Teoría de la conspiración de las estelas químicas

teoría conspirativa sobre las estelas de condensación de vapor de los aviones
Estela de condensación sobre San Francisco, la cual podría ser identificada por una estela química por los defensores de la existencia de este supuesto fenómeno conspirativo.

La teoría conspirativa de las estelas químicas también llamadas quimioestelas[1]​ (chemtrails en inglés) plantea la creencia errónea[2]​ de que las estelas de condensación de larga duración dejadas por los aviones a gran altura son en realidad "estelas químicas" que consisten en agentes químicos o biológicos[3]​ rociados por los aviones con fines nefastos no revelados al público en general.[4]​ Los creyentes en esta teoría conspirativa dicen que si bien las estelas de vapor normales se disipan relativamente rápido, las estelas que permanecen más tiempo deben contener sustancias adicionales.[5][6]​ Quienes se suscriben a la teoría especulan que el propósito de la liberación química podría ser el manejo de la radiación solar, modificación del clima, manipulación psicológica, control de la población humana o una guerra biológica o química, y que las estelas causan enfermedades respiratorias y otros problemas de salud.[7]

Estas afirmaciones han sido desestimadas por la comunidad científica. No hay evidencia de que las supuestas estelas químicas difieran de las estelas de vapor normales a base de agua que dejan los aviones de alto vuelo en ciertas condiciones atmosféricas.[8]​ Aunque los defensores han intentado probar que ocurre una pulverización química, sus análisis han sido erróneos o basados en conceptos erróneos.[9][10]​ Debido a la persistencia de la teoría conspirativa y las preguntas sobre participación gubernamental, los científicos y las agencias gubernamentales de todo el mundo han explicado en repetidas ocasiones que las supuestas estelas químicas son de hecho estelas de vapor normales.[11][12][13]​ Es importante hacer notar que no se incluye en este término la dispersión de sustancias químicas para fines reconocidos (fumigación, sembrado de nubes, exhibiciones aéreas, etc.).[14]

El término chemtrail es una contracción de las palabras químico y estela en inglés (chemical y trail), así como contrail (estela de vapor) es una contracción de condensación y estela en inglés (condensation y trail). En español el vocablo «quimioestela» es el resultado de la derivación de «estela» mediante el prefijo «quimio-».[15]

HistoriaEditar

 
Múltiples estelas concurrentes. Su duración depende del clima, especialmente la temperatura, humedad y velocidad del viento.

Las teorías conspirativas de las estelas químicas o "chemtrails" comenzaron a circular después de que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) publicara un informe de 1996 sobre modificación del clima.[16]​ Después del informe, a fines de la década de 1990, la USAF fue acusada de "rociar a la población estadounidense con sustancias misteriosas" desde los aviones "generando patrones de estelas inusuales".[17][18]​ Las teorías fueron publicadas en foros de Internet por personas como Richard Finke y William Thomas, y se encontraban entre las muchas teorías conspirativas popularizadas por el presentador de radio nocturna Art Bell a partir de 1999.[19][20]​ A medida que la teoría conspirativa de las estelas químicas se popularizaba, los funcionarios federales fueron inundados por llamadas y cartas por la población exacerbada.[21]

En el año 2000, la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración Federal de Aviación (FAA), la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) publicaron una respuesta conjunta que intentaba disipar los rumores.[22][23]​ Muchos creyentes de la teoría conspirativa interpretaron las hojas informativas de las agencias como una prueba más de la existencia de un encubrimiento por parte del gobierno.[21]​ La EPA renovó su publicación en 2015.[24]

A principios de la década del 2000, la USAF publicó una hoja informativa sin fecha que indicaba que las teorías conspirativas de las estelas químicas eran un engaño alimentado en parte por citas a una publicación de estrategia de 1996 redactada dentro de su Universidad del Aire titulado El clima como multiplicador de fuerza: adueñándose del clima en 2025.[25][26]​ Dicha publicación fue presentada en respuesta a una directiva militar para delinear un futuro sistema estratégico de modificación del clima con el propósito de mantener el dominio militar de los Estados Unidos en el año 2025, e identificado como "representaciones ficticias de situaciones / escenarios futuros". La USAF aclaró una vez más en 2005 que el documento "no refleja la política, práctica o capacidad militar actual" y que "no está llevando a cabo ningún experimento o programa de modificación del clima y no tiene planes de hacerlo en el futuro".[17][27]​ Además, la USAF afirma que la farsa de las estelas químicas "ha sido investigada y refutada por múltiples universidades, organizaciones científicas y publicaciones de medios de comunicación importantes y acreditados".

Actualmente estas teorías conspirativas rara vez son cubiertas por los principales medios de comunicación, y cuando lo son, generalmente se presentan como un ejemplo de paranoia antigubernamental.[28]​ Por ejemplo, en 2013, cuando se hizo público que la CIA, la NASA y la NOAA tenían la intención de proporcionar fondos a la Academia Nacional de Ciencias para realizar investigaciones sobre métodos para contrarrestar el calentamiento global con geoingeniería, un artículo en International Business Times anticipó que "La idea de que cualquier agencia gubernamental busque formas de controlar o manipular el clima se enfrentará al escrutinio y al temor de una conspiración maligna" [ sic ], y mencionó las teorías conspirativas de las estelas químicas como ejemplo.[29]

DescripciónEditar

 
Estelas generadas en la Segunda Guerra Mundial.

