Abrir menú principal

Tomás Antonio Valle

diputado a la Asamblea General Constituyente de 1813

Tomás Antonio Valle (Buenos Aires, 24 de marzo de 1757 - 1 de mayo de 1830) fue un abogado y político argentino, que formó parte de la Asamblea del Año XIII y ejerció varios cargos judiciales en el período de la independencia de la Argentina.

Tomás Antonio Valle

Coat of arms of Argentina.svg
Diputado a la Asamblea General Constituyente
por San Juan
31 de enero de 1813-18 de abril de 1815

Información personal
Nacimiento 24 de marzo de 1757 Ver y modificar los datos en Wikidata
Buenos Aires (Argentina) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1 de mayo de 1830 Ver y modificar los datos en Wikidata (73 años)
Buenos Aires (Argentina) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Abogado, político y juez Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Hijo de Antonio Valle y Luisa Ramos, hizo sus estudios en su ciudad natal y los completó en Charcas, obteniendo el título de licenciado y bachiller en derecho en la Universidad de Chuquisaca en el año 1785.[1]

De regreso en Buenos Aires, se matriculó como abogado ante la Real Audiencia de Buenos Aires, ejerciendo su profesión durante muchos años; se destacó en la defensa de dos inmigrantes franceses acusados de conspiración, causa que reveló que en la ciudad colonial se estaban lentamente comenzando a gestar inquietudes políticas, que muchos años más tarde desembocarían en la independencia de la región. Como en otras oportunidades similares, su rival en esta ocasión fue el alcalde Martín de Álzaga.[1]

Su actuación durante las Invasiones Inglesas y la Revolución de Mayo fue la no participación, pese a que era tío de Mariano Moreno, secretario de Gobierno y principal impulsor político de la Primera Junta. Solamente tras la muerte de Moreno y la revolución del 5 y 6 de abril de 1811 comenzó a tomar una actitud política más decidida: fue secretario de la Sociedad Patriótica y Literaria, y el primer Triunvirato lo nombró asesor de juzgados, cargo desde el cual intervino en el juicio contra Juan José Castelli por su actuación durante la expedición al Alto Perú. Desde enero de 1812 fue camarista de la Capital, nombrado por el Triunvirato, y —tras la caída de este gobierno— asesor de Gobierno del Segundo Triunvirato.[1]

A fines de 1812, cuando fue convocada la Asamblea General Constituyente, cada ciudad de la Provincias Unidas debía elegir un diputado. El teniente gobernador de San Juan presionó para que fuese elegido, no un ciudadano de esa provincia, sino algún abogado residente en Buenos Aires, donde se iba a reunir la Asamblea; resultó nombrado para el cargo Tomás Valle, que jamás había tenido vínculo alguno con San Juan. Se incorporó a la Asamblea en su primera sesión, en enero de 1813, y permaneció en ella hasta la última, en enero de 1815. Dado que era el diputado de más edad, fue el primer presidente de la Asamblea.[1]

Formó parte de la Comisión de Residencia, que debía juzgar las actuaciones de los sucesivos gobiernos habidos desde la Revolución de Mayo.[1]​ La actuación de la Comisión terminó por sancionar una amnistía general a todos los gobiernos anteriores, con la sola excepción de Cornelio Saavedra y Joaquín Campana, líderes de la Junta Grande, a quienes se culpó de todos los males ocurridos al país desde la Revolución.[2]

Pese a su completa identificación con la Logia Lautaro y con el partido de Carlos María de Alvear, logró que no se lo molestase mayormente a la caída del gobierno de este último en abril de 1815. Fue nombrado auditor general del Ejército y dos años más tarde formó parte de una comisión judicial especial creada para aligerar las causas por robos, hurtos y abigeato que agobiaban a los tribunales.[1]

Tras el período de la anarquía de 1820 volvió a figurar en cargos públicos: fue profesor en la recién fundada Universidad de Buenos Aires, y formó parte de la Cámara de Apelaciones de la provincia de Buenos Aires —máxima autoridad judicial en esa época. Tras el paso por la presidencia de Bernardino Rivadavia, con quien no tenía buenas relaciones, fue nuevamente miembro de la Cámara de Apelaciones y principal asesor jurídico del gobernador Manuel Dorrego, que también lo nombró auditor de Guerra y Marina. Esto le valió ser expulsado de todos sus cargos por Juan Lavalle cuando este derrocó e hizo fusilar a Dorrego.[1]

Falleció en Buenos Aires el 1 de mayo de 1830.[1]

Estaba casado con María del Carmen Morales, con quien tuvo una única hija, Josefa Rita Valle, que protagonizó un curioso incidente durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas: su esposo, José María Salvadores, era perseguido por la Mazorca, por lo que lo ocultó durante doce años en el sótano de su casa, del cual se cree que no salió nunca hasta después de la batalla de Caseros.[3]

Una calle de Buenos Aires, en el barrio de Caballito, recuerda a esta figura.[4]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f g h Cutolo, 1985, p. 476-477.
  2. Levene, Ricardo (1948). Historia del derecho argentino. Vol. 4. Kraft. pp. 330 y ss. 
  3. Balmaceda, Daniel (2015). «Cap. 88: La viuda sospechosa». Espadas y corazones: El costado humano de la historia argentina. Sudamericana. 
  4. Canido Borges, Jorge Oscar (2003). Buenos Aires, esa desconocida; sus calles, plazas y monumentos. Corregidor. 

BibliografíaEditar