Tesoro de Hoxne

El tesoro de Hoxne (pronunciado [ˈhɒksən]) es el mayor tesoro de oro y plata de la Antigua Roma descubierto en Gran Bretaña[1]​ y la mayor colección de monedas de oro y plata de los siglos IV y V, descubierta en todo el Imperio Romano. Fue encontrado el 16 de noviembre de 1992, en el pueblo de Hoxne en Suffolk con un detector de metales. El tesoro consta de 14.865 monedas romanas de oro, plata y bronce de finales del siglo IV y principios del V, así como 200 piezas de vajilla de plata y joyas de oro.[2]​ Estos objetos se conservan en el Museo Británico en Londres, en donde una parte del tesoro se encuentra en exhibición permanente. En 1993, el Treasure Valuation Committee lo tasó en 1,75 millones de libras.[3]

Presentación del tesoro en el Museo Británico de Londres.

El tesoro fue enterrado en un armario de roble. Los objetos de metales preciosos se organizaron principalmente por tipo en cajas de madera más pequeños, otros en bolsas o envueltos en tejidos. Los restos de la caja y los accesorios, tales como bisagras y cerraduras, fueron descubiertos en el sitio de las excavaciones. A través de las monedas se pudo fechar el tesoro después del año 407, que coincide con el fin de Britania como provincia romana.[4]​ El propietario real del tesoro y las razones por las que este fue enterrado son aún desconocidos, pero estaba embalado con mucho esmero y su contenido parece coherente con los bienes que una familia adinerada puede haber poseído. Dada la ausencia de grandes piezas de platería y algunas joyas más comunes de la época, es probable que el tesoro haya sido sólo una parte de la riqueza total de su propietario.

El tesoro de Hoxne contiene varios objetos raros e importantes, incluyendo una cadena de oro y pimentero de plata. Este tesoro es también de gran relevancia arqueológica pues fue descubierto por arqueólogos profesionales, los objetos parecieran estar intactos y en su lugar. Este descubrimiento permitió atraer a los cazadores de tesoros equipados con detectores de metales y demás arqueólogos, lo que causó un cambio en la ley sobre los tesoros descubiertos en Inglaterra.[5]

Historia arqueológicaEditar

Descubrimiento y excavación inicialEditar

 
 
Hoxne
La localidad de Hoxne en Suffolk
 
A pesar de tener roto el mango y ser un objeto de utilidad desconocida, la «Tigresa de Hoxne» confeccionada en plata, se ha convertido en la más destacada pieza individual de entre los 15,000 objetos hallados en el tesoro.[6]

El tesoro fue descubierto en una granja, aproximadamente a 2.4 kilómetros al suroeste del pueblo de Hoxne en Suffolk, el 16 de noviembre de 1992. Peter Whatling, un labrador arrendatario, había perdido un martillo y pidió a su amigo Eric Lawes, un jardinero retirado y detector de metales amateur, que lo ayude a encontrarlo.[7]​ Mientras buscaban con su detector de metales, Lawes descubrió cucharas de plata, joyas de oro y plata, así como numerosas monedas de oro. Después de recuperar unos cuantos objetos, él y Whatling notificaron a los terratenientes (Consejo del Condado de Suffolk) y a la policía, sin intentar seguir cavando en busca de más artículos.[8]

Al día siguiente, un equipo de arqueólogos de la «Unidad Arqueológica de Suffolk» llevó a cabo una excavación de emergencia del sitio. El tesoro entero fue excavado en un solo día, con la extracción de varios bloques grandes de material intacto para estudios de laboratorio.[9]​ El área comprendida en un radio de 30 metros del sitio de excavación, fue revisada utilizando detectores de metal.[10]​ El martillo perdido de Peter Whatling también fue recuperado y donado al Museo Británico.[11]

El tesoro se encontraba reunido en una sola ubicación, dentro de los restos completamente deteriorados de lo que fue un cofre de madera.[7]​ Los objetos en su interior se encontraban ordenados dentro del cofre, por ejemplo, piezas como cucharones estaban acomodados dentro de los cuencos, y los demás elementos estaban agrupados de forma que pudieran guardarse dentro de una caja.[12]​ Algunos pocos objetos se hallaban desordenados debido a la acción de los animales silvestres y el arado.[12]​ Fue posible determinar la ubicación original de los objetos dentro del cofre, y la existencia del propio contenedor, debido a la pronta notificación del hallazgo, que permitió ser excavado in situ casi intacto por los arqueólogos profesionales.[8]

El tesoro excavado fue llevado al Museo Británico. El descubrimiento se filtró a la prensa, y el 19 de noviembre, el diario The Sun publicó un artículo en primera página mostrando una foto de Lawes con su detector de metales. Aunque el contenido completo del hallazgo y su valor aún no se conocían, el periódico afirmó que el tesoro valía la suma de 10 millones de libras.[7]​ En respuesta a esta publicidad inesperada, el Museo Británico dio una conferencia de prensa el 20 de noviembre para anunciar el descubrimiento. Al poco tiempo, la prensa perdió el interés en el tesoro, permitiendo a los curadores del Museo Británico continuar su trabajo sin más interrupciones.[7]

Investigación y tasaciónEditar

El 3 de septiembre de 1993, una investigación forense se celebró en Lowestoft, declarando que el tesoro era un entierro, pues parecía ser lo bastante antiguo como para presumir que el verdadero dueño estaba muerto y los herederos serían imposibles de encontrar. Bajo la common law inglesa, cualquier cosa pertenece a la Corona si nadie reclama su propiedad.[13]​ Sin embargo en la actualidad, la práctica usual era premiar a cualquier persona que encontraba y reportaba un tesoro de inmediato, con el dinero equivalente al valor de mercado de dicho tesoro, con dinero aportado por la institución nacional que deseara adquirirlo. En noviembre de 1993, el Treasure Valuation Committee tasó el tesoro en £ 1.75 millones (actualmente unos £ 3.2 millones), el cual fue pagado a Lawes por haberlo encontrado. Él compartió su recompensa con el labrador Peter Whatling.[14]​ Tres años más tarde, la Treasure Act de 1996 prescribió que el descubridor (Lawes) y el arrendatario (Whatling) tenían que ser premiados equitativamente.[15]


ReferenciasEditar

  1. «BBC – A History of the world – Object: Hoxne pepper pot». BBC. 
  2. Johns y Bland, 1994, p. 169
  3. Goodwin, Stephen. «Plan to extend protection for buried treasure». The Independent. 
  4. Birley, 2005, p. 458.
  5. Johns y Bland, 1994, p. 173.
  6. Johns, 2010, p. 61
  7. a b c d Bland y Johns, 1993b, pp. 152–157
  8. a b Johns, 2010, p. 2
  9. Johns, 1996, p. 217
  10. «Roman Grey Literature Stage 1 Database». Archaeology Data Service. 
  11. Kennedy, Maev (15 de noviembre de 2003). Golden hoard and silver too at British Museum. The Guardian. 
  12. a b Johns, 2010, p. 14
  13. Goo, 2002, p. 40.
  14. Bland y Johns, 1993a, p. 7
  15. Gilcrist, Andrew (17 de noviembre de 2003). There's gold in them there hills. The Guardian. 

BibliografíaEditar