Los proponentes de la teoría conspirativa de las estelas químicas encuentran sustento para las mismas en sus interpretaciones de los fenómenos del cielo, videos publicados en Internet e informes sobre programas gubernamentales. También tienen ciertas creencias sobre los objetivos de la supuesta conspiración y los efectos de sus supuestos esfuerzos y, en general, toman ciertas medidas basadas en esas creencias.[30][31][32]

Interpretación de la evidenciaEditar

Los defensores de la teoría conspirativa de las estelas químicas dicen que las estelas químicas se pueden distinguir de las estelas de vapor normales por su larga duración, afirmando que cuando los rastros dejados por los aviones persisten durante medio día o se transforman en nubes similares a cirros se trata en realidad de estelas químicas.[33]​ Afirman también que a partir de 1995 las estelas tienen una composición química diferente y duran mucho más en el cielo. Asimismo no reconocen la evidencia de estelas de vapor de larga duración que se muestran en las fotografías de la era de la Segunda Guerra Mundial.[34]

Los tanques llenos de agua en un Airbus A380 simulan el peso de los pasajeros para diferentes desplazamientos del peso en el despegue y aterrizaje. A veces se dice que fotografías similares muestran aviones que dejan estelas químicas en acción
Barriles de lastre con agua en un prototipo de avión Boeing 747 durante pruebas de vuelo

Los proponentes de la teoría conspirativa caracterizan a las estelas como corrientes que persisten durante horas y que, con sus patrones de rayas entrecruzadas, cuadriculadas o paralelas, eventualmente se mezclan para formar grandes nubes. Ven la presencia de colores visibles del espectro en las corrientes, concentraciones inusuales de rastros del cielo en una sola área o rastros persistentes dejados por aviones militares o sin marcar que vuelan a altitudes o ubicaciones atípicas como señales de estelas químicas.[30][35][36][31][37]

Se ha afirmado que las fotografías de barriles instalados en el espacio de pasajeros de una aeronave para realizar pruebas de vuelo muestran en realidad sistemas de dispersión de aerosoles. sin embargo el verdadero propósito de los barriles es simular el peso de los pasajeros o la carga. Los barriles se llenan de agua, y el agua se puede bombear de barril a barril para probar diferentes centros de gravedad mientras el avión está en vuelo.[38]

En una entrevista para "The Joe Rogan Experience" el exempleado de la CIA y denunciante Edward Snowden, declaró que había buscado en toda la información secreta del gobierno de los EE. UU. tratando de encontrar evidencia sobre (extraterrestres y) estelas químicas. Según un informe de CNN[39]​ sobre la transmisión web, dijo: "En caso de que se lo pregunte: ...los chemtrails no son reales "y: "Tenía un nivel de acceso ridículo a las redes de la NSA, la CIA, los militares, todos estos grupos. No pude encontrar nada."[40]

Jim Marrs ha citado un informe de la estación de televisión de Louisiana de 2007 como evidencia de las estelas químicas. En el informe, se estudió el aire debajo de una trama cruzada de supuestos chemtrails y aparentemente se encontró que contenía niveles inseguros de bario: con 6.8 partes por millón, tres veces el límite recomendado por los Estados Unidos a nivel nacional. Sin embargo, un análisis posterior de las imágenes mostró que el equipo había sido mal utilizado y la lectura exagerada por un factor de 100. El verdadero nivel de bario medido era tanto habitual como seguro.[41]

En mayo de 2014, un video que se volvió viral mostraba un avión comercial de pasajeros aterrizando en una noche de niebla, lo cual se describió como emisión de estelas químicas.[42]Discovery News señaló que los pasajeros sentados detrás de las alas verían claramente cualquier cosa que fuera rociada, lo que frustraría cualquier intento de mantenerlo en secreto, y que la supuesta emisión química no era más que la turbulencia normal causada por las alas, visible debido a la niebla. En octubre de 2014, el inglés Chris Bovey filmó un video de un avión desalojando combustible en un vuelo de Buenos Aires a Londres, que tuvo que descargar combustible para aligerar su carga para un aterrizaje de emergencia en São Paulo. El clip se volvió viral en Facebook, con más de tres millones de vistas y siendo compartido más de 52,000 veces, siendo citado como evidencia de estelas químicas. Más tarde Bovey reveló que la publicación del video se hizo como una broma y como consecuencia fue objeto de algunos abusos verbales y amenazas por parte de varios creyentes de la conspiración.[43][44]

En algunos casos, los productos químicos se describen como sales de bario y aluminio, fibras de polímero, torio o carburo de silicio, así como bacterias no especificadas.[32][45]

 
Estelas en una puesta de sol londinense.

