Sonia Viveros

actriz chilena

Sonia Viveros (nacida Sonia Alcira del Carmen Viveros Butcher; Santiago, 2 de septiembre de 1949-La Serena, 22 de septiembre de 2003) fue una actriz chilena de radio, teatro, revista y televisión.[1]

Sonia Viveros
Información personal
Nombre de nacimiento Sonia Alcira del Carmen Viveros Butcher
Otros nombres
Nacimiento 2 de septiembre de 1949
Santiago, Chile
Fallecimiento 22 de septiembre de 2003 (53 años)
La Serena, Chile
Causa de la muerte Accidente cerebrovascular Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena
Familia
Cónyuge Álvaro González (1969-1975)
Jorge Benavides (1984-1988)
Leopoldo Segovia (1998-2003)
Pareja Óscar Rodríguez (1977-1983)
Hijos Camilo Benavides
Javiera Benavides
Información profesional
Ocupación Actriz
Directora de teatro
Locutora de radio
Años activa 1961-2003 (42 años)
Obras notables Juani en sociedad
Martín Rivas
La torre 10
Marta a las ocho
Miembro de Sindicato de Actores de Chile

Fue una de las máximas figuras de la televisión chilena durante el período 1965-1990 como intérprete de una carismática actuación y así llegó a ser la actriz más poderosa y mejor pagada en esa época, la primera gran estrella de Televisión Nacional de Chile.[2]

BiografíaEditar

Primeros añosEditar

Viveros nació en Santiago, el 2 de septiembre de 1949. ​Su padre, Gastón Viveros, era controlador y locutor de la Radio Portales,[3]​ y su madre, una ama de casa de origen judío, que participaba con frecuencia en radioteatro. Fue la única mujer de tres hijos. Su familia vivía en un edificio ubicado en calle Agustinas, donde funcionaba la emisora radial en la que trabajaba su padre.[4]​ A sus cinco años murió su padre producto de un cáncer, por lo que ella y su madre se vieron obligadas a trabajar. «Desde niña me vi en la obligación de contribuir a los gastos de la familia».[5]​ Debido a la popularidad de su padre en el medio radial, Viveros desde su infancia demostró interés en aprender dicha labor y a la edad de nueve años, realizó sus primeras presentaciones en radioteatro, cuando aún cursaba el colegio. Luego de esto, se sintió atraída por la actuación.[6]

En el auge de su carrera, Viveros tuvo una residencia en el exclusivo barrio de La Dehesa[7]​ y compró un terreno frente al Lago Caburgua, junto a Michelle Bachelet y Estela Ortiz,[8]​ aunque nunca residió en el lugar.[9]

Carrera artísticaEditar

IniciosEditar

Poco después, algunos de los amigos de su padre, e incluso extraños, insistieron en que Viveros hiciera una prueba de cámara, logrando participar con tan sólo 12 años en teleteatros de Canal 13. Su debut fue en El invernadero, junto a Malú Gatica. Posteriormente, Hugo Miller, director artístico de Radiodifusión Educativa del Ministerio de Educación y de la Sección Televisión, le solicitó un personaje expresamente para ella en El litre 4916 (1965-1967), dirigida por él. En la serie, compartía créditos con Blanca Löwe, Jorge Yáñez y Luis Vilches. La serie convirtió en todo un éxito para la época, logrando que Viveros, quien sólo tenía 15 años, se posicionara como una estrella de gran popularidad. A partir de entonces, sólo apareció en series y teleteatros producidas por Canal 13. Nuevamente, su actuación recibió buenas críticas y poco después actuó en Haras La Revoltosa (1966). Las perspectivas de su carrera comenzaron a mejorar cuando actuó en Juani en sociedad (1967-1972), con un elenco que incluía a Silvia Piñeiro, Emilio Gaete y Nelly Meruane. El programa se convirtió en un éxito instantáneo, en parte gracias al ingenio humorístico de la serie, que rápidamente se convirtió en una exitosa serie hasta 1972.[10]

