Tirano (gobernante)

gobernante en un régimen de poder absoluto

Un tirano (del griego antiguo τύραννος, tyrannos), es un gobernante que posee poder absoluto y que no está restringido por la ley, o uno que ha usurpado la soberanía de un gobernante legítimo. A menudo retratados como crueles, los tiranos pueden defender sus posiciones recurriendo a medios represivos.[1][2]​ El término griego original significaba un soberano absoluto que llegó al poder sin derecho constitucional,[3]​ sin embargo, la palabra tenía una connotación neutral durante los períodos arcaico y clásico temprano.[4]​ Sin embargo, el filósofo griego Platón veía la palabra tyrannos como una palabra negativa, y debido a la influencia decisiva de la filosofía en la política, sus connotaciones negativas solo aumentaron, continuando en el período helenístico.

El rey Jie de Xia sostiene un arma de asta Ji, que representa la opresión, y se sienta sobre dos damas, lo que simboliza su abuso de poder
Killing No Murder, portada, reimpresión del siglo XVIII de un panfleto inglés del siglo XVII escrito para inspirar y hacer justo el acto de asesinar a Oliver Cromwell.

Los filósofos Platón y Aristóteles definieron a un tirano como una persona que gobierna sin ley, utilizando métodos extremos y crueles tanto contra su propio pueblo como contra los demás.[5][6]​ La Encyclopédie definió el término como un usurpador del poder soberano que convierte a "sus súbditos en víctimas de sus pasiones y deseos injustos, que sustituye por leyes".[7]​ A finales del siglo V y IV a. C., surgió un nuevo tipo de tirano, que contaba con el apoyo de los militares, específicamente en Sicilia.

Se pueden aplicar acusaciones de tiranía a una variedad de tipos de gobierno:

  • al gobierno por un individuo (en una autocracia)
  • al gobierno de una minoría (en una oligarquía, tiranía de la minoría )
  • al gobierno por mayoría (en una democracia, tiranía de la mayoría)

DefiniciónEditar

"La palabra tiranía se usa con muchos significados, no solo por los griegos sino a lo largo de la tradición de los grandes libros".[8]​ El Oxford English Dictionary ofrece definiciones alternativas: un gobernante, un gobernante ilegítimo (un usurpador), un gobernante absoluto (déspota) o un gobernante opresivo, injusto o cruel. El término generalmente se aplica a autócratas viciosos que gobiernan a sus súbditos con métodos brutales. La opresión, la injusticia y la crueldad no tienen medidas ni umbrales estandarizados.

Los griegos definieron tanto a los usurpadores como a quienes heredaron el gobierno de los usurpadores como tiranos.[4]Polibio (~ 150 a. C.) indicó que eventualmente, cualquier forma de gobierno de un solo hombre (monarquía/ejecutivo) se corrompería y se convertiría en una tiranía.[9]

Las palabras antiguas se definen por su uso histórico. Las citas bíblicas no usan la palabra tirano, pero expresan opiniones muy similares a las de los filósofos griegos, citando la maldad, crueldad e injusticia de los gobernantes.

  • "Como un león rugiente o un oso que ataca, es el gobernante perverso sobre un pueblo pobre. Un gobernante falto de entendimiento es un opresor cruel, pero el que odia la ganancia injusta gozará de una larga vida". Proverbios 28: 15–16
  • "Por justicia, un rey le da estabilidad a la tierra, pero quien hace grandes extracciones la arruina". Proverbios 29: 4

Los filósofos griegos enfatizaron la calidad del gobierno más que la legitimidad o el absolutismo. "Tanto Platón como Aristóteles hablan del rey como un buen monarca y del tirano como uno malo. Ambos dicen que la monarquía, o el gobierno de un solo hombre, es real cuando es por el bienestar de los gobernados y tiránico cuando sólo sirve el interés del gobernante. Ambos hacen de la anarquía, ya sea una violación de las leyes existentes o el gobierno por mandato personal sin leyes establecidas, una marca de tiranía".[8]

Los filósofos de la Ilustración parecían definir la tiranía por sus características asociadas.

  • "Al soberano se le llama tirano que no conoce más leyes que su capricho". Voltaire en un diccionario filosófico
  • "Donde termina la ley comienza la tiranía". Locke en dos tratados de gobierno

Algunos autores consideran que los malos resultados son relativos y citan a algunos tiranos como ejemplos de gobiernos autoritarios que podrían ser beneficiosos (por ejemplo, Mustafa Kemal Atatürk de Turquía) o de daño limitado y duradero para el país (como Francisco Franco de España), sin embargo hay una valoración muy subjetiva. [13] Aquellos que enumeran o clasifican a los tiranos pueden proporcionar definiciones y criterios de comparación o reconocer la subjetividad. Los criterios comparativos pueden incluir listas de verificación o recuentos de cadáveres. Tener en cuenta las muertes en la guerra es problemático: la guerra puede construir imperios o defender a la población, también sigue ganando tiranos en el poder.

"Qin Shi-Huang Di es el primer emperador de China. Unió siete reinos separados en una sola nación. Construyó la Gran Muralla y fue enterrado con los soldados de terracota. Los chinos tienen sentimientos encontrados sobre él. Están orgullosos de la nación que creó, pero era un tirano maníaco ". - Gene Luen Yang

Los líderes opresores han mantenido unidos a los estados ( Alejandro Magno, Josip Broz Tito).

Un tirano moderno podría definirse objetivamente por una violación comprobada del derecho penal internacional, como los crímenes de lesa humanidad.[10][11][12]

El panfleto de Edward Sexby de 1657, "Killing, No Murder", [1] describía 14 rasgos clave de un tirano, ya que el panfleto fue escrito para inspirar el asesinato. de Oliver Cromwell, y mostrar en qué circunstancias un asesinato podría considerarse honorable. El documento completo reflexiona y hace referencia a puntos sobre el tema desde la historia precristiana temprana, hasta el siglo XVII, cuando se redactó el panfleto. De los rasgos más predominantes de la tiranía descritos, "Killing, No Murder" enfatiza:

  1. Servicio de liderazgo militar previo: los tiranos son a menudo ex capitanes o generales, lo que les permite asumir cierto grado de honor, lealtad y reputación en asuntos de estado.
  2. Fraude sobre la fuerza: es probable que la mayoría de los tiranos manipulen su camino hacia el poder supremo en lugar de forzarlo militarmente.
  3. Difamación y/o disolución de personas, intelectuales o instituciones anteriormente respetables, y el desaliento del pensamiento refinado o la participación pública en los asuntos estatales.
  4. Ausencia o minimización de aportaciones colectivas, negociación o debate (asambleas, conferencias, etc.)
  5. Amplificación de la actividad militar con el propósito de distraer al público, aumentar nuevos impuestos o abrir caminos comerciales futuros.
  6. Simbiosis ojo por ojo en las relaciones domésticas: por ejemplo, encontrar permisibles las ideas religiosas en la medida en que sean útiles y halagadoras al tirano; encontrar a los aristócratas o la nobleza loables y honorables en la medida en que cumplan con la voluntad del tirano o estén al servicio del tirano, etc.
  7. Pretende tener inspiración de Dios
  8. Simula el amor a Dios y la religión.
  9. Crecer o mantener el empobrecimiento público como una forma de quitar la eficacia de la voluntad del pueblo

[Texto original de 1657: https://archive.org/details/killingnomurderb00sexbuoft/page/n3/mode/2up ]

En Escocia, Lex Rex de Samuel Rutherford y A Hind Let Loose de Alexander Shields fueron obras teológicas influyentes escritas en oposición a la tiranía.

Métodos para obtener y conservar el poderEditar

El camino hacia la tiranía podía parecer fácil y placentero para todos, excepto para la aristocracia. Un historiador del siglo XX dijo:[13]

De ahí que el camino hacia el poder en las ciudades comerciales de Grecia fuera sencillo: atacar a la aristocracia, defender a los pobres y llegar a un entendimiento con las clases medias. Al llegar al poder, el dictador abolió las deudas o confiscó grandes propiedades, impuso impuestos a los ricos para financiar obras públicas o redistribuyó de otro modo la riqueza excesivamente concentrada; y mientras atraía a las masas a sí mismo a través de tales medidas, se aseguró el apoyo de la comunidad empresarial promoviendo el comercio con monedas estatales y tratados comerciales, y elevando el prestigio social de la burguesía. Obligadas a depender de la popularidad en lugar del poder hereditario, las dictaduras en su mayor parte se mantuvieron al margen de la guerra, apoyaron la religión, mantuvieron el orden, promovieron la moralidad, favorecieron el estatus superior de la mujer, fomentaron las artes y prodigaron ingresos para el embellecimiento de sus ciudades. Y todas estas cosas las hicieron, en muchos casos, conservando las formas de gobierno popular, de modo que aun bajo el despotismo el pueblo aprendió los caminos de la libertad. Cuando la dictadura [del tirano] hubo servido para destruir la aristocracia, el pueblo destruyó la dictadura; y sólo se necesitaron unos pocos cambios para hacer de la democracia de hombres libres una realidad además de una forma.


Los filósofos griegos antiguos (que eran aristócratas) fueron mucho más críticos al informar sobre los métodos de los tiranos. La justificación para derrocar a un tirano estaba ausente de la descripción del historiador, pero era fundamental para los filósofos.

ObtenciónEditar

En la República, Platón afirmó: "El pueblo siempre tiene algún paladín a quien colocan sobre ellos y lo nutren hasta la grandeza. [... ] Esta y no otra es la raíz de la que brota un tirano; cuando aparece por primera vez es un protector".

Los tiranos heredan el puesto de un gobernante anterior, ascienden en el ejército/partido o toman el poder como empresarios.[14]​ Los primeros textos llamaron tiranos solo a los empresarios, distinguiéndolos de los "reyes malos". Tales tiranos pueden actuar como arrendatarios, en lugar de propietarios, del estado.

