Una sola China

Doctrina Política sobre la Existencia de un Solo Estado en el Mundo, tal es el caso de la Disputa entre China contra Taiwan

«Una sola China» (en chino tradicional: 一個中國; chino simplificado: 一个中国; pinyin: yī gè Zhōngguó; Wade-Giles: I-ko Chung-kuo) es una posición política según el cual existe una sola nación-estado en el mundo con el nombre de «China» y que por lo tanto China continental, Hong Kong, Macao y Taiwán son todos parte de esa única entidad nacional denominada «China».

Caracteres simplificado y tradicional de la palabra "China" en idioma chino. El primer carácter se refiere a "central" y el segundo a "nación".

Este principio es sostenido activamente por el gobierno de la República Popular China y determina que, para el régimen de Pekín, la isla de Taiwán tenga el rango de facto de una simple «provincia rebelde» a la cual jamás se podrá reconocer como Estado independiente. La aceptación o el rechazo de este principio es un factor clave en las relaciones entre la República Popular China, que gobierna China continental, Hong Kong, y Macao, y la República de China, que gobierna la isla de Taiwán, y las islas aledañas de Pescadores, Quemoy, Matsu, Pratas y Taiping.

La política de Una Sola China en la práctica
     República Popular China (PRC)     República de China (ROC)     Países que solo reconocen a la PRC     Países que solo reconocen a la ROC     Países que reconocen a la PRC y mantienen relaciones informales con la ROC

La política de «Una sola China» es sostenida terminantemente por la República Popular China, que iguala China con la RP China, y sostiene que la única China existente tiene como gobierno legítimo al régimen de Pekín. En aplicación de este principio, la RP China requiere a todos los países con quienes mantiene relaciones diplomáticas que reconozcan al régimen de Pekín como único gobierno de China, y que por lo tanto se nieguen a sostener relaciones diplomáticas con la Taiwán, considerando a esta también como «parte de la RP China». El reconocimiento que hay solo una China (aunque no limitado a la RP China en la definición) es también un requisito previo la RP China ha puesto para negociaciones con el gobierno de la República de China.

La posición de la República de China hacia esta política es apreciablemente más dividida. Legalmente hablando, la República de China continúa manteniendo su propia versión del principio de «Una China», al sostener oficialmente que el régimen de Taipéi es el único «gobierno legítimo» de toda China continental. Sin embargo, estos reclamos ya no son activamente mantenidos por el gobierno taiwanés.

Los partidos de la Coalición pan-azul de Taiwán aceptan la política de Una Sola China, pero ellos no igualan a «China» con la República Popular China sino con el propio Taiwán, negando toda legitimidad al régimen de la RP China, siendo que uno de sus líderes, el expresidente del partido Kuomintang (KMT) Ma Ying-jeou, llegó más lejos al declarar en 2006 que «Una Sola China es la República de China».

En contraste, los partidos de la Coalición pan-verde taiwanesa rechazan la posición de Una Sola China, en tanto prefieren considerar a Taiwán como una nación-estado «separada y diferente» de China. Proponen que el régimen de Taipéi abandone su pretensiones sobre la China continental y declare a Taiwán como estado independiente, sin vínculos políticos con la RP China. Dicha posición también es rechazada frontalmente por el gobierno de la RP China.

AntecedentesEditar

 
Territorio controlado por la República Popular China (violeta) y la República de China (naranja). El tamaño de las islas menores se ha exagerado en este mapa para facilitar su identificación.

Antes de principios del siglo XVII, Taiwán estaba habitado principalmente por aborígenes taiwaneses, pero la demografía comenzó a cambiar con las sucesivas oleadas de migración china Han. Taiwán fue puesto por primera vez bajo el control de Zheng Chenggong (Koxinga), un leal a Ming, en 1662 como el Reino de Tungning, antes de ser incorporado por la dinastía Qing en 1683.

También fue gobernado por los holandeses (1624-1662) y los españoles (1626-1642, sólo en el norte de Taiwán). Los japoneses gobernaron Taiwán durante medio siglo (1895-1945), mientras que Francia dominó brevemente el norte de Taiwán en 1884-1885.[1]

Fue una prefectura periférica de la provincia de Fujian bajo el gobierno manchú Qing de China desde 1683 hasta 1887, cuando se convirtió oficialmente en una provincia separada de Fujian-Taiwán. Taiwán siguió siendo una provincia durante ocho años hasta que fue cedida a Japón en virtud del Tratado de Shimonoseki en 1895.[2][3]

Mientras Taiwán permaneció bajo control japonés, la dinastía Qing fue derrocada y la Primera y Segunda República de China (ROC) se establecieron desde el régimen de Beiyang hasta el Kuomintang (KMT) a partir de 1928.

Después de las ceremonias de rendición japonesa de octubre de 1945 en Taipéi, la capital de la provincia de Taiwán, Taiwán se convirtió una vez más en el sistema de gobierno de China durante el período de ocupación militar.[4][5][6][7]​ En 1949, después de perder el control de la mayor parte de China continental después de la Guerra Civil China, y antes de que los tratados de paz de la posguerra entraran en vigor, el gobierno de la República de China bajo el KMT se retiró al Taiwán ocupado. Chiang Kai-shek declaró la ley marcial. Se ha argumentado que Japón renunció formalmente a todos los derechos territoriales de Taiwán en 1952 en el Tratado de Paz de San Francisco, pero ni en ese tratado ni en el tratado de paz firmado entre Japón y China se otorgó la soberanía territorial de Taiwán a la República de China.[8][9]​ Los tratados dejaron el estatus de Taiwán, según lo gobernado por la República de China o la República Popular China, deliberadamente vago, y la cuestión de la soberanía legítima sobre China es la razón por la que China no fue incluida en el Tratado de Paz de San Francisco.[8][9]​ Este argumento no es aceptado por quienes consideran que la soberanía de Taiwán ha sido legítimamente devuelta a la República de China al final de la guerra.[10]​ Algunos argumentan que la República de China es un gobierno en el exilio,[11][12][13][14]​ mientras que otros sostienen que es un estado residual.[15]

El gobierno de la República de China todavía gobierna Taiwán, pero se transformó en un estado libre y democrático en la década de 1990 después de décadas de ley marcial.[16]​ Durante este período, el estatus legal y político de Taiwán se ha vuelto más controvertido, con más expresiones públicas de sentimientos de independencia de Taiwán, que anteriormente estaban prohibidos.

