Veneno para las hadas

película de 1986 dirigida por Carlos Enrique Taboada

Veneno para las hadas es una película mexicana de horror de 1986 escrita y realizada por Carlos Enrique Taboada. Es una de las últimas películas que dirigió ya que después se dedicó principalmente a escribir para otros directores y a realizar trabajos televisivos.

La obra de Taboada estuvo muy ligada al género de horror, Veneno para las hadas es quizá su obra mejor lograda del género. Antes había realizado Más negro que la noche, El libro de piedra y Hasta el viento tiene miedo, que alcanzaron mayor popularidad, sin embargo la crítica recibió mejor a Veneno para las hadas.[1]​ La película fue filmada en 1984 pero estrenada en 1986.

RepartoEditar

LocacionesEditar

Las locaciones consistieron en su mayoría en grandes casas de estilo colonial, habitadas principalmente por familias acomodadas de la Ciudad de México, como la familia de la protagonista de la historia. Por eso mismo se utilizaron los siguientes lugares, la mayoría de ellos en la Ciudad de México:

TramaEditar

Una niña sube las escaleras de una casa, iluminando su camino con una vela y estando armada con un cuchillo hasta llegar a la habitación de una mujer que posiblemente era su madre, ella se despierta y la niña, con un rápido movimiento le corta el cuello a la mujer, quien agoniza durante unos momentos y eventualmente se desangra mientras la niña sonríe triunfante y con malicia. Es entonces que se ve a una mujer cerrando un libro (revelando que aquello no había sido nada más que una historia), una niña llamada Verónica pregunta a la mujer si la niña de la historia había matado a su posible madre, a lo que la mujer le responde a Verónica que ella no era una "niña", sino que se trataba de una bruja que se había disfrazado como tal, asegurando que las brujas lo pueden todo. Un día, en una escuela parroquial, una de las maestras guía a una tímida niña llamada Flavia a su salón, donde la incluyen pese a ya estar muy avanzado el curso escolar, la maestra pide a Verónica dejar que Flavia estudie su cuaderno, pero cuando Flavia le dice su nombre, Verónica responde groseramente que tiene nombre de araña, dejando perpleja a Flavia. Durante el recreo, Flavia le pregunta a Verónica por qué dijo que tenía nombre de araña, a lo que Verónica le responde que tiene una araña que lleva su nombre y que la quiere para hacer encantamientos, sorprendiendo a Flavia con su respuesta. A la hora de la salida, mientras compraba un helado en la coperativa de la escuela, Verónica observa como Flavia es recogida por su madre, subiendose ambas a un coche que parecía bastante caro, deduciendo que viene de una familia bastante rica. De vuelta en casa, Verónica saluda a su abuela enferma e inválida a su habitación, quién le asegura que su niñera, llamada Carmen, le hizo un pastel, pidiendole a la niña que haga su tarea, se bañe y cene; mientras Verónica se baña, su niñera le lee un cuento sobre brujas en el que se menciona un aquelarre, cuando Verónica pregunta qué es, su niñera le responde que es un baile en el que las brujas adoran al Diablo y hacen sus pactos. Mientras cena un chocolate caliente, Verónica le mensiona a su niñera sobre Flavia y que cree que viene de una adinerada familia, pero de repente le pregunta por qué ella no recuerda a su mamá, a lo que su niñera le responde que ella era muy chica cuando sus padres murieron en un accidente automovilístico, como su abuela no vivía con ellos y por ende era el único familiar que le quedaba a Verónica, se terminó haciendo cargo de ella, cuando su niñera le pregunta si extraña mucho a su madre, Verónica responde secamente que no. Mientras tanto con Flavia, se ve que vive feliz con sus padres adinerados, quienes la colman de regalos y son particularmente amorosos con ella, tras despedirse de su madre, se despide ee su padre con un abrazo y le pregunta si podían tener una araña ellos también, en su habitación su madre le quita su muñeca favorita, llamada "Betty" para evitar que la rompa mientras duerme, siendo entonces que Flavia le pregunta a su mamá por qué hay niñas que rezan antes de dormir, a lo que ella le responde que es por miedo.

nte la incredulidad de su amiga, Verónica aprovecha una serie de circunstancias fortuitas para convencerla de que ha sido ella quien las ha provocado, valiéndose de sus artes mágicas. Esto despierta miedo en Flavia a quien Verónica manipula haciéndole acatar sus órdenes, amenazándola con hacerle daño con una brujería. La inocencia de estos juegos adquiere un cariz macabro, cuando Verónica insiste en que Flavia la invite a unas vacaciones en el rancho de su familia, en donde podrá preparar un veneno para las hadas.

Una vez en el rancho de la familia de Flavia, Verónica comienza con su plan para preparar el veneno para las hadas, arrastrando a Flavia en sus acciones. El final de la película resulta un tanto macabro pues Verónica se encuentra en la parte alta del establo del rancho preparando el veneno para las hadas y Flavia está en la parte de abajo observándola. Flavia quita la escalera (por lo que Verónica no podrá bajar de la parte alta) y prende fuego al establo, esto porque al principio de la película su padre le cuenta que en la antigüedad las brujas eran quemadas en la hoguera, toma a su pequeño perrito entre sus brazos (a quien anteriormente Verónica le había arrebatado por un juramento mediante el cual le permitiría a Flavia participar en la preparación del veneno con la condición de darle a su perrito) y se marcha lentamente del establo, al escuchar el sonido del fuego y ver el humo que emanaba de la parte baja del establo, Verónica comienza a gritar aterrada y rogar por ayuda a Flavia ante su inminente y aterrador final, mientras Flavia contempla la escena desde fuera sonriendo de satisfacción.

EstiloEditar

Esta película es particularmente interesante por estar filmada casi en su totalidad desde el punto de vista de las dos niñas protagonistas. La posición de cámara se mantiene al nivel de los ojos de las niñas, y los encuadres impiden que veamos a los adultos que aparecen en la historia en su totalidad, escuchándolos como voces fuera de cuadro o dando la espalda al espectador.

Premios y reconocimientosEditar

  • Premios Ariel adjudicados:
    • Ariel de Oro para Carlos Enrique Taboada.
    • Ariel de Plata a la Mejor película para Carlos Enrique Taboada.
    • Ariel de Plata a la Mejor Fotografía para Lupe García.
    • Ariel de Plata a la Mejor Dirección para Carlos Enrique Taboada.
    • Ariel de Plata a la Mejor Edición para Carlos Savage.
    • Ariel de Plata a la Mejor Música de Fondo para Carlos Jiménez Mabarak.
    • "Diosa de Plata" de PECIME, a la mejor actuación infantil para Ana Patricia Rojo
    • "Bochica de Oro" del Festival Internacional de Cine de Colombia, mejor actuación infantil para Ana Patricia Rojo.
  • Premios Ariel que quedaron en nominación:
    • Ariel de Plata a la Mejor Actuación Femenina para Elsa María Gutiérrez.
    • Ariel de Plata a la Mejor Actuación Femenina para Ana Patricia Rojo.
    • Ariel de Plata a la Mejor Argumento Original para Carlos Enrique Taboada.
    • Ariel de Plata a la Mejor Guion Cinematográfico para Carlos Enrique Taboada.
    • Ariel de Plata a la Mejor Ambientación para Enrique Ramírez.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Veneno para las hadas Archivado el 4 de febrero de 2007 en Wayback Machine. de Películas del cine mexicano

Enlaces externosEditar