Tánatos

deidad de la mitología griega
Ánfora ática de figuras negras donde se representa a Hipnos y Tánatos trasladando el cuerpo de Sarpedón. 500-490 a. C. Museo del Louvre.
Escultura del siglo IV a. C. que quizá represente a Tánatos. Procede del templo de Artemisa de Éfeso y se expone en el Museo Británico.
Representación moderna de Tánatos del artista mexicano Mauricio García Vega.

En la mitología griega, Tánato[1]​ o Tánatos[2]​ o Thánatos (tansliteración correcta del griego) (en griego Θάνατος Thánatos, ‘muerte’) era la personificación de la muerte sin violencia. Su toque era suave, como el de su gemelo Hipnos, el sueño. La muerte violenta era el dominio de sus hermanas amantes de la sangre: las Keres, asiduas al campo de batalla. Su equivalente en la mitología romana era Mors o Letus/Letum.[3][4]

MitologíaEditar

Homero y Hesíodo le hacían hijo de Nix, la noche, y gemelo de Hipnos,[5]​ insinuando que ambos hermanos discutían cada noche quién se llevaría a cada hombre, o que el Sueño anulaba cada noche a los mortales en un intento de imitar a su hermano mayor. Desempeña un papel pequeño en los mitos, pues quedó muy a la sombra de Hades, el señor de los muertos.

Los dos hermanos, famosos por la rapidez de sus actos, recibieron el encargo de Zeus de transportar el cuerpo de su hijo Sarpedón hasta Licia, para que pudiera recibir de sus familiares la sepultura que merecía. El rey de los dioses había concedido a su hijo una vida que abarcaba tres generaciones, y que terminó cuando Sarpedón acudió a la guerra de Troya al frente de los licios, donde fue muerto por Patroclo. Entonces Zeus pidió a Apolo que purificara su sangre en un río, untara su cuerpo con ambrosía, le vistieran como un inmortal y fuera llevado rápidamente a su tierra, mandato que cumplieron Tánatos e Hipnos.[6]

Tánatos actuaba cumpliendo el destino que las Moiras dictaban para cada mortal. En una ocasión Admeto obtuvo de Apolo la gracia de que las Moiras pudieran aceptar que cuando él estuviera a punto de morir, pudiera reemplazarle en su destino cualquier persona que lo aceptara voluntariamente. Cuando esto ocurrió, y tras recibir Admeto la negativa de sus padres, sólo su esposa Alcestis se ofreció a morir por él. Sin embargo Heracles retuvo a Tánatos por la fuerza, intentando persuadirle de que esperase a que a la joven le llegase su hora de forma natural. Tánatos repudiaba estas triquiñuelas de los dioses (especialmente Apolo) que interferían sus funciones, y tras esta pequeña derrota, reclamó el respeto debido y fue incluso capaz de llevarse al mismo Heracles cuando le llegó su turno.

Se casó con Macaria, señora de la Isla de los Bienaventurados e hija de Hades y Perséfone (no confundir con otro personaje griego del mismo nombre hija de Heracles y Deyanira).

En piezas de cerámica de la Antigüedad, Tánatos era representado como un hombre con alas, a menudo armado y acompañado de su hermano Hipnos, en el proceso de trasladar a un muerto.[7]​ Por otra parte, se discute si la representación de una divinidad en contextos funerarios con una antorcha invertida en sus manos o dormida sobre una piedra que aparece desde el periodo helenístico puede ser la de Tánatos o la de Eros.[8]

PsicoanálisisEditar

En psicoanálisis, Tánatos es la pulsión de muerte, que se opone a Eros, la pulsión de vida. La pulsión de muerte, identificada por Sigmund Freud, señala un deseo de abandonar la lucha de la vida y volver a la quiescencia y la tumba. No debe confundirse con el impulso parecido del destrudo.

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. Término como Tánato:
  2. Término como Tánatos:
  3. θάνατος, Henry George Liddell, Robert Scott, A Greek-English Lexicon, on Perseus
  4. θνῄσκω, Henry George Liddell, Robert Scott, A Greek-English Lexicon, on Perseus
  5. Hesíodo, Teogonía 758.
  6. Homero, Ilíada XVI,666-683.
  7. VV.AA., Hipno: Estudio iconográfico y religioso de Hipno y sus mitos a través de los vasos áticos de los siglos VI-IV a.e.
  8. Miguel Ángel Elvira Barba, Arte y mito: manual de iconografía clásica, p.249, Madrid: Sílex (2008).

Enlaces externosEditar