Hipnóticos

clase de drogas psicoactivas cuya función principal es inducir el sueño y ser utilizadas en el tratamiento del insomnio (insomnio), o para la anestesia quirúrgica.
(Redirigido desde «Somnífero»)
Para el estado psicológico, ver Hipnosis

Los fármacos somníferos o hipnóticos (del griego Hypnos, sueño) son una clase de drogas psicoactivas cuya función principal es inducir somnolencia o sueño (o bien inducir anestesia como la usada en cirugía).

Tipos según vía de administración

editar

Estos fármacos se pueden clasificar en dos grupos principales según su uso y vía de administración: los orales y los intravenosos o inhalatorios.

Hipnóticos orales

editar

Los hipnóticos por vía oral, llamados de manera informal pastillas para dormir, se usan en el tratamiento del insomnio. Es aconsejable utilizarlos por recomendación y prescripción médica. El médico seleccionará el hipnótico más efectivo y seguro, y lo prescribirá a la dosis efectiva más baja y por el menor número de noches que sea necesario. Estos fármacos se deben emplear estrictamente durante el tiempo que el médico indique para evitar fenómenos de dependencia y tolerancia. El objetivo inicial de un médico que trata a un paciente con insomnio es determinar qué factores contribuyen a la alteración del sueño, y a partir de aquí, optar por una estrategia de tratamiento. En este sentido, y para evitar los posibles efectos secundarios de estos fármacos, inicialmente el médico puede recomendar realizar cambios en el entorno antes de prescribirlos. Estos cambios del entorno pueden incluir: buenos hábitos de sueño, patrones de preparación para el sueño, medidas de relajación, ejercicios, evitar la cafeína, el alcohol y otras sustancias estimulantes, o incluso intervenciones conductuales como la terapia cognitiva-conductual para el insomnio.[1]

Hipnóticos intravenosos e inhalatorios

editar

Se utilizan para la realización del acto anestésico y durante la sedación en ambiente hospitalario. Son los fármacos principales en la inducción y el mantenimiento de la anestesia, junto con los morfinanos u opiáceos y los relajantes musculares. Los hipnóticos utilizados en Anestesia son:

Psicotrópicos

editar

Se llaman psicotrópicos a las sustancias que actuando sobre el sistema nervioso producen cambios transitorios en la percepción, el estado de ánimo, la conciencia o el comportamiento. Entre los hipnóticos psicotrópicos encontramos:

Efectividad

editar

En 2022 se publicó una amplia revisión sistemática y metanálisis de medicamentos para el tratamiento del insomnio que consideró 170 ensayos.[2]​ En términos de tratamiento agudo, las benzodiacepinas, la doxilamina, la eszopiclona, el lemborexant, el seltorexant, el zolpidem y la zopiclona fueron más eficaces que el placebo. Para el tratamiento a largo plazo, la eszopiclona y el lemborexant fueron más efectivos que el placebo y la eszopiclona fue más eficaz que ramelteon y zolpidem. Teniendo en cuenta los resultados en diferentes momentos (es decir, tratamiento agudo y a largo plazo), lemborexant y eszopiclona tuvieron el mejor perfil en términos de eficacia, aceptabilidad y tolerabilidad; sin embargo, la eszopiclona podría causar eventos adversos sustanciales y los datos de seguridad de lemborexant no fueron concluyentes. No hubo pruebas suficientes que respalden la prescripción de benzodiazepinas y zolpidem en tratamientos a largo plazo.

Niños y personas mayores

editar

En la actualidad la prescripción de hipnóticos a niños no está aceptada, a menos que se usen para tratar terror nocturno o sonambulismo.[3]​ Las personas mayores son más sensibles a los posibles efectos secundarios como la fatiga diurna y las deficiencias cognitivas. Un metanálisis concluyó que los riesgos generalmente superan los marginales beneficios de los hipnóticos en las personas de avanzada edad.[4]

Riesgos

editar

Una revisión de la literatura sobre hipnóticos benzodiazepínicos y los fármacos Z concluyó que estos fármacos pueden tener efectos adversos, como dependencia y accidentes, y que un tratamiento óptimo debería utilizar la dosis efectiva más baja durante el período de tiempo terapéutico más corto, seguido de una suspensión gradual para mejorar la salud sin empeorar el sueño.[5]

