Abrir menú principal

Una tarjeta de prepago más conocida como tarjeta prepagada es aquella en la cual se anticipa el importe del consumo que se realizará con la tarjeta. Se efectúa una carga de dinero en la tarjeta y pueden realizarse operaciones hasta consumir el total del importe cargado.

Las tarjetas prepago te permiten disponer de una forma de pago cuyo límite de uso viene determinado por una carga de dinero que se realiza en esta tarjeta. Por tanto, es el propio Cliente el que decide cuánto dinero va a poner en este tipo de tarjetas. Una vez agotado ese límite, la tarjeta puede ser recargada o no. Es decir, existen tarjetas prepago que son recargables y otras que no lo son que te permiten gastar el saldo inicial. Y en ningún caso, están conectadas de ninguna forma con una cuenta bancaria.

Las tarjetas prepago son un tipo de producto muy útil para controlar exhaustivamente el gasto con tarjeta. También para poder dar una tarjeta (con un solo uso limitado por la carga de dinero realizada en la tarjeta) a personas que, por un motivo u otro, a priori no quieren/pueden acceder a una tarjeta bancaria convencional (por ejemplo, menores de edad). Igualmente las tarjetas prepago MasterCard son una solución excelente para quienes utilizan Internet para realizar compras y tienen ciertos reparos a la hora de facilitar el número de su tarjeta de crédito; con las tarjetas prepago, el límite de uso viene determinado por el saldo disponible en la tarjeta. Además en caso de robo, pérdida o extravío de la tarjeta, el saldo en tu tarjeta no se pierde.

Índice

Usos más frecuentesEditar

Un ejemplo conocido es el tipo de tarjetas prepagadas amparadas por una marca reconocida, como Discover, MasterCard o Visa, con las que el usuario puede hacer transacciones por Internet como si fuese una tarjeta de crédito normal. Solo el usuario puede ver que se ha cargado previamente el dinero empleado en la tarjeta (en lugar de proceder de un crédito bancario).

A diferencia de una tarjeta débito o crédito, la tarjeta prepagada nos da la opción de tener los mismos beneficios que una tarjeta bancaria pero sin la necesidad de abrir una cuenta bancaria. En este ejemplo podríamos hablar en el caso en México de INFINITE PAYMENTS[1]​ que tienen una tarjeta prepagada que funciona como tarjeta financiera en cualquier terminal punto de venta. O, en el caso de España y de Europa, de la tarjeta VIABUY MasterCard Prepago,[2]​ que se puede utilizar como cualquier otra tarjeta bancaria normal, pero es de prepago. Siendo una alternativa útil para aquellos que tienen un historial crediticio negativo o para quienes quieren proteger su identidad al máximo.

Otro uso frecuente se da en la telefonía móvil. En este campo, el usuario dispone de una cuenta (un número de teléfono móvil) en la que «recarga» una cantidad de crédito, por diferentes medios. Después va gastando ese crédito con su consumo (llamadas, mensajes, y todo tipo de servicios) y cuando no dispone de crédito, se le restringen las llamadas hasta que realice otra recarga (en inglés, top up or reload).

También comienzan a aparecer para el prepago de la electricidad (pay-as-you-go-electricity en inglés),[3]​ como está haciendo, entre otras, las empresas Aurora Energy,[4][5]​ Electric Now[6]​ etc.

Tarjetas de planes socialesEditar

En Argentina en los últimos años se extendió el uso de las tarjetas sociales precargadas, en donde el estado nacional, provincial o los municipios, entregan a los beneficiarios de beneficios sociales, tarjetas plásticas que son recargadas periódicamente, para su uso en una red comercial que en general es restringida.

Disponibilidad en el mundoEditar

Dado que la tecnología de las tarjetas de prepago es relativamente nueva, no es posible encontrarlas en cualquier lugar alrededor del mundo. Actualmente, las tarjetas de prepago son muy comunes en países de la Unión Europea, donde pueden ser solicitadas en instituciones bancarias, o bien empresas privadas, dentro de las cuales puede encontrarse, por ejemplo:

  • wirexapp.com
  • xapo.com
  • viabuy.com

ArgentinaEditar

En Argentina existen varios tipos de tarjetas prepagas, todas MASTERCARD, las más conocidas (extra-bancarias) son Avanta, MercadoPago De las mencionadas, la que mayor aceptación y utilización tiene para la sociedad es MercadoPago debido a los múltiples servicios y promociones que ofrece (producto de varias negociaciones y acuerdos con diversas empresas) es una app para celular que hace las veces de billetera virtual y gestor financiero, ofreciendo un mayor control sobre los gastos y un análisis exhaustivo de los mismos, atención al cliente vía chat o correo electrónico, congelar la tarjeta para evitar desbancarse,etc. y todo de forma totalmente gratuita. Avanta fue la primera en lanzarse al mercado en 2016, perteneciente a un grupo financiero, pero debido a que cuenta con mayores costos y requisitos que las demás, no es muy utilizada.

