Abrir menú principal

Ultramontanismo y Ultramontano hacen referencia a las ideas y doctrinas que tratan las relaciones entre la Iglesia católica y sus Estados concordados y en concreto del poder del sumo pontífice.

Son términos asimismo utilizados para referirse al integrismo católico, referido a grupos o personas que sostienen posiciones ultratradicionalistas dentro del catolicismo, contrarias a la apertura del Concilio Vaticano II. En la tercera acepción que da del término «ultramontano» el diccionario de la Real Academia Española, lo define como “partidario o defensor del más alto poder y amplias facultades del papa”.[1]

Índice

EtimologíaEditar

El sustantivo ultramontanismo parece tomar su origen de los términos «ultra» (más allá) y «mons» (montaña) y en concreto del adjetivo ultramontano, con el que los italianos, durante la Edad Media, solían referirse a aquellos que nacieron en Francia y Alemania. Ultramontano significa «más allá de las montañas», en referencia a los Alpes que separan a Italia y, estratégicatemente, al Vaticano de dichos países. Así, a los papas de regiones no italiana, llegó a llamárseles "papas ultramontanos".

En el contexto sociopolítico, el término comenzó a utilizarse para referirse a personas o regiones «muy católicas» o «fielmente católicas». Tras la Reforma Protestante del (Dieciséis), algunos círculos lo aplicaron, en tono peyorativo, para referirse a los cristianos sujetos a la autoridad del papa, y ya durante la Ilustración del (Dieciocho) a quienes eran partidarios de los privilegios de la Santa Sede en contra de las políticas anticlericales que llevaban adelante los gobiernos de Francia, Alemania y otros países europeos que evolucionaban hacia el liberalismo político. En la Revolución francesa (1789), el término fue utilizado para referirse al tipo de Estado católico anterior a la revolución, frontalmente opuesto al nuevo Estado laico totalmente separado de la Iglesia católica, producto de dicha Revolución.[2]​ Desde un principio, el Vaticano rechazó y condenó el triunfo del liberalismo, que conllevaba el avance del laicismo, y la progresiva secularización de la sociedad, considerando esa línea de avance social culpable del cada vez más extendido anticlericalismo.[3]

Desde su base histórica, el ultramontanismo era la punta de lanza del catolicismo para combatir, rebatir, rechazar o condenar aquellas filosofías o posturas sociales que proponían el poder monárquico frente a la Iglesia en los Estados absolutos, como el galicanismo francés o el regalismo español, aunque ambos sometidos a la estricta lectura de la fe católica, y defendiendo que la Corona podía intervenir en los asuntos terrenales de sus respectivas iglesias. En el caso concreto de España dicha posición se «traducía en el derecho al patronato regio».[4]​ Ya en el siglo xix, el ultramontanismo se fomentó con el papa Pío IX, que más tarde sería beatificado por Juan Pablo II,[5]​ y considerado defensor supremo de la definición de la infalibilidad papal.[6]

Entre los partidarios de los diversos sectores del ultramontanismo decimonónico puede citarse a Jean Lacordaire (1806-1861), el cardenal Henry Manning (1808-1892), Louis Veuillot (1813-1883) y William George Ward (1812-1882), Albert Marie de Mun (1841-1914) que luego se acercó al socialismo independiente de Aristide Briand; y en España, Alejandro Pidal y Mon (1846-1913), fundador de la Unión Católica, en 1881.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, ultramontano.
  2. «Ultramontanismo». Enciclopedia Católica (en español). Consultado el 7 de octubre de 2018. 
  3. «El catolicismo político a fines del XIX». nuevatribuna.es (en español). Consultado el 7 de octubre de 2018. 
  4. Montagut Contreras, Eduardo (21 de julio de 2017). «Ultramontanismo». Los ojos de Hipatia (Revista sociocultural) (en español). Valencia. Consultado el 7 de octubre de 2018. 
  5. Biografía de Pío IX en la Enciclopedia Católica On Line
  6. «Ultramontanismo». mercaba.org (en español). Consultado el 7 de octubre de 2018. 

Enlaces externosEditar