Progreso como actrizEditar

Luego su gran popularidad en radio y televisión, debutó en fotonovelas de la revista Cine Amor, protagonizando diversas historias juveniles de corte romántico. De pronto, se dedicó por completo al teatro, logrando fortalecer su carrera. Desde 1970 trabajó arduamente en la compañía Teknos de Universidad Técnica del Estado,[11]​ dónde tuvo una intensa labor de difusión artística patrocinado por la Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones de la UTE, llevando el teatro a lo largo del territorio nacional a poblaciones, escuelas y sindicatos.[12]​ Viveros logró gran reconocimiento con las obras La escuela de mujeres (1971) y Homo Chilensis (1972), sin embargo demostró su gran capacidad actoral al interpretar a un personaje masculino en Volpone (1972).[13]​ El diario de la época, publicó: «Sonia realizó un trabajo extenuante en lo físico, muy exigente en lo interpretativo».[14]

Posteriormente, a mediados de la década de 1970, regresó a trabajar en televisión, actuando en roles principales en diversas series de identidad nacional e histórica de Televisión Nacional de Chile, entre ellas O'Higgins (1974) y Fuerte Bulnes (1977). Paralelamente, comenzó a incursionar en el género de las telenovelas producidas por Protab, en roles protagónicos, en La otra Soledad (1975) J. J. Juez (1975), María José (1976) y Los amigos (1977).

Al año siguiente, es invitada a participar del elenco de la serie británica The Voyage of Charles Darwin, de la cadena British Broadcasting Corporation (BBC).[15]​ Su consagración televisiva se produce cuando coprotagoniza junto a Alejandro Cohen, la miniserie Martín Rivas (1979),[16]​ del autor Alberto Blest Gana, en Televisión Nacional de Chile, donde interpreta a la bella y soberbia Leonor Encina. Junto a Cohen se consagran como una de las parejas televisivas más populares de Chile.

1980-1990: Consagración y popularidadEditar

La fama y el reconocimiento llegaron en 1981 con la exitosa teleserie La madrastra de Arturo Moya Grau, donde debuta la actriz Claudia Di Girolamo. Luego de haber protagonizado La madrastra (1981) y Alguien por quien vivir (1982), ingresó triunfante tras esos éxitos a TVN, reclamada por la productora Sonia Fuchs, llegó a ser la actriz más poderosa y mejor pagada en esa época, la primera gran estrella de Televisión Nacional.[17]​ Participó en la célebre: La represa, (1984). Sin embargo, era preciso obtener un segundo rol protagónico para catapultar definitivamente la carrera de Sonia hacia un nivel más eminente y de público adulto. Su versatilidad se consolidó con La torre 10 (1984), una de las grandes telenovelas, en la que Viveros interpreta a uno de los personajes femeninos más deslumbrantes de la historia de la televisión, Thelma Bernard, una mujer ambiciosa, fría y sin escrúpulos.

En 1985, el director Vicente Sabatini le ofrece el protagónico de Marta a las ocho, teleserie que rescata el drama clásico. Aquí personifica a la sufrida Marta Méndez, mujer provinciana que, en busca de mejores oportunidades, llega a trabajar como empleada doméstica de una acaudalada familia capitalina. Paralelamente a su trabajo dramático, Sonia es designada miembro del jurado en el XXVI Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. No obstante, ese mismo año le diagnostican lupus, enfermedad degenerativa del sistema inmunológico que en su caso afectó seriamente la vascularización cerebral. Su hermana mayor había fallecido de un tumor cerebral, por lo que ya existían antecedentes familiares poco favorables para ella.

Dirigió su propia compañía de teatro infantil La Pepona.

En 1988, encanta a la teleaudiencia con su rol de Milena Cabral en Bellas y audaces, donde actúa como hija de la dueña de un salón de belleza. A pesar de todo, y en el auge de su carrera, la actriz se retira momentáneamente de la televisión para enfrentar su enfermedad. Tras reintegrarse a la televisión, anima un espacio infantil en Chilevisión -en aquel tiempo, Teleonce, de la Universidad de Chile-, para luego volver a Canal 13 y unirse al elenco de Villa Nápoli. Luego, vuelve a TVN, quedándose por el período 1992 y 1993, actuando en Trampas y Caretas y Ámame. En todo caso, y desde que vuelve, no consigue papeles protagónicos como en antaño, siendo estos personajes en telenovelas ante todo, secundarios.

