Vicente Scaramuzza

Vincenzo Scaramuzza (* 19 de junio de 1885, Crotone, Italia-† 24 de marzo de 1968, Buenos Aires, Argentina) fue un pianista, compositor, y famoso pedagogo y maestro de piano italiano-argentino, uno de los fundadores de la tradición pianística argentina.[1]

Alentado por su padre, Francesco, ingresó en el Conservatorio de San Pietro a Maiella de Nápoles y tiempo después emigró a Argentina en 1907 prosiguiendo sus estudios en la Academia Santa Cecilia de Música. Se casó con Sara Bagnati y junto a ella abrió la Academia Scaramuzza en 1912 en Buenos Aires. Su carrera como pianista abarcó Argentina y Europa[2]

Desde 1923 se dedicó a la enseñanza contándose entre sus discípulos más eminentes a Martha Argerich, Bruno Leonardo Gelber, Daniel Levy, Mauricio Kagel, Susana Vincenti, Fausto Zadra, Ana Laura Stampalia, Carmen Piazzini, Sylvia Kersenbaum, Alberto Neuman, Michèle Boegner, Antonio De Raco, Perla Carmona, Elizabeth Westerkamp, Renée Gout, Concepción Rapisardi y Enrique Barenboim, padre de Daniel Barenboim. Fueron también discípulos suyos los célebres pianistas y compositores de tango Horacio Salgán, Osvaldo Pugliese, Atilio Stampone y Orlando Goñi, entre otros.

Entre sus pocas composiciones se recuerdan al Bosco Incantato (El bosque encantado) y Amleto (Hamlet) ambas obras de música de cámara.
Según la pianista argentina Martha Argerich, V. Scaramuzza poseía un estilo muy italiano: orientado al sonido cantabile, redondo.
No dejó constancia de su método pero en 1973 su pupila Maria Rosa Oubiña de Castro[3]​ lo resumió en el libro Enseñanzas de un gran maestro. Otras publicaciones recientes: Vincenzo Scaramuzza: Il Maestro dei grandi pianisti, Genialità di un artista e di un didatta, de Panzica Pamela Ivana Edmea (2012) y Vicente Scaramuzza: La vigencia de una escuela pianística, de Sebastián Colombo (2013).[2][4]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar