Abrir menú principal
Uñas de gato expuestas en el museo de la tortura de Toledo

Las uñas de gato son un instrumento de tortura que consiste en largas pértigas con ganchos o rastrillos en su extremo, con los que se arañaba la piel desnuda del torturado, el cual estaba atado e inmovilizado. Permite arrancar la piel a tiras o desgarrar la espalda, pecho o abdomen del condenado. Estas heridas podían infectarse, o ser usadas para posteriores torturas.[1]

Una variante de esta tortura se aplicaba a ladrones, consistía en cerrar el puño de la mano y amarrar un guante de tal forma que al pasar el tiempo y crecerle las uñas por naturaleza estas se enterraban en la mano.

ReferenciasEditar

  1. «The Spanish Tickler (Torture)» (en inglés). Medievality. Consultado el 15 de septiembre de 2018. 

Enlaces externosEditar