tiene un significado objetivo.

Friedrich Nietzsche caracterizó el nihilismo como vaciar el mundo, y especialmente la existencia humana, el significado, el propósito, la verdad comprensible y el valor esencial; sucintamente, el nihilismo es el proceso de "devaluar los valores más altos"[31]​. Al ver al nihilista como un resultado natural de la idea de que Dios está muerto, e insistiendo en que era algo para superar, su cuestionamiento de los valores negadores de la vida del nihilista le devolvió el significado a la Tierra. [32]

 
El fin del mundo de John Martin

Para Martin Heidegger, el nihilismo es el movimiento por el cual se olvida el "ser" y se transforma en valor, en otras palabras, la reducción del ser al valor de cambio. Heidegger, de acuerdo con Nietzsche, vio en la llamada "muerte de Dios" una fuente potencial para el nihilismo[33]​:

Si Dios, como fundamento y objetivo suprasensorial, de toda realidad, está muerto; Si el mundo suprasensorial de las Ideas ha sufrido la pérdida de su poder obligatorio y, sobre todo, su poder vitalizante y edificante, entonces no queda nada a lo que el Hombre pueda aferrarse, y por lo que pueda orientarse.

El filósofo francés Albert Camus[34]​ afirma que lo absurdo de la condición humana es que las personas buscan valores y significados externos en un mundo que no tiene ninguno y les es indiferente. Camus escribe sobre el valor nihilista de Meursault, pero también sobre valores en un mundo nihilista, que la gente puede en cambio esforzarse por ser "nihilistas heroicos", viviendo con dignidad frente al absurdo, viviendo con "santidad secular", solidaridad fraterna, y rebelión contradictoria y trascender la indiferencia del mundo. [35]

El sentido de la vida en la Filosofía ContemporáneaEditar

La era actual ha visto cambios radicales en las concepciones formales y populares de la naturaleza humana. El conocimiento desvelado por la ciencia moderna ha reescrito la relación de la humanidad con el mundo natural. Los avances en medicina y tecnología han liberado a los humanos de importantes limitaciones y dolencias que en épocas anteriores era imposible solucionar[36]​; y la filosofía, particularmente después del giro lingüístico, ha alterado la forma en que se conciben las relaciones que las personas tienen consigo mismas y entre sí. Las preguntas sobre el significado de la vida también han sufrido cambios radicales, desde los intentos de revaluar la existencia humana en términos biológicos y científicos (como en el pragmatismo y el positivismo lógico) hasta los esfuerzos por plantear metateorías sobre la creación de significado en tanto que actividad personal, movida por el individuo (existencialismo, humanismo

PragmatismoEditar

El pragmatismo se originó a fines del siglo XIX en los Estados Unidos, se refiere a la verdad como aquella situación, pensamiento, acción u objeto que es útil en lo práctico. Así, la proposición «en verano hace calor» es verdadera si constituye una buena guía para la acción, esto es, si resulta útil para cualquier persona que la considere verdadera. Hay que entender el criterio de utilidad como una apelación a comprobar en la práctica la verdad de las proposiciones, sin caricaturizar la premisa básica[37]​. Además, el pragmatismo postula que todo lo útil y práctico no siempre es cierto, argumentando que lo que más contribuye al bien más humano a largo plazo es cierto. En la práctica, las afirmaciones teóricas deben ser prácticamente verificables, es decir, uno debería ser capaz de predecir y probar afirmaciones, y que, en última instancia, las necesidades de la humanidad deberían guiar la investigación intelectual humana.

Los filósofos pragmáticos sugieren que la comprensión práctica y útil de la vida es más importante que la búsqueda de una verdad abstracta poco práctica sobre la vida. William James argumentó que la verdad podía hacerse, pero no buscarse[38][39]​. Para un pragmático, el significado de la vida solo se puede descubrir a través de la experiencia.

Perspectivas religiosasEditar

Las perspectivas religiosas del sentido de la vida son aquellas ideologías que explican la vida en términos de una finalidad implícita no definida por los humanos. Las principales organizaciones religiosas y laicas están de acuerdo en que el núcleo de la religión es la llamado Regla de oro: trata a los demás tal como te gustaría que te tratasen a ti.[40]

Religiones abráhamicasEditar

JudaísmoEditar

Desde la perspectiva del judaísmo, el sentido de la vida consiste en elevar el mundo físico y prepararlo para el mundo por venir, la así llamada era mesiánica. Este futuro mundo también puede referirse a la vida espiritual después de la muerte; hay debates sobre el orden escatológico. Sin embargo, el judaísmo no se centra en la salvación personal, sino en las acciones comunales (entre persona y persona) e individuales (entre persona y Dios).

El rasgo principal de la fe judía es la creencia en un Dios omnisciente, omnipotente y providente, que habría creado el universo y elegido al pueblo judío para revelarle la ley contenida en los Diez Mandamientos y las prescripciones rituales de los libros tercero y cuarto de la Torá. Consecuentemente, las normas derivadas de tales textos y de la tradición oral constituyen la guía de vida de los judíos, aunque la observancia de las mismas varía mucho de unos grupos a otros.