1991-1998: La transición a papeles adultosEditar

Viveros recibió el reconocimiento nacional y muchos premios por sus trabajos.[18]​ Desde finales de los años 1990 comenzó a actuar menos a medida que se fue deteriorando su salud. A su vez, condujo programas propios y haciendo apariciones como invitada hasta mediados de la década. Pese a esto, colaboró en diversas organizaciones gremiales y sindicales.

A mediados de los 90 decidió internase en un centro hospitalario y la teleaudiencia, convocada por el programa Sábados gigantes de la estación Canal 13, preparó una campaña de apoyo económico para costear el oneroso tratamiento.

En 2001, Viveros parecía libre del mal que la aquejaba, pero a comienzos de 2002, experimentó una recaída. En tan solo un año y medio sufrió cuatro infartos cerebrales: el último de ellos, fatal. Fue trasladada al Centro Asistencial de La Serena tras un masivo derrame cerebral donde se hallaba conectada a un ventilador mecánico, en estado de coma. Se le diagnosticó muerte cerebral y permaneció tres días asistida por equipamiento médico.

Vida privadaEditar

Matrimonios y relacionesEditar

Viveros se casó tres veces y diversas relaciones amorosas. Sus esposos en orden cronológico fueron:

  • Álvaro González (1969-1975): Viveros contrajo matrimonio con un funcionario de viajes cuando sólo tenía 20 años de edad. Su relación se dio por terminado luego de que Viveros no pudo concretar una familia tras los sucesivos abortos que le provocaba su enfermedad:
  • Óscar Rodríguez Gingins (1977-1983): Después de un periodo, Viveros conoció al director de televisión cuando la actriz se presentaba en Cabaret Bijoux. Su relación fue inicialmente amistosa, reconocida por todo el ambiente artístico, como una de las más prósperas. En 1984, Rodríguez se emparejó con la joven actriz Carolina Arregui. Viveros viajó a Roma para encontrarse con el Papa Juan Pablo II, iniciando así, un camino de búsqueda espiritual. En 1985, tras estar a un paso de la muerte, estando hospitalizada, Viveros decidió llamar a Rodríguez en a su habitación clínica para agradecerle su compañía y declararle su perdón.
  • Jorge Benavides (1984-1988): Conoció al guionista en la obra El gato encerrado. En la cúspide de su carrera televisiva. Viveros perdió un bebé a los siete meses de embarazo. En 1985, tras una fuerte y pública complicación de su enfermedad que casi le cuesta la vida. Tras esto junto a Benavides, adoptó a Camilo Tomás, y en 1988, adoptó a Camila Esperanza Benavides. Después de una intensa relación amorosa, Benavides decidió abandonar a Viveros.
  • Leopoldo Segovia (1998-2003): Conoció al académico en la ciudad de La Serena, cuando la actriz filmaba su última telenovela Borrón y cuenta nueva. Ambos se enamoraron y se establecieron de manera definida en la ciudad del norte. Segovia fue quien la acompañó en la última etapa de su vida.

Entre sus otras parejas públicas se encuentran el actor José Secall, con quien tuvo un romance en su juventud que terminó cuando Viveros ingresó a la televisión, y posteriormente, se reencontraron y tuvieron una relación a comienzos de 1990. Otra de las relaciones de Viveros, fue con el cantante José Alfredo Fuentes. En ninguno de sus relaciones pudo concebir hijos —a pesar de quedar embarazada catorce veces— pues sufría continuos abortos espontáneos debido a su enfermedad.

En medio de su relación con Segovia y grabaciones de Marta a las ocho, Viveros obtuvo una emocional cercanía con Javiera Parada, hija de sus amigos José Manuel Parada Maluenda y Estela Ortiz. Luego del asesinato de Parada por agentes del Estado en plena dictadura militar, la actriz se mantuvo presente en la vida de Javiera hasta sus últimos días.

