Toma de Menorca (1782)

enfrentamiento entre una coalición hispano-francesa contra las tropas inglesas que poseían la isla de Menorca

La toma de Menorca (del 19 de agosto de 1781 al 5 de febrero de 1782) fue un enfrentamiento bélico entre tropas británicas y una coalición de españolas y francesas, con victoria de las segundas, por el control de la isla de Menorca (parte del archipiélago balear), durante la guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Toma de Menorca
Guerra de Independencia de los Estados Unidos
Parte de guerra de Independencia de los Estados Unidos

Inscripción del grabado: «Vista exacta de Mahón. Tomada por el ejército español bajo el comando del excelentísimo duque de Crillón, el 19 de agosto de 1781».
Fecha 19 de agosto de 1781 – 5 de febrero de 1782
Lugar Menorca (Islas Baleares)
Coordenadas 39°58′15″N 4°04′46″E / 39.970806, 4.079361
Casus belli Tratado de Aranjuez (1779)
Resultado Victoria decisiva hispano-francesa
Cambios territoriales Menorca vuelve a ser recuperada para España.
Beligerantes
Bandera de España Reino de España
Reino de Francia
Bandera del Reino Unido Gran Bretaña
Comandantes
Bandera de España Duque de Crillon Bandera del Reino Unido James Murray
Fuerzas en combate
~ 14 000[1] ~ 3000
Bajas
184 muertos
380 heridos
59 muertos
149 heridos
2481 prisioneros

Antecedentes

editar

El 12 de abril de 1779, España y Francia renovaron el Tercer Pacto de Familia mediante el Tratado de Aranjuez, a raíz del cual la primera intervendría en la guerra de Independencia de los Estados Unidos junto a la segunda, que ya estaba inmersa en este conflicto contra Gran Bretaña. Uno de los puntos de dicho acuerdo establecía la cooperación militar de los dos reinos para la recuperación de la soberanía española sobre la isla de Menorca, que estaba ocupada por los británicos desde 1708, durante el transcurso de la Guerra de Sucesión Española y reconocida oficialmente como territorio bajo soberanía británica a raíz del Tratado de Utrecht de 1713.

Batalla

editar

El asedio

editar
 
Plano del Fuerte San Felipe. (1780)

Pronto comenzaron los trabajos en los emplazamientos de armas para sitiar el castillo de San Felipe, siendo los más importantes en La Mola, en el lado opuesto de la boca del puerto, y en Binisaida, cerca de Georgetown. Los británicos no lo pusieron fácil; apuntaron sus propias armas a los lugares de trabajo y, ocasionalmente, también enviaron tropas fuera del fuerte. La más notable de estas salidas tuvo lugar el 11 de octubre, cuando entre 400 y (según los periódicos españoles) 700 soldados cruzaron el puerto de La Mola y capturaron a ochenta soldados con ocho oficiales. Se enviaron tropas españolas en su persecución, pero demasiado tarde; los oficiales fueron liberados más tarde después de dar su palabra de honor de que no volverían a entrar en combate a menos que los intercambiaran por oficiales británicos capturados. Tres soldados británicos murieron en la acción. Pese al éxito británico de estos acontecimientos la autoridad de Sir William Draper comenzó a deteriorarse. Cita requerida

Se instaló un considerable descontento entre las tropas de De Crillon, haciéndose comparaciones con el inútil ataque español a la ciudad de Argel (Argel) en 1775. Cita requerida Por lo tanto, se habían ordenado refuerzos y, por coincidencia, el primer barco cargado llegó a Fornells desde Marsella al día siguiente del ataque británico. El 23 de octubre se habían añadido dos brigadas (una francesa y otra alemana) por un total de 3.886 hombres a los 10.411 que ya estaban en la isla. También en este momento, el gobierno español solicitó a De Crillon que intentara una estrategia alternativa. Entre los informes bastante confusos que se filtraron a Gran Bretaña desde Menorca, retrasados ​​varios meses, había dos cartas publicadas en los periódicos de Londres a fines de enero de 1782. Una es de Murray a De Crillon, fechada el 16 de octubre de 1781, recordándole claramente que el árbol genealógico de los Murray es tan noble como el del duque, y que cuando su rey le pidió a un ex duque de Crillon que traicionara su honor, él se negó. La otra es la respuesta de De Crillon, indicando que él personalmente está feliz de aceptar las críticas de Murray. La fuente de este intercambio fue una oferta al gobernador de 500.000 pesos (que entonces valía un poco más de £ 100.000, pero inflada en algunas fuentes a £ 1.000.000) Cita requerida más un rango garantizado en el ejército español o francés, a cambio de la rendición.

Gran bombardeo

editar

El 11 de noviembre comenzaron a funcionar las baterías de morteros de los sitiadores. En los primeros días, el único elemento dañado dentro del castillo fue el transporte de una pequeña pistola de 6 libras. Una batería de morteros fue destruida cuando un proyectil disparado desde el Castillo hizo estallar su polvorín. Los artilleros del castillo también lograron hundir un barco de suministro que intentaba descargar en el muelle de Georgetown. Estos hechos se informaron en dos cartas del general Murray, fechadas el 12 y 13 de noviembre, que de alguna manera llegaron a Inglaterra el 4 de diciembre. Cita requerida El gobierno británico también enviaba cartas a Murray, elogiando la valentía de la guarnición y prometiendo ayuda lo antes posible. En la práctica, con Gibraltar también bajo asedio, los británicos confiaban en las elaboradas mejoras que se habían realizado en el Castillo de San Felipe en 1756, que incluían el suministro de alimentos durante más de un año.