Los creyentes de las estelas químicas interpretan la existencia de programas de siembra de nubes e investigación sobre ingeniería climática como evidencias de la conspiración.[46]

CreenciasEditar

Se han propagado varias versiones de la teoría conspirativa de estelas químicas a través de Internet y en programas de radio.[30]​ Hay sitios web dedicados a la teoría conspirativa, y es particularmente favorecida por los grupos de ultra-derecha porque encaja bien con la profunda desconfianza del gobierno que los caracteriza.[33]

Una revisión de 2014 de 20 sitios web sobre estelas químicas encontró que los creyentes apelan a la ciencia en algunos de sus argumentos, pero no creen lo que dicen los científicos académicos o empleados por el gobierno.[32]​ Los científicos y las agencias federales siempre han negado que existan estelas químicas, explicando que los rastros en el cielo son simplemente estelas de vapor persistentes.[30][47][48]​ La revisión también encontró que los creyentes generalmente sostienen que las estelas químicas son evidencia de una conspiración global; alegan varios objetivos que incluyen ganancias económicas (por ejemplo, manipular precios de futuros o causar enfermedades a las personas para beneficiar a las compañías farmacéuticas), control de la población o pruebas de armas (uso del clima como arma o pruebas de armas químicas o biológicas).[49]​ Una de estas ideas es que las nubes se están sembrando con materiales conductores de electricidad como parte de un programa masivo de superarmas electromagnéticas basado en el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP).[50][51]

Los creyentes también afirman que las estelas químicas son tóxicas. La revisión de 2014 encontró que en general sostienen que todas las personas están bajo ataque y que a menudo expresan miedo, ansiedad, tristeza y enojo por esto. Un estudio de 2011 de personas de los EE. UU. Canadá y el Reino Unido encontró que el 2.6% de la muestra creía completamente en la teoría conspirativa, y el 14% lo creía parcialmente.[52]​ Un análisis de las respuestas dadas al Estudio Cooperativo de Elecciones del Congreso estadounidense de 2016 mostró que el 9% de los 36,000 encuestados creía que era "completamente cierto" que "... el gobierno tiene un programa secreto que usa aviones para esparsir productos químicos nocivos en el aire." mientras que un 19% adicional creía que esto era "parcialmente cierto".[53]

Comportamiento y accionesEditar

 
Estelas sobre el mediterráneo en Sitges.

Los proponentes de la conspiración de estelas químicas a menudo describen su experiencia como una experiencia de conversión religiosa. Cuando se "abren los ojos" y se vuelven "conscientes" de las estelas químicas, la experiencia los motiva a hacer campaña de diversas formas. Por ejemplo, a menudo asisten a eventos y conferencias sobre geoingeniería, y han llegado a enviar amenazas a los académicos que trabajan en este campo.[32]

Algunos creyentes de las estelas químicas adoptan las nociones de Wilhelm Reich (1897–1957) quien ideó un dispositivo llamado "cloudbuster" a partir de las tuberías. Reich afirmaba que este dispositivo podía influir en el clima y eliminaba la energía dañina de la atmósfera. Algunos creyentes de las estelas químicas han construido cloudbusters llenos de cristales y limaduras metálicas, que apuntan al cielo en un intento por limpiarlo de estelas químicas.[54]

Los defensores de la teoría conspirativa de las estelas químicas a veces recolectan muestras y las someten a pruebas, en lugar de confiar en informes de laboratorios gubernamentales o académicos, pero sus experimentos generalmente son defectuosos; por ejemplo, recolectar muestras en frascos con tapas metálicas contamina la muestra y por eso no es una práctica aceptada en pruebas científicas.[32][55]​ Además se critica que en estos estudios no se analizan las nubes, sino el suelo y que los productos encontrados en ellos son normales y no constituyen peligro para la población.[14]

Refutaciones a la teoríaEditar

Respuestas gubernamentalesEditar

En 2001, en respuesta a las solicitudes de los constituyentes, el congresista estadounidense Dennis Kucinich introdujo (aunque no fue el autor) HR 2977 (107), la Space Preservation Act of 2001 (Ley de Preservación Del Espacio de 2001) que habría prohibido permanentemente la colocoación de armas en el espacio, enumerando las estelas químicas como uno de los multiples tipos de "armas exóticas" que serían prohibidas.[56][57][58]​ Los defensores de la teoría conspirativa han interpretado esta referencia explícita a las estelas químicas como un reconocimiento oficial de su existencia por parte del gobierno.[36][59]​ Los escépticos señalan que el proyecto de ley en cuestión también menciona "armas extraterrestres" y "armas ambientales, climáticas y tectónicas".[60]​ El proyecto de ley recibió una evaluación desfavorable por parte del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y murió en comisión.[61]

En 2003, en una respuesta a una petición de ciudadanos canadienses preocupados sobre "los productos químicos utilizados en las aspersiones aéreas que están afectando negativamente la salud de los canadienses", el Líder de la Casa de Gobierno respondió al afirmando: "No hay evidencia comprobada, científica o de otro tipo, para apoyar la acusación de que se realiza una pulverización a gran altitud en el espacio aéreo canadiense. El término 'chemtrails' es una expresión popularizada, y no hay evidencia científica que respalde su existencia".[62][63][64][65]​ Continuó declarando también que "creemos que los peticionarios están viendo estelas normales de condensación o contrails".