Enfermedad y crisis personalEditar

En 1985, se le diagnosticó un complejo lupus eritematoso diseminado, enfermedad que comenzó a tratarse de manera constante a partir de ese momento, generando más de una complicación en su salud. Ese mismo año, luego de finalizar el rodaje de Marta a las ocho, la actriz tuvo un riesgoso y silencioso embarazo de siete meses. A pesar de que no podía embarazarse por restricción médica debido a su enfermedad, Viveros perdió a su hijo, enfrentándose a un diagnóstico desconocido que le habían provocado anteriormente catorce pérdidas. A mayor abundamiento, el diagnóstico dio a que las pérdidas se deben al lupus, se desplomó cuando los médicos descubrieron que la actriz padecía de una enfermedad prácticamente desconocida, denominada síndrome antifosfolípidos. Internada en la Clínica Santa María, la enfermedad le provocó una cadena de infartos en los huesos, en la vascularización y en el oxigenación sanguínea cerebral. El impacto de su estado crítico, causó que diversas personas se reunieran afuera del hospital para realizar una masiva cadena de oraciones y conmovió a celebridades del espectáculo y la televisión, en la difícil situación que le podría provocar la muerte. La actriz logró sobrevivir luego que un equipo de especialistas decidió extirpar el bazo. Esto le significó una parálisis corporal que le relegó a una silla de ruedas por dos años: «Fue una etapa muy terrible que yo pongo entre paréntesis porque creo que es para no olvidar los ABS de Dios, esos frenos que te paran en seco y que te hacen repensar todo. Ahí tienes dos posibilidades: extender las alas y seguir volando o agarrar una guillotina y cortarte las alas». Viveros optó por rehabilitarse con especialistas en Estados Unidos y en la Fundación Teletón.[19]​ Tuvo una esperanzadora recuperación y continuó su exitosa carrera, con un lupus controlado durante toda la década de 1990.

Sueño con volver a la televisión, pero no por lástima. Es un mundo lindo y bello, en el cual me siento como en mi casa... Estoy en paz con Dios, mis hijos y mi vida. No sien miedo a la muerte y eso que la he visto de cerca.

En marzo de 2002, sufrió un infarto cerebral y un accidente cerebrovascular que le provocaron una ceguera de treinta días y complicados problemas motrices, derivando a la Unidad de tratamiento intensivo (UTI). Semanas después, pese al deterioro físico y al desgaste emocional, la actriz aceptó la oferta de actuar en la miniserie Más que amigos de Canal 13. Viveros no hizo pública su situación por miedo a perder el trabajo. Sin embargo, el director Herval Abreu, quien se enteró de su estado posterior a las grabaciones, se sorprendió por el profesionalismo de la actriz, a pesar de sus complicaciones de salud. El 2 de octubre, Viveros volvió a ingresar a la UTI, debido a un nuevo accidente vascular encefálico, que la dejó con una lesión en sus piernas y con problemas para hablar.

El 21 de abril de 2003, fue operada debido a un problema de obstrucción intestinal y quedó hospitalizada con estrictos cuidados. Sus enfermedades le provocaron una profunda crisis económica y enfrentó una triste cesantía. Ante esto, el medio artístico generó diversos eventos y actividades para cubrir los gastos de su enfermedad. El 1 de agosto, fue internada en la Clínica Santa María de Santiago debido a una alza de presión. En el mismo año, Viveros apeló en la Superintendencia de Isapres y presentó una demanda contra la Isapre Normédica, ya que su enfermedad no fue cubierta desde el 1 de enero de 1999. A cargo de las acciones legales los abogados José Antonio Gómez y Alejandra Krauss, ex-ministros de Justicia y Mideplan del Presidente Ricardo Lagos Escobar, lideraron la demanda de Viveros. Krauss sostuvo que la querella presenta «un incumplimiento de contrato por un lado y con la indemnización de perjuicios correspondiente, eso en relación al contrato propiamente tal y por otro lado aquí hay indemnizaciones por daños morales ocasionados».[21]​ Sin embargo, la Justicia falló a favor de la entidad privada.[22]

