Tabanidae

familia de insectos

Los tabánidos (Tabanidae) son una familia de dípteros braquíceros comúnmente conocidos como tábanos que, como el resto de los dípteros, sólo tienen dos alas funcionales, las anteriores. Las alas posteriores han sido transformadas en halterios o balancines, apéndices que ayudan al control del vuelo, lo que les permite volar muy activa y eficazmente, alcanzando los 30 kilómetros por hora en vuelo recto, en particular los tábanos de pradera (géneros Tabanus, Hybomitra, Chlorotabanus, etc.), más que los de hábitats forestales, como Chrysops.[3]

Symbol question.svg
 
Tábanos
Horse fly Tabanus 2.jpg
Tábano (Tabanus sulcifrons[1]​)
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Superorden: Endopterygota
Orden: Diptera
Suborden: Brachycera
Infraorden: Orthorrhapha
Superfamilia: Tabanomorpha
Familia: Tabanidae
Latreille, 1802[2]
Subfamilias
[editar datos en Wikidata]

Esta familia posee 4.500 especies alrededor del mundo, de las cuales 1.000 pertenecen al género Tabanus.[4][5]​ De acuerdo con el catálogo de Tabanidae Neotropical realizado en 1994, 1.172 especies y subespecies se han descrito en la Región Neotropical y de las larvas se conoce sólo el 4,1%. Aunque estudios más recientes de 2009 estiman un número de 1.082 especies.

La familia Tabanidae se divide en tres subfamilias:

Índice

CaracterísticasEditar

En los tabánidos existe un marcado dimorfismo sexual que afecta a dos aspectos de su anatomía. En primer lugar, las hembras presentan un aparato bucal picador-cortador más fuerte, en relación con un hábito hematófago no compartido con los machos. En segundo lugar, los machos son holópticos y las hembras dicópticas; en los primeros los ojos compuestos se juntan por arriba, cubriendo la parte superior de la cabeza; éste es un rasgo compartido con otras familias de moscas, como los sírfidos, Pipunculidae y Acroceridae.[3]

Historia naturalEditar

 
Aparato bucal de un tábano.

La mayoría de tábanos son diurnos, las hembras más que los machos. Estos últimos son crepusculares y enjambran o forman grupos en espera de las hembras para aparearse con ellas. La mayoría de los tábanos tienen hembras hematófagas, esto es, que se alimentan de la sangre que extraen de vertebrados endotermos (mal llamados «de sangre caliente», los mamíferos y las aves). Los machos, por el contrario, se alimentan del néctar y polen de las flores y su vida es breve, muriendo frecuentemente después de la cópula, lo que hace difícil observarlos. Las hembras, como en el caso de los mosquitos, necesitan un alimento rico en proteínas, como es la sangre; estos nutrientes son necesarios para la producción de huevos. En su búsqueda de alimento se orientan por bultos y colores; por ello las hembras de los tábanos son atraídas antes por las personas que llevan ropa oscura y los animales cuya piel es igualmente oscura (sobre todo si transpiran activamente) que por los de colores claros. En algunos lugares su comportamiento hematófago los convierte en vectores biológicos y mecánicos de algunos patógenos. Algunas especies africanas del género Chrysops trasmiten un nemátodo filárico, Loa loa, que produce la llamada filariasis cutaneodérmica o loasis en varios millones de personas.

Los tábanos atacan las zonas descubiertas de su víctima no importándoles si éste los descubre o no. La picadura es dolorosa, y deja enrojecida la zona afectada causando ocasionalmente inflamación, enrojecimiento y picor, que pueden requerir su tratamiento con antibióticos. Su aparato bucal es lo suficientemente fuerte y largo como para atravesar la piel de caprinos, burros o caballos.

Los tábanos prosperan y son abundantes en hábitats húmedos, regular o estacionalmente inundados de agua dulce o salobre, porque necesitan suelos empapados para su desarrollo (como huevos, larvas y pupas) y como adultos necesitan animales preferentemente grandes. Cuando se presentan como plaga junto a hipódromos o campos de golf, su control es muy difícil, y requiere la aplicación de repelentes químicos sobre los animales o las personas.

ReferenciasEditar

  1. Cirrus Digital Horse Fly Tabanus sulcifrons
  2. International Commission on Zoological Nomenclature (1961). The Bulletin of Zoological Nomenclature. International Trust for Zoological Nomenclature. p. 55. 
  3. a b Chainey, John E. (1993). «Horse-flies, deer-flies and clegs (Tabanidae)». En Lane, R.P.; Crosskey, R.W. Medical Insects and Arachnids. Springer. pp. 310-332. ISBN 978-94-011-1554-4. doi:10.1007/978-94-011-1554-4_8. 
  4. Chvala, M.; Lyneborg, L.; Moucha, J. (1972). Horse Flies of Europe (Diptera, Tabanidae). Entomological Society of Copenhagen. ISBN 978-0-900848-57-5. 
  5. Moucha, J. (1976). Horse-flies (Diptera: Tabanidae) of the World: Synoptic Catalogue. Národní muzeum – Přírodovědecké muzeum. 

Enlaces externosEditar