Abrir menú principal

Soneto en alejandrinos

El soneto en alejandrinos es una variante, introducida al castellano por Rubén Darío, del soneto. Frecuentemente utilizado en los poemas modernista en este idioma. Tiene la peculiaridad de que los endecasílabos (once sílabas) del soneto clásico se sustituyen por versos alejandrinos de catorce sílabas, divididos en dos hemistiquios.

Los autores modernistas toman esta forma poética de la lírica francesa, donde había sido muy cultivada por los parnasianos. Uno de los ejemplos más conocidos es el soneto "CAUPOLICÁN", de Rubén Darío, el cual ha sido incluido en su libro Azul... (1888). También existen nuevos estilos, donde se aprecia el soneto en alejandrino con acróstico, como se puede observar en la peculiar "Dedicatoria" y en el poema "Arcadia" del escritor y naturalista venezolano Iván Arenas Vargas en el libro La Historia en un Soneto

EjemplosEditar

"Caupolicán" Es algo formidable que vio la vieja raza:

robusto tronco de árbol al hombro de un campeón

salvaje y aguerrido, cuya fornida maza

blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.

Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,

pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,

lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,

desjarretar un toro, o estrangular un león.

Anduvo, anduvo, anduvo. Le vio la luz del día,

le vio la tarde pálida, le vio la noche fría,

y siempre el tronco de árbol a cuestas del titán.

«¡El Toqui, el Toqui!» clama la conmovida casta.

Anduvo, anduvo, anduvo. La aurora dijo: «Basta»,

e irguióse la alta frente del gran Caupolicán.

"Dedicatoria" Difícil un soneto también el verso libre,

gusta el sonido antiguo, con metro, ritmo y rima

y tácita armonía me eleva en blanca cima;

injusto si comparo me falta un cubalibre.

Soñé con siglo de oro poetas de calibre,

de Vega y Garcilaso me bajan de tarima,

Francisco de Quevedo lo vi que se aproxima;

despierto componiendo la forma que equilibre.

Será Rubén Darío comienza el modernismo,

ahora en la vanguardia pensé en la gran Lucila,

notorio el cacereño poeta con altruismo;

tendrás que ver su nombre, reprime tu tequila,

opciones que tenemos se aprecia el virtuosismo;

será Domínguez Ramos, con versos que destila.

"Arcadia"

Años y sigo viendo la fuerza en lindo ser,

recuerdos imborrables la dulce protectora,

canciones y los cuentos conservo bien ahora,

a Dios agradecido por verte encanecer;

distinto mi poema que obsequio a una tutora,

idílico su nombre mi vida componer;

aurora de utopía con paz y linda flora…

¿Existe el paraíso? Mi Dios podrá saber,

prefiero dulce tierra sin caja de pandora,

país que me imagino con mucha paz señora;

conozco de alegrías que brinda la mujer.

Mi madre muy querida, tenaz y gladiadora,

contigo en larga vida quisiera envejecer;

me siendo resguardado por una gran pastora.

BibliografíaEditar

  • Arenas Vargas Iván Sergio (2018). La Historia en un Soneto. La Victoria: EAA Ediciones. ISBN 9789807844192.
  • Domínguez Caparrós, José (2004). Diccionario de métrica española. Madrid: Alianza editorial. ISBN 84-206-7327-7.
  • Lázaro Carreter, Fernando (1980). Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos. ISBN 84-249-1111-3.