Tratado de Constantinopla (1832)

El Tratado de Constantinopla fue el resultado de la conferencia de Constantinopla celebrada en febrero de 1832 entre las grandes potencias de la época: (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, Francia y Rusia) y el Imperio otomano. Esta conferencia se produjo tras la renuncia de Leopoldo I de Bélgica a ocupar el trono de Grecia. Este tratado puso fin a la guerra de independencia griega y sentó las bases de un Estado Griego independiente

Mapa del territorio inicial del Reino de Grecia establecido en 1932 (azul oscuro).

Véase tambiénEditar