Abrir menú principal

Talasocracia

Estados cuyos dominios fueron principalmente marítimos.
Mapa de los territorios que alguna vez controlaron, administraron o fueron del Imperio español.

Talasocracia, o dominio de los mares (en griego antiguo, θάλασσα, thalassa, «mar», y κρατος kratos, «poder»), es un concepto geoestratégico que señala al estado cuyos dominios fueron principalmente marítimos. El término fue empleado para referirse a civilizaciones como la civilización minoica sobre las costas del mar Egeo, gracias a la magnitud de su flota de pequeñas embarcaciones comerciales que también se usaban para transportar guerreros.

Siguiente ejemplo histórico en la llamada Edad Antigua europea fue la red de colonias de los fenicios, no un típico imperio, sino un conjunto de ciudades unidas por rutas marítimas que apenas penetraba en el interior, incluso en el caso de las metrópolis (las ciudades de Tiro, Sidón y Biblos y la colonia norteafricana Cartago, establecida como metrópolis púnica (fenicia) dominante tras la pérdida de independencia de aquéllas). También puede denominarse talasocracia al denominado imperio ateniense del siglo V a. C.. La importancia del control del mar Mediterráneo para el Imperio romano era decisiva (como testimonia su denominación de Mare Nostrum), pero esencialmente era un imperio de base territorial. Sin embargo el desafío implicado por el gran desarrollo de Cartago y su preeminencia naval (primera vez que podemos hablar propiamente de "naves de guerra") obligó a Roma a hacerse de una marina cuando los cartagineses los desafiaron en España y luego en la propia Italia.

En la Edad Media surgieron los ejemplos de las ciudades-estado marineras, como la república de Venecia, la república de Ragusa o la república de Génova, también en el Mediterráneo; y las ciudades de la Hansa, en el mar Báltico y el mar del Norte.

Tanto en Oriente como en América, las civilizaciones del Mar de la China, del Caribe y del Perú

En la Edad Moderna se pueden calificar de talasocracias el Imperio portugués, el Imperio español y el Imperio neerlandés.

En la Edad Contemporánea el Imperio británico ejerció el dominio de los mares hasta la Segunda Guerra Mundial. La británica ha sido considerada la mayor talasocracia global de la historia.[1]​ Los demás imperios coloniales propios de la época del imperialismo (segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del XX), que empezaron como emporios comerciales, fueron adquiriendo vastos territorios en el interior (Imperio francés, Imperio belga, etc.). El dominio del Pacífico fue disputado por Japón y Estados Unidos en las guerras mundiales, con predominio del segundo actor, pero la diversificación posterior de recursos y medios impide que se pueda hablar de "talasocracia" en este caso (como en el de Roma, las ciudades estado italianas o la antigûedad de oriente asiático y las américas mencionados antes.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Headrick, Daniel R. (1981). Los instrumentos del imperio. Alianza Editorial. p. 154. ISBN 84-206-2599-X. 

Enlaces externosEditar