Tratados de Nimega

(Redirigido desde «Tratado de Nimega»)

El Tratado de Nimega se firmó el 20 de agosto de 1678 en Nimega (actuales Países Bajos) entre las Provincias Unidas de los Países Bajos y el Reino de Francia y puso fin a la Guerra franco-neerlandesa.

La firma de la paz entre Francia y España (pintura de Henri Gascard).

La invasión de Países Bajos por Luis XIV había provocado la formación de una gran coalición encabezada por Guillermo III de Orange (estatúder de las Provincias Unidas desde 1672) y apoyada por España, el Imperio, Brandeburgo, el Palatinado y Lorena en 1673, que se mostró incapaz de mantener el empuje de las armas francesas hasta que Inglaterra se vio obligada, por la opinión pública inglesa, a abandonar a Francia en sus planes de expansión. Así, Inglaterra firmaba una paz por separado con las Provincias Unidas. El Tratado de Westminster (1674).

Dado el cese de apoyo a Francia por Inglaterra, la coalición contra Luis XIV pudo combatirlo eficientemente hasta obligarlo a iniciar negociaciones de paz. En virtud de las mismas, se firmaron los Tratados de Nimega en los que Luis XIV devolvió a España Ath, Binche, Charleroi, Gante, Cortrique, Oudenaarde, Zoutleeuw, el Waasland, el ducado de Limburgo, el Charolais y la ciudad de Mesina en Sicilia; España cedió a Francia el Franco Condado y diversas plazas de los Países Bajos españoles (Aire-sur-la-Lys, Bailleul, Bavay, Bouchain, Cambrai, Cassel, Condé-sur-l'Escaut, Ypres, Maubeuge, Poperinge, Saint-Ghislain, Saint-Omer, Valenciennes, Veurne, Warneton y Wervik); las Provincias Unidas recuperó Maastricht y obtuvo ventajas financieras y comerciales; el Imperio cedió Breisach y Friburgo a cambio de Philippsburg.

La representación española en las conversaciones estuvo integrada por Pablo Spínola Doria, consejero de Estado de Nimega y embajador en Alemania; Pedro Ronquillo Briceño, consejero de Castilla e Indias y embajador en Inglaterra; Juan Bautista Christien, consejero de Flandes; y Gaspar de Teves y Tello, consejero de Guerra.[1]

Esta paz perjudicó especialmente a los intereses españoles y a la causa del medio hermano y primer ministro de Carlos II, Juan José de Austria.

La guerra entre Francia y España estalló de nuevo en 1683 con la guerra de las Reuniones.

Parte de las perdidas españolas se recuperarían en el posterior Tratado de Rijswijk, que pondría fin a la guerra de los Nueve Años.

ReferenciasEditar

  1. Ruiz Rodríguez, Ignacio. Don Juan José de Austria en la monarquía hispánica: entre la política, el poder y la intriga. Librería-Editorial Dykinson, 2007. ISBN 8498490294, pp. 488