Veganismo

abstención de consumo de productos de otras especies animales
(Redirigido desde «Vegano»)
Símbolo europeo del veganismo.
Distintas formas de tofu, un tipo de comida vegana.

El veganismo (del inglés veganism)[a]​ es la práctica que rechaza la utilización y consumo de todos los productos y servicios de origen animal. A quien practica el veganismo se le llama vegano o vegana.[2]​ Estas personas adoptan la práctica del veganismo por diversos motivos:

  • Ético: rechazan el consumo de todo producto de origen animal por respeto a los demás animales. Además de seguir una alimentación vegetariana estricta o pura, también extienden dicha filosofía a todos los ámbitos de sus vidas y se oponen al uso o consumo, para cualquier propósito, de animales o productos de origen animal.[3][4]​ Esta elección puede provocar un bajo interés en el conocimiento de los aspectos nutricionales.[5]​ Asimismo, muchos descubrimientos realizados durante los últimos años sugieren que las plantas son seres "sensibles", capaces de comunicarse amplia y activamente, y distinguir entre el "yo" y el "no-yo".[6]​ Se ha planteado que, como seres vivos que son, deben reconocerse sus derechos como en el caso de los animales.[6]
  • Ambiental: evitan el uso de productos de origen animal basándose en la premisa de que la captura o cría industrial de animales es perjudicial para el medio ambiente y además insostenible.[7][8]
  • Dietético (o vegetarianismo estricto): se abstienen, por supuestas ventajas sobre la salud, de consumir cualquier tipo de carne y productos de origen animal, como los huevos, la leche o la miel. Los efectos beneficiosos sobre la salud, como la mejora de las condiciones metabólicas en personas con diabetes tipo 2, no son exclusivos de la dieta vegana sino que también se logran con otro tipo de dietas, incluyendo la dieta mediterránea, la dieta baja en carbohidratos / alta en proteínas y la dieta vegetariana.[9]​ Además, el riesgo de graves deficiencias nutricionales puede anular estos beneficios para la salud.[10]

Las dietas veganas, bien planificadas, tienden a ser más ricas en fibra dietética, magnesio, ácido fólico (vitamina B9), vitamina C, vitamina E y fitoquímicos, y más bajas en calorías, grasa saturada y colesterol.[11]​ Por lo general, las personas que siguen dietas veganas suelen ser más delgadas y tienen niveles más bajos de colesterol y presión sanguínea, lo cual podría ejercer un efecto cardioprotector.[11]

Sin embargo, como resultado de la eliminación de todos los productos de origen animal, las dietas veganas pueden provocar importantes carencias nutricionales,[11][12]​ que solo pueden ser prevenidas mediante la elección de alimentos fortificados o la toma regular de suplementos dietéticos.[11][13][14]​ Los productos de origen vegetal contienen numerosos antinutrientes, al contrario que los productos de origen animal que prácticamente no contienen ninguno.[15][16]​ Los riesgos de carencias nutricionales y consecuencias graves sobre la salud son especialmente importantes durante el embarazo, en los bebés y en los niños,[17]​ que en algunos casos han provocado la muerte. La deficiencia de vitamina B12 es muy frecuente entre los veganos, lo cual puede provocar trastornos neurológicos, alteraciones vasculares tempranas y un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la ateroesclerosis.[10][18]​ Por otro lado, suelen presentan menor masa ósea y tienen un riesgo de fracturas un 30% mayor si el aporte de calcio no es suficiente.[12]​ Asimismo, los niños que siguen dietas veganas son en general más pequeños.[17]

Un metaanálisis de 2016 concluye que la eliminación completa de las proteínas animales no ejerce ningún efecto beneficioso adicional sobre la salud y no protege contra el cáncer.[19]

El término «veganismo» fue acuñado en 1944 por Donald Watson, con el objetivo de distinguir entre el vegetarianismo simple (no carne) del vegetarianismo estricto (no productos animales).[20]​ Más tarde aparecieron definiciones diversas. Leslie Cross definió en 1951 el veganismo como «la doctrina en la que el ser humano debe vivir sin explotar a los demás animales».[21]​ La Sociedad Vegana define el veganismo desde 1979 como:[22]

[...]una filosofía y forma de vivir que busca excluir -hasta donde sea posible y practicable-, todas las formas de explotación y crueldad para con los animales, ya sea alimento, ropa o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas sin animales para el beneficio de los seres humanos, los propios animales y el medio ambiente. En cuanto a la dieta denota la práctica de prescindir de todos los productos derivados total o parcialmente de animales.

Índice

HistoriaEditar

AntecedentesEditar

El vegetarianismo se remonta a las antiguas India y Grecia; pero en inglés la palabra vegetariano comenzó a utilizarse en el siglo XIX para hacer referencia a aquellos que evitaban consumir carne. El Oxford English Dictionary (Diccionario Oxford de la lengua inglesa) atribuye el primer uso conocido a la actriz Fanny Kemble (1809-1893) quien la utilizó en un escrito de 1839 que fue publicado en 1863.[23]​ Los vegetarianos que también evitaban consumir huevos y productos lácteos y el hacer uso de animales para cualquier propósito fueron llamados «veganos» o «vegetarianos totales».[24]

Durante el siglo XIX hubo varios intentos para establecer comunidades vegetarianas y veganas. En 1834 en los Estados Unidos de América Amos Bronson Alcott (1799-1888), padre de la novelista Louisa May Alcott (1832-1888), inauguró la Temple School (Escuela del templo) en Boston (Massachusetts, EE. UU.) basándose en los principios de los veganos.[25]​ También fundó en 1844 Fruitlands (Frutilandias), una comunidad en la Universidad de Harvard, Massachusetts, esta se oponía a la utilización de animales para cualquier propósito, agricultura incluida; duró sólo siete meses.[26][27]James Pierrepont Greaves (1777-1842), abrió en 1838 la «Alcott House» (Casa Alcott) en Ham (Surrey, Reino Unido); la cual era una comunidad que seguía una dieta vegetariana estricta.[28]​ Los miembros de la «Alcott House» participaron en la formación de la «British Vegetarian Society» (Sociedad Vegetariana Británica. En lo sucesivo Sociedad Vegetariana y sociedad) en 1847; que celebró su primera reunión de ese año en Northwood Villa (Ramsgate, Kent, Reino Unido), la cual fue presidida por el parlamentario de Salford Joseph Brotherton (1783-1857).[29][30][31]

 
Mahatma Gandhi en la Sociedad Vegetariana de Londres, el 20 de noviembre de 1931; sentado a su derecha está Henry Salt.[32]

Los vegetarianos que estaban más interesados en los aspectos morales de la dieta que en la salud humana, comenzaron a discutir sobre la total abstención del uso de animales. Un artículo publicado en 1851 en la revista de la sociedad discutió alternativas para el calzado de cuero.[33]​ En 1886 publicó el artículo «A plea for vegetarianism» (Alegato en pro del vegetarianismo), escrito por el activista inglés Henry Salt (1851-1939), que abogaba por el vegetarianismo como una imperativa moral. Salt fue uno de los primeros en proponer el cambio del paradigma sobre la promoción del bienestar de los animales al paradigma sobre los derechos de los animales.[34][35][36]​ Su obra influyó en Mahatma Gandhi (1869-1948) y se hicieron amigos.[37]

El primer libro de cocina vegana del que se tenga noticia es «No animal food: two essays and 100 recipes» (No a la comida de origen animal: dos ensayos y 100 recetas), escrito en 1910 por el londinense Rupert H. Wheldon.[38]​ La historiadora Leah Leneman (1944-1999) dijo en uno de sus artículos que entre 1909 y 1912, hubo una copiosa cantidad de cartas para la Sociedad Vegetariana respecto a lo ético de la producción de lácteos y los huevos.[39]​ La posición de la sociedad sigue sin resolverse; pero en la publicación de 1923 de su revista señaló que:

«La postura ideal para los vegetarianos es abstenerse de consumir productos de origen animal.»
—The vegetarian messenger and health review[39]

El 20 de noviembre de 1931, Gandhi pronunció el discurso: «La base moral del vegetarianismo», ofrecido a la Sociedad Vegetariana en Londres —a dicho discurso asistieron 500 personas, entre ellas Henry Salt—, argumentando que debería promoverse una dieta sin carne como un asunto moral y no sólo como un asunto de interés para la salud humana.[32]

Origen del término veganEditar

El término inglés vegan fue acuñado en 1944 por Donald Watson, en el primer número de The Vegan News.[20]​ En dicho documento, Watson explica que creó el término por rechazo a la crueldad y explotación que también implica el lactovegetarianismo, y compara la explotación animal con la esclavitud humana.[40]​ Además de acuñar el término, Watson fue cofundador de la Vegan Society (Sociedad Vegana) en Inglaterra.

Según Joanne Stepaniak, la palabra «vegan» fue publicada por primera vez de manera independiente en 1962 en el Diccionario ilustrado de Oxford, que la define como «vegetariano que no come mantequilla, huevos, queso o leche».[41]​ El día mundial del veganismo que se celebra cada 1 de noviembre, fue fijado en 1994 para conmemorar la fecha de creación de la Sociedad Vegana.[42]

[43][44][41]​ En 1957 Hom Jay Dinshah (1933-2000) visitó un matadero y leyó algunas de las publicaciones de Donald Watson. Renunció a todo producto de origen animal y el 8 de febrero de 1960 fundó la «American Vegan Society» (Sociedad Vegana Estadounidense). Dinshah se adhirió a la sociedad de Nimmo y se vinculó al veganismo con el concepto de «ahimsa» (uno de los nueve fundamentos de la religión jainista), que en sánscrito quiere decir: «no hacer daño». La Sociedad Vegana Estadounidense redefinió ese concepto como «dinámica inofensiva» y nombró «Ahimsa» a su revista.[41]

En octubre de 2014 los términos «vegano» y «veganismo» fueron incorporados a la lengua española en la 23.ª edición -edición del tricentenario- del Diccionario de la lengua española.

El veganismo en el mundoEditar

 
Durante la década de 2010 (2010-2013), el interés por el veganismo se vio reflejado en el número de visitas sobre el tema en la Wikipedia.[45]

Desde finales de la década de 1970, un grupo de científicos de los Estados Unidos de América argumentó que la dieta basada en grasa y proteína animal, como lo es la dieta promedio estadounidense, es perjudicial para la salud. Propusieron, por tanto, una dieta de origen vegetal baja en grasas la cual podría prevenir y tal vez hasta revertir ciertas enfermedades crónicas como enfermedades coronarias, diabetes y ciertos tipos de cáncer.[46]​ El corresponsal en jefe de medicina de la cadena noticiosa de televisión CNN, Sanjay Gupta, dijo en su documental «The last heart attack» (El último ataque al corazón, 2011) que «The China Study» (El estudio de China, 2005) de Campbell, había cambiado la dieta de todo el mundo, incluido el mismo Gupta.[47]

En el 2011 la agencia de noticias estadounidense «The Associated Press», informó que en los Estados Unidos de América, la dieta vegana «pasó de marginal a común». Los chefs dijeron que la comida vegana se han vuelto popular y las cadenas de restaurantes han comenzado a incluir platos vegetarianos en sus menús.[48]​ El artículo sobre el veganismo en la Wikipedia en inglés fue visto 73 000 veces durante el mes de agosto de 2009 y 145 000 veces en ese mismo mes del año 2013. Durante este último periodo los artículos sobre el veganismo fueron más visitados que los artículos sobre el vegetarianismo en los idiomas inglés, francés, alemán, portugués, ruso y español.[45]

Algunos célebres políticos y atletas estadounidenses han adoptado dietas veganas a tiempo completo o parcial.[49]​ Pese a la ofuscación de los veganos la idea «flexi-vegan» (veganismo flexible) ha ganado adeptos: el columnista de alimentos del «New York Times» Mark Bittman recomienda seguir una dieta vegana antes de las 6:00 de la tarde, luego se es libre de consumir lo que se desee.[50]

En el 2010, el Parlamento Europeo adoptó una directriz de etiquetado para los alimentos de tipo vegano que entrará en vigor en el año 2015.[51]​ La primera «carnicería» vegetariana de la que se tuvo noticia fue la «De Vegetarische Slager», la cual vende productos vegetarianos con sabor a carne para atraer clientes; abrió sus puertas en el 2010 en los Países Bajos.[52]

En el 2013 los primeros supermercados veganos aparecieron en Alemania.[50][53]​ El Oktoberfest (Múnich) que tradicionalmente ha sido una feria de carne, ofreció platos veganos por primera vez en 200 años de su historia.[54]

Estadísticas demográficasEditar

EuropaEditar

El diario The Times estimó que en el 2005 en el Reino Unido, de una población de 60 millones de habitantes, 205 000 eran veganos. Para el 2006 el diario The Independent estimó que eran 600 000 y en el 2007 el dos por ciento de los encuestados se reconocía como vegano en un estudio realizado por el gobierno británico.[55][56]​ Para 2012, el mercado británico vegetariano de queso de soja y carnes era de £786,5 millones.[57]​ En el 2013 la Sociedad Vegetariana de Alemania, estimó que de una población de casi 82 millones, 800 000 eran veganos.[54]

En España, a diferencia de lo que sucede en otros países, no existen datos oficiales relativos a la población vegetana.[cita requerida]

Estados UnidosEditar

Los estudios realizados por la organización Responsive Management entre 1996 y 2012 en los Estados Unidos sugirieron que entre el 0,5 y el 3% (aproximadamente entre 1,5 y nueve millones de personas) eran veganos. En 1996 el 3% dijo no utilizar animales para ningún propósito.[58]​ Según una encuesta de 2006 el 1,4% de los encuestados era veganos en su dieta, mientras otra realiza por el Vegetarian Resource Group (VRG por sus siglas en inglés), reportó que el 0,5% lo era. En 2009 el resultado fue de 1% (dos millones de una población de 313 millones, o 1 de cada 150) y en 2012, con base en una población de muestra de 2 030 personas mayores de 18 años, se encontró que aquellos que no consumen ningún tipo de carne se hallaba en el 4% del total de los encuestados,[59]​mientras que la empresa Gallup informó que el porcentaje de veganos en este país ascendía al 2%.[60][61][62][63][64]

FilosofíaEditar

Veganismo éticoEditar

 
En algunas formas de cría intensiva la densidad de animales es elevada y su espacio restringido.
Pico sin despuntar
Pico despuntado
A los pollos y gallinas se les despunta el pico a temprana edad, para evitar que se hieran a picotazos.