CristianismoEditar

El cristianismo tiene sus raíces en el judaísmo, lo cual explica que comparta muchos aspectos de la fe de éste. Las creencias centrales se derivan de las enseñanzas de Jesucristo, tal como se presenta en el Nuevo Testamento. En el cristianismo, el propósito de la vida es alcanzar la salvación divina mediante la gracia de Dios y la intercesión de Cristo. El Nuevo Testamento dice que Dios desea tener relación con los humanos tanto en esta vida como en la que ha de venir, y eso solo es posible si se nos perdonan los pecados.

Desde el punto de vista cristiano, los humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios, pero tras el pecado original libremente cometido por los primeros padres, la humanidad quedó marcada por el pecado. La pasión, muerte y resurrección de Cristo ofrece los medios para trascender este estado impuro. El proceso concreto para lograr la salvación a través de Cristo varía según las confesiones, pero en todas ellas el punto de partida es la fe en Cristo y las escrituras.

La forma de pensar de la Iglesia católica queda muy bien expresada a través del llamado principio y fundamento de san Ignacio de Loyola:

El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima.
Ejercicios Espirituales, nº. 23

Según el mormonismo, la finalidad de la vida en la Tierra es alcanzar conocimientos, tener experiencias y disfrutar. Los mormones creen que los humanos son literalmente hijos espirituales del Dios padre, y por tanto tienen el potencial de avanzar hasta convertirse en él.

Perspectivas PsicológicasEditar

Psicología ExistencialEditar

Es una rama de la psicología que toma como base los postulados del existencialismo.