Puntos de vista dentro de TaiwánEditar

Dentro de Taiwán, existe una distinción entre las posiciones del Kuomintang (KMT) y el Partido Democrático Progresista (DPP).

El Kuomintang sostiene el "principio de una sola China" y sostiene que, según la Constitución de la República de China (aprobada por el gobierno del Kuomintang en 1947 en Nanjing), la República de China tiene soberanía sobre la mayor parte de China, incluidas, según su interpretación, tanto la China continental como Taiwán. Después de que el Partido Comunista de China expulsó a la República de China en la Guerra Civil China de la mayor parte del territorio chino en 1949 y fundó la República Popular China, el gobierno nacionalista chino de la República de China, que todavía controlaba a Taiwán, continuó reclamando legitimidad como gobierno de toda China. Bajo el ex presidente Lee Teng-hui, se agregaron artículos adicionales a la constitución de la República de China en 1991 para que se aplicara de manera efectiva solo al área de Taiwán.[17]​ El Kuomintang proclama una forma modificada del principio de "Una China" conocido como el "Consenso de 1992". Bajo este "consenso", ambos gobiernos "están de acuerdo" en que hay un solo estado soberano que abarca tanto a China continental como a Taiwán, pero no están de acuerdo sobre cuál de los dos gobiernos es el gobierno legítimo de este estado. El ex presidente de la República de China, Ma Ying-jeou, había reafirmado sus reclamos sobre China continental hasta el 8 de octubre de 2008.[18]

El Partido Democrático Progresista no está de acuerdo con el "principio de Una China" tal como lo define el KMT. En cambio, tiene una interpretación diferente y cree que "China" se refiere solo a la República Popular China y afirma que Taiwán y China son dos países separados, por lo tanto, hay un país en cada lado y "una China, un Taiwán". La posición del DPP es que el pueblo de Taiwán tiene derecho a la autodeterminación sin coerción exterior.[19]​ La actual presidenta Tsai Ing-wen se niega a afirmar el consenso de 1992.

El principio de Una China de la República Popular China enfrenta la oposición de los partidarios del movimiento independentista de Taiwán, que presiona para establecer la "República de Taiwán" y cultivar una identidad separada aparte de China llamada "Taiwánización".

Posiciones legalesEditar

 
Mapa del territorio que reclamó el gobierno del Kuomintang de la República de China después de retirarse a Taiwán

Ni el gobierno de la República de China ni el de la República Popular China reconocen al otro como un gobernante nacional legítimo.

República Popular China (PRC)Editar

  • Preámbulo de la Constitución de la República Popular China.
    Taiwán es parte del territorio sagrado de la República Popular China. Es un noble deber de todo el pueblo chino, incluidos nuestros compatriotas en Taiwán, cumplir la gran tarea de reunificar la patria.[20]
  • Ley antisecesión de la República Popular China:
    Artículo 2:

    Solo hay una China en el mundo. Tanto el continente como Taiwán pertenecen a una sola China. La soberanía y la integridad territorial de China no admiten división. Salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de China es una obligación común de todo el pueblo chino, incluidos los compatriotas de Taiwán.

    Taiwán es parte de China. El estado nunca permitirá que las fuerzas secesionistas "independencia de Taiwán" hagan que Taiwán se separe de China bajo cualquier nombre o por cualquier medio.[21]

    Artículo 5:

    Mantener el principio de una sola China es la base de la reunificación pacífica del país.

    Reunificar el país por medios pacíficos sirve mejor a los intereses fundamentales de los compatriotas de ambos lados del Estrecho de Taiwán. El Estado hará todo lo posible con la máxima sinceridad para lograr una reunificación pacífica.

    Una vez que el país se reunifica pacíficamente, Taiwán puede practicar sistemas diferentes a los del continente y disfrutar de un alto grado de autonomía.[21]

Republica de China (ROC)Editar

  • Artículo 4 de la Constitución (Efectivo de 1948 a 2000):
    "El territorio de la República de China de acuerdo con sus fronteras nacionales existentes no será alterado excepto por resolución de la Asamblea Nacional."
  • Artículo 4 de los Artículos Adicionales Sexto de la Constitución (Efectivo 2000 a 2005):
    "El territorio de la República de China, definido por sus fronteras nacionales existentes, no se modificará a menos que se inicie a propuesta de una cuarta parte de todos los miembros del Yuan Legislativo, aprobada por tres cuartas partes de los miembros del Yuan Legislativo presente en una reunión que requiere un quórum de tres cuartos de todos los miembros, y aprobado por tres cuartos de los delegados a la Asamblea Nacional presentes en una reunión que requiere un quórum de dos tercios de todos los delegados."
  • Artículo 4 de los Artículos Adicionales de la Constitución (Efectivo desde 2005 hasta el presente):
    "El territorio de la República de China, definido por sus fronteras nacionales existentes, no se alterará a menos que se inicie a propuesta de una cuarta parte del total de miembros del Yuan Legislativo, aprobada por al menos tres cuartas partes de los miembros presentes en un reunión a la que asistieron al menos tres cuartas partes del total de miembros del Yuan Legislativo, y sancionada por los electores en el área libre de la República de China en un referéndum celebrado al expirar un período de seis meses de anuncio público de la propuesta, en la que el número de votos válidos a favor supera la mitad del número total de electores."

