Abrir menú principal

Termas Jahuel está ubicada en la República de Chile, a 14 kilómetros de San Felipe y a 98 kilómetros de Santiago, en un entorno de naturaleza privilegiada. Sus aguas termales y aire puro son reconocidos internacionalmente. Su terreno total es de 538 hectáreas y cuenta con una flora y fauna única en la que encontramos Quillayes, maitenes, algarrobos, aloe, y también se han plantado más de 3.000 palmas chilenas. Dentro la fauna de la zona encontrarnos alpacas, conejos, zorros, pero uno de los atractivos de jahuel es la observaciones de aves, en los que podrán encontrar aproximadamente 49 especies de aves.

Termas Jahuel
Altitud 1.180 m
País(es) ChileFlag of Chile.png Chile
Cordillera Cordillera de Los Andes
Coordenadas 32°45′00″S 70°42′53″O / -32.749995555556, -70.714788611111Coordenadas: 32°45′00″S 70°42′53″O / -32.749995555556, -70.714788611111

El antiguo hotel data del 1912, o sea ya más de 100 años de historia, pero el año 2005 luego de 5 años de reconstrucción, Termas de Jahuel reabre sus puertas completamente remodelado y con modernas instalaciones, mezclando arquitectura clásica que atiende todas las comodidades actuales para los huéspedes.

Termas de Jahuel Hotel & Spa está ubicado a sólo 90 minutos de Santiago, y cuenta con 94 habitaciones, muchas de ellas con vista al Valle muy acogedoras, cómodas y con un excelente equipamiento.

InstalacionesEditar

Cuenta con un resturant, Bar, Quincho y más de 500 hectáreas para realizar diversas actividades, como caminatas, excursiones, paseos en bicicletas y cabalgatas guiadas entre otras. Además para los más deportistas el hotel dispone de 2 canchas de tenis, 1 Multicancha, 1 Cancha de Mini Golf además de diversas actividades para toda la familia.

Para quienes buscan su bienestar están a su disposición las piscinas termales exterior e interior, además de un completo Spa donde se pueden realizar diversos tratamiento para entregar descanso a su cuerpo.

Agua Termal Todo el agua que se consume en el Hotel es de origen Termal, y sale a 22 grados de la propia fuente ubicada en el recinto. Sus aguas cristalinas sulfatadas son totalmente naturales y de origen subterráneo, gracias a su composición mineral son recomendables para aliviar enfermedades crónicas reunmáticas y renales, además de aliviar los síntomas del cansancio, el agotamiento y la depresión.

CuriosidadesEditar

En el año 1834 Charles Darwin fue testigo de las bondades relajantes de Jahuel. Esto lo relató en el tomo 3 de su libro “Mi viaje alrededor del mundo”: “Agosto de 1834. Atravieso San Felipe, linda población pequeña y parecida a Quillota. Por la tarde llegamos a Jahuel permanezco ahí por 5 días. ¡Que placer experimenté durante mi estancia en Jahuel, escalando esas inmensas montañas …Hace un tiempo hermosísimo y la atmósfera es de una pureza extraordinaria”

Enlaces externosEditar