Abrir menú principal

Toribio Fernández Otero (Palacios del Sil, León; 1951) es un químico español referente mundial en investigación sobre polímeros conductores y sus aplicaciones electroquímicas en músculos artificiales, ventanas inteligentes, membranas adaptables o interfases nerviosas; siendo el primer químico español en ser invitado, 2007, a la célebre conferencia Solvay.[1]

Toribio Fernández Otero
Información personal
Nacimiento 1951 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Químico Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Oviedo en 1974; estudios de doctorado en el Instituto Rocasolano (CSIC) de Madrid; Doctor en Ciencias por la Universidad Complutense de Madrid en 1978; profesor de las siguientes Universidades: Universidad Complutense de Madrid, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad del País Vasco UPV/EHU y Universidad Politécnica de Cartagena UPCT; obtiene la cátedra de Química Física y Macromoléculas de la UPV/EHU en 1989 y la cátedra de Química Física de la UPCT en el 2002; especializado en Electroquímica, Corrosión y Polímeros (plásticos) conductores de la electricidad. Ha colaborado con el Jet Propulsion Laboratory, la Universidad de Connecticut, RIKEN entre otros centros de investigación. Ha sido promotor y primer presidente de CIDETEC, fundación privada para la transferencia de tecnologías electroquímicas sutuada en el Parque Tecnológico de San Sebastián. En Cartagena ha montado el Centro de Electroquímica y Materiales Inteligentes. Fue presidente del grupo de Electroquímica de la Real Sociedad Española de Química.[2]

Investigaciones científicasEditar

Sus investigaciones se centran en la síntesis, propiedades y aplicaciones electroquímicas de polímeros conductores la llevan a desarrollar y patentar en 1992 los primeros músculos artificiales, los primeros músculos sensores del ambiente y los primeros músculos con sensibilidad táctil; desarrollando el modelo de Estimulación Electroquímica de la Relajaciones Conformacionales (EERC), donde se trata de integrar: Electroquímica, Ciencia de los polímeros y Mecánica, introduciendo y definiendo el nuevo concepto de no-estequiometría gigante.

BiomimetismoEditar

En la oxidación o reducción electroquímica de los polímeros conductores intervienen corrientes eléctricas, reacciones químicas, agua, sales y polímeros. La secuencia imita, en la forma más sencilla, los procesos que ocurren en las funciones biológicas. Con las reacciones cambian las propiedades electroquímicas de los polímeros conductores (cambio: de volumen, de color, en la carga almacenada, en la porosidad, en la concentración de iones almacenados). Estas propiedades son biomiméticas: mimetizan funciones y órganos biológicos (músculos, pieles miméticas, órganos eléctricos-anguila eléctrica-, membranas, glándulas, interfases nerviosas).

Materiales inteligentesEditar

El paradigma de materiales inteligentes son los biológicos y son, como los musculares, simultáneamente: actuadores (motores), sensores y se autorreparan. Los materiales artificiales son tanto mas inteligentes cuanto mas solapan esa triple funcionalidad. Los músculos artificiales electroquímicos sienten el ambiente (temperatura, concentración salina, peso transportado, velocidad de movimiento y posición). Los dos cables de conexión contienen, simultáneamente, la señal actuadora (corriente) y la sensora (potencial): son "sistemas inteligentes" actuadores-sensores en los que gran parte de la "inteligencia" se ha transferido del programa de software al material.

Premios y NombramientosEditar

Ha recibido diversos reconocimientos por su labor como:

ReferenciasEditar

Principales publicacionesEditar