Después de casi dos meses dedicados al debilitamiento del fuerte con artillería, el 6 de enero de 1782 fue la fecha fijada para el comienzo de un asalto final. En los primeros días de este ataque, los bombardeos intensificados de 100 cañones y 35 morteros causaron tal daño a las defensas exteriores que Murray tuvo que retirar todas sus tropas dentro de la ciudadela interior. Sin embargo, cuando se aflojaba el fuego, los defensores comenzaban sus propios bombardeos de las posiciones de los atacantes, con más de 200 cañones y 40 morteros; también hundieron otro barco de suministro el 12 de enero. Tres días después y mediante una granada incendiaria, los atacantes se vengaron prendiendo un almacén clave que contenía, entre otras cosas, gran parte del suministro de carne salada del fuerte, el cual ardió durante cuatro días. [Cita requerida]

Derrota británica

editar

Para la guarnición, la pérdida de carne era un problema relativamente menor. Las mejoras en el fuerte no habían incluido huertas resistentes a la artillería, por lo que los ocupantes no tenían acceso a verduras frescas, la medicina más confiable para combatir la enfermedad del escorbuto , que ahora se sabe que es causada por la deficiencia de vitaminas. Gradualmente, más y más soldados mostraban síntomas serios, ya principios de febrero el número de hospitalizados crecía en más de 50 por día. Para vigilar en todos los puntos de las defensas complejas, se requerían 415 hombres. Con solo 660 hombres capaces de realizar cualquier tarea el 3 de febrero, a la guarnición le faltaban 170 hombres de los 830 necesarios para mantener dos turnos de guardia en un día.[2]​ De esos 660 hombres, 560 mostraron síntomas de escorbuto y varios hombres murieron mientras estaban de guardia, habiendo optado por no informar su condición a los oficiales médicos.

Tras una serie de informes urgentes de su equipo médico, el 4 de febrero de 1782 el general Murray envió una lista de diez términos de rendición al duque de Crillon, basada en el principio de que la guarnición debería recibir transporte de regreso a Gran Bretaña, que se pagaría por el gobierno británico. Estos tuvieron que ser rechazados, ya que de Crillon había recibido instrucciones de insistir en que la guarnición fuera declarada prisionera de guerra, pero insinuó enérgicamente que debería ser posible un compromiso. El acuerdo final, aceptado por ambas partes el 5 de febrero y firmado el 6 de febrero, permitía a los hombres convertirse en prisioneros de guerra temporales mientras esperaban los barcos de transporte, e incluso estipulaba que "en consideración de la constancia y el valor que el general Murray y sus hombres han mostrado en su valiente defensa, se les permitirá salir con las armas al hombro, los tambores al son de los tambores, los fósforos encendidos y los colores volando, hasta que, habiendo marchado en medio del ejército, depongan las armas y los colores ". Así lo hicieron los 950 que podían caminar como era debido, las filas de tropas españolas y francesas se extendían a lo largo de ambos lados de la carretera desde el Castillo de San Felipe hasta Georgetown, donde los defensores depusieron las armas en rendición "solo a Dios". Aunque miró al frente mientras marchaba, Murray fue informado por De Crillon y su adjunto, el barón de Falkenhayn, que muchos de los franceses y españoles lloraron por lo que vieron. En algunos aspectos, De Crillon y sus subordinados fueron mucho más allá del acuerdo, y Murray señaló que proporcionaron "todo lo que puede contribuir a nuestra recuperación".[2]

Consecuencias

editar

Las estimaciones de las bajas españolas fueron 184 muertos y 380 heridos según la Gaceta de Madrid. Y según el informe de London Gazette, 59 miembros de la guarnición británica murieron y 149 resultaron heridos. Esto dejó 2.481 militares ingleses que se rindieron. Respecto a otros colectivos que se rindieron en el fuerte inglés tenemos 43 trabajadores civiles, 154 esposas y 212 niños. El castillo en si sufrió daños irreparables por lo que no puedo ser capturado ni reutilizado.

Tras su éxito, el duque de Crillon recibió el título de "duque Mahón" y fue puesto a cargo del intento de recuperar Gibraltar, último bastión inglés en la propia península. Allí el conde embarco en un audaz plan para asaltar la ciudadela. Respecto al teniente general James Murray fue sometido a consejo de guerra en noviembre de 1782, acusado de cargos presentados por Sir William Draper. Murray fue declarado culpable de sólo dos delitos (el más grave de los cuales fue la emisión de una orden despectiva para su adjunto, lo que llevó a la suspensión de Draper en enero). En enero de 1783 fue condenado a una amonestación y poco después, por intervención directa del rey Jorge III, recibió una disculpa de Draper por ciertas palabras pronunciadas fuera del tribunal, que de otro modo podrían haber dado lugar a un duelo. En febrero fue ascendido a general de pleno derecho, pero habiendo cumplido 60 años durante el asedio, nunca regresó al servicio activo

Respecto a la isla, Gran Bretaña volvió a capturar Menorca en 1798 durante las Guerras Revolucionarias Francesas, pero la devolvió permanentemente a España en 1802 tras el Tratado de Amiens.

Por esta recuperación territorial ( la del 1782) se celebra cada año en España el 6 de enero la Pascua Militar.

Véase también

editar

Referencias

editar
  1. Terrón Ponce, 1981, p. 74.
  2. a b London Gazette, 26 March 1782 – gazettes-online.co.uk, accessed 2007-12-17

Bibliografía

editar