De acuerdo con esta posición legal, la legislación aprobada por el Yuan Legislativo es firmada por el Presidente de la República de China. Solo los votantes que residen en el área libre son elegibles para votar y ser elegidos en las elecciones de la República de China.

Evolución de la políticaEditar

 
Bandera de la República de China (derecha) y la República Popular de China ondeando juntas en Chinatown, San Francisco, revelando diferentes puntos de vista políticos de los chinos de ultramar.

Una interpretación, que se adoptó durante la Guerra Fría, es que la República Popular China o la República de China es el único gobierno legítimo de toda China y que el otro gobierno es ilegítimo. Si bien gran parte del bloque occidental mantuvo relaciones con la República de China hasta la década de 1970 bajo esta política, gran parte del bloque oriental mantuvo relaciones con la República Popular China. Si bien el gobierno de la República de China se consideraba a sí mismo el restante obstáculo del gobierno legítimo de un país invadido por lo que consideraba rebeldes comunistas, la República Popular de China afirmó haber sucedido a la República de China en la Guerra Civil China. Aunque la República de China ya no se presenta a sí misma como el único gobierno legítimo de China, la posición de la República Popular China se mantuvo sin cambios hasta principios de la década de 2000, cuando la República Popular China comenzó a suavizar su posición sobre este tema para promover la reunificación china.

La posición revisada de la República Popular China quedó clara en la Ley Antisecesión de 2005, que aunque afirma que hay una China cuya soberanía es indivisible, no identifica explícitamente a esta China con la República Popular China. Casi todas las leyes de la República Popular China tienen un sufijo "de la República Popular China" (prefijo en la gramática china) en sus nombres oficiales, pero la Ley Antisecesión es una excepción. Beijing no ha hecho declaraciones importantes después de 2004 que identifiquen a una China con la República Popular China y ha cambiado ligeramente su definición de una China para abarcar un concepto llamado 'Consenso de 1992': ambos lados del estrecho de Taiwán reconocen que solo hay una China: ambos continentes China y Taiwán pertenecen a la misma China, pero están de acuerdo en diferir en la definición de qué China.

Una interpretación de una China es que solo existe una región geográfica de China, que se dividió entre dos gobiernos chinos durante la Guerra Civil China. Esta es en gran parte la posición de los actuales partidarios de la reunificación china en China continental, que creen que "una China" debería reunirse eventualmente bajo un solo gobierno. A partir de 2005, esta posición se ha acercado lo suficiente a la posición de la República Popular China, lo que permite un diálogo de alto nivel entre el Partido Comunista de China y la Coalición Pan-Azul de la República de China.

Posición política en la República Popular ChinaEditar

 
Documento de viaje especial emitido por la República Popular China para un ciudadano de la República de China que desee ingresar a China continental.

En la práctica, las fuentes oficiales y los medios de comunicación estatales nunca se refieren al "gobierno de la República de China" y rara vez al "gobierno de Taiwán". En cambio, se hace referencia al gobierno de Taiwán como las "autoridades de Taiwán". La República Popular China no acepta ni sella los pasaportes de la República de China. En cambio, un residente de Taiwán que visite China continental debe usar un Permiso de entrada de compatriota de Taiwán. Hong Kong otorga entrada sin visado a los titulares de un permiso; mientras que los titulares de un pasaporte de la República de China deben solicitar un registro previo a la llegada. Macao concede la entrada sin visado a los titulares tanto del permiso como del pasaporte.

Posición política en la República de ChinaEditar

La única declaración oficial de la República de China sobre su interpretación del Principio de Una China se remonta al 1 de agosto de 1992. En ese momento, el Consejo Nacional de Unificación de la República de China expresó la interpretación de la República de China del principio como:[22]

  1. Los dos lados del Estrecho tienen opiniones diferentes sobre el significado de "una China". Para Beijing, "una China" significa "la República Popular China (PRC)", y Taiwán se convertirá en una "Región Administrativa Especial" después de la unificación. Taipéi, por otro lado, considera que "una sola China" significa la República de China (ROC), fundada en 1912 y con soberanía de jure sobre toda China. Sin embargo, la República de China de hoy en día sólo tiene jurisdicción sobre Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu. Taiwán es parte de China y China continental también es parte de China.
  2. Desde 1949, China se ha dividido temporalmente y cada lado del Estrecho de Taiwán está administrado por una entidad política separada. Esta es una realidad objetiva que ninguna propuesta de unificación de China puede pasar por alto.
  3. En febrero de 1991, el gobierno de la República de China, tratando resueltamente de establecer un consenso e iniciar el proceso de unificación, adoptó las "Directrices para la unificación nacional". Esto se hizo para mejorar el progreso y el bienestar de la gente y la prosperidad de la nación. El gobierno de la República de China espera sinceramente que las autoridades del continente adopten una actitud pragmática, hagan a un lado los prejuicios y cooperen para contribuir con su sabiduría y energías a la construcción de una China libre, democrática y próspera.

Sin embargo, el consenso político y la opinión pública en Taiwán ha evolucionado desde 1992. Existe una diferencia significativa entre el reconocimiento y la comprensión de cada facción del principio de Una China. Los partidos de la Coalición Pan-Azul, que consisten en el Kuomintang, el Partido El Pueblo Primero y el Partido Nuevo, aceptan el principio de Una China. En particular, el ex presidente de la República de China, Ma Ying-jeou, declaró en 2006, cuando era presidente del Kuomintang, que "Una China es la República de China". Hasta la década de 1990, el gobierno declaró activamente que la República de China es la única "Una China" legítima, mientras que la República de China es ilegítima.

Los partidos de la Coalición Pan-Verde, que consisten en el Partido Democrático Progresista (DPP) y la Unión de Solidaridad de Taiwán, son más hostiles a la política, ya que ven a Taiwán como un país separado de China. El ex presidente de la República de China, Chen Shui-bian del DPP, considera la aceptación del principio de "Una China" como una capitulación ante la República Popular China, y prefiere verlo como nada más que un tema de discusión, en oposición a la insistencia de la República Popular China de que el El principio de "Una China" es un requisito previo para cualquier negociación.

Cuando la República de China estableció relaciones diplomáticas con Kiribati en 2003, la República de China declaró oficialmente que Kiribati podía seguir manteniendo relaciones diplomáticas con la República Popular China.[cita requerida] Sin embargo, a pesar de la declaración, todos los países que mantienen vínculos oficiales con Taipéi continúan reconociendo a la República de China como el único gobierno legítimo de China.[23]

La República de China no reconoce ni sella los pasaportes de la República Popular China. En cambio, los residentes chinos que visiten Taiwán y otros territorios bajo la jurisdicción de la República de China deben utilizar un permiso de entrada y salida emitido por las autoridades de la República de China.

Relaciones diplomaticasEditar

 
Embajada de la República Popular China en Kiev, Ucrania. Ucrania no reconoce a la República de China.
 
Embajada de la República Popular China en Canberra, Australia. Australia no reconoce oficialmente a la República de China, aunque tiene relaciones extraoficiales con ella.
 
Embajada de la República de China en Mbabane, Eswatini. Eswatini no reconoce la República Popular China.
 
Oficina económica y cultural de la República de China en Tokio, Japón. Japón reconoce a la República Popular China, aunque también tiene relaciones informales con la República de China.

El Principio de Una China también es un requisito para que cualquier entidad política establezca relaciones diplomáticas con la República Popular China. La República Popular China ha intentado tradicionalmente que las naciones reconozcan que "el Gobierno de la República Popular China es el único gobierno legal de China y Taiwán es una parte inalienable del territorio de la República Popular China". Sin embargo, muchas naciones no están dispuestas a hacer esta declaración en particular y, a menudo, hubo un esfuerzo prolongado para encontrar un lenguaje con respecto a una China que sea aceptable para ambas partes. Casi todos los países utilizan términos como "respeta", "reconocer", "comprender", "tomar nota de", que no reconocen la soberanía de la República Popular China sobre Taiwán y otros territorios gobernados por la República de China. Esta ambigüedad estratégica en el lenguaje utilizado proporciona la base para que los países tengan vínculos formales con la República Popular de China y mantengan vínculos no oficiales con la República de China.

La política del gobierno de la República Popular China exige que cualquier país que desee establecer una relación diplomática con la República Popular China debe primero interrumpir cualquier relación formal con la República de China. Según el Foro Fletcher de Asuntos Mundiales, "el no reconocimiento del gobierno taiwanés es un requisito previo para mantener relaciones diplomáticas formales con la República Popular China Plantilla: efecto Mdashin que obliga a otros gobiernos a elegir entre Beijing y Taipei."[24][25]​ Para competir por el reconocimiento de otros países, cada gobierno chino ha dado dinero a algunos países pequeños. Tanto los gobiernos de la República Popular China como los de la República de China se han acusado mutuamente de diplomacia monetaria. Varios países pequeños de África y el Caribe han establecido y discontinuado relaciones diplomáticas con ambas partes varias veces a cambio de un enorme apoyo financiero de cada parte.[26]

El nombre "China Taipei" se utiliza en algunos escenarios internacionales, ya que "Taiwán" sugiere que Taiwán es un país separado y "República de China" sugiere que hay dos Chinas y, por lo tanto, ambos violan el Principio de Una China. Taiwán también podría utilizarse como abreviatura de la unión aduanera entre Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu. Por ejemplo, en la Declaración de Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) sobre las elecciones de marzo de 2007, emitida en nombre de la Unión Europea y con el apoyo de 37 países, se menciona expresamente a "Taiwán".

La mayoría de los países que reconocen a Beijing eluden el lenguaje diplomático al establecer "Oficinas Comerciales" que representan sus intereses en suelo taiwanés, mientras que el gobierno de la República de China representa sus intereses en el exterior ante TECRO, la Oficina de Representación Económica y Cultural de Taipéi. Estados Unidos (y cualquier otra nación que tenga relaciones diplomáticas con la República Popular China) no tiene relaciones diplomáticas formales con la República de China. En cambio, las relaciones externas se manejan a través de organizaciones nominalmente privadas como el Instituto Americano en Taiwán o la Oficina Comercial Canadiense en Taipéi.

En cuanto a Filipinas, la Embajada no oficial se llama Oficina Económica y Cultural de Manila. Aunque es una oficina cultural y económica, el sitio web dice explícitamente que es la Oficina de Representación de Filipinas en Taiwán. También ofrece diversos servicios consulares, como otorgamiento de visa y tramitación de pasaporte.

Política de EE. UU.Editar

 
Mao Zedong saluda al presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, durante su visita a China en 1972.

En el caso de Estados Unidos, la Política de Una China se declaró por primera vez en el Comunicado de Shanghai de 1972: "Estados Unidos reconoce que los chinos a ambos lados del Estrecho de Taiwán sostienen que hay una sola China y que Taiwán es parte de China. Estados Unidos no cuestiona esa posición ". Estados Unidos no ha expresado una declaración explícitamente inmutable sobre si cree que Taiwán es independiente o no. En cambio, Washington simplemente afirma que entiende las afirmaciones de la República Popular China sobre Taiwán como propias. De hecho, muchos eruditos[¿quién?] están de acuerdo en que la Política de Una China de Estados Unidos no tenía la intención de complacer al gobierno de la República Popular China, sino como una forma de que Washington condujera las relaciones internacionales en la región, lo que Beijing no declara. Un estudio más reciente sugiere que esta redacción reflejaba el deseo de la administración Nixon de transferir la responsabilidad de resolver la disputa a las "personas más directamente involucradas", es decir, China y Taiwán. Al mismo tiempo, los Estados Unidos evitarían "perjudicar el resultado final" al negarse a respaldar explícitamente las alegaciones de una u otra parte.[27]

En el apogeo de la división sino-soviética y el conflicto chino-vietnamita, y al comienzo de la reforma y apertura de la República Popular China, Estados Unidos cambió estratégicamente el reconocimiento diplomático de la República de China (Taiwán) a la República Popular China (RPC) el 1 de enero de 1979.

