Abrir menú principal

Ugo de Censi

sacerdote católico salesiano ítalo-peruano

Ugo de Censi Scarafoni, más conocido como Padre Ugo (Polaggia, Italia; 26 de enero de 1924-Lima, Perú; 2 de diciembre de 2018), fue un sacerdote y artista italiano, nacionalizado peruano. Miembro de la congregación salesiana y párroco del pueblo peruano de Chacas, desde 1976, hasta su fallecimiento, en 2018. Fue el fundador y conductor de la Operación Mato Grosso, una organización internacional de ayuda social, creada en 1967.

Ugo de Censi Scarafoni
Padre Ugo - Misa 2013.jpg
Ugo de Censi en 2013

Escudo-ParroquiaSanMartindeChacas.svg
Párroco honorífico de San Martín de Chacas
1 de enero de 2013-3 de diciembre de 2018

Escudo-ParroquiaSanMartindeChacas.svg
Párroco de San Martín de Chacas
29 de mayo de 1976-31 de diciembre de 2012
Predecesor Aquiles León Maza
Sucesor Luca Bergamaschi
Información religiosa
Ordenación sacerdotal 8 de marzo de 1951
Ordenación episcopal Alfredo Ildefonso Schuster
Información personal
Nombre Ugo de Censi Scarafoni
Nacimiento 26 de enero de 1924
Berbenno di Valtellina, Italia
Fallecimiento 2 de diciembre de 2018
Lima, Perú

Firma Firma de Ugo de Censi Scarafoni

Fue ordenado sacerdote el 8 de marzo de 1951, tras lo cual, trabajó con los niños y jóvenes salesianos de Milán por 16 años. En 1967 fundó la Operación Mato Grosso para brindar ayuda a las familias más pobres de la región brasileña del Mato Grosso, dado el éxito de este movimiento cooperativo apoyado por los jóvenes italianos, decidió expandir su radio de acción en los Andes peruanos, llegando en 1976, al pueblo ancashino de Chacas como sacerdote de la Parroquia San Martín Papa. Tres años después fundó la Escuela de Tallado Don Bosco de Chacas para la formación de los niños y huérfanos más pobres de la zona. En adelante, se encargó de la reconstrucción del Santuario de Mama Ashu de Chacas, el Santuario de Pomallucay, las iglesias de San Luis, Tauca, Pallasca y la catedral de Nuevo Chimbote; también construyó el Hospital Mama Ashu y fundó seminarios, conventos, escuelas y colegios salesianos, talleres de tejido y tallado, granjas, viveros, refugios de alta montaña y el Oratorio Don Bosco en los Andes, obras que en suma, abarcan buena parte del territorio ancashino, y algunos pueblos de Apurímac, Cuzco, Cajamarca y Lima.

Índice

BiografíaEditar

 
Provincia italiana de Sondrio, en la región norteña de Lombardía.

Infancia y juventudEditar

Ugo de Censi nació el 26 de enero de 1924 en el pueblo de Polaggia, provincia de Sondrio, Italia. De familia humilde, fue el segundo de seis hermanos (entre los que destaca también Giovanni de Censi, expresidente del Banco de Crédito Valtellinese y exmiembro del Banco Vaticano), hijos del matrimonio formado entre Vincenzo de Censi y Úrsula Scarafoni. Cuando tenía 9 años fue inscrito junto a su hermano Ferruccio en un colegio salesiano, institución que los formaría para decidirse finalmente a formar parte de la congregación de salesianos.

En 1940, su madre falleció a causa de la tuberculosis, y su padre partió a la Segunda Guerra Mundial. Durante este tiempo, Ugo estuvo internado en el hospital Santa Corona, cerca de Génova a causa de la Tuberculosis osteoarticular, sin embargo, tras su peregrinación a la gruta de Lourdes, mejoró notablemente y logró completar sus estudios graduándose en teología y ciencias políticas, para ser ordenado sacerdote el 8 de marzo de 1951 en la catedral de Milán, por el cardenal beato Alfredo Ildefonso Schuster. Luego de su ordenación permaneció como catequista y guía espiritual en el reformatorio juvenil de la ciudad de Arese, cerca de Milán, donde trabajó durante casi veinte años con niños y jóvenes con problemas de conducta. Esta etapa, según cuenta, fue la más difícil de su vida, al punto de que llegó a cuestionarse la existencia de Dios, y su propia razón de existencia en el mundo: "la catequesis no servía en aquellos chicos, se escapaban del oratorio".[1]