En el Reino Unido, en 2005, se le preguntó a Elliot Morley, Ministro de Estado del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales[66]​ "¿qué investigación ha emprendido [el] departamento sobre los efectos contaminantes de las estelas químicas de aviones?", y él respondió que "el departamento no está investigando las estelas químicas de los aviones, ya que no son fenómenos científicamente reconocidos", y que se estaba trabajando para comprender "cómo se forman las estelas y qué efectos tienen en la atmósfera".[47][67]

Tiempo de persistencia y aspectoEditar

Los expertos en fenómenos atmosféricos dicen que las características atribuidas a las estelas químicas son simplemente características de las estelas de condensación de vapor que responden a diversas condiciones en términos de luz solar, temperatura, cizalladura horizontal y vertical del viento y niveles de humedad presentes a la altitud a la que vuela la aeronave.[68][69][70][71]​ En los Estados Unidos, la naturaleza reticular de los carriles de vuelo del Sistema Nacional del Espacio Aéreo tiende a causar estelas cruzadas, y en general es difícil discernir desde el suelo si las estelas superpuestas están a altitudes similares o no. La hoja informativa producida y publicada conjuntamente por la NASA, la EPA, la FAA y la NOAA en 2000 en respuesta a las alarmas sobre las estelas químicas detalla la ciencia de la formación de estelas, y describe los impactos conocidos y potenciales que las estelas tienen sobre la temperatura y el clima.[72]​ La USAF elaboró una hoja informativa que describía estos fenómenos de estelas tal como han sido observados y analizados desde al menos 1953. También refutó las teorías de las estelas químicas más directamente identificando las teorías como un engaño y refutando la existencia de estelas químicas (chemtrails).

 
Las estelas de condensación podrían confundirse con cirrus.

Una encuesta realizada en 2016 a 77 científicos atmosféricos concluyó que "76 de 77 (98.7%) de los científicos que participaron en este estudio dijeron que no había evidencia de un programa atmosférico secreto a gran escala (SLAP), y que los datos citados como evidencia podían explicarse a través de otros factores, como la formación típica de estelas de vapor y las instrucciones incorrectas de muestreo de datos presentadas en los sitios web de SLAP".[73][74]

Confusión con cirrosEditar

Algunos críticos a esta teoría afirman que gran parte de las supuestas estelas químicas son en realidad cirrus (Cirrus uncinus, cirrocúmulos y cirroestratos). Estos mismos detractores insisten en que las supuestas estelas químicas detectadas se encuentran a gran altura y no -como afirman algunos defensores de la versión de la conspiración- a baja altura.[14]

Magnitud de la conspiraciónEditar

Los críticos argumentan que, dada la magnitud de la supuesta operación para producir estelas químicas, sería necesaria la implicación de un gran número de individuos. Además, muchas estelas químicas provienen de aviones civiles, lo que hace aún más difícil mantener el secreto. Para contrarrestar este argumento, algunos sugieren que los productos químicos pueden ser añadidos deliberadamente al combustible sin que el piloto tenga conciencia del mismo. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) ha afirmado que su única unidad capaz de efectuar fumigaciones es la 910, que emplea para ello aviones C-130 Hercules.[14]

 
Primera descripción de estelas persistentes, en 1921.

En este mismo sentido el astrónomo Bob Berman ha caracterizado la teoría conspirativa de las estelas químicas como un ejemplo clásico de la no aplicación del principío lógico conocido como la navaja de Occam, escribiendo en 2009 que en lugar de adoptar la "solución simple" establecida desde hace mucho tiempo que los rastros consisten en vapor de agua condensado, " los sitios web conspirativos creen que el fenómeno comenzó hace solo una década e involucra una conspiración maligna de la que participan 40,000 pilotos comerciales y controladores de tráfico aéreo que están en el complot para envenenar a sus propios hijos".[75]

Patrick Minnis, un científico atmosférico del Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, ha dicho que la lógica no disuade a la mayoría de los defensores de la teoría conspirativa de las estelas químicas: "Si intentas precisarles a estas personas y refutar las cosas, es: 'Bueno, tú solo eres parte de la conspiración", dijo.[68]

 
Estelas de condensación del motor de aviones de hélice, principios de la década de 1940

El análisis del uso de rutas comerciales de aviones para la ingeniería climática ha demostrado que, en general, no son adecuadas.[76]

Existencia del fenómeno antes de los años 90Editar

La existencia de las estelas de condensación es conocida desde, al menos, 1918, fecha de la primera descripción conocida. Dicha descripción la dio el capitán Ward S. Wells durante la ofensiva de Meuse-Argonne en la Primera Guerra Mundial. El primer informe de una estela de condensación persistente data de 1921 y apareció en el Monthly Weather Review. Además, existen abundantes fotos de la Segunda Guerra Mundial, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos tiene constancia de su presencia desde 1953 y se mencionan en el Atlas de Nubes de 1975.[34]

Estelas de condensaciónEditar

 
Pruebas de estelas en un Airbus A340 y un Boeing 707[69]

Las estelas de vapor, o senderos de condensación, ("contrails" en inglés) son "rayas de vapor de agua condensada creadas en el aire por un avión o cohete a gran altura".[69]​ La combustión de combustibles fósiles (como en los motores de pistón y de reacción) produce dióxido de carbono y vapor de agua. A grandes altitudes, el aire es muy frío por lo cual el aire caliente y húmedo del escape del motor se mezcla con el aire circundante más frío, haciendo que el vapor de agua se condense en gotitas o cristales de hielo que forman nubes visibles. La velocidad a la que se disipan las estelas depende completamente de las condiciones climáticas. Si la atmósfera está cerca del límite de saturación de humedad, la estela puede permanecer visible por un tiempo relativamente largo. Por el contrario, si la atmósfera es seca, la estela se disipará rápidamente.