LogoterapiaEditar

Es una psicoterapia que propone que la voluntad de sentido es la motivación primaria del ser humano a través de la autotrascendencia.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Jonathan Westphal (1998). Philosophical Propositions: An Introduction to Philosophy. Routledge. ISBN 0415170532. 
  2. Robert Nozick (1981). Philosophical Explanations. Harvard University Press. ISBN 0674664795. 
  3. Albert Jewell (2003). Ageing, Spirituality and Well-Being. Jessica Kingsley Publishers. ISBN 184310167X. 
  4. a b «Question of the Month: What Is The Meaning Of Life?». Philosophy Now. Issue 59. Archivado desde el original el 24 de agosto de 2007. Consultado el 26 de julio de 2007. 
  5. Glenn Yeffeth (2005). The Anthology at the End of the Universe: Leading Science Fiction Authors on Douglas Adams' The Hitchhiker's Guide to the Galaxy. BenBella Books, Inc. ISBN 1932100563. 
  6. David Seaman (2005). The Real Meaning of Life. New World Library. ISBN 1577315146. 
  7. a b c Julian Baggini (September 2004). What's It All About? Philosophy and the Meaning of Life. USA: Granta Books. ISBN 1862076618. 
  8. Ronald F. Thiemann; William Carl Placher (1998). Why Are We Here?: Everyday Questions and the Christian Life. Continuum International Publishing Group. ISBN 1563382369. 
  9. Dennis Marcellino (1996). Why Are We Here?: The Scientific Answer to this Age-old Question (that you don't need to be a scientist to understand). Lighthouse Pub. ISBN 0945272103. 
  10. F. Homer Curtiss (2003). Why Are We Here. Kessinger Publishing. ISBN 0766138992. 
  11. William B. Badke (2005). The Hitchhiker's Guide to the Meaning of Everything. Kregel Publications. ISBN 0825420695. 
  12. a b Hsuan Hua (2003). Words of Wisdom: Beginning Buddhism. Dharma Realm Buddhist Association. ISBN 0881393029. 
  13. a b Paul Davies (March 2000). The Fifth Miracle: The Search for the Origin and Meaning of Life. Simon & Schuster. ISBN 0-684-86309-X. Consultado el 26 de julio de 2007. 
  14. a b Charles Christiansen; Carolyn Manville Baum; Julie Bass-Haugen (2005). Occupational Therapy: Performance, Participation, and Well-Being. SLACK Incorporated. ISBN 1556425309. 
  15. Evan Harris Walker (2000). The Physics of Consciousness: The Quantum Mind and the Meaning of Life. Perseus Books. ISBN 0738204366. 
  16. Rick Warren (2002). The Purpose Driven Life: What on Earth Am I Here For?. Zondervan. ISBN 0310255252. 
  17. Jiddu Krishnamurti (2001). What Are You Doing With Your Life?. Krishnamurti Foundation of America. ISBN 188800424X. 
  18. Puolimatka, Tapio; Airaksinen, Timo (2002). «Education and the Meaning of Life» (PDF). Philosophy of Education. University of Helsinki. Archivado desde el original el 26 de septiembre de 2007. Consultado el 26 de julio de 2007. 
  19. Stan Van Hooft (2004). Life, Death, and Subjectivity: Moral Sources in Bioethics. Rodopi. ISBN 9042019123. 
  20. Russ Shafer-Landau; Terence Cuneo (2007). Foundations of Ethics: An Anthology. Blackwell Publishing. ISBN 1405129514. 
  21. Vaage, Leif E.; Branham, R. Bracht; Goulet-Caze, Marie-Odile (1997). «The Cynics: The Cynic Movement in Antiquity and Its Legacy». Phoenix 51 (3/4): 436. ISSN 0031-8299. doi:10.2307/1192562. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  22. Ree, Jonathan (8 de agosto de 2005). The Concise Encyclopedia of Western Philosophy and Philosophers. doi:10.4324/9780203980736. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  23. Lampe, Kurt (26 de octubre de 2014). The Birth of Hedonism. Princeton University Press. ISBN 978-0-691-16113-6. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  24. «Internet Encyclopedia of Philosophy | An encyclopedia of philosophy articles written by professional philosophers.». www.iep.utm.edu. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  25. Diogenes Laertius (1925). «Lives of Eminent Philosophers 10. Epicurus». Digital Loeb Classical Library. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  26. Russell, L. J. (1953-01). «New Hopes for a Changing World. By Bertrand Russell. (London: George Allen and Unwin Ltd. 1951. Pp. 218. Price 9s. 6d.)». Philosophy 28 (104): 79-81. ISSN 0031-8191. doi:10.1017/s0031819100026188. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  27. Russell, L. J. (1953-01). «New Hopes for a Changing World. By Bertrand Russell. (London: George Allen and Unwin Ltd. 1951. Pp. 218. Price 9s. 6d.)». Philosophy 28 (104): 79-81. ISSN 0031-8191. doi:10.1017/s0031819100026188. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  28. GOODIN, ROBERT E., ed. (1995). A Companion to Contemporary Political Philosophy. Blackwell Publishing Ltd. ISBN 978-0-631-19951-9. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  29. Kant, Immanuel, 1724-1804. (2010). Fundamentacion de la metafIsica de las costumbres ; crItica de la razon practica ; La paz perpetua. Porrua. ISBN 970-07-7139-3. OCLC 894000184. Consultado el 26 de mayo de 2020. 
  30. Geiger, George R.; Himmelfarb, Gertrude (1975). «On Liberty and Liberalism: The Case of John Stuart Mill». The Antioch Review 33 (2): 113. ISSN 0003-5769. doi:10.2307/4637674. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  31. Bindé, Jérôme. (2004). The future of values : 21st century talks. Berghahn Books. ISBN 1-57181-442-6. OCLC 55502932. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  32. Reginster, Bernard, (2008). The affirmation of life : Nietzsche on overcoming nihilism (1st Harvard University Press pbk. ed edición). Harvard University Press. ISBN 978-0-674-04264-3. OCLC 436044761. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  33. Heidegger and Nietzsche : Overcoming Metaphysics. Continuum. ISBN 978-1-84706-404-2. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  34. Muratore, Mary Jo (31 de diciembre de 2003). «DISTANCED BY DEFAULT OR THE MANDATES OF MARGINALIZATION IN CAMUS’ L’ÉTRANGER». Revista Letras 60. ISSN 2236-0999. doi:10.5380/rel.v60i0.2861. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  35. Camus, Albert, 1913-1960, author. The myth of Sisyphus. ISBN 978-0-525-56445-4. OCLC 1061561707. Consultado el 27 de mayo de 2020. 
  36. Burchell, Ann; Franco1, Eduardo (2013-05). «The impact of immunization on cancer control: the example of HPV vaccination». Oxford Medicine Online. doi:10.1093/med/9780199550173.003.0006. Consultado el 1 de junio de 2020. 
  37. James (1907) p. 90 «Ya es hora de instar al uso de un poco de imaginación en filosofía. La falta de voluntad de algunos de nuestros críticos para leer cualquiera de los significados más tontos posibles en nuestras declaraciones es tan desacreditable para sus imaginaciones como cualquier cosa que se conozca en la historia filosófica reciente. Schiller dice que la verdad es eso que "funciona". En consecuencia, es tratado como uno que limita la verificación a las utilidades materiales más bajas. ¡Dewey dice que la verdad es lo que da "satisfacción"! Es tratado como alguien que cree en llamar a todo verdadero, lo que, de ser cierto, sería agradable.»
  38. Corti, Walter Robert. (1976). The philosophy of William James (1. Aufl edición). Meiner. ISBN 3-7873-0352-9. OCLC 2837020. Consultado el 1 de junio de 2020. 
  39. James, William, 1842-1910. (1997). The meaning of truth. Prometheus Books. ISBN 1-57392-138-6. OCLC 36241772. Consultado el 1 de junio de 2020. 
  40. López de Pedro, José María; Lostao Boya, Eduardo (30 de abril de 2000). «La Filosofía Moral y la propuesta de Amitai Etzioni en la Nueva Regla de Oro». Arbor 165 (652): 657-669. ISSN 1988-303X. doi:10.3989/arbor.2000.i652.989. Consultado el 1 de junio de 2020. 

Enlaces externosEditar