Traidor, inconfeso y mártir

Traidor, inconfeso y mártir es un poema dramático del poeta español José Zorrilla (1817-1893) publicado en el año 1849.[1]

José Zorrilla, escritor de Traidor, inconfeso y mártir.

Trata sobre el rey Sebastián I de Portugal (siglo XVI), el cual intenta empezar una nueva vida como panadero y huir del monarca español Felipe II, quien quiere asesinarle, ya que es una amenaza para su soberanía al trono de Portugal.

Fue una de las obras que más estimó su autor y en la que, según propia confesión, más esfuerzo y entusiasmo puso. Representa la síntesis más acabada del estilo de Zorrilla, y la conclusión de sus obras teatrales.[2]

Índice

ArgumentoEditar

 
Gabriel Espinosa es en realidad don Sebastián I de Portugal.

La obra trata sobre la leyenda del rey Sebastián I de Portugal, quien murió en la batalla de Alcazarquivir (Marruecos).

No obstante, debido al engaño de unos soldados, que fingieron que el rey estaba vivo y que viabajaba con ellos para conseguir refugio, surgió la leyenda de que sobrevivió, dando lugar al movimiento místico-secular del Sebastianismo.

José Zorrilla recoge esta leyenda popular y narra la historia de un supuesto pastelero del pueblo de Madrigal, Gabriel Espinosa, el cual es acusado por el rey Felipe II de España de querer usurpar la personalidad del difunto monarca portugués para robarle el trono.[3]

El alcalde, Don Rodrigo de Santillana, estricto cumplidor de la ley, decide entonces apresarle. Su hijo César, capitán de caballería de los tercios, ayuda en un principio a Gabriel, ya que está enamorado de su hija adoptiva Aurora.

No obstante, cuando ésta la rechaza, ya que en realidad está enamorada de su padre adoptivo, enfurecido, ordena la detención Gabriel y de su falsa hija, los cuales son apresados en Medina del Campo. Después, le someten a torturas con el objetivo de que confiese haber intentado usurpar la personalidad de Sebastián, pero él lo niega sosteniendo que siempre ha sido un inocente panadero. Sin embargo, el Marqués de Tavira, noble portugués, reconoce y confiesa que es el rey portugués.

Por ello, el alcalde Don Rodrigo recibe la orden del monarca español de ahorcarle para impedir cualquier pretensión al trono. Sin embargo, decide liberar a Aurora ya que, según le había contado Gabriel, era hija suya (del alcalde) y de una joven a la que violó.

Estando ya Gabriel en la horca, todavía niega que él sea el rey:

«Sacrifico mi vida a sostener esta patraña que mi historia desde hoy hará famosa [...] ahogad la duda, morir debo si no por Sebastián, por Espinosa.»

Finalmente, cuando ya había sido ajusticiado y ahorcado, encuentran una nota suya, donde confiesa ser el verdadero rey Don Sebastián de Portugal.[4]

CaracterísticasEditar

EspacioEditar

Trascurre en una posada de Valladolid y en Medina del Campo.

NarradorEditar

Al ser una representación teatral no hay narrador. La acción trascurre mediante el diálogo entre los distintos personajes.

EstiloEditar

Zorrilla quiere recrear la sociedad de la época. Por ello, utiliza un lenguaje culto para los personajes de los altos estratos sociales (Don Rodrigo, Don César...).

En cambio, recurre al lenguaje coloquial para los criados y sirvientes. Destacan además el empleo de frases cortas, y, al ser del género dramático, el uso de acotaciones.

EstructuraEditar

Se divide en tres actos y cuarenta y un escenas.

Escenografía: los trajes de los personajes se ajustan al momento y el escenario también

Significado del nombreEditar

Los tres adjetivos que forman nombre de la obra; Traidor, inconfeso y mártir, hacen referencia al rey don Sebastián:

  • Traidor explica la situación del monarca portugués, quien recurre a una nueva identidad para esconderse de la justicia.
  • Inconfeso alude a los interrogatorios que sufre en Medina del Campo, donde niega, a pesar de todas las torturas, ser el verdadero rey.
  • Mártir apunta a su muerte, ya que es ajusticiado por defender su causa.

ReferenciasEditar