Está bien establecido por los científicos atmosféricos que las estelas de condensación pueden persistir durante horas, y que es normal que se extiendan en láminas tipo cirrus. Los cristales de hielo de diferentes tamaños en las estelas descienden a diferentes velocidades, lo que extiende la estela verticalmente. Luego, la diferencia en las velocidades del viento entre las altitudes (cizalladura del viento) da como resultado la propagación horizontal de la estela. Este mecanismo es similar a la formación de las nubes cirrus uncinus. Las estelas de vapor que se encuentran a alturas de entre 7,500 y 12,000 metros pueden a menudo fusionarse en una hoja entrelazada "casi sólida".[77]​ Las estelas pueden tener una extensión lateral de varios kilómetros, y dado el tráfico aéreo suficiente, es posible que las estelas creen un cielo completamente nublado que aumente el presupuesto de hielo de las estelas individuales y persista durante horas.[78]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Quimioestelas». 
  2. Science, Carnegie (12 de agosto de 2016). «"Chemtrails" not real, say leading atmospheric science experts». Carnegie Institution for Science (en inglés). Consultado el 11 May 2019. «Some groups and individuals erroneously believe that the long-lasting condensation trails, or contrails, left behind aircraft are evidence of a secret large-scale spraying program. They call these imagined features “chemtrails.”». 
  3. Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theories find menace in contrails». USA Today. Consultado el 1 de octubre de 2011. 
  4. Fraser, Stephen (2009). «Phantom menace? Are conspirators using aircraft to pollute the sky?». Current Science 94 (14): 8-9. Plantilla:ProQuest. «Some theorists speculate that the goal is population control; some say it's climate modification; others say it's military weapons testing.»  (requiere suscripción)
  5. Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theorists read between lines in the sky». p. A.04. «Exasperated by persistent questions, the Environmental Protection Agency, NASA, the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration joined forces last fall to publish a fact sheet explaining the science of contrail formation. A few months earlier, the Air Force had put out its own fact sheet, which tries to refute its opponents' arguments point by point. "If you try to pin these people down and refute things, it's, 'Well, you're just part of the conspiracy,' " says atmospheric scientist Patrick Minnis of NASA's Langley Research Center in Hampton, Va. "Logic is not exactly a real selling point for most of them."». 
  6. James, Nigel (2003). Knight, Peter, ed. Contrails. ABC-CLIO. pp. 197-199. ISBN 978-1-57607-812-9. «there are no books on the subject to date. Reports on contrails are carried by dedicated websites...Mainstream news agencies rarely report on concerns over contrails, and when they do it is in terms of anti-government “paranoia.” When USA Today ran a contrail story it likened the story to something out of The X-Files, arguing that it was only those who are suspicious of the government who believe that lines in the sky are evidence of malfeasance. Some suggested that they are trying to slow down global warming with compounds that reflect sunlight into the sky.» 
  7. Schlatter, Thomas (9 de marzo de 2001). «Weather Queries: Chemtrail Controversy». Weatherwise. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2001. Consultado el 25 de enero de 2020. 
  8. «Contrails Facts». US Air Force. 13 de octubre de 2005. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2013. 
  9. Radford, Benjamin (March–April 2009). «Curious contrails: death from the sky?». Skeptical Inquirer 33 (2): 25. 
  10. Thomas, Dave (September 2008). «The 'Chemtrail Conspiracy'». Skeptical Inquirer 18 (3). 
  11. Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theorists read between lines in the sky». p. A.04. «Exasperated by persistent questions, the Environmental Protection Agency, NASA, the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration joined forces last fall to publish a fact sheet explaining the science of contrail formation. A few months earlier, the Air Force had put out its own fact sheet, which tries to refute its opponents' arguments point by point. "If you try to pin these people down and refute things, it's, 'Well, you're just part of the conspiracy,' " says atmospheric scientist Patrick Minnis of NASA's Langley Research Center in Hampton, Va. "Logic is not exactly a real selling point for most of them."». 