Cuando el presidente Jimmy Carter en 1979 rompió relaciones con la República de China a fin de establecer relaciones con la República de China, el Congreso respondió aprobando la Ley de Relaciones de Taiwán que mantenía las relaciones, pero no alcanzó el pleno reconocimiento de la República de China. En 1982, el presidente Ronald Reagan también vio que se adoptaban las Seis Garantías, siendo la quinta que Estados Unidos no reconocería formalmente la soberanía china sobre Taiwán. Sin embargo, la política de Estados Unidos se ha mantenido ambigua. En el Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes el 21 de abril de 2004, la representante Grace Napolitano (D-CA) le preguntó al subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, James A. Kelly, si el compromiso del gobierno de los Estados Unidos con la democracia de Taiwán entró en conflicto con la llamada Política de una China.[28]​ Dijo: "En mi testimonio, expuse el punto" nuestra Una China ", y realmente no lo definí, y no estoy seguro de poder definirlo fácilmente. Puedo decirles lo que no es. no es la política de Una China o el principio de Una China que sugiere Beijing, y puede que no sea la definición que algunos tendrían en Taiwán. Pero transmite un significado de solidaridad entre las personas de ambos lados del estrecho. esa ha sido nuestra política durante mucho tiempo."[29]

 
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el líder chino, Xi Jinping. Obama apoyó la política de "Una China" durante su administración.

La posición de los Estados Unidos, como se aclara en el informe China / Taiwán: Evolución de la política "Una China" del Servicio de Investigación del Congreso (fecha: 9 de julio de 2007) se resume en cinco puntos:

  1. Estados Unidos no declaró explícitamente el estado soberano de Taiwán en los tres comunicados conjuntos de Estados Unidos y la República Popular China de 1972, 1979 y 1982.
  2. Estados Unidos "reconoció" la posición de "Una China" de ambos lados del Estrecho de Taiwán.
  3. La política estadounidense no ha reconocido la soberanía de la República Popular China sobre Taiwán;
  4. La política estadounidense no ha reconocido a Taiwán como país soberano; y
  5. La política de Estados Unidos ha considerado inestable el estatus de Taiwán.

Estas posiciones se mantuvieron sin cambios en un informe de 2013 del Servicio de Investigación del Congreso.[30]

El 2 de diciembre de 2016, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y la presidenta de la República de China, Tsai Ing-wen, realizaron una breve llamada telefónica sobre "los estrechos vínculos económicos, políticos y de seguridad entre Taiwán y Estados Unidos".[31]​ El 6 de diciembre, unos días después de la llamada, Trump dijo que Estados Unidos no está necesariamente obligado por su política de "una sola China".[32][33][34]

El 9 de febrero de 2017, en una larga llamada telefónica, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de la República Popular China, Xi Jinping, discutieron numerosos temas y el presidente Trump acordó, a petición de Xi Jinping, honrar la política de "una sola China".[35]

Opinión pública estadounidense sobre la Política de Una ChinaEditar

La opinión pública estadounidense sobre la Política de Una China es mucho más ambigua que las opiniones de las élites políticas y los expertos en políticas estadounidenses. Una encuesta de Pew Research de 2012 encontró que el 84% de los expertos en políticas creían que era muy importante que Estados Unidos construyera una relación sólida con China, mientras que solo el 55% del público en general estuvo de acuerdo con esa afirmación.[36]​ Esta gran diferencia de acuerdo entre los expertos en políticas y el público estadounidense se ilustra en la llamada telefónica de Donald Trump 25 días después de su toma de posesión al presidente de Taiwán, que rompió una política de décadas que podría ser una expresión de actitudes negativas hacia la República Popular China.[37]

Además, las actitudes populistas estadounidenses hacia la República Popular China son negativas, donde China es vista como un adversario económico más que como un rival amistoso. Una encuesta de Pew Research de 2015 encontró que el 60% de los estadounidenses ven la pérdida de puestos de trabajo en China como muy grave, en comparación con solo el 21% que ve las tensiones entre China y Taiwán como muy graves.[38]​ Las tendencias históricas realizadas por Gallup demuestran un aumento en la percepción entre los estadounidenses de que China es la potencia económica líder en el mundo de hoy, con encuestas en 2000 que muestran que solo el 10% está de acuerdo con esa declaración y en 2016, el 50% está de acuerdo con la declaración.[39]

Relaciones a través del EstrechoEditar

Un letrero de propaganda en la Dadan (República de China) frente a Xiamen (República Popular China) proclamando " Los tres principios del pueblo unen a China"
Un cartel de propaganda en Mawei (República Popular China) frente a Matsu (República de China) proclamando "La paz une a China, Un país, dos sistemas".

El reconocimiento del Principio de Una China es también un requisito previo por parte del gobierno de la República Popular de China para cualquier diálogo a través del Estrecho que se lleve a cabo con grupos de Taiwán. La política de Una China de la República Popular China rechaza las fórmulas que piden "dos Chinas" o "una China, un Taiwán"[40]​ y ha declarado que los esfuerzos para dividir la soberanía de China podrían enfrentarse con la fuerza militar.[cita requerida]

La República Popular China ha declarado explícitamente que es flexible en cuanto al significado de "una China", y que "una China" puede no ser necesariamente sinónimo de la República Popular China, y se ha ofrecido a hablar con las partes sobre Taiwán y el gobierno de Taiwán sobre la base del Consenso de 1992 que establece que hay una China, pero que hay diferentes interpretaciones de esa China. Por ejemplo, en las declaraciones del primer ministro Zhu Rongji antes de las elecciones presidenciales de 2000 en Taiwán, afirmó que mientras cualquier poder gobernante en Taiwán acepte el principio de Una China, puede negociar y discutir cualquier cosa libremente.

