Abrir menú principal

La piel (del latín pellis) o sistema integumentario, es la cubierta externa de los vertebrados y uno de sus órganos más importantes.[1][2]​ Las cubiertas de otros animales, como el exoesqueleto de los insectos, tiene otra estructura, composición química y desarrollo embrionario. [3]​Mientras otros animales poseen una epidermis similar, la dermis, la capa de tejido conjuntivo debajo, es característica de los cordados.[4]

Sistema integumentario
Skin es.png
Latín [TA]: integumentum commune
TA A16.0.00.001
TH H3.12.00.0.00001
Función
  • Protección del organismo contra agentes externos (Temperatura, agentes patogenos)
  • Producción de Vitaminas (vitamina D)
Estructuras
básicas
Piel (dermis, epidermis e hipodermis), glándulas exocrinas, faneras (pelo y uñas) y sudor
Enlaces externos
FMA 72979

Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, funciona también como sistema de comunicación con el entorno y es uno de los principales órganos sensoriales, contiene terminaciones nerviosas que actúan como receptores de tacto, presión, dolor y temperatura. Está formado por la piel propiamente dicha y las y las faneras o anexos cutáneos: pelos, uñas, glándulas sebáceas y sudoríparas.[5]​ Las enfermedades de la piel son estudiadas por la dermatología.

Índice

Estructura histológicaEditar

De manera general, el tegumento está formado por tres elementos; de adentro hacia afuera:

Cada una de las capas tiene funciones y componentes diferentes, la epidermis deriva embriologicamente del ectodermo y la dermis y la hipodermis del mesodermo.

EpidermisEditar

Es la capa más superficial que se compone de un estrato interno de las células pigmentadas que están en continua renovación, migrando empujadas por células nuevas hacia la superficie externa. [6]

Estas células poseen melanina, un pigmento imprescindible para la protección ante las radiaciones ultravioletas solares. Según se hacen más superficiales, se queratinizan dando lugar al estrato córneo de la epidermis, mueren, se hacen escamosas (estrato escamoso de la epidermis) y acaban por desprenderse dejando paso a las que se sitúan en estratos más profundos.

Estratos de la EpidermisEditar

  • El estrato germinativo o capa basal es el más profundo, está formada por células cilíndricas dotadas de núcleos ovales. Las células están dispuestas en general formando una capa única. Intercalados entre los queratinocitos se encuentran algunos melanocitos que segregan melanina y dan color a la piel.[7]
  • El estrato espinoso se conforma por células con forma poligonal, los núcleos son redondos y el citosol es de características basofilicas. Tiene un mayor contenido de tonofibrillas que las del estrato germinativo. Las prolongaciones del citosol se asemejan a espinas, por lo que también reciben el nombre de células espinosas, justamente porque las tonofibrillas son más numerosas en dichas prolongaciones dando la forma de espinas.
  • El estrato granuloso se compone de 3 a 5 capas de células aplanadas, el citosol contiene gránulos basófilos denominados gránulos de queratohialina. La queratohialina es una sustancia precursora de la queratina. Cuando los queratinocitos llegan a la última capa de este estrato las células epidérmicas mueren y al morir vierten su contenido al espacio intercelular.
  • El estrato lúcido se distingue por tener una zona muy delgada de características eosinófilas. Los núcleos comienzan a degenerar en las células externas del estrato granuloso y desaparecen en el estrato lúcido.
  • El estrato córneo está formado por células planas queratinizadas anucleadas, también llamadas células córneas. Esta capa se distingue como la más gruesa y eosinófila. El estrato córneo está formado por hileras aplanadas y muertas que son los corneocitos. Los corneocitos están compuestos mayormente por queratina. Todos los días se eliminan capas de corneocitos.
  • El estrato disyunto es la continua descamación de las células córneas.

DermisEditar

Bajo la epidermis se halla la dermis. Es una capa de células muy activas integradas en un tejido con gran cantidad de colágeno responsable de la elasticidad de la misma. Es un estrato muy vascularizado y con gran cantidad de terminaciones nerviosas, responsable de la continua renovación de las células epidérmicas.

Dentro de la dermis suelen encontrarse los anexos tegumentarios, incluso aquellos de origen epidermico, como el pelo.