La Operación Mato GrossoEditar

En 1965, participó en Roma, del XIX º Capítulo General de los Salesianos, donde conoció al padre Pietro Melesi, representante de los Salesianos de América Latina. Este fue invitado a quedarse durante el verano en la casa de Arese donde habló con los jóvenes salesianos sobre su trabajo en el pueblo brasileño de Poxoreo — lugar donde cumplía sus labores de misionero — y sobre las condiciones de pobreza de toda la región brasileña del Mato Grosso. Durante el invierno, luego de la reunión con el misionero, el padre Ugo pensó que sería buena idea llevar a los jóvenes conflictivos a campos de trabajo, para ayudar la causa del padre Pietro. Les propuso que dieran todo de sí, "no para ellos, sino para los más necesitados", sorpresivamente, los jóvenes respondieron a su llamado y decidieron ayudarlo. En compañía de dos salesianos recaudaron dinero e inscribieron a los jóvenes voluntarios que querían viajar a Brasil el siguiente verano. La primera delegación partió en 1967, sin el padre Ugo, pues tuvo una recaída a causa de la tuberculosis ósea. El grupo de misioneros construyó un centro juvenil en Poxoreo. Luego de aquella experiencia gratificante, el padre y sus colaboradores decidieron continuar con el trabajo misionero en Poxoreo y en toda la región del Mato Grosso, fundando así, la Operazione Mato Grosso (OMG), dirigiendo a los jóvenes voluntarios en campos de trabajo para la colecta de provisiones y dinero en el norte de Italia, viajando continuamente entre este país y Brasil.

Chacas y los talleres Don BoscoEditar

 
El padre indicó que quedó impresionado con la belleza del retablo de mediados del siglo XVIII, construido gracias al auge minero que vivió Chacas durante 400 años.[2]
 
San Juan Bosco, sacerdote y educador, fundador de la Congregación Salesiana, fue el principal modelo de vida del padre Ugo.
 
Ugo de Censi y el padre Daniel Badiali, durante la fiesta de los oratorianos "Luz y Alegría" (Puna de Wecroncocha, Chacas - 1995).[3]

En 1975, cuando la tarea de la OMG era relativamente conocida en Brasil, el padre llegó al Perú acompañado del entonces Obispo de Huari, Dante Frasnelli quien le designó la parroquia de Chacas, perteneciente a la entonces prelatura de Huari. Cabe mencionar que los pobladores chacasinos gestionaron la llegada de un párroco estable a su pueblo, construyendo una casa parroquial a espaldas del Santuario de Mama Ashu, que en ese entonces estaba sumamente dañado debido al Terremoto de 1970. Hacía 15 años que Chacas no tenía un sacerdote estable.

«A los 52 años me quedaba difícil dejar la vida europea en los Alpes, entonces busqué en el mapa un lugar donde hubieran cerros, la cordillera nevada y escogí Chacas.»

R. P. Ugo de Censi (1988).[4]

Su permanencia en Chacas durante un mes fue suficiente para notar las grandes brechas de desigualdad entre los habitantes del pueblo —hacendados y empresarios mineros— y la población rural que vivía en la pobreza extrema y abandonaba sus tierras para migrar a ciudades en busca de mayores oportunidades. En ese entonces, el distrito de Chacas se sumía en un período de retroceso económico y demográfico, debido al cierre de las dos empresas mineras más grandes del distrito, lo que acarreó al cese casi total de la actividad minera, sector que fue el eje económico desde su fundación en el siglo XVI, muestras de aquel auge minero son el retablo mayor de Chacas, el santo sepulcro e invaluables piezas sacras en plata y oro del Santuario de Mama Ashu, obras de arte colonial de las que el padre quedó maravillado a pesar de su deterioro.

«... a partir de la celebración de la primera misa se evidenció la gran diferencia con respecto a sus antecesores; indicó a los feligreses a ubicarse en las bancas de acuerdo con el orden de llegada, sin ninguna distinción, porque hasta entonces era costumbre de los pobladores del campo dejar las primeras filas para las personas "notables" del área urbana;... mostraba un genuino interés por aprender el quechua para así comunicarse con las personas humildes del campo; recorría a pie los senderos de herradura hacia los caseríos más distantes».[5]

En 1978 contrató a un maestro restaurador del Cuzco para que recomponga las piezas más dañadas del arte colonial de la iglesia. El artesano le comunicó que el trabajo tardaría varios años. Debido a ello, decidieron fundar una pequeña escuela de tallado para que los jóvenes ayudaran con la restauración del retablo. El taller inició con veinte de los niños más pobres llegados desde distintos puntos del distrito. El padre Ugo y el maestro cuzqueño quedaron gratamente sorprendidos al notar la habilidad innata para el arte en los niños.