Sin embargo, el Principio de Una China aparentemente requeriría que Taiwán renunciara formalmente a cualquier posibilidad de independencia taiwanesa y excluiría cualquier fórmula de "una nación, dos estados" similar a las utilizadas en la Ostpolitik alemana o en la reunificación coreana. Chen Shui-bian, presidente de la República de China entre 2000 y 2008 rechazó repetidamente las demandas de aceptar el Principio de Una China y, en cambio, pidió conversaciones para discutir la propia Una China. Con las elecciones de enero y marzo de 2008 en Taiwán y la elección de Ma Ying-jeou como presidente de la República de China, que asumió el cargo el 20 de mayo, se estableció una nueva era de mejores relaciones entre ambos lados del Estrecho de Taiwán.[41]​ Los funcionarios del KMT visitaron China continental y el ARATS chino se reunió en Beijing con su contraparte taiwanesa, la Straits Exchange Foundation. Por tanto, se establecieron vuelos chárter directos.

Una China fue la formulación sostenida por el gobierno de la República de China antes de la década de 1990, pero se afirmó que la única China era la República de China en lugar de la República Popular China. Sin embargo, en 1991, el presidente Lee Teng-hui indicó que no desafiaría a las autoridades comunistas a gobernar China continental. Este es un punto significativo en la historia de las relaciones a través del Estrecho en el sentido de que un presidente de la República de China ya no reclama autoridad administrativa sobre China continental. A partir de entonces, el movimiento de independencia de Taiwán obtuvo un impulso político y, bajo la administración de Lee, la cuestión ya no es quién gobierna la China continental, sino quién reclama legitimidad sobre Taiwán y las islas circundantes. En el transcurso de la década de 1990, el presidente Lee pareció alejarse de la formulación de Una China, lo que llevó a muchos a creer que en realidad simpatizaba con la independencia de Taiwán. En 1999, Lee propuso unas relaciones especiales de estado a estado para las relaciones entre China continental y Taiwán, lo que fue recibido con enojo por Beijing, lo que puso fin al diálogo semioficial hasta junio de 2008, cuando se reunieron ARATS y SEF, y en el que el presidente Ma Ying-jeou reiteró el Consenso de 1992 y la interpretación diferente sobre "Una China".

Después de la elección de Chen Shui-bian en 2000, la política del gobierno de la República de China fue proponer negociaciones sin condiciones previas. Si bien Chen no rechazó explícitamente la teoría de los dos estados de Lee, tampoco la apoyó explícitamente. A lo largo de 2001, hubo intentos infructuosos de encontrar una fórmula aceptable para ambas partes, como aceptar "acatar el consenso de 1992". Chen, después de asumir la presidencia del Partido Democrático Progresista en julio de 2002, adoptó una política algo menos ambigua y declaró a principios de agosto de 2002 que "está claro que ambos lados del estrecho son países separados". Esta declaración fue fuertemente criticada por los partidos de la Coalición Pan-Azul de la oposición en Taiwán, que apoyan el Principio de Una China, pero se oponen a definir esta "Una China" como la República Popular China.

La política de Una China se convirtió en un problema durante las elecciones presidenciales de la República de China de 2004. Chen Shui-bian abandonó su ambigüedad anterior y rechazó públicamente el Principio de Una China alegando que implicaría que Taiwán es parte de la República Popular China. Su oponente Lien Chan apoyó públicamente una política de "una China, diferentes interpretaciones", como se hizo en 1992. Al final de las elecciones de 2004, Lien Chan y su compañero de fórmula, James Soong, anunciaron más tarde que no pondrían la unificación final como el objetivo de su política a través del Estrecho y no excluiría la posibilidad de un Taiwán independiente en el futuro. En una entrevista con la oficina de Time Asia antes de las elecciones presidenciales de 2004, Chen utilizó el modelo de Alemania y la Unión Europea como ejemplos de cómo los países pueden unirse, y la Unión Soviética para ilustrar cómo un país puede fragmentarse.

En marzo de 2005, la República Popular China aprobó una Ley Antisecesión que autorizaba el uso de la fuerza para prevenir un "incidente grave" que rompe la política de Una China, pero que al mismo tiempo no identifica a una China con la República Popular y se ofrece a buscar soluciones políticas. En la misma sesión del Congreso de la República Popular China, también se aprobó un gran aumento en el gasto militar, lo que llevó a los miembros del equipo azul a interpretar esas medidas como forzando a la República de China a adherirse a la Política de Una China o, de lo contrario, la República Popular China atacaría.

En abril y mayo de 2005, Lien Chan y James Soong hicieron viajes separados a China continental,[42]​ durante el cual ambos apoyaron explícitamente el Consenso de 1992 y el concepto de una China y en el que ambos expresaron explícitamente la oposición de sus partidos a la independencia de Taiwán. Aunque el presidente Chen apoyó en un momento los viajes de Lien y Soong para aliviar las tensiones a través del Estrecho,[43]​ también los atacó por trabajar con el "enemigo" de la República Popular China[cita requerida]. El 28 de abril de 2008, el presidente honorario Lien Chan del entonces opositor Kuomintang visitó Beijing y se reunió con Hu Jintao por cuarta vez desde su histórico encuentro el 29 de abril de 2005 en sus respectivas capacidades como líderes del partido tanto del Partido Comunista de China como del Partido Nacionalista Chino, KMT. Lien también se reunió con Chen Yunlin, director de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado de la República Popular China.[44]