El especismo es un término acuñado por Richard D. Ryder y definido como la asignación de diferente valía o consideración a los seres vivos según la su especie. Es un término utilizado mayoritariamente por los activistas por los derechos de los animales, quienes sostienen que el especismo es un prejuicio equivalente al racismo o al sexismo, porque también divide a los individuos entre dos órdenes, uno de ellos pretendidamente superior, basándose como ellos en diferencias físicas que en realidad no influyen en los rasgos que se evalúan —ni la raza ni el sexo determinan la inteligencia, la creatividad, etc—. Su argumento central es que la pertenencia a determinada especie no tiene relevancia moral.[65]​ El término no se utiliza coherentemente, sino que abarca, en términos generales, dos ideas.[66]​ Por lo general se refiere al «especismo humano» (la supremacía humana), excluyendo a los otros animales de la protección dada a los humanos.[67]​ También puede referirse, en términos más generales, a la asignación de valía a un ser únicamente basándose en la pertenencia a determinada especie. Sólo como ejemplo: el «especismo humano-chimpacé» implicaría que los seres humanos dan prelación a los derechos de los chimpancés sobre los derechos de los perros debido a las similitudes entre el humano y el chimpancé.[68]

El veganismo se opone al especismo. Existe una diferenciación entre la teoría de los derechos de los animales —que es una aproximación deontológica—, y entre la utilitarista o consecuencialista; dicha diferenciación se aprecia en el debate acerca de la base moral en la que ha de asentarse el veganismo. El teórico de los derechos animales y filósofo Tom Regan, sostiene que los animales poseen valor por sí mismos puesto que son, según la terminología usada por él: «subjects-of-a-life», que en castellano traduce: «sujetos de una vida». Este concepto extrapola el concepto filosófico de sujeto, entendiéndose, entonces, que el animal es «actor de sus actos» por decisión o voluntad por lo tanto es un ser. Según este postulado los animales tienen creencias y deseos, una vida emocional, memoria y la capacidad de iniciar acciones en procura de alcanzar sus objetivos; en consecuencia estos objetivos han de ser vistos como propósitos. Este filósofo sostiene que estos seres[b]​ tienen el derecho a no ser heridos y tal derecho puede ser anulado por otros principios morales válidos; pero que las razones aducidas para lastimarlos: conveniencia, intereses económicos de los ganaderos o por simple gusto, no son razones de peso.[69]

Otro teórico de los derechos de los animales, Gary Francione, argumenta que «todos los seres, en tanto sensibles, aunque sea deberían tener un derecho: a no ser tratados como propiedades» y que la adherencia al veganismo debe ser el inequívoco punto de partida de aquellos que ven a los otros animales como poseedores de un valor moral que les es intrínseco.[70]​ También dice que la búsqueda de mejores condiciones para los animales en vez de la abolición de su uso, es semejante a un «delincuente caballeroso» que ataca a sus víctimas sin golpearlas; pero que igual las perjudica. Procurar el bienestar de los animales no nos aleja del paradigma de que los animales son propiedad en tanto cosas, tal paradigma sólo sirve para que la gente se sienta cómoda al usarlos.[71]

Empero, Peter Singer —filósofo ético australiano, vegetariano y, según él mismo, vegano pero flexible—,[72]​ argumenta que, desde una perspectiva utilitarista, no hay justificación moral o lógica para rehusar a considerar al sufrimiento de los animales como una consecuencia de decisiones éticas, que la capacidad de sentir es «el único límite justificable de la preocupación por los intereses del otro», y que la matanza de animales ha de ser rechazada a no ser que sea por razones de supervivencia.[73][74]​ A pesar de esto, Singer apoya lo que se conoce como «la excepción de París»: si usted está en un restaurante caro, y se le permite comer lo que quiera gratuitamente y, sin embargo, no hay comida vegana, pues coma la vegetariana.[75]

El apoyo de Singer a «la excepción de París» genera la división entre el movimiento en pro derechos de los animales, separación que se ve reflejada en la brecha existente entre el proteccionismo —representado por Singer y por PETA—, quienes dicen que el cambio es posible de manera gradual; y entre el abolicionismo —representado por Regan y Francione—, quienes sostienen que la reforma que busca el bienestar de los animales sólo sirve para convencer al público de que el uso de animales es moralmente correcto.[74][70]​ En el 2006, el proteccionista Bruce Friedrich, director general de políticas de Farm Sanctuary[76]​ sostuvo que seguir el veganismo de manera estricta se centra en la pureza personal, en vez de enfocarse en fomentar en las personas el evitar la mayor cantidad posible de productos de origen animal; esto no es estrictamente vegano porque perjudica a los animales.[77]​ Para Francione, esto es parecido al argumento que las violaciones a los derechos humanos nunca serán eliminadas, no debemos pretender detener estas violaciones sólo en situaciones controladas. Continúa diciendo que, en aras de evitar un escándalo, no preguntarle a un dependiente la composición de algo que queremos comprar, refuerza la idea de que los derechos morales de los animales son un asunto de conveniencia. Por esto Francione deduce que el proteccionismo falla incluso en sus propios términos de consecuencialismo.[70]

La plantas como seres sensiblesEditar

Muchos descubrimientos realizados durante los últimos años sugieren que las plantas son seres "sensibles". Por ejemplo, se ha demostrado que las plantas son capaces de comunicarse amplia y activamente. Detectan numerosos parámetros de su entorno, pueden elegir entre diferentes posibilidades y cambiar su comportamiento en consecuencia. A un nivel rudimentario, sus raíces pueden distinguir entre el "yo" y el "no-yo". Las similitudes a nivel celular entre animales y plantas son mucho mayores de lo que se suponía.[6]

Actualmente, no hay consideraciones éticas hacia las plantas ni conciencia de ningún problema, una actitud que algunos expertos consideran cada vez más difícil de justificar. Filósofos, expertos en ética, biólogos moleculares y científicos del Ethics Committee on Non-Human Biotechnology (ECNH) han tratado de elaborar la base ética para atribuir dignidad a las plantas. Basándose en los recientes descubrimientos, plantean este derecho, de la misma manera que en el caso de los animales. Este comité concluye que las plantas son seres vivos, deben ser respetadas y no deben ser tratadas de una manera completamente arbitraria, si bien este derecho a la dignidad no debe reducir o limitar su uso; el bien o los intereses de una planta deben sopesarse contra los intereses de los seres humanos.[6]

Veganismo ambientalistaEditar

Recursos naturales y medio ambienteEditar

Los veganos ambientalistas se centran más en la conservación que en los derechos de los animales. Rechazan el uso de productos de origen animal sobre la premisa de que las prácticas como la agricultura industrial, la pesca y la caza son ecológicamente insostenibles. Paul Watson (canadiense y activista del moviento ecologista) fundador de la «Sea Shepherd Conservation Society» (Sociedad de conservación Pastores del mar), dijo en el 2010 que todos los barcos de aquella sociedad son veganos por razones ambientalistas, ya que, según afirma: «el 40% de los peces capturados en los océanos son utilizados para alimentar al ganado. Los cerdos y los pollos están convirtiéndose en los principales depredadores acuáticos».[7]

El informe titulado «La larga sombra del ganado: problemas ambientales y opciones», publicado en noviembre de 2006 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, vincula a las actividades pecuarias industrializadas con los daños al medio ambiente. En este informe se llegó a la conclusión de que la actividad pecuaria tiene un impacto en varias esferas del medio ambiente: el cambio climático y el aire, la tierra y el suelo, el agua y la biodiversidad.[78]​ Según el informe, el sector ganadero presenta un componente significativo total de aproximadamente un 9% de las emisiones antropogénicas globales de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, estas cifras totales tienen un grado considerable de incertidumbre, particularmente las emisiones del sector UTCUTS (Uso de la Tierra, Cambio de Uso de la Tierra y Silvicultura) son extremadamente difíciles de cuantificar y los valores reportados a la CMNUCC (Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático) para este sector se consideran poco fiables. El sector pecuario también es responsable de emisiones antropogénicas de: metano (CH4) entre el 35 al 40%, óxido nitroso (N2O) en un 65% y de amoníaco (NH3) en un 64%.[78]​En junio de 2010 un reporte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, dice que se requiere un cambio hacia una dieta sin derivados lácteos para librar al mundo del hambre, la escasez de combustible y del cambio climático.[79]

No obstante, las emisiones de gases de efecto invernadero no se limitan a la cría de animales. Los cultivos como el arroz también tienen efectos en el medio ambiente.[80]​ En un estudio de sobre una simulación de utilización del suelo para diversas dietas para el estado de Nueva York, realizado en el 2007 por la Universidad de Cornell, se concluyó que a pesar de que las dietas vegetarianas utilizan la menor cantidad de tierra per cápita, y que una dieta baja en grasas que incluya un poco de carne y lácteos —menos de 57 g de carne o huevos por día, marcadamente menor que el consumo promedio estadounidense—, utiliza la misma cantidad de tierra disponible que algunas dietas vegetarianas ricas en grasas y que podrían alimentar a un número ligeramente mayor de personas; ya que los cultivos de forraje son realizados en tierras de menor calidad que los destinados al consumo humano.[81]

Animales muertos durante la cosecha de cultivosEditar

El profesor de ciencia animal de la Universidad de Oregon, Steven Davis, preguntó en 2001 al filósofo Tom Regan cuál era la diferencia entre matar a un ratón de campo al cosechar alimento y matar a un cerdo para alimentarse. La respuesta de Regan fue algo que Davis denomina: «el principio del menor daño», según la cual hay que elegir los productos alimenticios que, en suma, causen el menor daño posible al menor número de animales. Davis argumentó que una dieta basada en vegetales puede causar más muertes que una dieta que contenga carne de rumiantes alimentados con pasto.[82]

Andy Lamey, filósofo de la Universidad de Monash, opuso el mismo argumento; según él, alimentarse con vegetales cultivados causa más muertes a ratones, ratas, mapaches y otros animales silvestres que las muertes involucradas en la crianza y sacrificio de vacas para carne.[83]​ Andy llamó a la respuesta de Tom Regan «el argumento de la hamburguesa vegetariana».

Davis estimó, sobre la base de un estudio que contabilizó que la población del ratón de campo se redujo en un 25% por hectárea —esta cifra incluye migración y mortalidad natural—, después de la cosecha. Davis estimó que diez animales por hectárea resultan muertos cada año por actividades de agricultura. Sostuvo que si se utiliza la totalidad de los 490 000 km2 de tierra cultivable del territorio continental de los Estados Unidos para una dieta vegana, cerca de 500 millones de animales morirían anualmente. Pero si la mitad de estas tierras se utilizasen como tierra de pastoreo para rumiantes y suponiendo que la totalidad de la población mundial sea consumidora de carne, estimó que sólo morirían 900 000 animales por año. Por lo tanto, según él, y de acuerdo al principio del menor daño, debemos cambiar a una dieta a base de carne de rumiante en lugar a una dieta basada en vegetales.[82]

El análisis de Davis fue refutado en el 2003 por Gaverik Matheny en el Diario de agricultura y ética ambiental. Matheny argumentó que Davis había calculado mal el número de animales muertos y que basó sus cifras en la cantidad de tierra en vez de basarla en la cantidad de consumidores y que limitó su análisis a los rumiantes alimentados con pasto, en lugar de los animales levantados en criaderos a escala industrial. Dijo además que Davis equiparó vida con calidad de vida, centrándose en las cifras en lugar de incluir en sus cálculos el daño causado a los animales criados para la producción de alimentos, daños que incluyen: el dolor del marcado, descornado y castración, una vida de reclusión, transporte sin comida y agua hacia un matadero. Matheny sostuvo que el vegetarianismo «tal vez permite a los animales vivir una vida con calidad».[84]

Otro filósofo, Andy Lamey, también sostuvo que el cálculo hecho por Davis de las muertes relacionadas con la cosecha era defectuoso. Se basó en dos estudios: uno que incluyó las muertes por depredación, que, según él, son moralmente inobjetables por Regan toda vez que no están relacionas con las acciones humanas. Otro fue sobre el cultivo de la caña de azúcar, que según Lamey tiene poca relevancia en relación a las muertes accidentales, que son éticamente diferentes a las intencionales y que si Davis incluye las muertes accidentales al costo moral del veganismo, también debe incluir las muertes humanas provocadas accidentalmente por su dieta propuesta, la cual, según Lamey «deja a Davis, en vez de a Regan, con el argumento menos plausible».[83]

Productos de origen animalEditar

Rechazo a su usoEditar

La posibilidad de evitar el uso de productos de origen animal por razones éticas o de salud fue el asunto que dividió a los vegetarianos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Esta división aún existe. Los «veganos por dieta» evitan comer cualquier producto animal (carne, pescado, huevos o productos lácteos), pero sí los usan en la ropa y aseo personal.[70]​ En contrapartida, los «veganos éticos» ven al veganismo como una filosofía y rechazan la comercialización de los animales y su condición de mercancía; y evitan usarlos como comida, indumentaria, entretenimiento o para cualquier otro propósito.[70]​ En la medida de lo posible y práctico, la Sociedad Británica Vegana sólo certifica un producto si este no fue elaborado con materiales de origen animal o por animales, incluyendo aquellos que han sido probados en animales.[85]

Los productos de origen animal incluyen: todo tipo de carnes, huevos, productos lácteos, miel y cera de abejas; pieles, cuero, lana, seda, plumas o cualquier producto que contenga derivados de la grasa animal. También productos menos conocidos como: carbón animal, porcelana de ceniza de hueso, carmín de cochinilla, caseína, gelatina, cola de pescado, lanolina, cuajo, goma laca, sebo, suero de leche. Existen también otros ingredientes aún menos conocidos que no pueden ser detectados en las etiquetas de ingredientes.[86]

Los veganos éticos tratan de no utilizar estos productos y tratarán de evitar aquéllos probados en animales. También evitan ciertas vacunas, como por ejemplo la vacuna contra la gripe, en cuyo proceso de fabricación se utilizan huevos de gallina. Sin embargo, algunas prendas de vestir utilizadas por los veganos éticos, particularmente las elaboradas con sucedáneos de cuero, están hechas de productos a base de petróleo; esto ha desatado críticas debido a los daños asociados a su producción.[87][88]

Leche, huevos, miel y sedaEditar

 
Aunque tomar los huevos de las gallinas no las mata, la mayoría de los veganos consideran que los métodos de extracción modernos son crueles y poco éticos.

La principal diferencia entre las dietas veganas y vegetarianas radica en que las primeras no incluyen entre sus ingredientes huevos ni productos lácteos. Los veganos afirman que la producción de estos alimentos provoca sufrimiento a los animales y su muerte prematura.

Las sociedades veganas afirman que durante la producción de huevos, tanto en jaulas como en corrales, la mayoría de pollitos machos son sacrificados porque no pondrán huevos y, por lo tanto, su manutención no es rentable.[89]

También sostienen que para obtener la leche de las vacas, estas son inseminadas artificialmente en repetidas ocasiones para lograr varios periodos de lactancia. Los terneros son sacrificados al nacer, o enviados para la producción de cárnicos, o para la producción de carne de ternera, o criados para engorde. Las terneras son separadas de sus madres en un lapso de entre 24 a 48 horas después de su nacimiento y alimentadas con sustitutos lácteos; reservando así la leche de la vaca para consumo humano.[90]​ Al alcanzar una edad aproximada de cinco años, las vacas son sacrificadas y su carne es molida para la elaboración de cárnicos, también sostienen que en estado salvaje las vacas pueden llegar a vivir 20 años.[91]​ Algo similar ocurre con las cabras y sus crías.[92]

Entre los diferentes grupos veganos hay desacuerdo en cuanto a usar o no los productos elaborados por insectos. La mayoría de los veganos consideran que la apicultura moderna es cruel y explotadora, ya que después de que la miel es recolectada, es sustituida con azúcar o con jarabe de maíz para mantener la cohesión de la colmena.[93]​ Ni la «Sociedad Vegana Británica» ni la «Sociedad Vegana Estadounidense» consideran que la miel, la seda u otros productos de insectos sean aptos para los veganos, mientras que la «Vegan Action» y la «Vegan Outreach» consideran que su uso es una cuestión de elección personal.[94]​ La miel de ágave es una alternativa popular entre los veganos a la miel de abeja.[95]

Artículos de tocador y productos para el aseo personalEditar

Los criterios de la Sociedad Británica Vegana para certificar un producto son que sus ingredientes no contengan ningún elemento de origen animal y que tanto el producto terminado como sus componentes no hayan sido probados en animales, ya sea directamente por el fabricante, o por alguien en su nombre.[96]

Los ingredientes de origen animal son más baratos, por lo que son omnipresentes en los artículos de tocador. En especial el sebo que es muy utilizado para la elaboración de cosméticos y artículos de tocador. Por lo general los veganos revisan la lista de composición de los productos, para comprobar que ningún producto de origen animal haya sido usado en su elaboración.[97]

Los más comunes son: el sebo para la elaboración de jabones, la glicerina (un derivado del colágeno) que es usada como lubricante y humectante en productos para el cabello, cremas hidratantes, cremas de afeitar, jabones y pastas de dientes; existe una glicerina de origen vegetal pero la más usada es la de origen animal. La lanolina es extraída de la lana de oveja, es otro ingrediente común que puede encontrarse en bálsamos labiales y cremas hidratantes. El ácido esteárico también puede ser de origen vegetal, es utilizado en la elaboración de cremas para el rostro, espumas de afeitar y champús. Los fabricantes prefieren utilizar el ácido esteárico de origen animal. El ácido láctico es un ácido carboxílico con un grupo hidroxilo, derivado de la leche, y la alantoína que se encuentra en la orina de muchos animales y en la planta consuelda; son utilizados para la elaboración de champús, cremas hidratantes y pastas de dientes.[97]

Dieta veganaEditar

 
Pirámide alimenticia vegetariana según las recomendaciones de la Academia de nutrición y dietética estadounidense[98]​ (2003).

