Siria-Palestina

provincia romana

Siria-Palestina (Latín: Sȳria Palaestīna [ˈsyː.ri.a pa.ɫ̪ae̯sˈt̪iː.na]; Griego Koiné: Συρία ἡ Παλαιστίνη)[1][2]​ fue el nombre dado a la provincia romana de Judea por el Emperador Adriano después de derrotar la Rebelión de Bar Kojba en el 135 o 136 d. C.

Siria-Palestina
Entidad desaparecida
Southeastern Roman Empire.PNG
Ubicación de Siria-Palestina
Coordenadas 32°30′N 34°54′E / 32.5, 34.9
Capital Cesarea Marítima
Entidad Provincia romana
Precedido por
Sucedido por
Judea (provincia romana)
Palaestina Prima
Palestina Secunda
Palestina Salutaris

La provincia fue dividida en Palestina Prima y Palestina Salutaris alrededor del 357. Hacia el 409 Palestina Prima fue subdividida en Palestina Prima y Palestina Secunda, mientras que Palestina Salutaris fue llamada Tertia o Salutaris.

AntecedentesEditar

Siria fue una de las primeras provincias romanas, anexionada a la República romana en el año 64 a.C. por Pompeyo en la tercera guerra mitridática, tras la derrota del rey armenio Tigranes II el Grande.[3]​ Después de la partición del reino herodiano en tetrarquías en el año 6 d.C., fue gradualmente absorbido por las provincias romanas, y la Siria romana anexó Iturea y Traconitis.

La provincia romana de Judea incorporó las regiones de Judea, Samaria y Edom, y se extendió sobre parte de las antiguas regiones de los reinos asmoneos y herodianos de Israel. Recibió el nombre de la tetrarquía de Judea, de Herodes Arquelao, pero la provincia romana abarcaba un territorio mucho más grande.

La capital de la Siria romana se estableció en Antioquía desde el comienzo del dominio romano, mientras que la capital de la provincia de Judea se trasladó a Cesarea Marítima, que de acuerdo al historiador medieval H.H. Ben-Saasson, había sido la capital administrativa de la región a partir del año 6 d.C.

La provincia de Judea fue escenario de disturbios en su fundación en el año 6 d.C. durante el censo de Quirino, y varias guerras se libraron en su historia, conocidas como las guerras judeo-romanas. El templo de Jerusalén fue destruido en el 70 d.C. como parte de la primera guerra judeo-romana, que resultó en la institución del impuesto judío. Las provincias de Siria y Judea fueron escenarios clave de un creciente conflicto entre las poblaciones judías y helenísticas, que estalló a gran escala en las guerras judeo-romanas, comenzando con la primera guerra judeo-romana del año 66 al 70. Siguieron disturbios en toda la región durante la guerra de Kitos, del año 117 al 118. Entre los años 132 al 135, Simón bar Kojba lideró una rebelión contra el Imperio romano, haciéndose del control de partes de Judea por tres años. Como resultado, el emperador Adriano envió a Sexto Julio Severo a la región, quien aplastó brutalmente la rebelión. Poco antes o después de la rebelión de bar Kojba, Adriano cambió el nombre de la provincia de Judea por Siria-Palestina, y fundó la ciudad de Aelia Capitolina sobre las ruinas de Jerusalén, lo que la mayoría de los estudiosos concluyen que se hizo en un intento por eliminar la relación del pueblo judío con la región.[4][5][6][7]

La conexión de Adriano con el cambio de nombre y sus razones es discutida.[8][9]

HistoriaEditar

ConsolidaciónEditar

Después de aplastar la rebelión de bar Kojba, el emperador romano Adriano, aplicó el nombre Siria-Palestina a la provincia de Judea.[1][2]

El nombre Siria-Palestina es anterior a la decisión de Adriano en al menos cinco siglos, ya que el término ya era usado en occidente; por ejemplo, Heródoto usa el término en el siglo V a.C. cuando habla de las partes que componen la quinta provincia del Imperio aqueménida: Fenicia, Chipre, y "esa parte de Siria que se llama Palestina" (griego jónico: Συρίη ἡ Παλαιστίνη; romanizado: Suríē hē Palaistínē.[11]​ En 2018, el académico palestino Nur Masalha, escribió que el nombre se refiere a Palestina como parte de una región siria más amplia que abarca el Levante desde Capadocia y Cilicia en el norte, a Fenicia y Palestina, limitando con Egipto al sur. La ciudad de Aelia Capitolina fue construida por Adriano sobre las ruinas de Jerusalén. La capital de la provincia de Siria permaneció en Antioquía.

