Tubo de ensayo

tubo de trabajo de laboratorio de unos 20 cm de largo y 1-2 cm de diámetro

El tubo de ensayo es parte del material de vidrio de un laboratorio de química. Consiste en un pequeño tubo cilíndrico de vidrio con un extremo abierto y el otro cerrado y redondeado, que se utiliza en los laboratorios para contener pequeñas muestras, líquidas o sólidas, aunque pueden tener otras fases, como realizar reacciones químicas en pequeña escala. Entre ellos está el exponer a temperatura el mismo contenedor. Se guardan en un instrumento de laboratorio llamado gradilla. Los tubos de ensayo están disponibles en una multitud de tamaños, /comúnmente de 1 a 2 cm de ancho y de 5 a 20 cm de largo.[1]

Tubos de ensayo

Para el uso sin variaciones extremas de temperaturas, existen también tubos fabricados de termo plásticos como el polipropileno (PP), que suelen ser de usar y tirar.

UsoEditar

Se utiliza mayormente como recipiente de líquidos y sólidos, con los cuales se realizan mezclas o se les somete a variaciones de temperatura u otras pruebas, algunos no se podrían medir en volúmenes de todo tipo.


Los tubos de ensayo son resistentes a la expansión, como los fabricados de vidrio borosilicatado, se pueden colocar directamente sobre una llama de un mechero Bunsen.

Simbolismo culturalEditar

Los tubos de prueba fueron usados en los procedimientos biológicos y químicos que, junto con los matraces de Erlenmeyer y los vasos de precipitados, se ven generalmente como símbolos de ciencia y de experimentación científica.

ReferenciasEditar

  1. Catalog: Test Tube Archivado el 8 de septiembre de 2008 en Wayback Machine. MiniScience.com

Enlaces externosEditar