«La escuela nació para ayudar a los pobres, los chicos de la sierra. Viendo cómo los campesinos se iban a Lima botando su poncho, su llanqui, su vida, su interioridad; eso me impresionó, ver el éxodo de la tierra. Entonces pensé hacer algo para los chicos, la cosa más importante era darles un trabajo. [...] y así rendir homenaje a la Virgen de la Asunción (patrona espiritual del pueblo), al arte y ayudar a los más pobres»

R. P. Ugo de Censi (1988).[6]
Todo Chacas
Todo Chacas aquí está
En el día de mamá
Mama Ashu tu lo ves
Regresamos otra vez.

Me alejé un día de ti
Para pan me fui de aquí
Y no puedo en ti pensar
Que me pongo a llorar

Dame un beso mi papá, mi papá
Dame un beso mi mamá, mi mamá
Chacas, Chacas aquí estoy
Chacas, Chacas ya me voy

Triste es irse, lloraré, lloraré
A extrañarte, sufriré, sufriré
Mama Ashu llamaré, llamaré
Chau mamita volveré, volveré.
Canción compuesta por el padre en 1980, cantada antes de la procesión de la virgen de la Asunción.[7]
 
El padre Ugo con los jóvenes artesanos formados en el taller Don Bosco de Chacas.

En 1979 el padre consiguió un convenio con los profesores chacasinos para que los niños del taller fueran educados junto a los niños del pueblo en las aulas de la escuela de varones de Chacas, durante las tardes aprendían de los libros de tallado y carpintería en la residencia del padre, quien también les brindaba alojamiento y comida. Tras 5 años, sólo egresaron catorce jóvenes a quienes se les obsequió una caja de herramientas de tallado. Mientras tanto, los trabajos de recolección de donativos, a cargo de los jóvenes de la Operación Mato Grosso en Italia, permitieron reunir los recursos suficientes para construir un taller de carpintería e internado en los terrenos de la parroquia, a donde se mudaron los niños y el padre en 1985. El período de educación se regularizó a 5 años, de acuerdo a los programas escolares de secundaria del gobierno peruano, que reconoció los estudios, para entregar finalmente, el título de talladores de madera profesionales.

En 1985, el padre Ugo fundó la «Cooperativa Don Bosco» para brindar trabajo a los egresados de la escuela, con el fin de que la población joven no migrara para asegurarse su sostenibilidad y se quedaran a vivir en su provincia. Gracias a ello y a diversas iniciativas productivas a cargo del padre y sus colaboradores de la OMG, la población urbana de Chacas, que venía en declive con 835 habitantes en 1980, se triplicó al cabo de veinte años y la economía de la provincia se dinamizó disminuyendo la pobreza extrema, la desnutrición y el analfabetismo.

Actualmente el trabajo de los Artesanos Don Bosco es solicitado en el exterior, sobre todo en Europa y Estados Unidos. Los talleres, repartidos en casi toda la sierra oriental ancashina, albergan alrededor de 200 jóvenes cada uno. Dado el buen resultado del proyecto, el padre ha creado escuelas solo para mujeres que hoy en día albergan a 400 niñas aproximadamente.

El Oratorio de los Andes

 
Niños del Oratorio de Los Andes en Chacas

Además de las escuelas de tallado, el padre también creó el Oratorio de los Andes, para los niños que no tenían cabida en las escuelas de tallado con la finalidad de darles ayuda práctica. El Padre Ugo manifestó: «Nuestras parroquias reúnen hoy, con el oratorio, cerca de 15.000 niños. Un río de niños formado por numerosos arroyos que descienden de la Cordillera».

Con el oratorio y las escuelas de formación, el padre también creó seis instituciones pedagógicas, siempre con el nombre de Don Bosco. También construyó un seminario en el centro poblado de Pomallucay de la provincia de Carlos Fermín Fitzcarrald que en 2007 albergaba a unos cuarenta clérigos. Cabe destacar que todas estas estructuras de formación y producción, son donadas a la prelatura en la que están suscritos, por lo que el accionar de la OMG se reduce a construir, donar y administrar las instituciones. El padre Ugo recalca que "nada es propiedad de la OMG, todo es para los más pobres"

 
Santuario del Señor de Pomallucay, ubicado en San Luis, Áncash. Construido por los voluntarios entre 1985 y 1987
 
Hospital Mama Ashu, ubicado en Chacas.

Hospital Mama Ashu. Localizado en Chacas, moderno centro de salud cuya infraestructura difícilmente se encuentra en algún otro lugar de la sierra peruana. Hay disponibles 36 camas, sala de emergencia, radiología, laboratorio, sala de parto, sala de operaciones, farmacia y consultorio dental. También se ha abierto recientemente otro hospital en Yanama. Suelen estar atendidos por médicos y enfermeras italianos que dedican su tiempo a enseñar a los médicos de la zona.

Papa chacasina. En convenio con la Universidad Agraria, el padre gestionó la producción de un híbrido de semilla sexual de papa que permite a los agricultores de la zona obtener rendimientos que casi triplican el promedio nacional.

Instituto Superior Tecnológico Don Bosco. Tras seis semestres académicos, los alumnos reciben el título de especialistas en construcciones artísticas en madera, aprendiendo también Diseño Artístico, Historia del Arte y Ciencias.

Taller y cooperativa "María Auxiliadora". Escuela de tejido creada en Yanama, Huaipán, San Luis, Tinti, Uco, Raspapampa y San Martín. También cuenta con una cooperativa para fabricar, principalmente, chompas (jerseys) de alpaca que son exportadas a Italia.

Instituto Superior Pedagógico Católico Don Bosco. La instrucción que reciben los chicos de la sierra es muy pobre, porque los maestros son improvisados y están mal preparados y los profesores titulados no se trasladan a los lugares más alejados. Con este instituto se trata de preparar adecuadamente a los maestros para que puedan trabajar en estos pueblos. Insistiendo en la importancia de acudir a las clases para disminuir el elevado ausentismo en las aulas. Son varias las especialidades de los y numerosas promociones se han licenciado ya en sus institutos.

Casa de los pirañitas en Tangay. Los pirañitas son niños de la calle. En el desierto de Tangay se construyó una casa para estos niños, donde además de educación, a través de trabajos en contacto con animales y la naturaleza, se consiga reinsertarlos en la sociedad.

Instituto Tecnológico de enfermería Don Bosco. Ubicado en Chacas, funciona en el complejo hospitalario Mama Ashu.

Casa Virgen de Guadalupe. Está en Lima y alberga a pacientes con casos clínicos complicados. Aquí los enfermos encuentran hospitalidad para ellos y para eventuales familiares mientras son tratados en los hospitales de la capital.

Casas de acogida. El estado de abandono material y afectivo de muchos niños ha provocado la creación de varias “Casas de los Niños” en las ciudades ancashinas de Yanama (para 40 niños de 2 a 10 años), en San Luis (para niños con discapacidad), en Tomanga, Llamellín y en Ñaña (Lima) para huérfanos y abandonados.

Forestación. Cada año se plantan más de un millón de plantas, reforestándose hasta el momento más de 1.500 hectáreas de terreno.

Centrales hidroeléctricas de Collo y Jambón. Ubicadas en Chacas, abastecen de energía a las provincias de Asunción y Carlos Fermín Fitzcarrald, beneficiando así a más de 5.000 familias.

 
Refugio Perú a 4.765 msnm, ubicado en el campo morrena del nevado Pisco.

Refugios de alta montaña Recordando a los Alpes, el Padre gestionó la construcción de refugios de alta montaña para turistas y montañeros, con el objeto de recolectar fondos que se destinan a los más pobres de la zona, para mejorar caminos, reconstruir chozas, comprar herramientas, etc.

En la actualidad, existen instalados 5 refugios: Refugio Perú (4.765 m), Refugio Ishinca (4.350 m), Refugio Don Bosco (4.670 m), Refugio Vivaque Longoni (5.000 m) y Refugio Contrahierbas que dan cobertura a picos como Huandoy (6.395 m), Pisco (5.752 m), Urus (5.495 m), Ishinca (5.530 m), Tocllaraju (6.030 m), Palcaraju (6.270 m), Ranrapalpa (6.162 m), Ocshapalpa (5.888 m), Contrahierbas y Huascarán

ApoyoEditar

La colaboración de los misioneros italianos ha sido fundamental para el desarrollo de su labor, orientada a impulsar el progreso en la zona y de fomentar una actitud emprendedora con sentido cooperativo en la población. Los jóvenes voluntarios atraídos por el proyecto del padre Ugo, saben que la finalidad de su trabajo es ayudar al prójimo mediante la acción para lo cual, según palabras de muchos, significa «dejar las comodidades de su país natal para ir a ayudar a los más pobres y así darle algo de sentido a su vida».

