Abrir menú principal

Vasa vasorum (del latín vasa: vasos, y vasorum: de los vasos, es decir vasos de los vasos) es una red de pequeños vasos sanguíneos que constituyen las paredes de otros vasos sanguíneos de mayor diámetro, como las arterias elásticas (aorta) y las venas grandes (venas cavas).

Vasa vasorum
Cystic medial degeneration - movat - intermed mag.jpg
Micrografía de una degeneración quística de la túnica media. También se muestra la túnica adventicia, o túnica externa (amarilla en el fondo de la la imagen), con vasa vasorum. Tintura de Movat.
Latín [TA]: vasa vasorum
TA A12.0.00.028
TH H3.09.02.0.06001
Enlaces externos
FMA 77433
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Índice

EstructuraEditar

Mediante estudios de tomografía microcomputada tridimensional (3D Micro-CT) en arterias porcinas y humanas de diferentes capas vasculares se han determinado tres tipos de vasa vasorum:

  • Vasa vasorum internae, que surgen directamente del lumen principal de la arteria. Luego se ramifican dentro de la pared del vaso.
  • Vasa vasorum externae, originados en ramas de la arteria principal y luego se reintroducen en las paredes de vasos de esta arteria.
  • Vasa vasorae venarum, que emergen en el interior de la pared del vaso de la arteria pero luego drenan en el lumen principal o en ramas de venas concurrentes.[1]​ Según sea el tipo de vasa vasorum, penetra la pared del vaso a partir del estrato interior (vasa vasorum internae) o de la capa adventicia (vasa vasorum externae). Debido a presiones radiales y circulares más altas dentro de los estratos de las paredes de los vasos más cercanos al lumen principal de la arteria, los vasa vasorum externae no pueden irrigar estas regiones de la pared de los vasos (presión oclusiva).

La estructura de los vasa vasorum varía según el tamaño, la función y la ubicación de los vasos. Si los diámetros de las células de los tejidos no fueran de la finura de un capilar, fenecerían las células. Los vasa vasorum penetran las capas exterior (túnica adventicia) y medial (túnica media) casi hasta alcanzar el estrato interior (túnica íntima) de los vasos más grandes. En vasos menores penetran solamente hasta la capa externa. En los de menor tamaño, su propia circulación nutre directamente a las paredes. Carecen de vasa vasorum.

Esta diminuta red de vasos sanguíneos es más abundante en venas que en arterias.[2]​ Algunos autores prestigiosos suponen que, a medida que las presiones parcial de oxígeno y osmótica son inferiores en las venas, los vasa vasorum son más abundantes en venas grandes. Para abastececimiento suficiente de los vasos, ello necesitaría mayor cantidad de vasa vasorum. Inversamente, conforme el flujo sanguíneo transcurre a una presión más alta, por lo general las paredes arteriales son más gruesas y más musculosas que las venas. Esto implica que se necesitaría más tiempo para que algo de oxígeno se difunda a través de las células en las túnicas adventicia y media, lo cual demandaría mayor extensión de vasa vasorum.

FuncionesEditar

Los vasa vasorum se encuentran en venas grandes y en arterias tales como la aorta y sus derivaciones. Las funciones de aquellos pequeños vasos consisten en provisión de sangre y de nutrimentos para la túnica adventicia y partes exteriores de la túnica media de vasos grandes.[3]

Importancia clínicaEditar

  • Un segmento interesante es que, en la aorta descendente humana, en el nivel de las arterias renales, los vasa vasorum cesan el suministro de sangre oxigenada a las paredes arteriales.[4]​ Como consecuencia, abajo de este segmento, para sus necesidades metabólicas, la aorta depende de difusión, lo cual demanda finura diametral. Esto propicia mayor probabilidad de aneurismo aórtico en esa ubicación, especialmente si existen placas ateroscleróticas. En perros y otras especies, bajo su vasculatura renal sí existen vasa vasorum. En ese sitio los aneurismas son mucho menos probables. Los vasos sanguíneos cerebrales carecen de vasa vasorum, pero contienen rete vasorum, cuyas funciones son similares a las de aquellos diminutos ductos.[5]
  • Existe una relación entre cambios en los vasa vasorum y el desarrollo de placas ateromatosas. No está claro si, especialmente en cuanto a existencia y carencia, los vasa vasorum sean causa o efecto de procesos patológicos.[6]
  • Vasos pequeños como los vasa vasorum y vasa nervorum son particularmente susceptibles a compresión mecánica externa.[7]​ Por lo tanto están implicados en patogénesis de enfermedades vasculares periféricas y neurológicas.
  • Una vulneración en vasa vasorum en estratos de la túnica media de la aorta puede iniciar una serie de eventos patológicos que causen disección aórtica.[3]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Gössl, M; Rosol, M; Malyar, NM; Fitzpatrick, LA; Beighley, PE; Zamir, M; Ritman, EL (Jun 2003). «Functional anatomy and hemodynamic characteristics of vasa vasorum in the walls of porcine coronary arteries.». The Anatomical Record Part A: Discoveries in Molecular, Cellular, and Evolutionary Biology 272 (2): 526-37. PMID 12740947. doi:10.1002/ar.a.10060. 
  2. Carneiro, Luiz Carlos Junqueira, José (2005). Basic histology text & atlas (11th edición). New York, N.Y., [etc.]: McGraw-Hill. ISBN 978-0-07-144091-2. 
  3. a b Loscalzo, editor, Joseph (2010). Harrison's cardiovascular medicine. New York: McGraw-Hill Medical. pp. 2, 33. ISBN 978-0-07-170291-1. 
  4. Wolinsky, H; Glagov, S (1969). «Comparison of abdominal and thoracic aortic medial structure in mammals». Circ Res 25: 677-686. doi:10.1161/01.res.25.6.677. 
  5. Zervas, NT; Liszczak, TM; Mayberg, MR; Black, PM (Apr 1982). «Cerebrospinal fluid may nourish cerebral vessels through pathways in the adventitia that may be analogous to systemic vasa vasorum.». Journal of Neurosurgery 56 (4): 475-81. PMID 7062119. doi:10.3171/jns.1982.56.4.0475. 
  6. Ritman, E; Lerman, A (2007). «The dynamic vasa vasorum». Cardiovascular Research 75 (4): 649-658. ISSN 0008-6363. doi:10.1016/j.cardiores.2007.06.020. 
  7. Moore, Keith L.; Dalley, Arthur F.; Agur, Anne M.R. (2010). Clinically oriented anatomy (6th ed., [International ed.]. edición). Philadelphia [etc.]: Lippincott Williams & Wilkins, Wolters Kluwer. p. 50. ISBN 978-1-60547-652-0. 
  8. Isenberg, David A.; Renton, Peter, eds. (2003). Imaging in rheumatology (1st publ. edición). Oxford [u.a.]: Oxford University Press. p. 304. ISBN 978-0-19-263263-0. 
  9. Weyand, CM; Goronzy, JJ (Aug 31, 2000). «Pathogenic principles in giant cell arteritis.». International Journal of Cardiology. 75 Suppl 1: S9-S15; discussion S17-9. PMID 10980331. doi:10.1016/s0167-5273(00)00198-4.