Tespio

personaje de la mitología griega

Tespio (en griego antiguo, Θέσπιος) es un personaje de la mitología griega.

Era hijo de Erecteo, rey de Atenas, y Praxitea. Se casó con Megamede, hija de Arneo. Tuvo con ella, o con ella y sus concubinas según otra versión, cincuenta hijas llamadas colectivamente Tespíades.[1][2]

Ocupaba el trono de la ciudad de Tespias (Beocia), y allí alojó a Heracles cuando éste se propuso cazar al León de Citerón, que devastaba el ganado de Tespio y el de Anfitrión, padre de Heracles. Tespio, deseoso de que sus hijas tuvieran un hijo con él, se las fue ofreciendo una a una cada noche durante los cincuenta días que se alojó allí, aunque Heracles no se dio cuenta ya que llegaba muy cansado de la cacería.[1]​ Otra versión dice que se acostó con ellas en una sola noche, y sólo una rehusó, por lo que en castigo Heracles la condenó a servir siempre virgen en el templo dedicado a él mismo en Tespias. Según las diferentes versiones, Heracles tuvo cincuenta o cincuenta y un hijos con las tespíades teniendo en cuenta que la hija que le rehusó no tuvo hijos y que la mayor y la menor tuvieron gemelos.[3]​ Una tercera versión indica que este hecho se produjo durante una sacrificio que ofició Heracles invitado por Tespio.[2]

Posteriormente Tespio purificó a Heracles del asesinato de sus propios hijos habidos con Megara cuando se encontraba en un estado de locura inducido por Hera.[4]

Bibliografía de consultaEditar

ReferenciasEditar