La dermis se compone de dos estratos, superficial y compacto, que presentan las mismas características y son homólogos en todos los grupos, pero reciben distintos nombres de acuerdo al grupo de vertebrados[8]​:

Stratum superficiale Stratum compactum
Condrictios Stratum vasculare Stratum compactum
Osteictios Stratum laxus Stratum compactum
Anfibios Stratum spongiosum Stratum compactum
Sinápsidos Capa papilar Capa reticular

HipodermisEditar

El tejido adiposo subcutáneo, además de formar parte esencial en el metabolismo de las grasas constituyendo depósitos energéticos de gran capacidad de movilización, resulta un perfecto aislante corporal ante bajas temperaturas.

FuncionesEditar

El tegumento tiene distintas funciones, más o menos marcadas según la especie de que se trate

  • Barrera de protección frente el medio externo, está dentro de las primeras barrera inmunológica.
  • Las neuronas son células especializadas, cuya función es coordinar las acciones de los animales por medio de señales químicas y eléctricas enviadas de un extremo al otro del organismo.
  • Movilidad: permite el movimiento, como en algunas larvas de invertebrados, que disponen de bandas de cilios y pueden moverse en el agua.
  • Mimetismo: permite camuflarse, como en el caso del insecto palo.
  • Nutrición: importante en parásitos, como trematodos y cestodos, los cuales absorben nutrientes a través del tegumento.
  • Respiración: la respiración cutánea se da en los anfibios; en el caso de los parásitos anteriormente citados la absorción de nutrientes incluye oxígeno.
  • Excreción: es el caso del sudor, una orina muy diluida que además de eliminar sustancias nocivas también permite reducir la temperatura corporal.
  • Papel diagnóstico: observando su aspecto se pueden detectar enfermedades, tanto propias de la piel (lepra, sarna, etc.) como de otras partes del cuerpo (ver sección Dermatología). Además, es un indicador de la edad del individuo.
  • Importancia en el cortejo: mediante la coloración del tegumento, y de sus faneras (como plumas y pelo) se reconocen individuos del sexo opuesto mediante dimorfismo sexual. También sirven para la exclusión de individuos de otras especies distintas en algunos casos.

FanerasEditar

Las faneras son estructuras anexas a la piel, cada una con una función determinada. Escamas, plumas, pelo tienen una función básica de recubrimiento para servir de protección o mantener la temperatura, aunque estas funciones se pueden ampliar y modificar (ejemplo: las plumas se utilizan en el vuelo de las aves). Otras faneras como cuernos, garras, etc. están al servicio de la depredación, o a la defensa. Finalmente, hay toda una serie de glándulas exocrinas que secretan sustancias para mantener la impermeabilización, la temperatura, grado de humedad, etc. Pero también venenosas para defenderse de los depredadores, o sustancias nutritivas como las glándulas mamarias exclusivas de mamíferos.

La piel en los distintos grupos de vertebradosEditar

CephalochordataEditar

Presenta la misma estructura que los vertebrados pero muy simplificada. La epidermis es una capa simple de células. La dermis es delgada y carece de pigmentos.[4]

CiclostomosEditar

 
Sección de la piel de la región de la cabeza de una larva de Lámprea. Modificado de Holbrook (1908).

La epidermis es un poco más compleja que la de los cefalocordados, pero no posee estrato córneo. Dentro de la dermis poseen pigmento y unos tabiques a intervalos regulares llamados miocommata.[4]

PecesEditar

 
Escamas de Rutilus rutilus.

La epidermis es muy sencilla, con una capa superficial de queratina[9]​. La epidermis de los peces dispone de glándulas que secretan una sustancia llamada mucus que le proporciona protección, lubrica la superficie y disminuye la resistencia al roce con el agua.[10]​La dermis es más compleja y está dividida en los dos estratos de tejido conjuntivo fibroso y laxo. En la dermis se originan las escamas y se encuentran los cromatóforos, por ejemplo con melanina, que dan el color a la piel.[4][9]

 
Sección de la piel de un sapo. A: glándula mucosa, B: cromatóforo, C: glándula venenosa, D: tejido conectivo, E: estrato córneo, F: zona de transición, G: Epidermis, H: Dermis.