MuerteEditar

El 2 de septiembre de 2003, pasó su cumpleaños número 53 conectada a un ventilador mecánico en su hogar. El 19 de septiembre, ingresó al recinto del Hospital San Juan de Dios de La Serena a las 23:00 horas del viernes 19 (03:00 GMT), desde donde fue derivada al hospital San Pablo de Coquimbo para realizarle un escáner.[23]​ Durante la madrugada, Viveros reingresó al Hospital San Juan de Dios, lugar en el que permaneció internada en la Unidad de Tratamientos Intensivos (UTI).[24]​ Finalmente, murió el 22 de septiembre de 2003,[25]​ producto de un accidente vascular encefálico, que le provocó un agónico paro cardiorrespiratorio, tras complicaciones de una larga batalla contra el lupus eritematoso sistémico y otras enfermedades producidas por esta misma.[26]​ Si bien la actriz había expresado donar sus órganos, esto no se pudo debido a su enfermedad crónica.[27]

Su cuerpo fue trasladado a Santiago, en la cual el sacerdote Felipe Berríos, realizó una misa pública en la iglesia de la Divina Providencia para despedir sus restos, cómo era deseó.[28]​ La ceremonia pública fue seguida en directo por cerca de 1000 asistentes. Cerca de las 11:50 horas partió el cortejo fúnebre hacia el Parque del Recuerdo de Recoleta, pasando frente a la tradicional Pérgola de las flores de avenida La Paz, donde la carroza fúnebre recibió el homenaje de las mujeres de la pérgola, las que arrojaron pétalos a su paso.[29]

Fue recibida con aplausos por las alrededor de 4000 personas que llegaron al Cementerio Parque del Recuerdo.[30]​ Es que el adiós de la actriz estuvo marcado por la emoción y el fervor popular, una masividad que sorprendió a la familia de Viveros.[31]​ El cantante Luis Jara interpretó en su honor la canción Gracias a la vida de Violeta Parra, ante la conmoción de los asistentes. Su marido, Leopoldo Segovia, declaró: «Sonia sabía que el público la quería, pero nunca habría imaginado que era tanto. Estoy impactado del cariño de la gente». Oscar Rodríguez Gingins, sostuvo: «No todos tuvieron su templanza». En el evento participaron diversos artistas y personalidades del espectáculo, mientras que Javiera Parada leyó una carta para Sonia. Berríos, declaró: «El pueblo sabe reconocer cuando un artista es verdadero y es capaz de transmitir lo que la gente quiere ver». El sacerdote también hizo un llamado al gremio de artistas: «El mejor testimonio para Sonia es no venderse. Necesitamos artistas verdaderos, que sean capaces de hacernos reír y llorar». Por su lado, la actriz Liliana Ross, argumentó: «Chile tiene un nuevo ángel».[32]

FilmografíaEditar

Durante sus 40 años de carrera profesional, Viveros apareció en apareció en más de 30 obras de teatro —como actriz y directora—, 35 telenovelas, series o telefilmes, 6 fotonovelas, 2 películas y diversas participaciones en programas de televisión. Como actriz, intervino en una multiplicidad de géneros como el musical, el melodrama y la comedia. Su filmografía está comprendida entre 1960 y 2003, período en el que desarrolló la mayor parte de su carrera.