Los métodos políticos para obtener el poder se complementaron ocasionalmente con el teatro o la fuerza. Peisistratus de Atenas culpó a los enemigos de las heridas autoinfligidas para tomar el poder. Posteriormente apareció con una mujer vestida como una diosa para sugerir la sanción divina de su gobierno.[15]​ La tercera vez usó mercenarios para tomar y retener el poder.[16]

RetenciónEditar

Aristóteles (en Política, por ejemplo) y Niccolò Machiavelli (en El príncipe) hicieron extensas recomendaciones de métodos a los tiranos.[17]​ Estos son, en general, la fuerza y el fraude. Incluyen contratar guardaespaldas, provocar guerras para sofocar la disidencia, purgas, asesinatos y registros e incautaciones injustificados. Aristóteles sugirió un medio alternativo para retener el poder: gobernar con justicia.[18]

Los métodos de los tiranos para retener el poder incluyen aplacar la opinión mundial organizando elecciones amañadas,[19]​ usando o amenazando con usar la violencia,[14]​ y buscando el apoyo popular apelando al patriotismo y afirmando que las condiciones han mejorado.[14]

ReferenciasEditar

  1.   Varios autores (1910-1911). «Encyclopædia Britannica». En Chisholm, Hugh, ed. Encyclopædia Britannica. A Dictionary of Arts, Sciences, Literature, and General information (en inglés) (11.ª edición). Encyclopædia Britannica, Inc.; actualmente en dominio público. : "TYRANT (Gr. τύραννος, master, ruler), a term applied in modern times to a ruler of a cruel and oppressive character."
  2. Compare: «Tyrant». Encyclopedia of Diderot & d'Alembert – Collaborative Translation Project. 6 de noviembre de 2009. Consultado el 1 April 2015. «[...] today by tyrant one understands, not only a usurper of sovereign power, but even a legitimate sovereign who abuses his power in order to violate the law, to oppress his people, and to make his subjects the victims of his passions and unjust desires, which he substitutes for laws. » 
  3. «tyrant | Definition & Facts». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 13 de octubre de 2019. 
  4. a b Kagan, Donald (1998). Pericles of Athens and the Birth of Democracy (en inglés). Simon and Schuster. p. 250. ISBN 9780684863955. Consultado el 8 December 2020. 
  5. «The Internet Classics Archive | Politics by Aristotle». classics.mit.edu. Consultado el 21 de mayo de 2019. 
  6. «The Republic, by Plato». www.gutenberg.org. Consultado el 21 de mayo de 2019. 
  7. Compare: «Tyrant». The Encyclopedia of Diderot & d'Alembert Collaborative Translation Project. Translated by Thomas Zemanek. Ann Arbor: Michigan Publishing, University of Michigan Library, 2009 (Translation of "Tyran", Encyclopédie Ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des Arts et des Métiers, Vol. 16. Paris, 1765). 6 November 2009. «[...] today by tyrant one understands, not only a usurper of sovereign power, but even a legitimate sovereign who abuses his power in order to violate the law, to oppress his people, and to make his subjects the victims of his passions and unjust desires, which he substitutes for laws. » 
  8. a b Adler, Mortimer J., ed. (1952). "95: Tyranny". Great Books of the Western World. 3: The Great Ideas: II. Chicago: Encyclopedia Britannica.
  9. Polybius. The Rise of the Roman Empire: Book 6. Translated by Ian Scott-Kilvert (1979). Penguin; London, England.
  10. Robertson, Geoffrey (2005). «Ending Impunity: How International Criminal Law Can Put Tyrants on Trial». Cornell International Law Journal 38 (3): 649-671. 
  11. Liolos, John J. (1 de mayo de 2012). «Justice for Tyrants: International Criminal Court Warrants for Gaddafi Regime Crimes». Boston College International and Comparative Law Review 35 (2): 589-602. 
  12. Thorp, Jodi. «Welcome Ex-Dictators, Torturers and Tyrants: Comparative Approaches to Handling Ex-Dictators and Past Human Rights Abuses». Gonzaga Law Review 37 (1): 167-199. 
  13. Internet Archive, Will (1939). The life of Greece. New York : Simon and Schuster. Consultado el 5 de marzo de 2022. 
  14. a b c Wallechinsky, David (2006). Tyrants: the world's 20 worst living dictators. New York: Regan. p. 7. ISBN 978-0060590048. 
  15. Lane, Melissa S. (2014). The birth of politics: eight Greek and Roman political ideas and why they matter. Princeton, NJ: Princeton University Press. pp. 77–78. ISBN 978-0-691-16647-6.  Based on Herodotus, The History 1.59–60
  16. Herodotus, The History 1.61–64
  17. Adler, Mortimer J., ed. (1952). «95: Tyranny». Great Books of the Western World. 3: The Great Ideas: II. Chicago: Encyclopedia Britannica. 
  18. «Politics by Aristotle, Book Five». classics.mit.edu. Consultado el 13 de junio de 2019. 
  19. Wallechinsky, David (2006). Tyrants: the world's 20 worst living dictators. New York: Regan. p. 2. ISBN 9780060590048. 

Enlaces externosEditar