El 28 de mayo de 2008, el presidente del Kuomintang, Wu Po-hsiung, realizó una visita histórica a Beijing,[45]​ y se reunió y estrechó la mano del Secretario General Comunista Hu Jintao, en el Gran Salón del Pueblo. También visitó el mausoleo de Sun Yat-sen. Hu Jintao pidió reanudar los intercambios y conversaciones, basados ​​en el Consenso de 1992, entre la Asociación para las Relaciones a Través del Estrecho de Taiwán (ARATS) de China continental y la Fundación de Intercambio del Estrecho de Taiwán (SEF), lo antes posible, y resolver prácticamente los problemas relacionados con las dos partes. a través de conversaciones en pie de igualdad. Una vez que se reanude el diálogo ARATS-SEF, se debe dar prioridad a cuestiones como los vuelos fletados de fin de semana a través del Estrecho y la aprobación para los residentes de China continental que viajan a Taiwán, que son la mayor preocupación para las personas en ambos lados del Estrecho. "El KMT ha ganado dos elecciones importantes en Taiwán recientemente", dijo Wu, "lo que mostró que la opinión generalizada del pueblo de Taiwán se identificaba con lo que representaba el KMT, y la mayoría del pueblo de Taiwán está de acuerdo en que los dos lados del estrecho pueden lograr un desarrollo pacífico y una situación en la que todos ganen".[46]​ Wu también dijo a los periodistas que le había recalcado a Hu que Taiwán necesitaba una presencia internacional. "El pueblo taiwanés necesita un sentido de seguridad, respeto y un lugar en la comunidad internacional", dijo Wu. Hu también fue citado por haber prometido discutir medidas factibles para que Taiwán participe en actividades internacionales, particularmente su participación en las actividades de la Organización Mundial de la Salud.[47]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Davidson, James W. (1903). The Island of Formosa, Past and Present : history, people, resources, and commercial prospects : tea, camphor, sugar, gold, coal, sulphur, economical plants, and other productions. London and New York: Macmillan & co. OL 6931635M. Archivado desde el original el 8 de enero de 2015. Consultado el 22 de noviembre de 2014. 
  2. Richard Bush: At Cross Purposes, US-Taiwan Relations since 1942. Published by M.E. Sharpe, Armonk, New York, 2004
  3. Alan M. Wachman: Why Taiwan? Geostrategic rationales for China's territorial integrity. Published by Stanford University Press Stanford, California 2007.
  4. UK Parliament, 4 de mayo de 1955, archivado desde el original el 21 de julio de 2011, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  5. Sino-Japanese Relations: Issues for U.S. Policy, Congressional Research Service, December 19, 2008, archivado desde el original el 22 de marzo de 2012, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  6. Resolving Cross-Strait Relations Between China and Taiwan, American Journal of International Law, July 2000, archivado desde el original el 21 de julio de 2011, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  7. Foreign Relations of the United States, US Dept. of State, 3 de mayo de 1951, archivado desde el original el 22 de marzo de 2012, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  8. a b Starr Memorandum of the Dept. of State, July 13, 1971, archivado desde el original el 21 de julio de 2011, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  9. a b Eisenhower, Dwight D. (1963). Mandate for Change 1953–1956. Doubleday & Co., New York. Archivado desde el original el 3 de enero de 2014. Consultado el 3 de enero de 2014. «The Japanese peace treaty of 1951 ended Japanese sovereignty over the islands but did not formally cede them to "China," either Communist or Nationalist.» 
  10. Tzu-Chin Huang. «Disputes over Taiwan Sovereignty and the Sino-Japanese Peace Treaty Since World War II». Institute of Modern History, Academia sinica. Central Academic Advisory Committee and Academic Affairs Office. Archivado desde el original el 28 January 2015. Consultado el 25 January 2015. Charles Holcombe (2011). A History of East Asia: From the Origins of Civilization to the Twenty-First Century. Cambridge University Press. p. 337. ISBN 978-0-521-51595-5. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2020. Consultado el 23 de febrero de 2020. Barbara A. West (1 January 2009). Encyclopedia of the Peoples of Asia and Oceania. Infobase Publishing. p. 15. ISBN 978-1-4381-1913-7. Archivado desde el original el 17 June 2016. Consultado el 23 February 2020. Richard J. Samuels (21 December 2005). Encyclopedia of United States National Security. SAGE Publications. p. 705. ISBN 978-1-4522-6535-3. Archivado desde el original el 7 de mayo de 2016. Consultado el 23 February 2020. 
  11. One-China Policy and Taiwan, Fordham International Law Journal, December 2004, archivado desde el original el 22 de marzo de 2012, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  12. Kerry Dumbaugh (Specialist in Asian Affairs Foreign Affairs, Defense, and Trade Division) (23 February 2006). «Taiwan's Political Status: Historical Background and Ongoing Implications». Congressional Research Service. Archivado desde el original el 7 de julio de 2011. Consultado el 23 de agosto de 2011. «While on October 1, 1949, in Beijing a victorious Mao proclaimed the creation of the People's Republic of China (PRC), Chiang Kai-shek re-established a temporary capital for his government in Taipei, Taiwan, declaring the ROC still to be the legitimate Chinese government-in-exile and vowing that he would "retake the mainland" and drive out communist forces.» 
  13. «Introduction to Sovereignty: A Case Study of Taiwan». Stanford University. 2004. Archivado desde el original el 7 de noviembre de 2014. Consultado el 23 de agosto de 2011. «Enmeshed in a civil war between the Nationalists and the Communists for control of China, Chiang's government mostly ignored Taiwan until 1949, when the Communists won control of the mainland. That year, Chiang's Nationalists fled to Taiwan and established a government-in-exile.» 
  14. Republic of China government in exile, archivado desde el original el 21 de julio de 2011, consultado el 23 de agosto de 2011 .
  15. Krasner, Stephen D. (2001). Problematic Sovereignty: Contested Rules and Political Possibilities. Columbia University Press. pp. 148. «For some time the Truman administration had been hoping to distance itself from the rump state on Taiwan and to establish at least a minimal relationship with the newly founded PRC.» 
  16. «Taiwan». 30 de enero de 2019. Archivado desde el original el 23 de enero de 2020. Consultado el 18 de junio de 2019. 
  17. Lee Teng-hui 1999 interview with Deutsche Welle: https://fas.org/news/taiwan/1999/0709.htm (enlace roto disponible en este archivo).
  18. «Ma refers to China as ROC territory in magazine interview». Taipei Times. 8 de octubre de 2008. Archivado desde el original el 3 de junio de 2009. Consultado el 8 de octubre de 2008. 
  19. «DPP Party Convention». taiwandc.org. Archivado desde el original el 10 de junio de 2011. Consultado el 27 de abril de 2010. 
  20. «CONSTITUTION OF THE PEOPLE'S REPUBLIC OF CHINA». The People's Daily — Read 3rd paragraph, 10th line-. 4 de diciembre de 1982. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2010. Consultado el 28 de octubre de 2008.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  21. a b «Anti-Secession Law». The People's Daily. 14 de marzo de 2005. Archivado desde el original el 2 de agosto de 2009. Consultado el 28 de octubre de 2008.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  22. National Unification Council, Resolution of August 1, 1992 on the meaning of "one China" (enlace roto disponible en este archivo)., 1 August 1992.
  23. «Exploring Chinese History :: Politics :: International Relations :: Nationalist Era Policy». ibiblio.org. Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. Consultado el 31 de diciembre de 2015. 
  24. Erikson, Daniel P.; Chen, Janice (2007). «China, Taiwan, and the Battle for Latin America». The Fletcher Forum of World Affairs 31 (2): 71. 
  25. «The One-China Principle and the Taiwan Issue». China Internet Information Center. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2019. Consultado el 9 de abril de 2014. 
  26. «China and Taiwan in Africa». HiiDunia. Archivado desde el original el 13 de abril de 2014. Consultado el 9 de abril de 2014. 
  27. Hilton, Brian (September 2018). «'Taiwan Expendable?' Reconsidered». Journal of American-East Asian Relations. 25:3 (3): 296-322. doi:10.1163/18765610-02503004. 
  28. «Secretary Powell Must Not Change U.S. Policy on Taiwan». heritage.org. Archivado desde el original el 15 de diciembre de 2004. Consultado el 16 de enero de 2005. 
  29. Gregson, Chip; Hsiao, Russell; Young, Stephen M. «David and Goliath: Strengthening Taiwan’s Deterrence and Resiliency». globaltaiwan.org. Global Taiwan Institute. Consultado el 27 April 2021. 
  30. Shirley A. Kan; Wayne M. Morrison (January 4, 2013). «U.S.-Taiwan Relationship: Overview of Policy Issues». Congressional Research Service. p. 4. Archivado desde el original el 31 de diciembre de 2017. Consultado el 25 de junio de 2017. 
  31. Metzler, John J. (7 December 2016). «Trump's Taiwan call: Tempest in a teapot?». www.atimes.com. Consultado el 14 December 2016. 
  32. «Trump says U.S. not necessarily bound by 'one China' policy». Reuters. 12 December 2016. Archivado desde el original el 19 de junio de 2017. Consultado el 2 de julio de 2017. 
  33. «Donald Trump questions 'one China' policy». aljazeera.com. Archivado desde el original el 12 de diciembre de 2016. Consultado el 12 de diciembre de 2016. 
  34. «China official says Trump's Taiwan comments cause 'serious concern'». foxnews.com. 12 December 2016. Archivado desde el original el 12 de diciembre de 2016. Consultado el 12 de diciembre de 2016. 
  35. «Readout of the President's Call with President Xi Jinping of China». whitehouse.gov. 9 February 2017. Consultado el 17 de febrero de 2017 – via National Archives. 
  36. «U.S. Public, Experts Differ on China Policies». Pew Research Center's Global Attitudes Project (en inglés estadounidense). 18 de septiembre de 2012. Archivado desde el original el 4 de octubre de 2017. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  37. Bush, Richard (March 2017). «A One-China Policy Primer». East Asia Policy Paper 10: 12. Archivado desde el original el 7 de noviembre de 2017. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  38. «6 facts about how Americans and Chinese see each other». Pew Research Center (en inglés estadounidense). 30 de marzo de 2016. Archivado desde el original el 6 de noviembre de 2017. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  39. Inc., Gallup. «China». Gallup.com (en inglés estadounidense). Archivado desde el original el 3 de noviembre de 2017. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  40. «White Paper--The One-China Principle and the Taiwan Issue». Embassy of the PRC in the USA. 6 de agosto de 1993. Archivado desde el original el 8 de agosto de 2008. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  41. «Taiwan's new president makes immediate overtures to China». WSWS. 4 de junio de 2008. Archivado desde el original el 2 de julio de 2008. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  42. «People First Party leader visits China after KMT head's return». Taiwan Journal. 13 de mayo de 2005. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2009. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  43. Markus, Francis (27 de abril de 2005). «Lien's China trip highlights tensions». BBC. Archivado desde el original el 14 de marzo de 2006. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  44. «KMT's Lien to meet China's President Hu for fourth time». The China Post. 27 de abril de 2008. Archivado desde el original el 3 de mayo de 2008. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  45. «Kuomintang Chairman Wu Poh-hsiung arrives in Beijing». China Daily. 27 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2009. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  46. «KMT Returns to China». Lc Backer Blog. 31 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 8 de julio de 2011. Consultado el 20 de julio de 2008. 
  47. «China promises to resume cross-strait dialogue: KMT chief». Global Security. 28 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 20 de octubre de 2008. Consultado el 20 de julio de 2008. 

Enlaces externosEditar