  12. Cama, Timothy (13 de marzo de 2015). «EPA confronts 'chemtrails' conspiracy talk». the Hill. Consultado el 10 de diciembre de 2016. «Conspiracy theorists say that government officials or others are using jets to spray harmful chemicals into the atmosphere. They cite the contrails left by jets as evidence of the chemicals. The EPA has added a new notice to its website, which links to a fact sheet explaining that the trails left by jets in the atmosphere are only ice particles and contain no harmful chemicals. “Contrails are line-shaped clouds or ‘Condensation trails’ composed of ice particles that are visible behind jet aircraft engines under certain atmospheric conditions and at times can persist,” says the notice, posted to the EPA’s website Friday. “EPA is not aware of any deliberate actions to release chemical or biological agents into the atmosphere.” Theorists have posited that the chemicals are meant to control the climate, to harm humans or to kill them. The fact sheet from the EPA and other federal agencies like the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration was first published in 2000, when the chemtrails conspiracy became popular on the Web. An EPA spokeswoman said the agency frequently receives questions about chemtrails.» 
  13. Smith, Oliver (24 de septiembre de 2013). «'Chemtrails' and other aviation conspiracy theories». telegraph.co.uk. the Telegraph. Consultado el 11 de diciembre de 2016. «So persistent is the chemtrail theory that US government agencies regularly receive calls from irate citizens demanding an explanation...The conspiracy theory took root in the Nineties, with the publication of a US Air Force research paper about weather modification...Governments and scientific institutions have of course dismissed the theories, and claim those vapour trails which persist for longer than usual, or disperse to cover a wide area, are just normal contrails.» 
  14. a b c d Mas, Aldo (22 de diciembre de 2018). «El negocio conspirativo de los cazaquímicos contra las 'chemtrails'». eldiario.es. Consultado el 24 de diciembre de 2018. 
  15. chemtrail (Third edición). Oxford University Press. December 2011. (requiere suscripción)
  16. Smith, Oliver (24 de septiembre de 2013). «'Chemtrails' and other aviation conspiracy theories». telegraph.co.uk. the Telegraph. Consultado el 11 de diciembre de 2016. «So persistent is the chemtrail theory that US government agencies regularly receive calls from irate citizens demanding an explanation...The conspiracy theory took root in the Nineties, with the publication of a US Air Force research paper about weather modification...Governments and scientific institutions have of course dismissed the theories, and claim those vapour trails which persist for longer than usual, or disperse to cover a wide area, are just normal contrails.» 
  17. a b «Contrails Facts». US Air Force. 13 de octubre de 2005. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2013. 
  18. Paul Simons (27 de septiembre de 2013). «Weather Eye: contrail conspiracy». The Times. «This conspiracy idea took hold in 1996 when the US Government was accused of trying to modify the weather for military means». (requiere suscripción)
  19. Reynolds, Jay (1 de marzo de 1999). «Those Mysterious Lines in the Sky». Veritas. Archivado desde el original el 17 de agosto de 2000. , cited in USAF Contrails page.
  20. Thomas, Dave (September 2008). «The 'Chemtrail Conspiracy'». Skeptical Inquirer 18 (3). 
  21. a b Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theorists read between lines in the sky». p. A.04. «Exasperated by persistent questions, the Environmental Protection Agency, NASA, the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration joined forces last fall to publish a fact sheet explaining the science of contrail formation. A few months earlier, the Air Force had put out its own fact sheet, which tries to refute its opponents' arguments point by point. "If you try to pin these people down and refute things, it's, 'Well, you're just part of the conspiracy,' " says atmospheric scientist Patrick Minnis of NASA's Langley Research Center in Hampton, Va. "Logic is not exactly a real selling point for most of them."». 
  22. «Aircraft Contrails Factsheet». United States Environmental Protection Agency. September 2000. 
  23. Knickerbocker, Brad (14 de marzo de 2015). «EPA debunks 'chemtrails,' further fueling conspiracy theories (+video)». 
  24. Cama, Timothy (13 de marzo de 2015). «EPA confronts 'chemtrails' conspiracy talk». 
  25. «The "Chemtrail" Hoax». Air Force. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2002. Consultado el 7 May 2010. 
  26. «Weather as a Force Multiplier: Owning the Weather in 2025». Fas.org. 1996. Archivado desde el original el 16 de julio de 2009. 
  27. «Aircraft Contrails Factsheet». United States Environmental Protection Agency. Consultado el 30 de agosto de 2008. 
  28. James, Nigel (2003). Knight, Peter, ed. Contrails. ABC-CLIO. pp. 197-199. ISBN 978-1-57607-812-9. «there are no books on the subject to date. Reports on contrails are carried by dedicated websites...Mainstream news agencies rarely report on concerns over contrails, and when they do it is in terms of anti-government “paranoia.” When USA Today ran a contrail story it likened the story to something out of The X-Files, arguing that it was only those who are suspicious of the government who believe that lines in the sky are evidence of malfeasance. Some suggested that they are trying to slow down global warming with compounds that reflect sunlight into the sky.» 
  29. Poladian, Charles (22 de julio de 2013). «CIA Exploring Geoengineering, Ways To Control Weather, To Reverse Globing Warming: Report». 
