Abrir menú principal

Un día perdido es una película del director español José María Forqué en 1954. El éxito de El diablo toca la flauta, realizada en 1953 por José María Forqué con guion escrito junto a Noel Clarasó, volvió a unir a los dos, al año siguiente, en un nuevo proyecto donde también coincidían varias historias hilvanadas con una leve trama argumental.

ArgumentoEditar

El argumento presenta a tres monjas, de paso en Madrid, que deben pernoctar en el convento de su orden. Al recoger sus maletas descubren un cesto con un niño recién nacido y, aunque piensan en entregarlo a la Beneficencia, optan por tratar de localizar a sus padres con la complicidad del mejor taxista que podían imaginar: el gran Pepe Isbert.

RepartoEditar

También suposo el debut cinematográfico de Fernando Guillén.

Enlaces externosEditar