Abrir menú principal

La tumba de Anfípolis, también conocida como la Tumba de Kasta es una antigua tumba macedónica descubierta en Anfípolis (Macedonia Central, al norte de Grecia) en 2012 a la que se ingresó por primera vez en agosto de 2014. La tumba es el mayor monumento funerario que se haya descubierto en Grecia y por comparación empequeñece el Gran Túmulo de Vergina, donde reposan los restos de Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno.[1]

Tumba de Anfípolis
Kasta tomb 2.png
Vista en 3D
Ubicación Anfípolis, Grecia
Descubierta Agosto de 2014
Excavada por Katerina Peristeri
Datos específicos
Altura máx. 30
Anchura máx. 158
Tamaño de la tumba con respecto al gran túmulo circular.
Mosaico de la segunda cámara que representa el rapto de Perséfone por Hades.

El equipo arqueológico encontró evidencias de que el León de Anfípolis estuvo ubicado en la cima del túmulo y por ello se ha sugerido que un posible ocupante de la tumba pudo ser el general Laomedonte de Mitilene, que fue relacionado con el monumento felino por el arqueólogo Oscar Broneer en 1940. Se han propuesto también otros personajes históricos del siglo IV a. C., como diversos nobles macedonios o parientes de Alejandro Magno.[1]

En septiembre de 2015 el equipo de arqueólogos responsable de la excavación, dirigido por Katerina Peristeri, anunció que, según el resultado de sus estudios, el monumento funerario habría sido erigido por orden de Alejandro Magno como homenaje a Hefestión y habría sido construido por Dinócrates.[2]

Índice

HistoriaEditar

Primeras excavaciones en el túmulo de KastaEditar

El arqueólogo Dimitris Lazaridis hizo un número importante de publicaciones sobre sus excavaciones en Kasta durante la segunda mitad del siglo XX. Su investigación se inició en 1954, y las primeras excavaciones en el túmulo revelaron en 1964, un muro de mármol con 41 metros del perímetro.

Entre 1971 y 1985 encontró la parte superior de la colina intacta, perteneciente a la Edad de Hierro, y una construcción con dimensiones de 10x10 m. y 5 m. de altura. Esta estructura fue reconocida como la base del pedestal en el que se había colocado la escultura del León de Anfípolis.

Excavaciones 2014Editar

Aparte de la magnitud del monumento que los expertos dicen que lleva la huella de la mano de Dinócrates de Rodas, el principal arquitecto de Alejandro Magno, los arqueólogos han desenterrado hasta ahora:

Antecámara

  • 15 peldaños descendentes y un piso de de mosaicos romboidales azules y blancos.
  • Dos esfinges de mármol de aproximadamente 2 m de altura que custodian la entrada principal de la tumba.[3]

Primera cámara

  • Un fresco imitando un peristilo jónico con pintura todavía visible en la parte superior de la que se sientan las esfinges.[3]
  • Dos estatuas femeninas del tipo Cariátide en la entrada de la segunda antecámara. Estas esculturas aún mantienen restos de pintura original en los pies y dedos.[3]

Segunda cámara

Tercera cámara

  • La cabeza de una de las esfinges de la entrada y restos de las alas de las esfinges.[6][7]
  • Partes de una puerta de mármol que daba acceso a la tercera cámara.[8]
  • Una tumba en cista, alrededor de 550 fragmentos de huesos y restos de elementos decorativos. En el estudio de los fragmentos óseos, 157 de ellos han servido para determinar que pertenecen al menos a cinco personas, entre las que se encuentra una mujer de más de 60 años, dos hombres de entre 35 y 45 años, un niño y otra persona que fue la única cuyos huesos fueron quemados. También hay huesos que pertenecen a algún animal.[9][10]

Se han iniciado los trámites necesarios para la inclusión del yacimiento arqueológico en la lista de Patrimonio de la Humanidad.[3]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar