Tepidarium

sala de baño caliente en las termas romanas

El tepidarium, palabra proveniente del Latín tepidus,[1]​ era el cuarto de baños tibios (de tepidus) de los baños romanos, calentados por un sistema del hipocausto o de calefacción debajo del piso.

Tepidarium en los baños públicos del Foro, Pompeii

Hay un ejemplo interesante en Pompeya. Este fue cubierto con una bóveda de cañón semicircular, adornada con relieves en estuco y alrededor del cuarto una serie de hendiduras cuadradas u hornacinas separadas por telamones.

El tepidarium en las termas romanas era el gran recinto central redondo que agrupaba el resto de espacios y que dio la clave a los planos de las termas. Era probablemente el vestíbulo donde primero se agrupaban los bañistas antes de pasar a través de los varios baños calientes (caldaria) o al baño frío (frigidarium).[1]​ El tepidarium fue adornado con los mármoles y los mosaicos más ricos; recibía su luz a través de las ventanas del claristorio, por los lados, desde el frente y en la parte posterior y se diría que fue el recinto en el que fueron colocados los tesoros más finos del arte. Así, en las termas de Caracalla, el Hércules Farnesio y el Toro Farnesio, los dos gladiadores, los sarcófagos de basalto verde, ahora en la Ciudad del Vaticano, y numeroso otros tesoros, fueron encontrados durante las excavaciones por Pablo III de 1546 y transportados a la Ciudad del Vaticano y al museo de Nápoles.

ReferenciasEditar

  1. a b Lajo Pérez, Rosina (1990). Léxico de arte. Madrid - España: Akal. p. 198. ISBN 978-84-460-0924-5.