Subdiácono

orden menor de las iglesias cristianas

El hipodiácono[cita requerida] o subdiácono (del griego hypo, bajo, diákonos, servidor) es un clérigo ordenado para servir en el altar. Es un orden anterior al diaconado y posterior al acolitado.

Sus orígenes se remontan a los primeros tiempos de los apóstoles cuando las distintas iglesias fueron creciendo y hubo necesidad de ordenar a más de siete diáconos. Por ser este el número establecido por la Biblia, se procedió a seguir ordenando para el servicio bajo la denominación de subdiáconos.[cita requerida] Diferentes referencias se encuentran desde los cánones del Primer Concilio Ecuménico de Nicea.[cita requerida] Las Iglesias orientales católicas bizantinas así como las ortodoxas, aún conservan este ministerio. Su investidura litúrgica oriental es el stijarion y la estola u orarion.

En el Iglesia latina los subdiáconos usaban la tunicela como vestidura exterior propia y característica, similar -prácticamente igual- a la dalmática.

El motu proprio Ministeria quaedam del 15 de agosto de 1972 decretó: "Deja de existir en la Iglesia latina el Orden mayor del Subdiaconado. Sin embargo, en algunos sitios, a juicio de las conferencias episcopales, el acólito puede ser llamado también subdiácono".[1]

Los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica que tienen el permiso de emplear exclusivamente la forma 1962 de la misa del rito romano mantienen el subdiaconado, que ya no es un sacramento.

ReferenciasEditar