Las dietas veganas, bien planificadas, tienden a ser más ricas en fibra dietética, magnesio, ácido fólico (vitamina B9), vitamina C, vitamina E y fitoquímicos, y más bajas en calorías, grasa saturada y colesterol.[11]​ Sin embargo, como resultado de la eliminación de todos los productos de origen animal, pueden provocar importantes carencias nutricionales, principalmente vitamina B12, vitamina D, calcio, ácidos grasos omega-3 y yodo, y en ocasiones hierro y cinc.[11][12]​ La única forma de prevenir estas deficiencias nutricionales es mediante la elección de alimentos fortificados con estos nutrientes o la toma regular de suplementos dietéticos.[11][13][14]

NutrientesEditar

ProteínasEditar

 
La leche de soja contiene todos los aminoácidos esenciales.[99]

Las proteínas o prótidos[100]​ son moléculas formadas por cadenas lineales de aminoácidos. Los alimentos más ricos en aminoácidos esenciales son aquellos de origen animal como carnes, productos lácteos, pescado y huevos. Pese a que los vegetales contienen menor cantidad de aminoácidos esenciales, también son fuente de proteínas. Los vegetarianos y los veganos pueden obtener suficientes de estos aminoácidos consumiendo una variedad de proteínas de origen vegetal, tales como: granos enteros, legumbres, soja, frutas, nueces y semillas.[101]

Generalmente las personas omnívoras obtienen una tercera parte de sus proteínas de las plantas, los ovolactovegetarianos la mitad y los veganos las obtienen en su totalidad de fuentes vegetales.[102]​ Sin embargo persiste la inquietud sobre si las proteínas de origen vegetal suministran la cantidad adecuada de aquellos aminoácidos que no son sintetizados por el cuerpo humano.[103]

Las fuentes de proteína vegetal son las legumbres, tales como la soja (que es usada en la elaboración de tofu, tempeh, proteína vegetal texturizada, leche de soja y edamame), guisantes, cacahuetes (maní), fríjoles y garbanzos (este último a menudo es acompañado con hummus); granos como la quinoa, arroz, maíz, cebada y el trigo (consumido en algunas ocasiones en pan de trigo integral, bulgur y seitán); y frutos secos como almendras y semillas de cáñamo y de girasol.[102][104]​ La soja y la quinoa son conocidas como fuentes completas de proteínas pues contienen todos los aminoácidos esenciales.[105][106][107][108]​ Mangels y su grupo de investigadores dicen que el consumo alimenticio de referencia (RDA por sus siglas en inglés) de proteínas (0,8 g/Kg de peso corporal) de soja satisfará el requisito biológico de aminoácidos. Añaden que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha dictaminado para su Programa federal de almuerzos escolares que la proteína de soja puede reemplazar a las proteínas de la carne. Los demás productos de origen animal siguen dentro del programa.[109]

Las combinaciones tradicionales que contienen altas cantidades de todos los aminoácidos esenciales son: arroz con frijoles, maíz con frijoles y hummus con pita de trigo integral. En el 2009 la Academia de nutrición y dietética de los Estados Unidos dijo que el consumo de una diversa variedad de vegetales durante el transcurso del día, puede proporcionar todos los aminoácidos esenciales para los adultos sanos, lo que indica que no es necesaria la combinación de ingredientes vegetales protéicos en un mismo plato sino que pueden ser consumidos por separado durante el transcurso de la jornada.[102]​ Mangels y su grupo, escribieron que hay pocas razones como para advertir a los veganos que aumenten su ingesta de proteínas, pero prefieren pecar por exceso de precaución —teniendo en cuenta la poca digestibilidad de la proteína vegetal y su pobre cantidad de aminoácidos—, así que recomiendan que los adultos sanos aumenten a 1 g de proteína por kilogramo de peso corporal, lo que equivale a un incremento del 25% en el consumo alimenticio de referencia.[102]

Vitamina B12Editar

La vitamina B12 es un producto de origen bacteriano indispensable para la división celular, para la formación y maduración de los glóbulos rojos, para la síntesis del ADN, y para el correcto funcionamiento de los nervios. La deficiencia de vitamina B12 es muy frecuente entre los veganos, lo cual puede provocar anemia megaloblástica, alteraciones vasculares tempranas, un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la ateroesclerosis y trastornos neurológicos.[18][110]​ La única forma de prevenir esta deficiencia es mediante la elección de alimentos fortificados con vitamina B12 o la toma regular de suplementos de esta vitamina.[11][13][14][111]​ La incapacidad de los veganos para obtener esta vitamina de una dieta basada exclusivamente en vegetales es utilizada con frecuencia como un argumento en contra del veganismo.[112]

Ni las plantas ni los animales producen vitamina B12, la cual es producida únicamente por ciertas bacterias.[113][114]​ Es sintetizada por algunas bacterias intestinales en humanos y otros animales. Los seres humanos no pueden absorber esta vitamina B12 sintetizada en su intestino, puesto que este fenómeno se produce en el colon, muy alejado del intestino delgado, que es donde se absorbe la vitamina B12, y necesitan los aportes a través de la alimentación.[113]​ Por el contrario, los rumiantes, como las vacas y las ovejas, sí pueden absorber la vitamina B12 producida por las bacterias de su intestino.[113]​ Los animales herbívoros la obtienen de las bacterias alojadas en su rumen, ya sea por absorción o por la ingesta de sus cecotropos (heces blandas); los conejos, por ejemplo, producen y comen sus cecales.

Los suplementos de vitamina B12 son producidos industrialmente por fermentación bacteriana, ningún producto de origen animal está involucrado en este proceso.[13]​ Sin embargo, el suplemento spirulina no es considerado como una fuente fiable de vitamina B12, ya que principalmente contiene pseudovitamina B12, que es biológicamente inactiva en los seres humanos.[115]​ Las compañías que comercian con ella y la promocionan, afirman que es una fuente importante de esta vitamina, basándose en estudios no publicados y dicen no aceptar críticas de organizaciones científicas independientes. La Academia de nutrición y dietética de los Estados Unidos y los Dietistas de Canadá en su documento sobre su posición en cuanto a las dietas vegetarianas, establecen que el suplemento spirulina no es una fuente fiable de vitamina B12 activa.[17]​ La literatura médica disponible al respecto, también advierte que este suplemento no es una fuente de B12.[115][116]

CalcioEditar

El calcio es necesario para mantener la salud ósea y para un buen número de funciones metabólicas que incluyen la función muscular, la vasoconstricción y vasodilatación, la transmisión de señales nerviosas, la comunicación intracelular; y también participa en la secreción hormonal. El 99% del calcio del cuerpo es almacenado en los huesos y en los dientes. La dosis diaria recomendada en niños es de 200 mg entre los 0 y 6 meses, 260 mg entre los 7 y 12 meses, 700 mg entre 1 y 3 años, 1 000 mg entre los 4 y 8 años; en personas entre los 9 y 18 años es de 1 300 mg, de 1 000 mg en adultos entre los 19 y 50 años; en hombres entre los 51 y 70 años es de 1 000 mg y en las mujeres dentro de este mismo rango de edad es de 1 200 mg; y, finalmente, de 1 200 mg para hombres y mujeres mayores de 71 años es de 1 200 mg.[117][118][110]​ Se recomienda a los veganos comer tres porciones al día de un alimento rico en calcio como la leche de soja fortificada, queso de soja fortificado, almendras o avellanas y tomar un suplemento en caso de ser necesario.[17]​ Las fuentes vegetales de este mineral son: el brócoli, los nabos y las coles (tales como la col china y la col crespa); en las espinacas la biodisponibilidad del calcio es pobre. El pan de trigo integral y los cereales contienen pequeñas cantidades de calcio.[117]​ Dado que la vitamina D es necesaria para la absorción del calcio, los veganos han de asegurarse que la consumen en suficiente cantidad (para más detalles véase más adelante).[110]

El bíoquímico Thomas Colin Campbell sugiere en su refutado[119]​ «The China Study» (El estudio de China, 2005) que la osteoporosis está relacionada con el consumo de proteínas de origen animal; argumentó que, a diferencia de la proteína vegetal, la animal aumenta la acidez en el plasma sanguíneo y en los tejidos, que es luego neutralizada por el calcio que es extraído de los huesos.[120]

El Estudio europeo prospectivo sobre cáncer y nutrición, cohorte de Oxford (publicado en el 2007); sugiere que los veganos tendrían un mayor riesgo de fracturas óseas que quienes consumen carnes y que los veganos probablemente por descuidar la ingesta de calcio en su dieta y explica que los veganos que ingieran más de 525 mg al día de fuentes vegetales como almendras, semillas de sésamo, tahini, tofu enriquecido, bebidas fortificadas con calcio y verduras de bajo oxalato como el brócoli no tienen un riesgo mayor al de otros grupos.[121][122]

Pero en un estudio, realizado en el 2009 por L. T. Ho-Pham y otros, acerca de la densidad mineral ósea (DMO), hallaron que dicha densidad entre los veganos fue de 94% en comparación con la de las personas omnívoras, por lo que consideran tal diferencia clínicamente insignificante. Otro estudio realizado en este mismo año, por este mismo investigador y otros más, quienes examinaron a más de 100 mujeres vegetarianas postmenopáusicas; encontraron en esta ocasión que su dieta no tuvo efectos adversos sobre la DMO y ninguna alteración en la composición corporal.[123]

Vitamina DEditar

La vitamina D (calciferol) es necesaria para varias funciones, entre las cuales se destaca la absorción del calcio, que permite la mineralización y el crecimiento óseo. Sin ella los huesos pueden tornarse delgados y quebradizos. Esta vitamina, junto al calcio, colabora en la protección contra la osteoporosis. La vitamina D es producida en el cuerpo cuando los rayos utravioleta de onda media (UVB) del sol impactan en la piel. Debido a que la radiación UVB no penetra el vidrio, es necesario exponerse a ellos al aire libre. Esta vitamina está presente en muy pocos alimentos —principalmente en el salmón, atún, caballa y aceite de hígado de bacalao; y en pequeñas cantidades en el queso, la yema de huevo, el hígado de res y en algunos hongos—.[124][125][121][110]

La mayoría de las dietas veganas contienen pocas cantidades o ninguna de vitamina D, a menos que se haya fortificado el alimento (como la leche de soja fortificada), así que la cantidad necesaria de suplementos dependende de la exposición a la luz solar.[124]​ Esta vitamina tiene dos formas: el colecalciferol (vitamina D3) que es sintezado en la piel después de la exposición al sol. La presentación comercial de esta vitamina es de origen animal pues es producida industrialmente usando la lanolina extraída de la lana de oveja. El ergocalciferol (vitamina D2) es una provitamina del ergosterol que artificialmente se obtiene a partir de la fermentación de la levadura y es adecuada para los veganos. Los estudios son contradictorios pues han sugerido que las dos formas de esta vitamina pueden o no ser equivalentes.[126]​ Según un informe del 2011 emitido por el Consejo de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, las diferencias entre las vitaminas D2 y D3 no afectan el metabolismo, ambas funcionan como prohormonas y se evidencian respuestas idénticas cuando son activadas en el cuerpo.[127]

Los suplementos deben ser usados con precaución ya que la vitamina D puede ser tóxica, especialmente para los niños.[126]​ La dosis diaria recomendada es de 10 mcg para niños entre los 0 á 12 meses; de 15 mcg para personas entre los 1 á 70 años, y de 20 mcg para los mayores de 70 años.[124]​ Las personas con poca o ninguna exposición al sol pueden llegar a necesitar más, quizás hasta 25 mcg al día.[110]​ Según los institutos de salud, el nivel tolerable de ingesta diaria desde los 9 años de edad hasta la adultez es de 100 mcg; para los niños entre los 0 á 6 meses es de 25 mcg, entre los 7 á 12 meses es de 38 mcg, de 63 mcg para niños entre 1 á 3 meses y de 75 mcg para niños entre los 4 y 8 años.[124]

HierroEditar

El hierro está presente en todas las células del cuerpo humano y tiene diversas funciones, entre las cuales se encuentran: el transporte del oxígeno a los pulmones y reacciones enzimáticas en diversos tejidos.

Existen dudas acerca de la biodisponibilidad del hierro en los alimentos de origen vegetal; algunos investigadores creen que el contenido de este mineral en estos se encuentra entre el 5 y 15% en comparación al 18% encontrado en una dieta no vegetariana.[128][129]

La dosis diaria recomendada para los no vegetarianos es de 11 mg de los 7 a los 12 meses de edad, 7 mg entre 1 y 3 años, 10 mg de los 4 a los 8 años y de 8 mg entre los 9 y 13 años. La dosis diaria recomendada es diferente para los hombres y para las mujeres, pasando a 11 mg para hombres entre los 14 y 18 años y a 15 mg para las mujeres en este mismo rango de edad; para hombres entre los 19 y 50 años es de 8 mg y de 18 mg para mujeres en este mismo rango. Se regresa a los 8 mg a los 51 años de edad tanto para mujeres como para hombres.[130]​ Mangels dice que debido a la menor biodisponibilidad del hierro en los alimentos de origen vegetal, el Consejo de Alimentación y Nutrición de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos estableció unas dosis diarias recomendadas separadas para los vegetarianos y veganos, la cual es de 14 mg para los hombres vegetarianos y mujeres posmenopáusicas, y de 33 mg para las mujeres premenopáusicas que no usen anticopceptivos orales.[128]​ Los suplementos han de ser utilizados con precaución y luego de consultar a un médico, ya que el hierro puede acumularse en el cuerpo y causar daños a los órganos; esto es particularmente cierto para las personas que sufren de hemocromatosis, una enfermedad relativamente común que puede permanecer sin diagnóstico. El nivel máximo tolerable de consumo diario, según los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, es de 40 mg entre los 7 meses a 14 años y de 45 mg para los mayores de 14 años.[130]

Según el «Vegetarian Resource Group», los alimentos ricos en hierro adecuados para los veganos son: la melaza negra, las lentejas, el tofu, la quinoa, los frijoles y los garbanzos.[131]​ El nutricionista Tom Sanders escribió que la absorción del hierro puede ser mejorada gracias al consumo de una fuente de vitamina C conjuntamente con una fuente vegetal de hierro y evitando la concomitancia con inhibidores de la absorción del hierro, tales como los taninos presentes en el té.[132]​ Las fuentes de vitamina C pueden ser: media taza de coliflor, 150 ml de jugo de naranja consumidos junto a una fuente vegetal de hierro como: la soja, el tofu, el tempeh o los frijoles negros.[128][133]​ Algunos té de hierbas y el café pueden inhibir la aborción de hierro, como también los condimentos que contienen taninos, tales como: cúrcuma, cilantro, chiles (también llamado ají y pimiento) y el tamarindo.[128]

Ácidos grasos esencialesEditar

Los ácidos grasos esenciales son aquellos que los mamíferos no pueden sintetizar, por lo que tienen que ser obtenidos a través de la dieta. Hay dos familias de ácidos grasos esenciales: los omega-3 (n-3) y los omega-6 (n-6). Ya que estos ácidos no están saturados de átomos de hidrógeno —y además tienen más de un enlace doble entre átomos—, se les denomina «ácidos grasos poliinsaturados» (PUFAs por sus siglas en inglés). La mayoría de los poliinsaturados provienen de plantas y pescados grasos.[134][135][136]