Dentro del ámbito bancario las tarjetas prepagas pueden ser VISA o MASTERCARD dependiendo de la entidad a la que acudas, por nombrar algunas, El Banco de la Nación Argentina ofrece "Nativa Prepaga" y "Nativa Prepaga Estudiantil" pensada para los menores de edad a partir de los 14 años; "Cordobesa FAN" es propiedad del Banco de Córdoba en conjunto con Mastercard, mientras que "Visa Recargable" es emitida por éstos bancos: Banco de la Provincia de Buenos Aires, Banco Patagonia S.A., Banco Santander Río S. A., BBVA Banco Francés S.A., Nuevo Banco de Santa Fe y Cia. Financiera Argentina.

BoliviaEditar

En Bolivia solo hay dos marcas de tarjetas prepago: VISA y MASTERCARD.

ChileEditar

En Chile existen varias opciones de tarjeta de prepago.

La aplicación MACH disponible para todos los residentes mayores de edad en Chile, entrega gratuitamente una tarjeta de prepago Visa virtual a sus usuarios para comprar en comercios internacionales.

La tarjeta prepago Financiero, fundada el 1 de agosto de 2016 con el apoyo de CORFO, Magical Startups y NXTP Labs, ademas son parte del directorio de Fintech en Latino america. Su misión es eliminar las barreras de pago a nivel Latinoamericano.

ColombiaEditar

En Colombia existen varios bancos que ofrecen este tipo de tarjetas, en su mayoría MasterCard, pero también existen Visa y Diners Club.

Los bancos que ofrecen este tipo de tarjetas son:

EspañaEditar

Las tarjetas prepago han ganado popularidad en los últimos años,[13]​ gracias a la distribución masiva en establecimientos como quioscos, gasolineras o tiendas de electrónica, donde pueden encontrarse tarjetas como la Tarjeta Spark MasterCard o a la tarjeta Bnext.

NicaraguaEditar

En Nicaragua, Banco Lafise Bancentro en junio 2017 realizó el relanzamiento de sus Tarjetas Prepago Joven VISA siendo el único banco que ofrece estas tarjetas en el país.

PerúEditar

En Perú existe la tarjeta prepaga Pago Efectivo VISA, lanzada en el 2015 por Pago Efectivo, del Grupo El Comercio. Cuyo objetivo es que todas las personas puedan pagar con tarjeta ya que dicha tarjeta no tiene costo alguno. Además puede usarse dentro del Perú y en cualquier parte del mundo.[14]

ParaguayEditar

En Paraguay existen las tarjetas Prepagas Mastercard otorgadas por BBVA Banco y Sudameris Bank, al igual que la tarjeta Visa, esta otorgada por el Banco Itaú y Financiera El Comercio, también en Visión Banco.

Uso en las agencias de viajes onlineEditar

Las grandes agencias de viajes online (OTAs por su abreviatura en inglés) están usando cada vez más tarjetas de prepago virtuales. Entre ellas se cuentan Booking.com, Expedia, Agoda, Despegar.com las que están usando cada vez más este modelo en muchos mercados. Las tarjetas de crédito virtuales (TCV) son MasterCards online que permiten hacer pagos online . Para cada reserva que se recibe, se envía una nueva tarjeta. Cada TCV solo se puede utilizar una vez (una tarjeta por reserva). Cada TCV tiene un número de tarjeta único con su fecha de caducidad y su CVC, y no se pueden reutilizar. También llevan una fecha de activación, que depende de las condiciones de reserva del hotel o alojamiento.

VentajasEditar

Las tarjetas de crédito virtuales tienen la ventaja que ya vienen validadas y se disminuye la posibilidad de un fraude. Booking.com o Expedia entregan los datos de tarjeta de los viajeros para que el hotelero los cobre. Pero muchas veces la tarjeta puede presentar los siguientes inconvenientes:

a) Es un número no válido

b) No cuenta con suficientes fondos

c) Es una tarjeta que se encuentra caducada

d) Es una tarjeta de débito

e) Es una tarjeta fraudulenta

f) El viajero debe llamar a su compañía emisora (banco, tienda, etc).

Esto disminuye nuestra conversión.

Las tarjetas virtuales que entrega Booking ya vienen validadas eliminando la posibilidad de fraude o disputa del pago.

Desventajas de cobrar tarjetas virtualesEditar

Cuando los mercados maduran, se suman cada vez más actores. Y mientras más actores nos encontramos conque el precio encarece. Por ello, el dueño de un alojamiento debe contemplar en su estructura de costos el ítem de método de cobro.

Otro de los elementos, es que es necesario que el hotel cuente con TPV. Sobretodo, porque cuando quiera contratar los servicios de una pasarela de pagos, lo más probable es que tenga que registrarte como empresa.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar