Venus y Cupido (Lotto)

cuadro de Lorenzo Lotto

Venus y Cupido (en italiano: Venere e Cupido) es un cuadro en óleo sobre tela (92,4x111,4 cm) de Lorenzo Lotto, fechado alrededor de 1530 y conservado en el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York.

Venus y Cupido
(Venere e Cupido)
Lotto, Lorenzo - Venus and Cupid - c. 1550.jpg
Año 1520-1530
Autor Lorenzo Lotto, 1520-1530
Técnica Óleo sobre lienzo
Tamaño 92,4 × 111,4 cm
Localización Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Bandera de Estados Unidos Estados Unidos

HistoriaEditar

La obra es conocida desde 1918 y se ignora su destino original. Publicada en una incisión insertada por Salomon Reinach en el Repertorio de pinturas de la Edad Media y el Renacimiento[1]​, reapareció en 1986, cuando lo compró el museo estadounidense.

Las hipótesis más creíbles vinculan al cuadro a una ocasión matrimonial, a juzgar por los numerosos símbolos nupciales y eróticos. Presumiblemente de los cónyuges Gerolamo Brembati de hijo del conde Leonino y de Lucina de la cual el artista había hecho el retrato, con Caterina hija de Pietro Suardi, dos familias ricas e importantes en el Bérgamo de los primeros años del siglo XVI y que tenían estrechos vínculos con el artista veneciano.[2]​.

Descripción y estiloEditar

En el fondo de una cortina roja cuelga de un árbol con hiedra, Venus está acostada desnuda sobre un paño con Cupido de pie cerca. Los objetos dispersos por todos lados tienen varios significados alegóricos, desde la fecundidad (cornucopia), hasta el matrimonio (el mirto de la guirlanda), a la feminilidad (la concha, los pétalos de rosa). El mismo peinado de la diosa, con diadema y velo, era típico de las novias. Un símbolo de pureza es el pendiente con una perla. Curioso es el gesto alegre de Cupido que orina centrando la guirlanda hasta el vientre de Venus, una clara alusión erótica a la fertilidad[3]​.

La diosa, que se remonta a la Venus dormida de Giorgione, muestra sin preocupación su desnudez, despierta y consciente, mirando al espectador a los ojos. En frente se ve un quemador de incienso, una vara y una serpiente. La diosa parece, por lo tanto, bendecir a la pareja que está por casarse, deseándoles fertilidad, pero vigilando los peligros escondidos, como la serpiente. La hiedra es, en cambio, un símbolo del amor eterno.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Salomón Reinach. Repertorio de pinturas de la Edad Media y el Renacimiento. p. 652. 
  2. Andreina Franco Loiri Locatelli. La Rivista di Bergamo (en italiano). p. 92-93. 
  3. D'Adda, cit., pag. 64.

BibliografíaEditar

  • Andreina Franco Loiri Locatelli. La Rivista di Bergamo (en italiano). p. 92-94. 
  • Carlo Pirovano, Lotto, Electa, Milano 2002. ISBN 88-435-7550-3 (en italiano).
  • Roberta D'Adda, Lotto, Skira, Milano 2004 (en italiano).
  • Alessandra Fregolent, Giorgione, Electa, Milano 2001 (en italiano). ISBN 88-8310-184-7
  • Reinach, Salomon (1918). Leroux, ed. Répertoire des peintures du Moyen Âge et de la Renaissance (en francés). Paris. 

Enlaces externosEditar

FuentesEditar