Vida artísticaEditar

Ugo de Censi fue prolífico en las artes, además de enseñar escultura, le apasionaba la música y la pintura. Casi todas las canciones del Oratorio de Los Andes, y las que se cantan en las misas, fueron compuestas por él desde su llegada a Chacas hasta poco antes de su muerte, compuso más de 100 canciones, destacan las canciones: Todo Chacas, Alegre reconozco, Ruega por Nos, Escucha tierna madre, La guadalupana. Dejó de tocar el acordeón, el instrumento que lo caracterizó durante las misas y rezos desde su llegada a Chacas, luego de la muerte del Padre Daniel, uno de sus colaboradores más cercanos y con el que también compuso decenas de canciones. Por otro lado, la pintura al óleo con espátula fue su pasatiempo favorito, pintaba escenas religiosas, las cumbres de la Cordillera Blanca y sus paisajes.

FallecimientoEditar

Desde el 2013, a consecuencia de la edad, su salud fue mermando paulatinamente, al punto de no poder permanecer en Chacas por períodos prolongados, es así que, encargando el liderazgo de su parroquia, se mudó definitivamente a Lima, ciudad desde la que siguió trabajando y delegando las obras de la OMG, concentrado sobre todo en los niños y jóvenes de Nuevo Chimbote y Lima.

Semanas antes de su deceso, el padre manifestaba que se acercaba el momento de su partida. Le manifestó lo siguiente a uno de sus colaboradores:

«Qué hermosa vida tuve, qué regalo me dio el Señor: Valle Colorina, Polaggia, Caldenno, Chiari, Santa Corona, Lima, Milán, Arese, Val Formazza, Perú, los Andes, Chacas... Tanta gente. Fui muy amado, me trataron con tanto amor, tantos niños, tanto. Era un chico distraído, sin fervor, estaba aburrido, solo quería jugar. ¿Me imaginas: un niño que juega canicas?. Cuánta distracción incluso después: con las personas, perdiendo la memoria, no pudiendo contestar sus cartas... ¿Tendrás que disculparte con todos los que he tratado tan mal? ¿Les pedirás que me perdonen?»

R. P. Ugo de Censi (30 de noviembre de 2018).[8]

Luego de una larga agonía, que inició a las 4:30 pm y en que pronunció sus últimas palabras "abrázame" y "gracias", el padre cayó en un sueño profundo a las 8:30 pm, falleciendo a las 11:30 de la noche (hora peruana), del domingo 2 de diciembre de 2018.[9]​ A manera de homenaje, en Chacas, y todas las parroquias bajo su liderazgo, se tocaron las campanas de agonía por 15 minutos y se celebraron misas a la 1 a.m. Así mismo se izaron banderas a media asta en Chacas, Huaraz, Yungay, Carhuaz, Nuevo Chimbote, Yanama, Piscobamba, Pomabamba, San Luis y Pomallucay.