  30. a b c d Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theorists read between lines in the sky». p. A.04. «Exasperated by persistent questions, the Environmental Protection Agency, NASA, the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration joined forces last fall to publish a fact sheet explaining the science of contrail formation. A few months earlier, the Air Force had put out its own fact sheet, which tries to refute its opponents' arguments point by point. "If you try to pin these people down and refute things, it's, 'Well, you're just part of the conspiracy,' " says atmospheric scientist Patrick Minnis of NASA's Langley Research Center in Hampton, Va. "Logic is not exactly a real selling point for most of them."». 
  31. a b Hamilton, Dan (7 April 2009). «Contrails vs. Chemtrails». Fox12 Idaho KTRV-TV. Archivado desde el original el 12 de abril de 2009. Consultado el 11 de abril de 2009.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda)
  32. a b c d e Cairns, Rose (March 2016). «Climates of suspicion: 'chemtrail' conspiracy narratives and the international politics of geoengineering». The Geographical Journal 182 (1): 70-84. doi:10.1111/geoj.12116.  Preprint available here
  33. a b James, Nigel (2003). Knight, Peter, ed. Contrails. ABC-CLIO. pp. 197-199. ISBN 978-1-57607-812-9. «there are no books on the subject to date. Reports on contrails are carried by dedicated websites...Mainstream news agencies rarely report on concerns over contrails, and when they do it is in terms of anti-government “paranoia.” When USA Today ran a contrail story it likened the story to something out of The X-Files, arguing that it was only those who are suspicious of the government who believe that lines in the sky are evidence of malfeasance. Some suggested that they are trying to slow down global warming with compounds that reflect sunlight into the sky.» 
  34. a b Thomas, Dave (September 2008). «The 'Chemtrail Conspiracy'». Skeptical Inquirer 18 (3). 
  35. Schlatter, Thomas (9 de marzo de 2001). «Weather Queries: Chemtrail Controversy». Weatherwise. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2001. Consultado el 25 de enero de 2020. 
  36. a b Thomas, William (Summer 2002). «Stolen Skies: The Chemtrail Mystery». Earth Island Journal. Consultado el 30 de agosto de 2008. 
  37. Ferrell, Jeff (21 December 2007). «Chemtrails: Is U.S. Gov't. Secretly Testing Americans 'Again'?». Shreveport, LA. Archivado desde el original el 31 de agosto de 2011. Consultado el 28 de julio de 2009. 
  38. Haenggi, Michael (2003). Boeing Widebodies. Zenith Press. p. 15. ISBN 978-1610607070. 
  39. https://edition.cnn.com/2019/10/23/us/edward-snowden-joe-rogan-conspiracies-trnd/index.html
  40. starting minute 30:40 on https://www.youtube.com/watch?v=efs3QRr8LWw
  41. Radford, Benjamin (March–April 2009). «Curious contrails: death from the sky?». Skeptical Inquirer 33 (2): 25. 
  42. Benjamin Radford for Discovery. May 1, 2014. Viral Video Claims to Prove 'Chemtrails' Conspiracy
  43. «The Man Who Tricked Chemtrails Conspiracy Theorists - VICE». Vice (en inglés estadounidense). 13 de octubre de 2014. Consultado el 6 de febrero de 2017. 
  44. «Chris Bovey - What are they spraying? - Facebook». 
  45. «CHEMTRAILS: Is U.S. Gov't. Secretly Testing Americans 'Again'? - KSLA News 12 Shreveport, Louisiana |». Ksla.com. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2011. Consultado el 13 de septiembre de 2011. 
  46. Fountain, Henry (15 de agosto de 2016). «Scientists Just Say No to 'Chemtrails' Conspiracy Theory». The New York Times. Consultado el 26 de agosto de 2016. 
  47. a b Paul Simons (27 de septiembre de 2013). «Weather Eye: contrail conspiracy». The Times. «This conspiracy idea took hold in 1996 when the US Government was accused of trying to modify the weather for military means». (requiere suscripción)
  48. «Chemtrails Conspiracy Theory». David Keith Lab, Harvard. Consultado el 16 de diciembre de 2016. 
  49. Fraser, Stephen (2009). «Phantom menace? Are conspirators using aircraft to pollute the sky?». Current Science 94 (14): 8-9. Plantilla:ProQuest. «Some theorists speculate that the goal is population control; some say it's climate modification; others say it's military weapons testing.»  (requiere suscripción)
  50. Poladian, Charles (22 de julio de 2013). «CIA Exploring Geoengineering, Ways To Control Weather, To Reverse Globing Warming: Report». International Business Times. Consultado el 15 de marzo de 2014. 
  51. Hodapp, Christopher (2008). «Conspiracy Theories & Secret Societies for Dummies». Archivado desde el original el 13 de julio de 2011. Consultado el 10 de noviembre de 2010. 
  52. Mercer, A. M.; Keith, D. W.; Sharp, J. D. (2011). «Public understanding of solar radiation management». Environmental Research Letters 6 (4): 044006. Bibcode:2011ERL.....6d4006M. doi:10.1088/1748-9326/6/4/044006. 
  53. Tingley, Dustin; Wagner, Gernot (31 de octubre de 2017). «Solar geoengineering and the chemtrails conspiracy on social media». Palgrave Communications 7. doi:10.1057/s41599-017-0014-3. 
  54. Fleming JR (2010). Fixing the Sky: The Checkered History of Weather and Climate Control. Columbia Studies in International and Global History. Columbia University Press. p. 103. ISBN 9780231144131. 