AnfibiosEditar

La piel de los anfibios es muy fina lo que hace posible la respiración cutánea[9]​. En los anfibios aparece el estrato córneo de la epidermis compuesto de célular muertas y apiladas. Posee glándulas mucosas productoras de mucus que la mantiene húmeda continuamente. Algunas especies disponen de glándulas que secretan sustancias venenosas que las protegen de depredadores.[11]

ReptilesEditar

La epidermis está última está cubierta por una tercera capa casi traslúcida y ornamentada que recibe el nombre de epidermícula. La piel de los reptiles no posee glándulas para humedecerla, lo que le da un aspecto seco y duro, presenta una capa córnea que contiene escamas córneas que la hace impermeable al agua y resistente a la desecación. En muchas especies se produce el fenómeno de la muda que es el proceso de cambio de la capa más externa de la piel, necesaria para permitir el crecimiento del animal, se produce con una periodicidad variable entre 1 y 12 meses. Cocodrilos y quelonios presentan placas osificadas en la dermis que reciben el nombre de osteodermos, y tienen una función protectora.

AvesEditar

 
Gaviotas acicalándose con la secreción uropígea.

Tienen la piel cubierta por plumas de diferentes tipos. Las plumas son desde el punto de vista estructural protuberancias corneas que surgen de la epidermis. Poseen glándula uropígea que está situada en la base de la cola y produce una secreción grasa que el mismo animal distribuye con el pico por el plumaje para impermeabilizarlo. Esta glándula se desarrolla especialmente en las aves acuáticas. Algunas aves marinas también poseen glándulas especializadas de la sal.

MamíferosEditar

 
Vibrisas de un gato doméstico.

Lo más característico de la piel de los mamíferos es el pelo y las glándulas mamarias. También presentan faneras especializadas como los cuernos y las astas.

DermatologíaEditar

La dermatología es la disciplina médica que estudia y trata el sistema integumentario. Debido a que la piel es el órgano más visible, su apariencia o síntomas proporciona importantes indicios, no sólo acerca de sus enfermedades, sino también de las de otros órganos, como el hígado. Así mismo, la piel es el órgano más vulnerable, expuesto a radiaciones, traumatismos, infecciones y productos químicos nocivos.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

  • «Structure And Function Of The Skin | Wound Care Education». CliniMed (en inglés). Consultado el 31 de enero de 2019. 
  • Schiffman, Harvey (2001). «7». La Percepción Sensorial. Limusa Wiley. p. 153. ISBN 968-18-5307-5. 
  • «Adaptation to the land: The skin of reptiles in comparison to that of amphibians and endotherm amniotes». J Exp Zoolog B Mol Dev Evol. 298 (1): 12-41. 2003. PMID 12949767. doi:10.1002/jez.b.24.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  • a b c d Weichert, Charles K.; Martínez Fernández, Julia Judith, (1981). Elementos de anatomía de los cordados (4a ed edición). McGraw-Hill. ISBN 9686046909. OCLC 849486726. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  • Richard L. Drake (2006). Gray´s Anatomy para Estudiantes. Elsevier. ISBN 9788481748321. 
  • McGrath, J.A.; Eady, R.A.; Pope, F.M. (2004). Rook's Textbook of Dermatology (7th edición). Blackwell Publishing. pp. 3.1-3.6. ISBN 978-0-632-06429-8. 
  • Histología de la piel. Autor: Gisella Navarrete Franco. Rev Fac Med UNAM Vol.46 No.4 julio-agosto, 2003. Consultado el 13 de enero de 2019
  • Sire, Jean-Yves; Donoghue, Philip C. J.; Vickaryous, Matthews K. (2009-4). «Origin and evolution of the integumentary skeleton in non-tetrapod vertebrates». Journal of Anatomy (en inglés) 214 (4): 409-440. doi:10.1111/j.1469-7580.2009.01046.x. Consultado el 17 de agosto de 2019. 
  • a b c Romer, Alfred Sherwood; Parsons, Thomas S. (1986). «La piel». Anatomía Comparada. Nueva Editorial Interamericana. ISBN 9682506565. 
  • Morfología externa típica de un pez teleósteo. Autores: F. Gil Cano, Mª.D. Ayala Florenciano y O. López Albors. Universidad de Murcia. Consultado el 16 de enero de 2019.
  • Reduca (Biología). Serie Zoología.