Cronograma de las exequias fúnebres

  • Martes 4 de diciembre: Se celebró una misa a las 11 a.m. oficiada por el Cardenal Juan Luis Cipriani y más de 60 sacerdotes de diversas ordenes religiosas, concelebraron Mons. Miguel Cabrejos, Presidente de la Conferencia Episcopal del Perú, Mons. Adriano Tomassi, Obispo Auxiliar de Lima y Mons. Antonio Santarsiero, Obispo de Huacho. Al mediodía fue trasladado hacia Áncash para ser honrado, durante la noche, en la parroquia de Jangas por los jóvenes y oratorianos de Áncash, Cajamarca, Apurímac, Lima y Cusco, y miembros de la Operación Mato Grosso que llegarán desde Italia.
  • Miércoles 5 de diciembre: Misa a las 11 a.m en la iglesia San José de Jangas, a cargo del Obispo de Huaraz. A las 12 a.m. partió hacia el pueblo de Yanama, siendo homenajeado en Carhuaz y Yungay. Cruzará la Cordillera Blanca y será velado hasta las 5 a.m.
  • Jueves 6 de diciembre: Traslado hacia Sapchá (centro poblado de Chacas) donde se ofició una misa a las 6 a.m y continuó su recorrido a Chacas, donde la imagen de la Virgen de la Asunción estuvo esperándole en la entrada de la plaza. El féretro ingresó al pueblo a las 2:45 p.m. los pobladores lo recibieron con alfombras florales, 13 arcos de bienvenida organizados por barrios e instituciones dispuestos desde 1 km antes de Chacas hasta el portón del Santuario de Mama Ashu. Los niños vistieron todos de blanco y se celebró una misa a las 3 p.m. en el templo.
  • Viernes 7 de diciembre : Velatorio y misas a intervalos de 1 hora, ofrecidas por el obispo de Huari, Ivo Baldi, y los padres de Chacas, Lorenzo Salinetti de Censi, Misael Amez y Luca Bergamaschi, y sacerdotes formatos en el Seminario de Pomallucay, en el Santuario de Mama Ashu. Diversas instituciones chacasinas y ancashinas se hicieron presente.
  • Sábado 8: Misa de entierro a la 11.30 a.m con la participación de más de 40 sacerdotes y la presencia de aproximadamente 15.000 asistentes. El feretro recorrió las cuadras que rodean al Santuario de Mama Ashu y fue sepultado en el mismo templo, bajo el Retablo Mayor de Chacas, a los pies de la Virgen de la Asunción, patrona espiritual del pueblo.[10]

Distinciones y homenajesEditar

 
Ugo de Censi y el Papa Francisco, durante su visita al Perú en enero de 2018.
 
Condecoración con la Medalla de Lima, otorgada el 12 agosto de 2013. En la foto: el embajador de Italia en Perú, Guglielmo Ardizzone, Ugo de Censi, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán y los regidores de la comuna limeña.
 
Estatua develada en septiembre de 2016 en el centro poblado de Sapchá en Chacas.

Por la destacada labor religiosa y social que desarrollò en el Perú, dirigida en especial a la juventud y los pobladores más necesitados:[11]

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

  • Otárola Peñaranda, Roque (1994). Chacas, ayer hoy...siempre. Edias. 
  • Montoya Gonzáles, Luis (2011). El colegio Amauta Atusparia y Chacas en nuestro recuerdo: Testimonio confeso. Ruta Pedagógica Editora. ISBN 978-612-4021-25-1. 
  • Espinoza Milla, Saúl (1994). Chacas, una historia de sincretismo hispanoamericano. Lima: Imprenta Cafferata. 
  • Montoya Gonzales, Luis (2011). Rescate del patrimonio cultural ancestral de la zona de los Conchucos. Ruta Pedagógica Editora. ISBN 978-612-4021-26-8. 
  • Mendoza García, Manuel (1978). Revista Aspirando-Chacas. 
  • Vidal Small, Wilder (2013). San Luis, paraíso de encantos. 
  • Noriega Barrón, Misael (2016). Remembranzas chacasinas. 

ReferenciasEditar

  1. «Memorias narradas por el padre Ugo - La mirada de Dios». PAX movil. 
  2. Mendoza, p. 65
  3. Mendoza, p. 65
  4. Uqbar Producciones. «Entrevista al Padre Ugo De Censi (1988).». Consultado el 30 de julio de 2012. 
  5. Remembranzas Chacasinas (2016). 
  6. Uqbar Producciones. «Entrevista al Padre Ugo De Censi (1988).». Consultado el 30 de julio de 2012. 
  7. «Todo Chacas». Youtube. 15 de agosto de 2013. 
  8. Ossola24.it. «Últimas palabras del padre.». Consultado el 04 de diciembre de 2018. 
  9. «Murió Ugo de Censi, sacerdote que ayudó a cientos de niños y jóvenes de Chacas». Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  10. «Misiones: el padre Ugo De Censi, fundador salesiano de la Operación Mato Grosso, murió en Lima». 
  11. Vidal, p. 98
  12. Ministerio de Trabajo. «Condecoración con la Orden del Trabajo». Consultado el 2014. 
  13. «Colegio Padre Ugo de Censi». Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  14. «La Formazza prega per don Ugo De Censi, il sacerdote dell'Operazione Mato Grosso è grave». Consultado el 29 de noviembre de 2018. 
  15. Ministerio de Energía y Minas (5 de octubre de 2010). «Medalla "Ministerio de Energía y Minas" al sacerdote Ugo de Censi». www.asesorempresarial.com. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2014. Consultado el 7 de febrero de 2013.