Los omega-3 están presentes en pescados como el salmón, el atún y el fletán. También se encuentran en algas, camarones y en los aceites de frutos secos. Los omega-6 están presentes en los aceites vegetales, tales como: el de soja, el de cártamo y el de maíz. También se les puede hallar en frutos secos, semillas, y en pequeñas cantidades en la carne de res y de aves, y en los huevos. Hay suplementos que contienen omega-3, como son: los elaborados a base de aceite de pescado y los fabricados a base de algas. Los suplementos de omega-6 pueden ser elaborados a base de aceite de borraja, de grosella negra y de onagra.[134]

La dósis diaria recomendada por las autoridades sanitarias europeas para los ácidos grasos poliisaturados son: 2 g al día de ácido graso omega-3 alfa-linolénico (ALA) y 250 mg al día de los ácidos grasos de cadena larga omega-3 eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). Y del ácido graso omega-6 linoleico (ALA) es de 10 g al día.[134]

En los EE. UU. se estableció la dosis diaria recomendada para los adultos en 1,6 g de ALA para los hombres y 1,1 g para las mujeres y de 17 g de omega-6 (LA) para los hombres entre los 19 a 50 años, y de 12 g para las mujeres en este mismo rango de edad.[134]

La «Vegan Outreach» sugiere a los veganos tomar un cuarto de cucharadita de aceite de linaza al día y utilizar aceites bajos en ácidos grasos omega-6, como pueden ser: el de oliva, el de canola; también consumir aguacate y maní.[137]

YodoEditar

El yodo es necesario para el normal funcionamiento de la tiroides que regula el metabolismo. El exceso o defecto de este elemento pueden causar anomalías en el metabolismo de la tiroides. En Europa, en donde en algunos lugares la sal está o bien yodada o en niveles bajos, tanto la no complementación como el exceso de consumo en vegetarianos tiene relación con una función tiroidea anormal.[139]​ Los veganos pueden necesitar suplementos de yodo tanto en países en los que la sal no está yodada o lo está en niveles bajos. En Gran Bretaña e Irlanda se coloca yodo en los productos lácteos debido a su escasa presencia en el suelo de esas regiones.[140]

El yodo puede estar presente en la mayoría de suplementos multivitamínicos de origen vegetal. También puede adquirirse por el consumo regular de algunas algas marinas como las algas pardas.[139][141]​ La dosis diaria recomendada en Estados Unidos es de 110 mcg de 0 a 6 meses; de 130 mcg de 7 a 12 meses; de 90 mcg de 1 a 8 años; de 120 mcg de 9 a 13 años y de 150 mcg para mayores de 14 años. La dosis diaria recomendada durante la gestación y lactancia es de 220 mcg y 290 mcg respectivamente.[142]

Efectos sobre la saludEditar

Por lo general, las personas que siguen dietas veganas suelen ser más delgadas y tienen niveles más bajos de colesterol y presión sanguínea, lo cual podría ejercer un efecto cardioprotector.[11]​ No obstante, como consecuencia de la eliminación de todos los productos de origen animal, las dietas veganas pueden causar importantes carencias nutricionales, que solo pueden ser prevenidas mediante la elección de alimentos fortificados o la toma regular de suplementos dietéticos.[11][12][11][13][14]​ La deficiencia de vitamina B12 es muy frecuente entre los veganos, lo cual puede provocar alteraciones vasculares tempranas y un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la ateroesclerosis, así como trastornos neurológicos en los niños.[17][18]​ Por otro lado, los veganos suelen presentan menor masa ósea y tienen un riesgo de fracturas un 30% mayor si el aporte de calcio no es suficiente.[12]​ Asimismo, los niños que siguen dietas veganas son en general más pequeños, aunque pueden estar dentro de los límites de la normalidad.[17]

A continuación, se presentan algunos estudios y publicaciones que sobre las dietas vegetarianas y veganas hacen diferentes organizaciones y personas. Se listan en orden cronológico del más antiguo al más reciente.

Un metaanálisis realizado en 1999 a cinco estudios que comparaban las tasas de mortalidad por cardiopatía isquémica en los países occidentales. Encontrándose que fue un 26% menor entre los vegetarianos que entre los consumidores frecuentes de carne. Esto se comparó con el porcentaje obtenido entre los consumidores ocasionales de carne que fue de un 20%, y con el resultado obtenido entre los que consumían exclusivamente carne de pescado, el cual fue un 34% menor. Este mismo porcentaje se vio entre los ovolactovegetarianos. No encontrándose más diferencias de relevancia entre las otras causas de muerte entre los seguidores de dietas vegetarianas o veganas o entre los seguidores de dietas no vegetarianas.[143]

Según el nutricionista Winston Craig, las dietas veganas tienden a ser más altas en fibra dietética, magnesio, ácido fólico, vitamina C, vitamina E, hierro y fitoquímicos; y más baja en calorías, grasas saturadas, colesterol, ácidos grasos omega-3 de cadena larga, vitamina D, calcio, zinc y vitamina B12. Dijo que los veganos tienden a ser más delgados, con menor cantidad de colesterol y presión arterial saludable. Factores asociados con una dieta vegana han sido relativamente significativos en la prevención de ciertos tipos de cáncer debido al incremento de la ingesta de frutas y verduras, la ausencia de carne, por las fuentes de proteína de origen vegetal, las que incluyen a la soja, y por lo general los veganos tienen un menor índice de masa corporal (IMC). Craig añadió que la eliminación de la dieta de todo producto de origen animal aumenta el riesgo de hipovitaminosis B12 y D, deficiencia de calcio y ácidos grasos omega-3; aconsejó a los veganos comer alimentos enriquecidos con estos nutrientes o tomar suplementos, y advirtió que el hierro y el zinc también pueden ser fuente de problemas debido a su limitada biodisponibilidad.[144]

En el 2003, la Academia de nutrición y dietética de los Estados Unidos y los Dietistas de Canadá dijeron que las dietas vegetarianas bien planificadas son nutricionalmente adecuadas para todas las etapas de la vida, como el embarazo y la lactancia. Informan que las personas que evitan comer carnes tienen un bajo IMC y por ello son menores las tasas de mortalidad por cardiopatía isquémica, ya que sus niveles de colesterol en sangre son más bajos, su presión arterial también es baja y existe menor incidencia de los dos tipos de diabetes y lo cáncer de colón.[17]​ También indicó que las dietas vegetarianas pueden ser más comunes entre los adolescentes con trastornos alimenticios y que la adopción de estas dietas puede servir para camuflar un desorden existente, en lugar de simpatía con la causa.[17][145]

En el 2011 la Sociedad Alemana de Nutrición consideró a la dieta vegana como inadecuada para el desarrollo infantil y advirtió de sus riesgos para la salud de niños, mujeres en embarzo y ancianos. Pues cuanto más selectiva sea la dieta, tanto mayor será el riesgo de deficiencia de nutrientes.[146]

En el 2013 el Consejo Nacional Australiano de Salud, Medicina e Investigación, reconoció que una dieta vegetariana bien planificada es una opción viable para las personas de cualquier edad; así mismo recomendaron que los veganos consuman alimentos fortificados con vitamina B12 o lo tomen en forma de suplemento.[111]

En el 2014 la Oficina Federal de Salud Pública de la Confederación Suiza dijo que entre las dietas vegetarianas la más recomendable para adultos sanos es la ovolactovegetariana y que, sin embargo, también es cierto que un consumo asiduo de carne y pescado puede plantear riesgos para la salud.[147]

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos y la Asociación de Dietistas de Canadá consideran que las dietas veganas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo de vida.[17][12]​ La Sociedad Alemana de Nutrición advierte contra el empleo de las dietas veganas en niños, y durante el embarazo y la lactancia.[148]​ En una guía sobre nutrición infantil de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición publicada en 2015, se recoge que los lactantes y los niños no deberían seguir una alimentación vegana y se advierte del riesgo en las mujeres embarazadas.[149]

Un metaanálisis de 2016 concluye que la eliminación completa de las proteínas animales no ejerce ningún efecto beneficioso adicional sobre la salud y no protege contra el cáncer de mama, el cáncer de colon, ni el cáncer de próstata. En contraste, las dietas vegetarianas que permiten el consumo de pescado o aquellas que reducen, pero no excluyen, la carne ni el pescado, se asocian con un menor riesgo de desarrollo de cáncer de colon.[19]

Embarazo, bebés y niñosEditar

La postura oficial de la Academia de nutrición y dietética de los Estados Unidos y los Dietistas de Canadá (2003) es que las dietas vegetarianas, si están bien planificadas, son «apropiadas para todas las etapas del ciclo de la vida, incluso durante el embarazo, la lactancia, la infancia y la adolescencia.»[17]​ y advierten de los riesgos de una mala planificación y la falta de suplementación de diversos nutrientes.[17]​ En los lactantes amamantados por madres veganas, el riesgo de sufrir carencias de vitamina B12 es muy elevado, por lo que una fuente regular de esta vitamina es esencial para las mujeres en período de gestación y lactancia, o para los bebés si su madre no toma ningún suplemento.[17]​ Las dietas vegetarianas suelen ser altas en ácido fólico, lo cual puede enmascarar la deficiencia de vitamina B12 y no hacerse evidente hasta que ya se han producido trastornos neurológicos y aparecen los primeros síntomas.[17]

En 2011, la Sociedad Alemana de Nutrición se pronunció en contra de una dieta vegetariana para las mujeres en gestación y para aquellos en edad de crecimiento. Pues cuanto más selectiva sea la dieta, tanto mayor será el riesgo de deficiencia de nutrientes.[146]

Según Reed Mangels, no parece que las reservas de vitamina B12 atraviesen la placenta,[150]​ además los investigadores han reportado casos de deficiencia de esta vitamina en madres vegetarianas lactantes, que está vinculada a deficiencias y trastornos neurológicos en sus hijos.[151]​ Es posible que las mujeres veganas en embarazo también necesiten consumir más vitamina D, según la cantidad de luz solar que reciban y si están comiendo alimentos fortificados.[17]​ Es probable que los médicos recomienden suplementos de hierro y ácido fólico para todo tipo de mujeres embarazadas (veganas, vegetarianas y no vegetarianas). Se debe consultar a un médico o a un dietista certificado sobre si se debe tomar o no suplementos durante el embarazo.[152][153]

Noticias en la prensaEditar

Casos graves de desnutrición en niñosEditar

En Escocia una niña de 12 años de edad que desde su nacimiento no había consumido carne o productos lácteos, fue diagnosticada en el 2008 con raquitismo (causado habitualmente por falta de vitamina D). Además, presentó varias fracturas. El pediatra rehusó discutir el caso con la prensa, pero dijo que «son claros los riesgos de forzar a un niño a llevar una dieta vegana». Un reconocido nutricionista, que pidió no ser identificado, dijo: «en la mayoría de los casos, los padres que imponen a sus hijos una dieta muy restrictiva y potencialmente peligrosa, no fueron criados como veganos [...] Imponen a sus hijos algo... de lo cual no sabemos, a ciencia cierta, si es seguro».[154]

En 2016, una niña italiana de dos años tuvo que ser ingresada a un hospital pediátrico, como consecuencia de las carencias nutricionales derivadas de la dieta vegana impuesta por sus padres. La niña llegó a Urgencias con bajo peso y lentitud en los movimientos. Presentaba niveles de hemoglobina muy bajos, padecía una deficiencia de vitamina B12 y un elevado riesgo de graves consecuencias neurológicas y musculares. Luego de varios días en la unidad de cuidados intensivos se dio de alta a la niña. La madre había dado de mamar a la niña durante mucho tiempo, pero su leche tenía muy bajo valor nutritivo como consecuencia de la dieta vegana. Los médicos explicaron que la dieta vegana puede carecer de ciertos nutrientes y por ello puede llegar a ser peligrosa para un niño si no se le hacen controles médicos periódicos para corregir inmediatamente las posibles carencias de vitaminas o de otros elementos. En Génova se puede solicitar una dieta vegana en los colegios, pero se exige la presentación de un certificado médico que asegure que se hace un seguimiento al niño por parte de un pediatra.[155]

En este mismo año, 2016, y también en Italia, un bebé de 14 meses tuvo que ser apartado de sus padres debido a la desnutrición avanzada que presentaba como consecuencia de una dieta vegana, que junto a una malformación cardíaca complicó el cuadro clínico del bebé. Presentaba un peso corporal correspondiente al de uno de tres meses, sus niveles de calcio eran apenas los justos para sobrevivir y tuvo que ser operado de emergencia por la afección cardiáca congénita. Los médicos no entraron a debatir entre las opciones de dietas, pero sí puntualizaron que este bebé en particular debió recibir una mayor cantidad de calcio y hierro desde su nacimiento.[156]

Casos aislados de muerte en bebésEditar

En Atlanta (EE. UU.), 2007, murió un niño de seis meses de edad que fue alimentado principalmente con jugo de manzana y leche de soja (sin leche de fórmula). La defensa se basó en que eran las normas del veganismo las culpables y no los padres, tal argumento fue rechazado por el Tribunal Supremo de Georgia. La fiscalía insistió en que: «no importa cuantas veces quieran repetir "somos veganos, somos vegetarianos", ese no es punto central de este caso. [...] El niño murió porque no se le daba de comer y punto». En la residencia de la pareja fueron hallados biberones sucios, con leche de soja rancia.[157]

En 2011, una pareja vegana fue condenada a cinco años de cárcel en Francia por la muerte de su bebé de once meses, a consecuencia de las carencias nutricionales derivadas de la dieta vegana de la madre. La pareja decidió hacerse vegana por motivos éticos, tras ver en televisión un documental sobre mataderos. La niña fue amamantada pero se cree que «heredó» a través de la leche el déficit de nutrientes de su madre. La autopsia de la niña identificó un déficit de vitamina B12, la cual es imprescindible para un correcto desarrollo del sistema nervioso central (incluido el cerebro). El cargo del cual fueron acusados los padres fue «negligencia o negación de alimentos».[158]

En 2017 se publicó en los medios de comunicación la noticia de un bebé de siete meses de edad que murió el 6 de junio de 2014, como consecuencia de haber sido alimentado exclusivamente con leches vegetales (de avena, de arroz, de maíz o de quinoa), que no son suficientes ni tienen los nutrientes necesarios.[159]​ En el momento de su fallecimiento, con siete meses, pesaba 4,3 kilogramos, estaba "completamente deshidratado", tenía el "estómago vacío" y estaba "patológicamente desnutrido".[159]​ Sus padres tenían una tienda bio y emplearon sus productos con su hijo, al que "autodiagnosticaron" como intolerante a la lactosa y al gluten, sin ningún tipo de asesoramiento ni diagnóstico médico; no habían hecho los seguimientos pediátricos ni el bebé había recibido atención médica en ningún momento de su vida, a pesar de presentar problemas respiratorios. Cuando fue evidente el deterioro de la salud del bebé, los padres lo llevaron a un homeópata de Bilzen. Según el fiscal del caso «“Sus ideas sobre la medicina le costaron la vida a su hijo. Cuando era casi demasiado tarde, decidieron ir a Bilzen en vez de al hospital más cercano. Por eso pido para ambos una sentencia efectiva de 18 meses de prisión”». La abogada defensora sostuvo que tuvieron mala suerte, pues cuando el médico homeópata les dijo que fueran inmediatamente al hospital «“pusieron la dirección errónea en el GPS y fueron a un centro sin urgencias”, y que cuando llegaron al destino correcto era demasiado tarde».[159]​ Muchos titulares sensacionalistas atribuyeron erróneamente la muerte del niño a una "dieta sin gluten" impuesta por sus padres.[160]​ El gluten no es indispensable para el ser humano. Se trata de una mezcla de proteínas de bajo valor nutricional y biológico, con baja calidad debido a deficiencias en aminoácidos esenciales.[161]​ Si bien existe un debate muy prolongado acerca de cuándo introducir el gluten en la dieta del bebé, la opinión más generalizada y lo que parece más conveniente sería retrasarlo lo más posible, hasta que al menos haya cumplido el primer año de vida.[162][163]​ Actualmente se ha demostrado que ni la exposición temprana al gluten ni la duración de la lactancia materna previenen el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca, si bien el retraso en la introducción del gluten se asocia con un retraso en la aparición de la enfermedad.[164]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. El término «veganismo» es un extranjerismo proveniente del inglés veganism, incorporado a la lengua española en la edición 23.ª del Diccionario, publicado en octubre de 2014.[1]
  2. Término que se usará en el sentido presocrático: «ser es el atributo filosófico griego que se le adjudica a una entidad capaz de definirse a sí misma frente a un medio capaz». Evitando de esta manera el uso del circunloquio: «sujetos de una vida»