TeleseriesEditar

Teleseries
Año Teleserie Personaje Características Canal
1961 El invernadero Papel principal Canal 13
1965-1967 El litre 4916 Carmencita
1966 Haras La Revoltosa Ana Secundario
1968-1972 Juani en sociedad Juani Möller Mckay Papel principal
1974 O'Higgins Rosario Puga TVN
1975 María José Ursulina Secundario Canal 13
J. J. Juez Javiera
1976 La otra soledad Soledad Papel principal
Los amigos
1977 Fuerte Bulnes TVN
Mocosita Mocosita
1978 El viaje de Charles Darwin Rosita Secundario BBC
1979 Sonata de violín y piano TVN
Martín Rivas Leonor Encina Papel principal
1980 Tres veces amor Alicia
1981 La madrastra Claudia Molina Canal 13
1982 La señora Nélida
Alguien por quien vivir Ana Lía Filippi
1983 La noche del cobarde Sol La Plaza
El juego de la vida Melissa Miller TVN
1984 La represa Silvia Espinoza
La torre 10 Thelma Bernhardt
1985 Marta a las ocho Marta Méndez
1986 La villa Julia Alcántara
1987 Mi nombre es Lara Alicia Padilla
1988 Bellas y audaces Milena Cabral
Las dos caras del amor Paulina Montero
1991 Villa Nápoli Matilde Correa Secundario Canal 13
1992 Trampas y caretas Sofía Ortiz TVN
1993 Ámame Loreto Valle
1994 Top secret Olga Schmidt Canal 13
1995 El amor está de moda Ruth Jorquera
Amor a domicilio Adriana Guzmán
1996 Juani en sociedad Juani Möller Mckay Papel principal La Red
Loca piel Trinidad Yávar Secundario TVN
1997 Santiago city Beatriz Aldana Mega
1998 Borrón y cuenta nueva Rosita de Goyeneche TVN
2001 El día menos pensado Elena Rojas Papel principal
2002 Más que amigos Graciela Eguiluz Secundario Canal 13
2003 Alerta roja Papel principal Mega

ProgramasEditar

FotonovelasEditar

  • 1967: Cuando cupido entra por la ventana (Revista Cine Amor)
  • 1967: Señorita cielo (Revista Cine Amor)

TeatroEditar

PelículasEditar

  • 1977: Con un poco de verdad, dirigida por Sergio Riesenberg
  • 1978: Horacio corazón de chileno, dirigida por Claudio di Girolamo

Premios y reconocimientosEditar

La lista se encuentra incompleta:

ReferenciasEditar

  1. In Memoriam: Sonia Viveros
  2. La trayectoria de Sonia Viveros en la televisión chilena
  3. Radio Portales
  4. Historia de una vida
  5. Sonia Viveros hace un aro para seguir su búsqueda
  6. Sonia Viveros Butcher
  7. Sonia Viveros: Separación y depresión quedan atrás
  8. Casa en Caburgua: el lío con las contribuciones que Piñera arrastra hace casi 30 años
  9. Bachelet: la historia no oficial
  10. La televisión chilena: medio siglo de historia
  11. Teatro de la Universidad Técnica del Estado
  12. Historia del teatro en Chile 1941-1990
  13. Dos serias bajas en Teknos
  14. Sonia Viveros y una pasión: El teatro
  15. Lagrimas por Martín Rivas
  16. Martín Rivas: ciudad, literatura y… teleseries
  17. La gran Sonia Viveros a 10 años de su muerte
  18. Expareja de Sonia Viveros quiere donar premios a museo
  19. El improvisto drama de Sonia Viveros
  20. Actriz Sonia Viveros con muerte cerebral. Consultado el 11 de noviembre de 2019 (en polaco)
  21. Demanda contra la isapre de Sonia Viveros incluirá daños morales sufridos por la actriz
  22. Familia de Sonia Viveros seguirá acciones legales contra isapre Normédica
  23. Sonia Viveros murió ayer en La Serena
  24. Murió la actriz Sonia Viveros
  25. Murió la actriz Sonia Viveros
  26. 10 Famosos con Lupus
  27. Terminó agonía de Sonia Viveros
  28. Adiós Sonia Viveros
  29. «Dolor popular en el adiós a Sonia Viveros». Archivado desde el original el 6 de octubre de 2003. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  30. Muertes que impactaron a la audiencia: 10 rostros de la TV chilena que fallecieron antes de lo esperado
  31. Con música de mariachis fue sepultada Sonia Viveros
  32. Sonia Viveros se fue como quería

Enlaces externosEditar