  55. Bowerman, Mary (16 de agosto de 2016). «Scientists disprove airplane 'chemtrail' theory». 
  56. Bill Text - 107th Congress (2001-2002) - THOMAS (Library of Congress)
  57. «Space Preservation Act of 2001 (2001 - H.R. 2977)». 
  58. «Many Kucinich backers are out there – way out». Cleveland.com. 13 de marzo de 2001. Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2007. Consultado el 26 de noviembre de 2010. 
  59. Bethel, Brian (1 de julio de 2008). «Abilene man wants to warn you about the dangers of 'chemtrails'». Abilene Reporter-News. Archivado desde el original el 26 de marzo de 2014. Consultado el 20 de octubre de 2008. 
  60. «H.R.2977, The Library of Congress». Thomas.loc.gov. 19 de abril de 2002. 
  61. «H.R.2977, The Library of Congress». Thomas.loc.gov. 19 de abril de 2002. Consultado el 24 de julio de 2009. 
  62. «A Petition to the Canadian House of Commons: The Government's Response.». Response. Holmestead.ca. Consultado el 13 de abril de 2009. 
  63. «37th Parliament, 2nd Sessions Edited Hansard; Number 110 Contents». Publications: Debates: Committees of the House: Petitions: The Environment 1030. Parliament of Canada. 3 de junio de 2003. Consultado el 13 de abril de 2009. «Mr. John Herron (Fundy—Royal, PC): Mr. Speaker, I am presenting a petition on behalf of Mr. Brian Holmes of Ontario regarding aerial spraying. Mr. Holmes has collected signatures from across the country from concerned Canadians who believe that chemicals used in aerial sprayings are adversely affecting the health of Canadians. The petitioners call upon Parliament to stop this type of high altitude spraying. The petition has been duly certified by the clerk and I present it at this time.» 
  64. «Points to Ponder: Access to Information Act.». Chemtrails - spraying in our sky. Holmestead.ca/. Consultado el 13 de abril de 2009. 
  65. «A Petition to the Canadian House of Commons.». Chemtrails - spraying in our sky. Holmestead.ca/. Consultado el 13 de abril de 2009. 
  66. «Elliot Morley, former MP, Scunthorpe - TheyWorkForYou». TheyWorkForYou (en inglés). Consultado el 16 de abril de 2017. 
  67. «House of Commons Hansard - 8 November 2005: Column 314W-315W». United Kingdom Parliament. 8 de noviembre de 2005. Consultado el 12 de marzo de 2009. «Mr. Morley: The Department is not researching into chemtrails from aircraft as they are not scientifically recognised phenomena.» 
  68. a b Watson, Traci (7 de marzo de 2001). «Conspiracy theorists read between lines in the sky». p. A.04. «Exasperated by persistent questions, the Environmental Protection Agency, NASA, the Federal Aviation Administration and the National Oceanic and Atmospheric Administration joined forces last fall to publish a fact sheet explaining the science of contrail formation. A few months earlier, the Air Force had put out its own fact sheet, which tries to refute its opponents' arguments point by point. "If you try to pin these people down and refute things, it's, 'Well, you're just part of the conspiracy,' " says atmospheric scientist Patrick Minnis of NASA's Langley Research Center in Hampton, Va. "Logic is not exactly a real selling point for most of them."». 
  69. a b c «Contrails Facts». US Air Force. 13 de octubre de 2005. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2013. 
  70. Schlatter, Thomas (9 de marzo de 2001). «Weather Queries: Chemtrail Controversy». Weatherwise. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2001. Consultado el 25 de enero de 2020. 
  71. Thomas, William (Summer 2002). «Stolen Skies: The Chemtrail Mystery». Earth Island Journal. Consultado el 30 de agosto de 2008. 
  72. «Aircraft Contrails Factsheet». United States Environmental Protection Agency. Consultado el 30 de agosto de 2008. 
  73. Shearer, Christine; West, Mick; Caldeira, Ken; Davis, Steven J. (1 de enero de 2016). «Quantifying expert consensus against the existence of a secret, large-scale atmospheric spraying program». Environ. Res. Lett. 11 (8): 084011. Bibcode:2016ERL....11h4011S. doi:10.1088/1748-9326/11/8/084011. 
  74. Fritz, Angela (16 de agosto de 2016). «Scientists tell the world: 'Chemtrails' are not real». The Washington Post. 
  75. Berman, Bob (2009). «Applying Occam's razor: problem solving isn't always a clean shave». Astronomy 37 (9): 14. Archivado desde el original el 13 de abril de 2014.  (requiere suscripción)
  76. Laakso, A.; Partanen, A. I.; Kokkola, H.; Laaksonen, A.; Lehtinen, K. E. J.; Korhonen, H. (2012). «Stratospheric passenger flights are likely an inefficient geoengineering strategy». Environmental Research Letters 7 (3): 034021. Bibcode:2012ERL.....7c4021L. doi:10.1088/1748-9326/7/3/034021. 
  77. Kuhn, P. M. (September 1970). «Airborne Observations of Contrail Effects on the Thermal Radiation Budget». Journal of the Atmospheric Sciences 27 (6): 937-942. Bibcode:1970JAtS...27..937K. doi:10.1175/1520-0469(1970)027<0937:AOOCEO>2.0.CO;2. 
  78. R.G. Knollenberg (October 1972). «Measurements of the Growth of the Ice Budget in a Persisting Contrail». Journal of the Atmospheric Sciences 29 (7): 1367-1374. Bibcode:1972JAtS...29.1367K. doi:10.1175/1520-0469(1972)029<1367:MOTGOT>2.0.CO;2. 

Enlaces externosEditar