Alrededor del año 300, Siria-Palestina fue ampliada transfiriéndole la parte meridional de lo que había sido la provincia romana de Arabia Pétrea: el Néguev, parte del Sinaí, y la antigua Edom.[12]

Bajo ImperioEditar

Alrededor del año 390, Siria-Palestina fue reorganizada en varias unidades administrativas: Palestina Prima, Palestina Secunda y Palestina Tertia (en el siglo VI),[13]Siria Prima y Fénice y Fénice Lebanensis. Todas se incluyeron dentro de la Diócesis de Oriente Romana (Bizantina), junto con las provinicias de Isauria, Cilicia, Chipre, hasta el año 536, Eufratensis, Mesopotamia, Osroena y Arabia Pétrea.

Palestina Prima estaba conformada por Judea, Samaria, Paralia, y Perea, con su gobernador asentado en Cesarea. Palestina Secunda estaba formada por Galilea, el bajo valle de Jezreel, las regiones orientales de Galilea, y la parte occidental de la antigua Decápolis, con la sede de su gobierno en Escitópolis. Palestina Tertia incluía el Néguev, la parte meridional Transjordana de Arabia, y la mayor parte del Sinaí, con Petra como la residencia del gobernador. Palestina Tertia también era conocida como Palestina Salutaris.[14]

ReligiónEditar

Culto romanoEditar

Después de las guerras judeo-romanas (66-135 d.C.), en las que Epifanio creía que el Cenáculo había sobrevivido,[15]​ la importancia de Jerusalén para los cristianos entró en un período de declive, ya que el lugar se había convertido temporalmente en la pagana Aelia Capitolina, pero su interés se reanudó nuevamente con la peregrinación de Helena, madre de Constantino el Grande, a Tierra Santa entre los años 326 y 328 d.C.

En Judea, fueron fundadas nuevas ciudades paganas en Eleuterópolis (Bayt Jibrin), Diópolis (Lod) y Nicópolis (Emaús).[16]

ReferenciasEditar

  1. a b Trevor Bryce, 2009, The Routledge Handbook of the Peoples and Places of Ancient Western Asia
  2. a b Roland de Vaux, 1978, The Early History of Israel, Página 2: "Después de la rebelión de bar Kojba en el 135 d.C., la provincia romana de Judea fue rebautizada como Siria-Palestina."
  3. Sicker, Martin (2001). Between Rome and Jerusalem: 300 Years of Roman-Judaean Relations (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 978-0-275-97140-3. Consultado el 18 de octubre de 2021. 
  4. Cassius, Dio (1927). Dio's Roman History, Volume VIII, Books 61-70. World: Loeb Classical Library. p. 447. ISBN 9780674991958. 
  5. H.H. Ben-Sasson, A History of the Jewish People, Harvard University Press, 1976, ISBN 0-674-39731-2, página 334: "En un esfuerzo por borrar toda memoria del vínculo entre los judíos y las tierras, Adriano cambió el nombre de la provincia de Judea a Siria-Palestina, un nombre que se volvió común en la literatura no judía."
  6. Ariel Lewin. The archaeology of Ancient Judea and Palestine. Getty Publications, 2005 p. 33. "Parece claro que al elegir un nombre aparentemente neutral - uno que adosara el de una provincia vecina con el nombre revivido de una antigua entidad geográfica (Palestina), ya conocida por los escritos de Herodoto - Adriano tenía la intención de suprimir cualquier conexión entre el pueblo judío y esas tierras." ISBN 0-89236-800-4
  7. Ronald Syme sugirió que el cambio de nombre precedió a la rebelión; él escribe: Adriano estuvo en esas regiones en los años 129 y 130. Abolió el nombre de Jerusalén, refundando el lugar como una colonia, Aelia Capitolina. Eso ayudó a provocar la rebelión. La sustitución del término étnico por el geográfico también pudo reflejar las opiniones decididas de Adriano sobre los judíos." Syme, Ronald (1962). «The Wrong Marcius Turbo». The Journal of Roman Studies 52 (1–2): 87-96. ISSN 0075-4358. JSTOR 297879. doi:10.2307/297879.  (página 90)
  8. Feldman, 1990, p. 19: "Si bien es cierto que no hay evidencia de quién cambió exactamente el nombre de Judea a Palestina, ni cuándo, la evidencia circunstancial podría apuntar al mismo Adriano, ya que, al parecer, es responsable de una serie de decretos que buscaban aplastar el espíritu nacional y religioso de los judíos, ya fueran estos decretos responsables del levantamiento, o resultado del mismo. En primera instancia, refundó Jerusalén como ciudad greco-romana con el nombre Aelia Capitolina. También erigió en el sitio del Templo, otro templo a Zeus."
  9. Jacobson, 2001, p. 44-45. : "Adriano rebautizó oficialmente Judea Siria Palestina después de que sus ejércitos romanos reprimieran la rebelión de bar Kojba (la segunda rebelión judía) en el 135 d.C.; esto es comúnmente visto como un intento destinado a cortar la conexión de los judíos con su tierra natal histórica. Sin embargo, el hecho de que escritores judíos como Filón en particular, y Josefo, quien creció mientras Judea aún existía formalmente, usaran el nombre de Palestina para la tierra de Israel en sus obras griegas, sugiere que esta interpretación de la historia está equivocada. La elección de Adriano de Siria Palestina puede verse más correctamente como una racionalización del nombre de la nueva provincia, de acuerdo con que su área es mucho más grande que el área geográfica de Judea. De hecho, Siria Palestina tenía un antiguo linaje que estaba íntimamente relacionado con el área de la gran Israel."
  10. Anson F. Rainey (February 2001). «Herodotus' Description of the East Mediterranean Coast». Bulletin of the American Schools of Oriental Research (The University of Chicago Press on behalf of The American Schools of Oriental Research) (321): 57-63. JSTOR 1357657. S2CID 163534665. doi:10.2307/1357657. Consultado el 20 de mayo de 2021. 
  11. La frase completa de Heródoto es "de la ciudad de Posideion, que fue fundada por Anfíloco, hijo de Anfiarao, en la frontera entre Cilicia y Siria, comenzando desde aquí hasta Egipto, omitiendo el territorio árabe (que era libre de impuestos) llegaron 350 talentos. En esta provincia está toda Fenicia y la parte de Siria que se llama Palestina y Chipre. Esta es la quinta provincia."[10]
  12. Nasasra, Mansour (9 de abril de 2021). «The Frontiers of Empire: Colonial Policing in Southern Palestine, Sinai, Transjordan and Saudi Arabia». The Journal of Imperial and Commonwealth History: 1-41. ISSN 0308-6534. doi:10.1080/03086534.2021.1892377. Consultado el 22 de octubre de 2021. 
  13. «Weathered by Miracles». archive.nytimes.com. Consultado el 23 de octubre de 2021. 
  14. «Palaestina Salutaris -- Britannica Online Encyclopedia». web.archive.org. 6 de enero de 2009. Consultado el 23 de octubre de 2021. 
  15. «CATHOLIC ENCYCLOPEDIA: Jerusalem (A.D. 71-1099)». www.newadvent.org. Consultado el 24 de octubre de 2021. 
  16. Shahin, Mariam (2005). Palestine: a Guide. Interlink Books. p. 7. ISBN 1-56656-557-X. 

Véase tambiénEditar