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «veganismo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  2. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «vegano». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  3. «Vegan diets become more popular, more mainstream» (en inglés). CBS News. 5 de enero de 2011. Consultado el 22 de junio de 2014. «Los "veganos éticos" tienen una aversión moral contra el daño hecho a los animales, debido al consumo humano, bien sea de un churrasco o de unos zapatos de cuero.» 
  4. Francione, Gary L.; Garner, Robert (2010). «Veganism» [«Veganismo»]. The animal rights debate. Abolition or regulation? [El debate sobre los derechos de los animales. ¿Abolición o regulación?] (en inglés). Universidad de Columbia. p. 62. ISBN 9780231149556. OCLC 710899332. Consultado el 22 de junio de 2014. «[...] Aunque veganismo puede significar un asunto alimenticio para unos y un estilo de vida para otros; el veganismo ético es un profundo compromiso moral y político dirigido a la abolición a nivel individual, extendible no sólo a asuntos alimenticios, sino también al uso de productos de origen animal. El veganismo ético es el rechazo personal a la condición de bienes que tienen los animales distintos al ser humano y de la noción de que dichos animales sólo tienen valor externo y de la idea de que son menos probos que los humanos. De hecho, el veganismo ético ha de ser la base moral inequívoca de cualquier movimiento social y político que reconoce que los animales distintos a los humanos tienen una probidad inherente o intrínseca y, por lo tanto, no son recursos para uso humano. [...]». 
  5. Rizzo G, Laganà AS, Rapisarda AM, La Ferrera GM, Buscema M, Rossetti P, Nigro A, Muscia V, Valenti G, Sapia F, Sarpietro G, Zigarelli M, Vitale SG (29 de noviembre de 2016). «Vitamin B12 among Vegetarians: Status, Assessment and Supplementation». Nutrients (Revisión) 8 (12): pii: E767. PMC 5188422 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 27916823. doi:10.3390/nu8120767. «However, when the reasons are ethical, this may result in a reduced interest in the knowledge of the nutritional aspects of such a choice. Sin embargo, cuando las razones son éticas, esto puede resultar en un menor interés en el conocimiento de los aspectos nutricionales de dicha elección.». 
  6. a b c d Koechlin F (enero de 2009). «The dignity of plants». Plant Signal Behav (Revisión) 4 (1): 78-9. PMC 2634081. PMID 19568336. 
  7. a b Shapiro, Michael (21 de septiembre de 2010). «Sea Shepherd's Paul Watson: 'you don't watch whales die and hold signs and do nothing'». The Guardian (en inglés). Consultado el 22 de junio de 2014. 
  8. Puskar-Pasewicz, Margaret, ed. (2010). «Veganism» [Veganismo]. Cultural encyclopedia of vegetarianism [Enciclopedia cultural del vegetarianismo] (Pasta dura) (en inglés). Santa Bárbara; California. EE. UU.: Greewood. p. 241. ISBN 9780313375569. OCLC 772693489. 
  9. Glick-Bauer M, Yeh MC (31 de octubre de 2014). «The health advantage of a vegan diet: exploring the gut microbiota connection». Nutrients (Revisión) 6 (11): 4822-38. PMC 4245565. PMID 25365383. doi:10.3390/nu6114822. 
  10. a b Rizzo G, Laganà AS, Rapisarda AM, La Ferrera GM, Buscema M, Rossetti P, Nigro A, Muscia V, Valenti G, Sapia F, Sarpietro G, Zigarelli M, Vitale SG (29 de noviembre de 2016). «Vitamin B12 among Vegetarians: Status, Assessment and Supplementation». Nutrients (Revisión) 8 (12): pii: E767. PMC 5188422 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 27916823. doi:10.3390/nu8120767. 
  11. a b c d e f g h i j k Craig, W (mayo de 2009). «Health effects of vegan diets» [Efectos de las dietas veganas sobre la salud]. Am J Clin Nutr (Revisión) (en inglés) 89 (5): 1627S-1633S. PMID 19279075. doi:10.3945/ajcn.2009.26736N. 
  12. a b c d e f Craig WJ1, Mangels AR; American Dietetic Association (julio de 2009). «Position of the American Dietetic Association: vegetarian diets». J Am Diet Assoc (Guía médica) 109 (7): 1266-82. PMID 19562864. 
  13. a b c d e Office of Dietary Supplements (24 de junio de 2011). Vitamin B12 [Vitamina B12]. Dietary Supplement Fact Sheet (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. Consultado el 22 de junio de 2014. 
  14. a b c d U.S. Department of Agriculture. U.S. Department of Health and Human Services, ed. (2010). «Dietary Guidelines for Americans» (pdf) (en inglés). Center of Nutrition Policy and Promotion. pp. 49, 52, 53. 
  15. {{{1}}}



  16. Michaelsen KF, Hoppe C, Roos N, Kaestel P, Stougaard M, Lauritzen L, Mølgaard C, Girma T, Friis H (2009). «Choice of foods and ingredients for moderately malnourished children 6 months to 5 years of age». Food Nutr Bull (Revisión) 30 (3 Suppl): S343-404. PMID 19998864. 
  17. a b c d e f g h i j k l m n American Dietetic Association; Dietitians of Canada (junio de 2003). «Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Vegetarian diets» [Posición de la Asociación estadounidense de dietistas y de los Dietistas de Canadá: dietas vegetarianas] (pdf). ADA Reports (en inglés) (American Dietetic Association). Vol. 103 (No. 6). Consultado el 17 de julio de 2014. 
  18. a b c Woo KS, Kwok TC, Celermajer DS (agosto de 2014). «Vegan diet, subnormal vitamin B-12 status and cardiovascular health». Nutrients (Revisión) 19 (6): 3259-73. PMC 4145307. PMID 25195560. doi:10.3390/nu6083259. 
  19. a b Godos J, Bella F, Sciacca S, Galvano F, Grosso G (octubre de 2016). «Vegetarianism and breast, colorectal and prostate cancer risk: an overview and meta-analysis of cohort studies». J Hum Nutr Diet (Revisión sistemática y meta-análisis). PMID 27709695. doi:10.1111/jhn.12426. 
  20. a b «The Vegan News - No. 1». Consultado el 10 de junio de 2017. 
  21. Cross, Leslie (Primavera de 1951). Veganism Defined [El veganismo definido]. The Vegetarian World Forum. Vol. 5 (No. 1). Uxbridge, Reino Unido: International Vegetarian Union (IVU). pp. 6-7. Consultado el 22 de julio de 2014. 
  22. «Acerca de nosotros-historia». www.vegansociety.com (en inglés). Consultado el febrero de 2017. 
  23. Kemble, Fanny (1863). Journal of a residence on a Georgian plantation in 1838-1839 [Diario de una residencia en una plantación de Georgia en 1838-1839]. American culture series (en inglés). Nueva York: Harper & Bros. OCLC 6829685. Consultado el 22 de junio de 2014. «[...] La vista y el olor de la carne cruda me son especialmente odiosos, y a menudo he pensado en que si yo hubiese tenido que ser mi propia cocinera, inevitablemente me habría convertido en una vegetariana, probablemente, en efecto, habría regresado por completo a mis días verdes de ensalda.» 
  24. The Dietetic Reformer and Vegetarian Messenger [El reformador dietético y el mensajero vegetariano] (en inglés). Vol. XI. Reino Unido: The Vegetarian Society. 1884. p. 237. «Hay dos tipos de vegetarianos: una secta extrema, que no come cualquier alimento de origen animal, y una secta menos extrema, que no se opone al consumo de huevos, leche o pescado [...] La Sociedad Vegetariana [...] pertenece a una facción más moderada.
    Inglés: There are two kinds of Vegetarians – an extreme sect, who eat no animal food whatever; and a less extreme sect, who do not object to eggs, milk, or fish [...] The Vegetarian Society [...] belongs to the more moderate division.» 
  25. Iacobbo, Karen; Iacobbo, Michael (2006). «Vegetarian School» [Escuela vegetariana]. Vegetarians and vegans in America today [Vegetarianos y veganos en los Estados Unidos actual] (en inglés). Westport, Connecticut, EE. UU.: Praeger Publishers. p. 142. ISBN 0275990168. OCLC 475259653. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  26. Hart, James D.; Leininger, Phillip W. (2006). The Oxford companion to American literature [El seguimiento de la Oxford a la literatura estadounidense] (en inglés). Oxford, Oxfordshire, Inglaterra: Oxford University Press. p. 14. ISBN 9780199891047. OCLC 66587902. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  27. Francis, Richard H. (2010). Fruitlands: the Alcott family and their search for utopia [Frutilandias: la familia Alcott y su búsqueda de la utopía] (en inglés). New Haven, Connecticut, EE. UU.: Yale University Press. ISBN 9780300140415. OCLC 780240883. 
  28. Davis, John (2012). «Vegetarian equals vegan!» [¡Vegetariano es igual a vegetariano estricto!] (pdf). En Davis, John. World Veganism — past, present, and future [El mundo del vegetarianismo estricto: pasado, presente y futuro] (en inglés). p. 32. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  29. Twigg, Julia (Otoño de 1981). «The vegetarian movement in England, 1847-1981» (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2014. «Tesis de doctorado». 
  30. «History of the Vegetarian Society» (en inglés). Vegetarian Society. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  31. Davis, John (8 de febrero de 2012). «The origins of the 'vegetarians'» (en inglés). International Vegetarian Union. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  32. a b Gandhi, Mohandas Karamchand (Mahatma) (20 de noviembre de 1931). «The moral basis of vegetarianism» (html) (en inglés). Southern Cross Review. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  33. 1). «History of vegetarianism — The origins of some words» (en inglés). International Vegetarian Union. 20 de marzo de 2011. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  34. «History of vegetarianism — Henry S. Salt (1851-1939)» (pdf) (en inglés). International Vegetarian Union. 29 de enero de 2012. Archivado desde el original el 7 de abril de 2014. Consultado el 24 de junio de 2014. «Al dar clic en el botón "Go" se iniciará la descarga del archivo». 
  35. Walters, Kerry; Portmess, Lisa (1999). Ethical Vegetarianism: From Pythagoras to Peter Singer [Vegetarianismo ético: de Pitágoras a Peter Singer] (en inglés). Albany, EE. UU.: State Universit of New York Press. p. 115. ISBN 0791440435. OCLC 80793235. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  36. Taylor, Angus; Burbidge, John W. (2009). Animals & ethics: an overview of the philosophical debate [Animales y ética: una visión general del debate filosófico]. Broadview guides to philosphy (en inglés) (3ª edición). Peterborough, Reino Unido: Broadview Press. p. 62. ISBN 9781551119762. OCLC 310153538. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  37. Mahatma Gandhi (5 de abril de 2010). «Speech delivered by Gandhi at a Social Meeting organised by the London Vegetarian Society, 20 November 1931» (en inglés). International Vegetarian Union. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  38. Wheldon, Rupert H. (1910). «No animal food and nutrition and diet with vegetable recipes» (html) (en inglés). Nueva York: Health Culture Co. pp. 11-12. Consultado el 24 de junio de 2014. «En: The Project Gutenberg». 
  39. a b Leneman, Leah (1999). «No animal food: the road to veganism in Britain, 1909-1944» [No a la comida de origen animal: el camino hacia el vegetarianismo en Gran Bretaña, 1909-1944] (pdf). Society & animals (en inglés) (Leiden, Países Bajos: Brill Academic Publisher). Vol. 7 (No. 3). ISSN 1063-1119. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  40. Watson, Donald. «The Vegan News». The Vegan News. «Podemos ver claramente como nuestra civilización actual está basada en la explotación de animales de la misma manera que las civilizaciones del pasado estuvieron fundadas en la explotación de esclavos.» 
  41. a b c Stepaniak, Joanne; Messina, Virginia (2000) [1998]. The vegan sourcebook [El libro de consulta para veganos] (en inglés) (2ª edición). Los Ángeles, EE. UU.: Lowell House. p. 5. ISBN 0737305061. OCLC 44579081. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  42. «World vegan day» (en inglés). Vegan Society. Archivado desde el original el 14 de junio de 2008. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  43. Austin, Linda; Hammond, Norm (2010). Oceano [Oceano, California]. Images of America (en inglés). Charleston, EE. UU.: Arcadia Pub. p. 39. OCLC 639158618. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  44. Dinshah, Freya (Verano de 2010). American Vegan Society: 50 years [Sociedad vegana Estadounidense: 50 años] (en inglés). Vol. 10 (No. 1). American Vegan. p. 31. ISSN 1536-3767. Consultado el 24 de junio de 2014. 
  45. a b «Meat atlas graphs» (zip) (en inglés). Heinrich Böll Stiftung. 9 de enero de 2014. p. 57a. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  46. Freston, Kathy (2011). «Straight from the source: Dean Ornish, MD, on Losing weight» [Directo desde la fuente: «Pérdida de peso» por el médico Dean Ornish]. Vegan: lose weight, get healthy, change the world [Vegetariano estricto: baja de peso, permanece saludable, cambia el mundo] (en inglés) (1ª edición). Nueva York, EE. UU.: Weinstein Books. p. 21. OCLC 657595520. Consultado el 26 de junio de 2014. 

    2). Evidence debased medicine — Rapid Response — The Nobel Prize in Medicine should go to Dean Ornish [Falsedad en datos médicos — Respuesta rápida — El ganador del premio Nobel de medicina debería ser Dean Ornish] (en inglés). BMJ (anteriormente British Medical Journal). 29 de diciembre de 2010. Consultado el 26 de junio de 2014. 


    3). Trapp, C. B.; Barnard, N. D. (abril de 2010). Usefulness of vegetarian and vegan diets for treating type 2 diabetes [Utilidad de las dietas vegetarianas y estrictamente vegetarianas para tratar la diabetes tipo 2] (en inglés). Vol. 10 (No. 2). Pub Med. PMID 20425575. Consultado el 26 de junio de 2014. 


    4). Segelken, Roger (25 de junio de 2001). Asians' switch to Western diet might bring Western-type diseases, new China-Taiwan study suggests [Un nuevo estudio hecho en China y Taiwán sugiere que el cambio asiático a una dieta de tipo occidental podría traerles enfermedades de tipo occidental] (en inglés). Ithaca, Nueva York, EE. UU.: Cornell Chronicle. Consultado el 26 de junio de 2014. 

  47. Nota del editor (25 de agosto de 2011). «Gupta: Becoming heart attack proof» (en inglés). CNN Health. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  48. CBS News (5 de enero de 2011). «Vegan diets become more popular, more mainstream» (en inglés). Associated Press. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  49. 1). Holpuch, Amanda (26 de noviembre de 2013). «Al Gore follows Bill Clinton's lead with apparent turn to veganism». The Guardian (en inglés). Consultado el 26 de junio de 2014. 

    2). The Rise of the Power Vegans [El ascenso del poder de los veganos] (en inglés). Bloomberg Businessweek Magazine. 4 de noviembre de 2010. Consultado el 26 de junio de 2014. 


    3). Conason, Joe (Agosto-septiembre de 2013). Bill Clinton Explains Why He Became a Vegan [Bill Clinton explica el por qué se convirtió en vegetariano estricto] (en inglés). AARP (Anteriormente American Association of Retired Persons. Consultado el 26 de junio de 2014. 

  50. a b Mesure, Susie (8 de diciembre de 2013). «Veganism 2.0: Let them eat kale». The Independent (en inglés). Consultado el 26 de junio de 2013. 
  51. 1). «Textos aprobados» (en inglés). Parlamento europeo. 16 de junio de 2010. Consultado el 26 de junio de 2014. «El término «vegetariano» no se aplicará a alimentos consistentes en animales que han muerto, han sido sacrificados o han muerto por haber sido comidos, o que han sido elaborados a partir de ellos o mediante productos derivados de ellos. El término «vegetariano» no debe aplicarse a alimentos que consistan en animales o productos de origen animal o que han sido elaborados a partir de animales o productos de origen animal o que han sido elaborados mediante animales o productos de origen animal (incluidos los animales vivos).» 

    2). Molloy, Antonia (31 de diciembre de 2013). «No meat, no dairy, no problem: is 2014 the year vegans become mainstream?». The Independent (en inglés). Consultado el 26 de junio de 2014. 

  52. Walraven, Michel (14 de septiembre de 2011). «Vegetarian butchers make a killing» (en inglés). Radio Netherlands worldwide. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  53. Hannah, Wandel (10 de marzo de 2011). «Europe's first vegan supermarket opens in Dortmund» (en inglés). Deutsche Welle. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  54. a b Guttman, Amy (4 de octubre de 2013). «Meat-Drenched Oktoberfest Warms To Vegans» (en inglés). NPR. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  55. «An ethical diet: The joy of being vegan». The Independient (en inglés) (Londres). 15 de marzo de 2006. Consultado el 30 de junio de 2014. «El reporte incluye una lista de cinco famosos que son veganos y una receta para elaborar un pastel de chocolate.» 
  56. «Report, questionnaire and data tables following Survey of Public Attitudes and Behaviours toward the Environment: 2007» (pdf) (en inglés). Department for environment food and rural affairs (DEFRA). 2007. p. 481. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. Consultado el 30 de junio de 2014. 
  57. Taylor, Anna-Louise (25 de agosto de 2012). «Rise of the 'semi-vegetarians'» (en inglés). BBC. Consultado el 1 de julio de 2014. 
  58. Duda, Mark Damian; Young, Kira C. «American attitudes toward scientific wildlife management and human use of fish and wildlife: implications for effective public relations and communications strategies» (pdf) (en inglés). Responsive Management. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  59. The VGR blog editor (18 de mayo de 2012). «How often do americans eat vegetarian meals? And how many adults in the U.S. are vegetarian?» (en inglés). The Vegetarian Resource Group. Consultado el 30 de julio de 2014. 
  60. Stahler, Charles (20 de diciembre de 2006). «How many adults are vegetarian? — The Vegetarian Resource Group asked in a 2006 national poll» (en inglés). Vegetarian Resource Group. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  61. «Vegetarianism In America» (en inglés). Vegetarian Times. Sin fecha. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  62. «Vegan diets become more popular, more mainstream» (en inglés). Associated Press. CBS. 5 de enero de 2011. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  63. Banerji, Robin (15 de agosto de 2012). «Vegan dating: Finding love without meat or dairy». News Magazine (en inglés) (BBC). Consultado el 11 de junio de 2014. 
  64. Newport, Frank (26 de julio de 2012). «In U.S., 5% Consider Themselves Vegetarians — Even smaller 2% say they are vegans» (en inglés). Gallup. Consultado el 11 de junio de 2014. 
  65. Ryder, Richard (2009) [1998]. "Specism" [«Especismo»] (en inglés). Greenwood: Marc Bekoff. p. 320. 
  66. Zamir, Tzachi (2007). Ethics and the beast: a speciesist argument for animal liberation [La ética y la bestia: un argumento «especista» por la liberación animal] (en inglés). Princeton; Nueva York: Princeton University Press. p. 3. ISBN 9780691133287. 
  67. Cavalieri, Paola (2001). The Animal Question: Why Nonhuman Animals Deserve Human Rights [La pregunta animal: ¿por qué los otros animales merecen se les apliquen los derechos humanos?] (en inglés). Nueva York: Oxford University Press. p. 70. ISBN 9780195143805. OCLC 783028563. 
  68. Waldau, Paul; Oxford University Press (2001). The specter of speciesism: buddhist and christian views of animals [El espectro del «especismo»: puntos de vista budistas y cristiano respecto a los animales] (en inglés). Nueva York: Oxford University Press. pp. 5, 23-29. ISBN 9780195145717. OCLC 223159687. 
  69. Regan, Tom (1983). The case for animal rights [El asunto de los derechos de los animales] (Recurso en línea) (en inglés). Berkeley: University of California Press. ISBN 9780520049048. OCLC 9196401. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  70. a b c d e Francione, Gary Lawrence; Robert, Robert (2010). The animal rights debate: abolition or regulation? [El debate sobre los derechos de los animales: ¿abolición o reglamentación?] (Recurso en línea). Critical perspective on animals (en inglés). Nueva York: Columbia University Press. ISBN 9780231149549. OCLC 780764669. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  71. Gary Lawrence Francione (25 de febrero de 2007). Erik Marcus Debates Professor Francione on Abolition vs. Animal Welfare (Entrevista). Animal rights: The abolitionist approach. Escena en 2:26:06. Consultado el 18 de julio de 2014. «De hecho, escuché su "podcast" hace un par de semanas y me gustaría decir cuál es mi posición, porque creo que en ciertos aspectos mi posición no fue debidamente sustentada. Básicamente, mi opinión es que la posición de los derechos [de los animales] se centra en el uso, el uso de animales. Y esto plantea que el uso no puede ser justificado moralmente por más humanitario que sea. No es un asunto de si se es humano o no. El uso de los animales es incorrecto. No tenemos alguna justificación para explotar a los otros animales por ningún motivo. El bienestar de los animales se concentra en el trato, e intenta hacer que el tratamiento sea más humanitario. Los derechos buscan la abolición. El bienestar busca la regulación o apunta a ello. Ahora bien, se trata de dos posiciones fundamentalmente incongruentes. Esa es mi opinión. Ellas son fundamentalmente incompatibles. Ese era el punto. Que el objetivo de los derechos y el objetivo del bienestar son fundamentalmente incompatibles. Tal y como aconteció con la esclavitud humana; Erik.
    Inglés: I did listen to your podcast of a couple of weeks ago, and I would like to state what my position is, because I think in certain respects my position was not properly represented, but let me explain what my position is. Basically, my view is that the rights position focuses on use, the use of animals. And it says that use can’t be justified morally however humane it is. It’s not a question of whether it’s humane or not humane. Use, animal use, is wrong. We have no moral justification for exploiting non-humans under any circumstance. Animal welfare focuses on treatment, and seeks to make that treatment more humane. Rights seeks abolition. Welfare seeks regulation, or aims at regulation. Now, these are fundamentally inconsistent positions. That is my view. They are fundamentally inconsistent. That was the subject of . That the rights position and the welfare position are fundamentally inconsistent. Just as those positions were with respect to human slavery, Erik.» 
  72. Gilson, David (3 de mayo de 2006). «Chew the right thing». Mother Jones (en inglés). Consultado el 18 de julio de 2014. «Yo no carne. He sido vegetariano desde 1971. Gradualmente me he convertido en vegetariano estricto. En gran mededida soy vegetariano y también un vegetariano estricto pero flexible. Yo no soy de los que va al súpermercado a comprar artículos que no son estrictamente vegetarianos. Pero cuando estoy viajando o voy a las casas de otras personas soy más feliz consumiendo alimentos vegetarianos que alimentos estrictamente vegetarianos.
    Inglés: I don't eat meat. I've been a vegetarian since 1971. I've gradually become increasingly vegan. I am largely vegan but I'm a flexible vegan. I don't go to the supermarket and buy non-vegan stuff for myself. But when I'm traveling or going to other people's places I will be quite happy to eat vegetarian rather than vegan.» 
  73. Singer, Peter (1999) [1969]. Practical ethics [La ética práctica] (Recurso en línea) (en inglés) (2ª edición). Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0521433630. OCLC 471724959. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  74. a b Clyne, Catherine (octubre de 2006). «Singer says» (en inglés). Satya Magazine. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  75. 1). Singer, Peter; Mason, Jim (2006). The way we eat: why our food choices matter [La forma en que comemos: el por qué es importante nuestra selección de alimentos] (en inglés). Emmaus, Pennsylvania, EE. UU.: Rodale. pp. 282-283. ISBN 9781579548896. OCLC 758153126. «Traducción al español por Genís Sánchez Barberán: Somos lo que comemos: la importancia de los alimentos que decidimos consumir. Barcelona. Paidós (ed.). 2009». 

    2). La expresión «la excepción de París» es de autoría de Daren Firestone, que para 2004 era estudiante de derecho Paulson, Amanda (27 de octubre de 2004). «One woman's quest to enjoy her dinner without guilt» (en inglés). The christian science monitor. Consultado el 18 de julio de 2014. 

  76. «Bruce Friedrich». The Huffington Post (en inglés). Sin fecha. Consultado el 18 de julio de 2014. «Ficha de columnista». 
  77. Friedrich, Bruce (Sin fecha). «Personal Purity vs. Effective Advocacy» (en inglés). GoVeg. Archivado desde el original el 11 de junio de 2008. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  78. a b Steinfeld, Henning; Gerber, Pierre; Wassenaar, Tom; Castel, Vincent; Rosales, Mauricio; de Haan, Cees (2009). La larga sombra del ganado — Problemas ambientales y opciones (pdf). Roma: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. pp. 1-2. ISBN 9789253055715. Consultado el 19 de julio de 2014. «Traducción española de la edición inglesa de la obra «Livestock’s Long Shadow» publicada en 2006». 
  79. 1). Carus, Felicity (2 de junio de 2010). «UN urges global move to meat and dairy-free diet». The Guardian (en inglés). Consultado el 19 de julio de 2014. 

    2). «Energy and Agriculture Top Resource Panel's Priority List for Sustainable 21st Century» (en inglés). Bruselas: Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 2 de junio de 2010. Consultado el 19 de julio de 2014. 

  80. 1). Neue, Heinz-Ulrich (1993). «Methane emission from rice fields: Wetland rice fields may make a major contribution to global warming» [Emisiones de metano de los arrozales: los arrozales de humedal pueden tener una significiativa contribución al calentamiento global]. BioScience (en inglés) (Center for international earth science information network). Vol. 43 (No. 7): 466-473. Consultado el 19 de julio de 2014. 

    2). Hirsch, Tim (11 de enero de 2006). «Plants revealed as methane source» (en inglés). BBC. Consultado el 19 de julio de 2014. 

  81. 1). Peters, Christian J.; Wilkins, Jennifer L.; Fick, Gary W. (junio de 2007). «Testing a complete-diet model for estimating the land resource requirements of food consumption and agricultural carrying capacity: The New York State example» [Prueba de un modelo de dieta completo para la estimación de las necesidades de los recursos disponibles en el suelo para producción de alimentos y capacidad de carga agrícola: el ejemplo del estado de Nueva York]. Renewable Agriculture and Food Systems (en inglés) (Cambridge University Press). Vol. 22 (No. 2): 145-153. doi:10.1017/S1742170507001767. Consultado el 19 de julio de 2014. 

    2). Lang, Susan S. (4 de octubre de 2007). «Diet for small planet may be most efficient if it includes dairy and a little meat, Cornell researchers report». Cornell Chronicle (en inglés) (Cornell University Press). Consultado el 19 de julio de 2014. 

  82. a b 1). Davis, S. L. (2001). «Least Harm Principle suggests humans should eat beef, lamb, dairy, not a vegan diet.» (en inglés). Lest's talk farm animals. Consultado el 19 de julio de 2014. 

    2). Davis, S. L. (2001). «What is the morally relevant difference between the mouse and the Pig?» [¿Cuál es la diferencia moralmente relevante entre el ratón y el cerdo?]. Proceedings of the Third Congress of the European Society (en inglés) (2nd Congress of the European Society for Agricultural and Food Ethics): 107-109. 


    3). Davis, S. L. (2003). «The least harm principle may require that humans consume a diet containing large herbivores, not a vegan diet» [El principio del menor daño puede requerir que los humanos consuman una dieta que contenga grandes herbívoros y no una dieta estrictamente vegetariana]. Journal of Agricultural and Environmental Ethics (en inglés). Vol. 16 (No. 4): 387-394. Consultado el 19 de julio de 2014. 


    4). Schedler, George (octubre de 2005). «Does ethical meat eating maximize utility?» [¿Comer carne ética maximiza la utilidad?]. Social theory and practice (en inglés) (Philosophy Documentation Center). Vol. 31 (No. 4): 499-511. doi:10.5840/soctheorpract200531422. Consultado el 19 de julio de 2014. 

  83. a b Lamey, Andy (25 de agosto de 2008). «Food fight! davis versus Regan on the ethics of eating Beef» [¡Guerra de comida! Davis contra Regan: sobre la ética de comer carne de vaca]. Journal of Social Philosophy (en inglés) (San Diego, EE. UU.: University of California). Vol. 38 (No. 2): 331. Consultado el 19 de julio de 2014. 
  84. Matheny, Gaverick (2003). «Least harm: a defense of vegetarianism from Steven Davis's omnivorous proposal» [El menor daño: una defensa del vegetarianismo desde el punto de vista omnívoro de Steven Davis]. Journal of Agricultural and Environmental Ethics (en inglés). Vol. 16 (No. 5): 505-511. Consultado el 19 de julio de 2014. 
  85. 1). «Criteria for Vegan Food» (en inglés). The Vegan Society. Sin fecha. Archivado desde el original el 7 de febrero de 2010. Consultado el 12 de julio de 2014. 

    2). «Criteria for Vegan Food» (en inglés). The Vegan Society. Sin fecha. Archivado desde el original el 4 de enero de 2010. Consultado el 12 de julio de 2014. 


    3). «What is Vegan?» (en inglés). American Vegan. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. «Los veganos evitan comer carne, pescado, aves de corral, productos lácteos (leche, mantequilla, queso, yogur, etc.), huevos, miel, gelatina animal y todo tipo de alimentos de origen animal.

    Inglés: Vegans exclude flesh, fish, fowl, dairy products (animal milk, butter, cheese, yogurt, etc.), eggs, honey, animal gelatin, and all other foods of animal origin.» 
  86. 1). Embar, Wanda (Sin fecha). «Ingredients & Products» (en inglés). Vegan Peace. Archivado desde el original el 25 de junio de 2014. Consultado el 12 de julio de 2014. 

    2). «What are some hidden animal ingredients?» (en inglés). Vegan Outreach. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 

  87. Stepaniak 2000, 20, 115–118, 154.
  88. "Flublok Seasonal Influenza (Flu) Vaccine", Centers for Disease Control and Prevention.
  89. «Egg production & welfare» (en inglés). Vegetarian Society. septiembre de 2013. Consultado el 12 de julio de 2014. 
  90. «Dairy cows & welfare» (en inglés). Vegetarian Society. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 
  91. Marcus, Erik (2000). Vegan: the new ethics of eating [Estrictamente vegetariano: la nueva ética de la alimentición] (en inglés) (2ª edición. Revisada. edición). Ithaca, Nueva York, Estados Unidos: McBooks Press. pp. 128-129. ISBN 0935526870. 
  92. «Goat production & welfare» (en inglés). Vegetarian Society. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 
  93. Engber, Daniel (30 de julio de 2008). «The great vegan honey debate: Is honey the dairy of the insect world?» (en inglés). Slate Magazine. Consultado el 12 de julio de 2014. 
  94. 1). «Honey ain’t so sweet for the bees» (pdf) (en inglés). The Vegan Society. Sin fecha. Archivado desde el original el 7 de diciembre de 2014. Consultado el 12 de julio de 2014. 

    2) «What is Vegan?» (en inglés). American Vegan. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 


    3). «Frequently Asked Questions — Is honey vegan?» (en inglés). Vegan Action. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 


    4). «Frequently Asked Questions — What about honey and silk?» (en inglés). Vegan Outreach. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 


    5). «Frequently Asked Questions — What about insects killed by pesticides or during harvest?» (en inglés). Vegan Outreach. Sin fecha. Consultado el 12 de julio de 2014. 

  95. Coscarelli, Chloe (2013) [2012]. Chloe's kitchen: 125 easy, delicious recipes for making the food you love the vegan way [La cocina de Chloe: 125 recetas fáciles y deliciosas para prepara la comida que te gusta al estilo estrictamente vegetariano] (en inglés). Londres: Simon & Suchester. p. 9. ISBN 9781451636741. 
  96. The Vegan Society (Sin fecha). «What is the trademark?» (en inglés). Consultado el 19 de julio de 2014. 
  97. a b 1). Marcus, Erik (2011). «24 Animal ingredients» [24 Ingredientes de origen animal]. The ultimate vegan guide: compassionate living without sacrifice [La mejor guía estrictamente vegetariana: vivir compasivamente sin sacrificio] (Recurso disponible en línea) (en inglés) (3ª edición). ISBN 9781461088011. Consultado el 19 de julio de 2014. 

    2). PETA (Sin fecha). «Animal ingredients list» (en inglés). Consultado el 19 de julio de 2014. 

  98. EatRight. «A new food guide for North American vegetarians» (en inglés). Archivado desde el original el 31 de octubre de 2008. Consultado el 19 de julio de 2014. 
  99. «Soybeans, mature seeds, dry roasted [Soy nuts]». Self Nutrition Data — Know what you eat. Sin fecha. Consultado el 31 de julio de 2014. «No se han corregido los datos de los aminoácidos para digestibilidad, esto podría reducir la cantidad total». 
  100. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «prótido». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  101. «Protein in diet» (en inglés). Medline Plus. 30 de abril de 2013. Consultado el 12 de julio de 2014. 
  102. a b c d Mangels, Reed; Messina, Virginia; Messina, Mark (2011) [2004]. «Chapter 3 Protiens» [Capítulo 3 Proteínas]. The dietitian's guide to vegetarian diets: issues and applications [La guía del dietista para dietas vegetarianas: temas y aplicaciones] (en inglés) (3a edición). Sudbury, Massachusetts, Estados Unidos. ISBN 9780763779764. OCLC 642278509. Consultado el 13 de julio de 2014. 
  103. Krajcovicova-Kudlackova, M.; Babinska, K.; Valachovicova, M. (2005). Health benefits and risks of plant proteins (review article) [Beneficios y riesgos para la salud de las proteínas de origen vegetal (Revisión por pares)] (en inglés). Vol. 16 (Nos. 6 y 7). Pub Med. PMID 16201743. Consultado el 13 de julio de 2014. 
  104. Norris, Jack; Messina, Virgina (diciembre de 2010). «Protein — Table 3: protein & amino acids in common foods» (en inglés). Vegan Health (a project of Vegan Outreach). Consultado el 13 de julio de 2014. 
  105. Messina, M.; Messina, V. (2010). The role of soy in vegetarian diets (review article) [El papel de la soja en las dietas vegetarianas (Revisión por pares)] (en inglés). Vol. 2 (No. 8). Pub Med. PMID 22254060. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  106. Vega-Gálvez, A.; Miranda, M.; Vergara, J.; Uribe, E.; Puente, L.; Martínez, E. A. (diciembre de 2010). Nutrition facts and functional potential of quinoa (Chenopodium quinoa willd.), an ancient Andean grain: a review (review article) [Hechos de la nutrición y la potencial funcionalidad de la quinua (Chenopodium quinoa Willd.), un cultivo milenario andino: una revisión (Revisión por pares)] (en inglés). Vol. 90 (No. 15). Pub Med. PMID 20814881. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  107. Abugoch, James L. E. (2009). Quinoa (Chenopodium quinoa Willd.): composition, chemistry, nutritional, and functional properties (review article) [La quinua (Chenopodium quinoa Willd.): composición, química, propiedades nutricionales y funcionales (Revisión por pares)] (en inglés). Vol. 58 (Nos. 1-31). Pub Med. PMID 19878856. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  108. Fuhrman, J.; Ferreri, D. M. (2010). Fueling the vegetarian (vegan) athlete (review article) [Alimentando al atleta vegetariano (estrictamente vegetariano) (Revisión por pares)] (en inglés). Vol. 9 (Nos. 4). Pub Med. PMID 20622542. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  109. Mangels, Reed; Messina, Virginia; Messina, Mark (2011) [2004]. «Chapter 9 Soyfoods» [Capítulo 9 Los alimentos de soja]. The dietitian's guide to vegetarian diets: issues and applications [La guía del dietista para dietas vegetarianas: temas y aplicaciones] (en inglés) (3a ed. edición). Sudbury, Massachusetts, Estados Unidos. pp. 256-257. ISBN 9780763779764. OCLC 642278509. Consultado el 14 de julio de 2014. «Los productos de proteína de soja típicamente tienen una puntuación de digestibilidad corregida de aminoácidos protéicos (PDCAAS por sus siglas en inglés) [...] >0,9 que es similar a la de la carne y de la leche. En consecuencia, el consumo alimenticio de referencia (CAR 0,8 mg/kg de peso corporal), para la totalidad de proteínas de soja satisfará el requisito biológico de aminoácidos [...] El reconocimiento formal de la alta calidad de la proteína de soja fue sentenciado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, permitiendo reemplazar el 100% de las proteínas de la carne por las de soja en el Programa federal de almuerzos escolares.» 
  110. a b c d e Mangels, Reed; Messina, Virginia; Messina, Mark (2011) [2004]. «Chapter 7 Vitamins — Vitamin B12» [Capítulo 7 Vitaminas — Vitamina B12]. The dietitian's guide to vegetarian diets: issues and applications [La guía del dietista para dietas vegetarianas: temas y aplicaciones] (en inglés) (3a ed. edición). Sudbury, Massachusetts, Estados Unidos. pp. 181-182. ISBN 9780763779764. OCLC 642278509. Consultado el 22 de junio de 2014. 
  111. a b Pawlak, R.; Parrott, s. J.; Raj, S.; Cullum-Dugan, D.; Lucus, D. (Febrero de 2013). How prevalent is vitamin B(12) deficiency among vegetarians? [¿Qué tan frecuente es la deficiencia de vitamina B12 entre los vegetarianos?] (en inglés). Vol. 71 (No. 2). Nutrition Reviews. pp. 110-117. PMID 23356638. Consultado el 22 de junio de 2014. 
  112. Norris, Jack; Messina, Virginia (2011). Vegan for life: everything you need to know to be healthy and fit on a plant-based diet [Estrictamente vegetariano de por vida: todo lo que se necesita saber para estar saludable y en forma con una dieta basada en vegetales] (en inglés) (1ª edición). Cambridge, Massachusett: Da Capo Lifelong Books. p. 35. ISBN 9780738214931. OCLC 747514541. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  113. a b c Gille D, Schmid A (febrero de 2015). «Vitamin B12 in meat and dairy products». Nutr Rev (Revisión) 73 (2): 106-15. PMID 26024497. doi:10.1093/nutrit/nuu011. 
  114. Moore SJ, Warren MJ (1 de junio de 2012). «The anaerobic biosynthesis of vitamin B12». Biochem Soc Trans (Revisión) 40 (3): 581-6. PMID 22616870. doi:10.1042/BST20120066. 
  115. a b Watanabe, F. (noviembre de 2007). «Vitamin B12 sources and bioavailability» [Vitamina B12: fuentes y biodisponibilidad]. Experimental Biology and Medicine (en inglés) (Maywood: Pub Med). Vol. 323 (No. 10): 1266-1274. PMID 17959839. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  116. Watanabe, F.; Katsura, H.; Takenaka, S.; Fujita, T.; Abe, K.; Tamura, Y.; Nakatsuka, T.; Nakano, Y. (noviembre de 1999). «Pseudovitamin B(12) is the predominant cobamide of an algal health food, spirulina tablets» [La pseudovitamina B12 es la cobamida predominante en el alga comestible y en las tabletas de spirulina]. Journal of Agricultural and Food Chemistry (en inglés) (Pub Med). Vol. 47 (No. 11): 4736-4741. PMID 10552882. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  117. a b Office of Dietary Supplements (21 de noviembre de 2013). Calcium [Calcio]. Dietary Supplement Fact Sheet (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  118. Ross, A. Catherine; Institute of Medicine (US); Commitee to review dietary reference intakes for vitamin D and calcium; et altre (2011). DRI DIETARY REFERENCE INTAKES Calcium Vitamin D [Referencia de ingesta dietética (RID) de calcio y vitamina D] (libro electrónico). Washington D. C., EE. UU.: National Academies Press. pp. 35-74. ISBN 9780309163958. OCLC 721907472. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  119. 1). Hu, Frank B.; Willet, Walter (marzo de 2000). Reply to TC Campbell [Respuesta a T. C. Campbell] (en inglés). Vol. 71 (No. 3). The American Journal of Clinical Nutrition. Consultado el 14 de julio de 2014. 

    2). Skerrett, P. J.; Willet, Walter C. (noviembre-diciembre de 2010). Essentials of healthy eating: a guide [Fundamendos para una alimentación saludable: guía] (en inglés). Vol. 55 (No. 6). Pub Med. doi:10.1016/j.jmwh.2010.06.019. Consultado el 14 de julio de 2014. 


    3). Arnold, Wilfred Niels (1 de febrero de 2005). «The China Study (Reviewed by Wilfred Niels Arnold)» (en inglés). BenBella Books. Consultado el 14 de julio de 2014. 

  120. Campbell, T. Collin; Campbell, Thomas M. II (2006). The China study: the most comprehensive study of nutrition ever conducted and the startling implications for diet, weight loss and long-term health [El estudio de China: el más completo estudio sobre nutrición que se ha realizado sobre las sorprendentes consecuencias en la dieta, para la pérdida de peso y para salud a largo plazo] (en inglés) (1ª edición edición). Dallas, Texas, EE. UU.: BenBella Books. pp. 205-208. ISBN 1932100660. OCLC 70867373. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  121. a b Appleby, P.; Roddam, A.; Allen, N.; Key, T. (7 de febrero de 2007). Comparative fracture risk in vegetarians and nonvegetarians in EPIC-Oxford [El riesgo comparado de fracturas entre los vegetarianos y no vegetarianos durante el estudio europeo prospectivo sobre cáncer y nutrición, cohorte de Oxford] (en inglés). Vol. 61. European Journal of Clinical Nutrition. pp. 1400-1406. doi:10.1038/sj.ejcn.1602659. Consultado el 14 de julio de 2014. «En conclusión, el riesgo de fracturas fue similar tanto para los consumidores de carne, como para los consumidores de pescado y como para los vegetarianos, analizados durante este estudio. El riesgo de fractura más elevados entre los veganos que parecía ser una consecuencia de su consumo considerablemente más bajo que la media. Los veganos, quienes no consumen productos lácteos —las principales fuentes de calcio en la mayoría de las dietas—, deben asegurarse de obtener suficiente calcio de fuentes adecuadas, tales como almendras, semillas de sésamo, tahini (pasta de sésamo), tofu enriquecido con calcio, bebidas fortificadas con calcio y vegetales de hojas verdes bajas en oxalato de calcio como la col rizada...
    Inglés: In conclusion, fracture risk was similar for meat eaters, fish eaters and vegetarians in this study. The higher fracture risk among vegans appeared to be a consequence of their considerably lower mean calcium intake. Vegans, who do not consume dairy products, a major source of calcium in most diets, should ensure that they obtain adequate calcium from suitable sources such as almonds, sesame seeds, tahini (sesame paste), calcium-set tofu, calcium-fortified drinks and low-oxalate leafy green vegetables such as kale ...» 
  122. Office of Dietary Supplements (21 de noviembre de 2013). Calcium [Calcio]. Dietary Supplement Fact Sheet (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. Consultado el 14 de julio de 2014. «En la cohorte de Oxford del estudio europeo prospectivo sobre cáncer y nutrición, el riesgo de fractura ósea fue similar en los consumidores de carne, consumidores de pescado y vegetarianos, pero mayor entre los veganos, probablemente debido a su significante menor ingesta de calcio.
    Inglés: In the Oxford cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition, bone fracture risk was similar in meat eaters, fish eaters and vegetarians, but higher in vegans, likely due to their lower mean calcium intake.» 

    3). Norris, Jack (octubre de 2013). «Calcium and vitamin D — EPIC-Oxford (2007)» (en inglés). Vegan Health (a poject of Vegan Outreach). Consultado el 14 de julio de 2014. 

  123. 1). Ho-Pham, L. T.; Nguyen, N. D.; Nguyen, T. V. (octubre de 2009). Effect of vegetarian diets on bone mineral density: a Bayesian meta-analysis [Efecto de las dietas vegetarianas en la densidad mineral ósea: un metaanálisis bayesiano] (en inglés). Vol. 90 (No. 4). Pub Med. PMID 19571226. Consultado el 14 de julio de 2014. 

    2). Ho-Pham, L. T.; Nguyen, P. L.; Le, T. T.; Doan, T. A.; Tran, N. T.; Le, T. A.; Nguyen, T. V. (diciembre de 2009). Veganism, bone mineral density, and body composition: a study in Buddhist nuns [El veganismo, la densidad mineral ósea y la composición corporal: un estudio en monjas budistas] (en inglés). Vol. 20 (No. 12). Pub Med. PMID 19350341. Consultado el 14 de julio de 2014. 


    3). Smith, A. M. (octubre de 2006). Veganism and osteoporosis: a review of the current literature [El veganismo y la osteoporosis: una revisión de la literatura actual] (en inglés). Vol. 12 (No. 5). Pub Med. PMID 16942519. Consultado el 14 de julio de 2014. 