Deterioro cognitivo

editar

Se han realizado numerosos estudios para investigar la relación entre los hipnóticos y el deterioro cognitivo. A pesar de la prescripción generalizada de benzodiazepinas, los resultados de un metanálisis de 2018 corroboran la creciente evidencia de que diversas funciones neuropsicológicas (como memoria de trabajo, velocidad de procesamiento, atención dividida, construcción visual, memoria reciente y lenguaje expresivo) se ven afectadas tras el uso prolongado de benzodiazepinas.[6]​ Y aunque se ha observado una recuperación de las funciones cognitivas tras dejar el uso de benzodiazepinas, persiste un deterioro cognitivo residual, no observánose la recuperación total en los primeros 6 meses posteriores al cese del tratamiento. Estos resultados sugieren que pueden quedar algunos déficits cognitivos permanentes o déficits que tardan más de 6 meses en desaparecer.[7]

Demencia

editar

Un estudio de 2012 llevado a cabo en Taiwán concluyó que las personas con insomnio que han usado hipnóticos por un tiempo prolongado tienen más del doble de riesgo de padecer demencia. El estudio aconseja prestar atención a la dosis y la vida media de los hipnóticos utilizados, ya que una mayor exposición a estos medicamentos podría implicar un mayor riesgo de desarrollar demencia.[8]​ No obstante, aunque existe una creciente evidencia que asocia el uso de medicamentos hipnóticos sedantes y el riesgo de demencia, especialmente el uso de benzodiazepina, no existe un consenso abosluto en que el uso de hipnóticos en sí mismo conlleve una mayor probabilidad de padecer demencia.[9]

Referencias

editar
  1. Mendels, J (septiembre de 1991). «Criteria for selection of appropriate benzodiazepine hypnotic therapy». The Journal of Clinical Psychiatry. 52 52 (Suppl): 42-46. PMID 1680126. 
  2. De Crescenzo F, D'Alò GL, Ostinelli EG, Ciabattini M, Di Franco V, Watanabe N, Kurtulmus A, Tomlinson A, Mitrova Z, Foti F, Del Giovane C, Quested DJ, Cowen PJ, Barbui C, Amato L, Efthimiou O, Cipriani A (julio de 2022). «Comparative effects of pharmacological interventions for the acute and long-term management of insomnia disorder in adults: a systematic review and network meta-analysis». Lancet (en inglés) 400 (10347): 170-184. PMID 35843245. doi:10.1016/S0140-6736(22)00878-9. 
  3. Gelder, M; Mayou, R; Geddes, J (2005). Psychiatry (3.ª edición). New York: Oxford. pp. 238. 
  4. Glass J, Lanctôt KL, Herrmann N, Sproule BA, Busto UE (noviembre de 2005). «Sedative hypnotics in older people with insomnia: meta-analysis of risks and benefits». BMJ 331 (7526): 1169. PMC 1285093. PMID 16284208. doi:10.1136/bmj.38623.768588.47. 
  5. «What's wrong with prescribing hypnotics?». Drug and Therapeutics Bulletin (en inglés) 42 (12): 89-93. diciembre de 2004. PMID 15587763. doi:10.1136/dtb.2004.421289. 
  6. Crowe, Simon F; Stranks, Elizabeth K (13 de diciembre de 2017). «The Residual Medium and Long-term Cognitive Effects of Benzodiazepine Use: An Updated Meta-analysis». Archives of Clinical Neuropsychology 33 (7): 901-911. Consultado el 22 de diciembre de 2022. 
  7. Melinda J. Barker; Kenneth M. Greenwood; Martin Jackson; Simon F. Crowe (1 de abril de 2004). «Persistence of cognitive effects after withdrawal from long-term benzodiazepine use: a meta-analysis». Archives of Clinical Neuropsychology 19 (3): 437-454. Consultado el 22 de diciembre de 2022. 
  8. Pin-Liang Chen; Wei-Ju Lee; Wei-Zen Sun; Yen-Jen Oyang; Jong-Ling Fuh (7 de noviembre de 2012). «Risk of Dementia in Patients with Insomnia and Long-term Use of Hypnotics: A Population-based Retrospective Cohort Study». PloS one (USA: Public Library of Science San Francisco) 7 (11): e49113. Consultado el 22 de diciembre de 2022. 
  9. Asma AlDawsari; Trevor J. Bushell; Nouf Abutheraa; Shuzo Sakata; Sarah Al Hussain; Amanj Kurdi (22 de octubre de 2021). «Use of sedative-hypnotic medications and risk of dementia: A systematic review and meta-analysis». British Journal of Clinical Pharmacology 88 (4): 1567-1589. Consultado el 22 de diciembre de 2022. 

Véase también

editar