Terremoto de Papúa Nueva Guinea de 2018


El terremoto en Papúa Nueva Guinea se produjo el 25 de febrero de 2018 cerca de las 17.44 GMT, así lo informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El epicentro se ubicó a 90 kilómetros al sur de Porgera, en la provincia de Enga y a 35 km de profundidad. Menos de media hora después se registró una réplica de 5,5 de magnitud. La intensidad máxima del fieltro fue IX en la escala de intensidad de Mercalli. Dejó el saldo de 75 personas que murieron y otras 300 resultaron heridas.[1]

Terremoto de Papúa Nueva Guinea de 2018
7.5 en potencia de Magnitud de Momento (MW)
7.3 en escala de Richter (ML)
M 7.5 - 89km SSW of Porgera, Papua New Guinea - intensity.jpg
Zona del terremoto
Grado IX Mercalli
Fecha 25 de febrero de 2018
03:44:44, UTC+10:00 17:44:44, UTC
Tipo Cabalgamiento
Profundidad 35 km
Coordenadas del epicentro 6°08′56″S 142°45′58″E / -6.149, 142.766Coordenadas: 6°08′56″S 142°45′58″E / -6.149, 142.766
Consecuencias
Zonas afectadas Provincia de Enga, Papúa Nueva Guinea
Réplicas 34
Víctimas 75 muertos
+300 heridos

Marco tectónicoEditar

Papúa Nueva Guinea se encuentra dentro de la compleja zona de colisión entre la placa Australiana y la placa del Pacífico, que convergen a una velocidad de 107 mm por año en la ubicación del terremoto.[1]​ El cinturón de plegado y empuje de Papúa, que es responsable de las montañas montañosas de Nueva Guinea, forma el límite entre el área de la Plataforma estable al sur y el cinturón móvil al norte. La plataforma estable consiste en una pequeña corteza continental deformada de la placa australiana. El Mobile Belt consiste en una serie de terrenos de arco y fragmentos continentales previamente acretados a la placa Australiana. La convergencia actual a través de la correa de doblez y empuje se estima en hasta 15 mm por año. El empuje es de tipo de piel gruesa, que implica la reactivación inversa de fallas extensionales mucho más antiguas.[2]

Terremoto y dañosEditar

El choque principal golpeó a una profundidad de 35 km por debajo de las laderas orientales del monte. Sisa, y fue seguido por una réplica de 5.5 Mw menos de 30 minutos después. La División de Gerencia de Geohazards en Port Moresby lo caracterizó como "típico para el cinturón de doblez y empuje papú".[2]

En la mañana del 26 de febrero, ExxonMobil anunció que cerrarán temporalmente la planta de acondicionamiento del campo de gas Hides, que está a unos 16 kilómetros (10 millas) del epicentro, a fin de evaluar posibles daños. Las autoridades más tarde confirmaron que todo el personal estaba "a salvo y en cuenta", mientras que los edificios administrativos, las viviendas y el comedor sufrieron daños permanentes. La compañía planeaba evacuar a todo el personal no esencial.[3]​ Los vuelos al aeródromo de Komo se suspendieron temporalmente hasta que la pista pudiera ser inspeccionada. Se reportaron sumideros y deslizamientos de tierra en las áreas afectadas, con los suministros de electricidad también interrumpidos.[4]

La empresa de exploración y desarrollo de petróleo y gas más grande de Papúa Nueva Guinea, Oil Search, también anunció que cerrará la producción en Southern Highlands hasta que pueda garantizar la seguridad de sus empleados. La mina de oro Porgera sufrió daños en su infraestructura de gas y electricidad, mientras que los deslizamientos de tierra bloquearon el camino de acceso a la mina Ok Tedi y dañaron partes de la carretera entre Tabubil y Kiunga en la provincia occidental.[5]

Víctimas MortalesEditar

Tras el terremoto principal de 7.5, hubo mas replicas, la más grande de 7.5 que se dio el 7 de Marzo de 2018, fue la réplica más grave en una zona gravemente dañada por un primer sismo magnitud 7.5 que arrasó aldeas, generó deslizamientos de tierra y dejó al menos 75 muertos.[6]

ReferenciasEditar