  124. a b c d Office of Dietary Supplements (24 de junio de 2011). Vitamin D [Vitamina D]. Fact Sheet for Health Professionals (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  125. Ross, A. Catherine; Institute of Medicine (US); Commitee to review dietary reference intakes for vitamin D and calcium; et altre (2011). DRI DIETARY REFERENCE INTAKES Calcium Vitamin D [Referencia de ingesta dietética (RID) de calcio y vitamina D] (libro electrónico). Washington D. C., EE. UU.: National Academies Press. ISBN 9780309163958. OCLC 721907472. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  126. a b Mangels, Reed; Messina, Virginia; Messina, Mark (2011) [2004]. «Chapter 7 Vitamins» [Capítulo 7 Vitaminas]. The dietitian's guide to vegetarian diets: issues and applications [La guía del dietista para dietas vegetarianas: temas y aplicaciones] (en inglés) (3a ed. edición). Sudbury, Massachusetts, Estados Unidos. pp. 182-183. ISBN 9780763779764. OCLC 642278509. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  127. Ross, A. Catherine; Institute of Medicine (US); Commitee to review dietary reference intakes for vitamin D and calcium; et altre (2011). «3 Overview of vitamin D» [3 Descripción general de la vitamina D] (libro electrónico). DRI (Dietary Reference Intakes): calcium, vitamin D [Referencia de ingesta dietética (RID) de calcio y vitamina D]. Washington D. C., EE. UU.: National Academies Press. p. 75. ISBN 9780309163958. OCLC 721907472. Consultado el 14 de julio de 2014. 
  128. a b c d Mangels, Reed; Messina, Virginia; Messina, Mark (2011) [2004]. «Chapter 6 Minerals» [Capítulo 6 Minerales]. The dietitian's guide to vegetarian diets: issues and applications [La guía del dietista para dietas vegetarianas: temas y aplicaciones] (en inglés) (3a ed. edición). Sudbury, Massachusetts, Estados Unidos. ISBN 9780763779764. OCLC 642278509. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  129. Panel on Micronutrients; Subcommittees on Upper Reference Levels of Nutrients and of; Interpretation and Uses of Dietary Reference Intakes; Standing Committee on the Scientific Evaluation of Dietary Reference Intakes; Food and Nutrition Board y Institute of Medicine (2002). «9 Iron» [9 Hierro] (libro electrónico). Dietary reference intakes for vitamin A, vitamin K, arsenic, boron, chromium, copper, iodine, iron, manganese, molybdenum, nickel, silicon, vanadium, and zinc [Referencia de ingesta dietética de vitaminas A y K, arsénico, boro, cromo, cobre, yodo, hiero, manganeso, molibdeno, níquel, silicio, vanadio y zinc]. Washington D. C., EE. UU.: National Academies Press. pp. 290-393. ISBN 9780309511995. OCLC 52777031. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  130. a b «Iron — Dietary Supplement Fact Sheet» (en inglés). National Institutes of Health — Office of Dietary Suplements. 8 de abril de 2014. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  131. Breier, Davida Gypsy; Mangels, Reed; Vegetarian Resource Group (2001). Vegan & Vegetarian FAQ: Answers to Your Frequently Asked Questions [veganos y vegetarianos: respuestas a sus preguntas más frecuentes] (en inglés). Baltirmore, EE. UU.: Vegetarian Resource Group. p. 27. ISBN 0931411246. OCLC 47281834. 
  132. Sanders, T. A. B. (mayo de 1999). «Meat or wheat for the next millennium? A Debate Pro veg — The nutritional adequacy of plant-based diets» [¿Carne o trigo para el próximo milenio? Un debate pro verduras — La adaptación nutricional de las dietas basadas en vegetales] (pdf). Proceedings of the Nutrition Society (en inglés). Vol. 58 (No. 2): 265-269. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  133. Mangels, Reed (Sin fecha). «Iron in the vegan diet» (en inglés). The Vegetarian Resource Group. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  134. a b c d «Ácidos grasos esenciales». Nutri-Facts. 21 de mayo de 2012. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  135. Morales P., Jessica; Valenzuela B., Rodrigo; González M., Daniel; González E., Marcela; Tapia O., Gladys; Sanhuezca C., Julio; Valenzuela B., Alfonso (septiembre de 2012). «Nuevas fuentes dietarias de ácido alfa-linolénico: una visión crítica». Revista chilena de nutrición (Santiago de Chile: SciELO). Vol. 39 (No. 3): 79-87. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  136. «Omega-3 fatty acids and health» (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. 28 de octubre de 2005. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  137. Norris, Jack (abril de 2014). «Omega-3 fatty acid recommendations for vegetarians» (en inglés). Vegan Health. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  138. Morales P., Jessica; Valenzuela B., Rodrigo; González M., Daniel; González E., Marcela; Tapia O., Gladys; Sanhuezca C., Julio; Valenzuela B., Alfonso (septiembre de 2012). «Nuevas fuentes dietarias de ácido alfa-linolénico: una visión crítica». Revista chilena de nutrición (Santiago de Chile: SciELO). Vol. 39 (No. 3): 79-87. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  139. a b «Iodine» (en inglés). Vegan Health. Sin fecha. Consultado el 16 de julio de 2014. «El yodo es necesario para la normal función de la tiroides que regula el metabolismo. Tanto en pocas cantidades como demasiado de este elemento pueden causar anomalías en el metabolismo de la tiroides [...] Los estudios han demostrado que los veganos en Europa, en donde en algunos lugares la sal está o bien yodada o en niveles bajos, que tanto la no complementación como el exceso de su consumo, tiene relación con una función tiroidea anormal.» 
  140. Appleby, Paul N.; Thorogood, Margaret; Mann, Jim I; Key, Timothy J. A. (septiembre de 1999). The Oxford vegetarian study: an overview [El vegetariano estudio de la Oxford: una visión general] (en inglés). Vol. 70 (No. 3). The American Journal of Clinical Nutrition. Consultado el 16 de julio de 2014. 
  141. Lightowler, H. J.; Davies, G. J.; Trevan, M. D. (febrero de 1996). «Iodine in the diet: perspectives for vegans» [Yodo en la dieta: perspectivas para los veganos]. Journal of the Royal Society of Health (en inglés) (Sage Journals). Vo. 116 (No. 1): 14-20. Consultado el 16 de julio de 2014. 
  142. Office of Dietary Supplements (24 de junio de 2011). Iodine [Yodo]. Fact Sheet for Health Professionals (en inglés). U. S. Department of Health & Human Services — National Institutes of Health. Consultado el 16 de julio de 2014. 
  143. 1). Key, Timothy J.; Fraser, Gary E.; Thorogood, Margaret; Appleby, Paul N.; Beral, Valerie; Reeves, Gillian; Burr, Michael L.; Chang-Claude, Jenny; Frentze-Beyme, Rainer (septiembre de 1999). «Mortality in vegetarians and nonvegetarians: detailed findings from a collaborative analysis of 5 prospective studies» [La mortalidad entre los vegetarianos y no vegetarianos: resultados detallados de un análisis conjunto de cinco estudios prospectivos]. The American Journal of Clinical Nutrition (en inglés) (American Society for Clinical Nutrition). Vol. 70 (No. 3): 516s-524s. Consultado el 16 de julio de 2014. «Además, la categorización de las dietas arrojó que, en comparación con los consumidores regulares de carne, la mortalidad por cardiopatía isquémica fue un 20% menor que entre los consumidores ocasionales de carne; un 34% menor entre las personas que comían pescado pero no carne; 34% menor entre los ovolactovegetarianos, y un 26% menor entre los veganos. No hubo diferencias de morbilidad relevantes entre vegetarianos y no vegetarianos por enfermedades cerebrovasculares, cáncer de estómago, cáncer colorrectal, cáncer de pulmón, cáncer de mama, cáncer de próstata, o por la combinación de otras causas.
    Inglés: Further categorization of diets showed that, in comparison with regular meat eaters, mortality from ischemic heart disease was 20% lower in occasional meat eaters, 34% lower in people who ate fish but not meat, 34% lower in lactoovovegetarians, and 26% lower in vegans. There were no significant differences between vegetarians and nonvegetarians in mortality from cerebrovascular disease, stomach cancer, colorectal cancer, lung cancer, breast cancer, prostate cancer, or all other causes combined.» 

    2). Key, Timothy J.; Appleby, Paul N.; Davey, Gwyneth K.; Allen, Naomi E.; Spencer, Elizabeth A.; Travis, Ruth C. (septiembre de 2003). «Mortality in British vegetarians: review and preliminary results from EPIC-Oxford» [La mortalidad entre los vegetarianos británicos: balance y resultados preliminares de la EPIC-Oxford]. The American Journal of Clinical Nutrition (en inglés) (American Society for Clinical Nutrition). Vol. 78 (No. 3): 533s-538s. Consultado el 16 de julio de 2014. 

  144. Craig, Winston J. (mayo de 2009). «Health effects of vegan diets (review)» [Efectos en la salud de las dietas estrictamente vegetarianas (Revisión por pares)]. The American Journal of Clinical Nutrition (American Society of Nutrition). Vol. 89 (No. 5): 1627s-1633s. Consultado el 16 de julio de 2014. 
  145. 1). O'Connor, M. A.; Touyz, S. W.; Dunn, S. M.; Beumont, P. J. (diciembre de 1987). «Vegetarianism in anorexia nervosa? A review of 116 consecutive cases (review article)» [¿Vegatarianismo en la anorexia nerviosa? Una revisión de 116 casos consecutivos (Revisión por pares)]. Medical Journal of Australia (en inglés) (Pub Med) (No. 147 (11-12)): 540-541. PMID 3696039. Consultado el 17 de julio de 2014. 

    2). Davis, Brenda; Melina, Vesanto (2000). Becoming vegan: the complete guide to adopting a healthy plant-based diet [Se estrictamente vegetariano: una guía completa para la adopción de una saludable dieta basada en vegetales] (en inglés). Summertown, TN: Book Pub. Co. p. 224. ISBN 9781570671036. OCLC 781973151. Consultado el 17 de julio de 2014. 

  146. a b Deutsche Gesellscahft für Ernährung e.V. (13 de septiembre de 2011). «Kinder vegetarisch ernähren – ja oder nein?» (en alemán). Deutsche Gesellscahft für Ernährung e.V. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  147. Bundesamt für Gesundheit (BAG) (1 de marzo de 2014). «Indikator 2.12: Vegetarismus» (en alemán). Bundesamt für Gesundheit (BAG). Consultado el 17 de julio de 2014. 
  148. "Position der Deutschen Gesellschaft für Ernährung - Vegane Ernährung", Deutsche Gesellschaft für Ernährung, 12 abril de 2016.
  149. Montserrat Rivero Urgell et al. Entidades colaboradoras: Cátedra Ordesa de Nutrición Infantil de la Universidad de Zaragoza, Asociación Española de Pediatría (AEP), Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y Fundación Española de Nutrición (FEN) (2015). «Libro blanco de la nutrición infantil en España». Zaragoza (España): Tipolínea, S. A. U. ISBN 978-84-16515-24-0. Consultado el 26 de febrero de 2017. 
  150. Lammi-Keefe, Carol Jean; Couch, Sarah C.; Philipson, Elliot H. (2008). «15 Vegetarian diets in pregnancy» [15 Dietas vegetarianas durante el embarazo] (Libro electrónico). Handbook of nutrition and pregnancy [Manual de nutrición y embarazo]. Nutrition an health (en inglés). Totowa, Nueva Jersey, EE. UU.: Humana Press. p. 215. ISBN 9781597451123. OCLC 272309243. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  151. 1). Pepper, M. R.; Black, M. M. (agosto de 2011). «B12 in fetal development» [La vitamina B12 en el desarrollo fetal]. Seminars in Cell and Developmental Biology (en inglés) (Pub Med). Vol. 22 (No. 6): 619-623. PMID 21664980. Consultado el 17 de julio de 2014. 

    2). Kühne, T.; Bulb, R.; Baumgartner, R. (enero de 1991). «Maternal vegan diet causing a serious infantile neurological disorder due to vitamin B12 deficiency» [La dieta estrictamente vegetariana ha venido ocasionando un trastorno neurológico infantil grave debido a la deficiencia de vitamina B12]. European Journal of Pediatrics (en inglés) (Pub Med). Vol. 150 (No. 3): 205-208. PMID 2044594. Consultado el 17 de julio de 2014. 


    3). Weiss, R.; Fogelman, Y.; Bennett, M. (abril de 2004). «Severe vitamin B12 deficiency in an infant associated with a maternal deficiency and a strict vegetarian diet» [La deficiencia severa de vitamina B12 en un bebé, asociada a una deficiencia materna debida a una dieta vegetariana estricta]. Journal of Pediatric Hematology and Oncology (en inglés) (Pub Med). Vol. 26 (No. 4): 270-271. PMID 15087959. Consultado el 17 de julio de 2014. 

  152. 1). Lammi-Keefe, Carol Jean; Couch, Sarah C.; Philipson, Elliot H. (2008). «14.5 Single-mineral supplements during pregnancy» [14.5 Suplementos de un mineral durante el embarazo] (Libro electrónico). Handbook of nutrition and pregnancy [Manual de nutrición y embarazo]. Nutrition an health (en inglés). Totowa, Nueva Jersey, EE. UU.: Humana Press. p. 200. ISBN 9781597451123. OCLC 272309243. Consultado el 17 de julio de 2014. 

    2). Kaiser, L.; Allen, L H.; American Dietetic Association (marzo de 2008). «Position of the American Dietetic Association: nutrition and lifestyle for a healthy pregnancy outcome» [Posición de la Asociación dietética estadounidense: nutrición y estilo de vida para un embarazo saludable]. Journal of the American Dietetic Association (en inglés) (The American Dietetic Association). Vol. 108 (No. 3): 553-561. PMID 18401922. Consultado el 17 de julio de 2014. 

  153. Mangels, A. R.; Messina, V. (junio de 2001). «Considerations in planning vegan diets: infants» [Consideraciones en la planificación de dietas estrictamente vegetarianas: lactantes]. Journal of the American Dietetic Association (en inglés) (The American Dietetic Association). Vol. 101 (No. 6): 670-677. PMID 11424546. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  154. Davies, Rob (8 de junio de 2008). «Couple face questioning after vegan daughter suffers bone disease». The Telegraph (en inglés). UK News. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  155. ABC, ed. (1 de julio de 2016). «Una niña italiana de dos años ingresa en la UCI tras seguir una dieta vegana». 
  156. BBC, ed. (12 de julio de 2016). «Cómo un problema con la dieta vegana les costó la custodia de un bebé de 14 meses». 
  157. Moisse, Katie (13 de septiembre de 2011). «Atlanta Couple Gets Life for Starving 6-Week-Old Son». ABC News (en inglés). Good mornign America. Consultado el 17 de julio de 2014. 
  158. El Mundo, ed. (1 de abril de 2011). «Condenada a cinco años de cárcel una pareja vegana por la muerte de su bebé». 
  159. a b c El Mundo, ed. (17 de mayo de 2017). «A juicio tras la muerte de su bebé desnutrido por recibir sólo leche vegetal». 
  160. Revista Eroski Consumer, ed. (8 de junio de 2017). «Gluten y lactosa: ni ángeles ni demonios». «Suprimir el gluten de la alimentación infantil no causa la muerte, pero tomar decisiones dietéticas sin supervisión profesional sí puede ocasionar consecuencias graves». 
  161. Food and Agriculture Organization of the United Nations (2013). «Dietary protein quality evaluation in human nutrition. Report of an FAO Expert Consultation». ISBN 978-92-5-107417-6. 
  162. Lionetti, E; Castellaneta, S; Francavilla, R; Pulvirenti, A; Tonutti, E; Amarri, S; Barbato, M; et al., SIGENP (Italian Society of Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition) Working Group on Weaning and CD Risk (octubre de 2014). «Introduction of gluten, HLA status, and the risk of celiac disease in children». N Engl J Med 371 (14): 1295-303. PMID 25271602. doi:10.1056/NEJMoa1400697. 
  163. Vriezinga, SL; Auricchio, R; Bravi, E; Castillejo, G; Chmielewska, A; Crespo Escobar, P; Kolaček, S; et al. (octubre de 2014). «Randomized feeding intervention in infants at high risk for celiac disease». N Engl J Med 371 (14): 1304-15. PMID 25271603. doi:10.1056/NEJMoa1404172. 
  164. Szajewska H, Shamir R, Chmielewska A, Pieścik-Lech M, Auricchio R, Ivarsson A, Kolacek S, Koletzko S, Korponay-Szabo I, Mearin ML, Ribes-Koninckx C, Troncone R; PREVENTCD Study Group (2015 Jun). «Systematic review with meta-analysis: early infant feeding and coeliac disease--update 2015». Aliment Pharmacol Ther 41 (11): 1038-54. PMID 25819114. doi:10.1111/apt.13163. 

Bibliografía complementariaEditar

En castellanoEditar

  • Moreno Díez, Ana Isabel (2003). Manual de supervivencia para «veganos» novatos: por un mundo lleno de amor (1ª edición). Madrid, España: Mandala Ediciones. ISBN 9788495052940. OCLC 53230558. 
  • Vilaplana, Estrella; Román, David (2003). La dieta ética: ética y dietética del «veganismo». Alicante, España: Román Molto, David. ISBN 9788460742388. OCLC 49943512. 
  • Aboglio, Ana María (2009). Veganismo: práctica de justicia e igualdad. Buenos Aires, Argentina: De los Cuatro Vientos. ISBN 9789870801559. OCLC 837988673. 

En alemánEditar

  • Kaplan, Helmut Friedrich (1993). Leichenschmaus: ethische gründe für eine vegetarische ernährung [Convite fúnebre: razones éticas para una nutrición vegetariana] (en alemán). Reinbek bei Hamburg, Alemania: Rowohlt. ISBN 9783499195136. OCLC 231551026. 

Enlaces externosEditar

Wikilibros