Clarividencia

Habilidad extrasensorial
(Redirigido desde «Videncia»)
Una bola de cristal en un ambiente adecuado, predispone a algunas personas a creer en el funcionamiento de clarividencia.[1]
John William Waterhouse - La bola de cristal (1902, óleo sobre lienzo).

La clarividencia es la capacidad de percibir y describir sucesos con una profunda comprensión y agudeza mental. Esto permitiría analizar, deducir e inferir cosas del entorno y de otras personas, además de predecir su comportamiento. Esta definición se encuentra muy unida al concepto de percepción extransensorial propuesto por la parapsicología. En esta categoría se encontrarían varios fenómenos relacionados con la mente y que a falta de una explicación científica decantaron de forma natural hacia una comprensión esotérica del término.

Dado que la definición de clarividencia ha sufrido profundas transformaciones a través de la historia y la mayoría de ellas se encuentran conectadas a la época anterior al florecimiento de la psicología científica, es normal que el concepto se encuentre unido a hipótesis no demostradas. Así, la clarividencia o capacidad de ver con claridad se ha relacionado de manera popular con el concepto de médium y con la doctrina del espiritismo, propuesta por Allan Kardec. Sin embargo, es importante destacar que todas estas correlaciones fueron hechas de forma paralela, en una época en donde la psicología iniciaba también los estudios de la mente y la compresión del comportamiento humano.

Desde la perspectiva de la parapsicología, los actos de clarividencia declarados contradicen abiertamente a las leyes físicas. Esto reviste una dificultad inherente en su comprobación, ya que las bases de su planteamiento radican en supuestos e hipótesis que hasta ahora nadie ha podido constatar.

Esta percepción afinada o clarividencia se caracterizaría por captar fenómenos que quedan fuera del alcance de los cinco sentidos. Cualidad que permitiría predecir hechos futuros ocurridos en el mismo sitio en donde se encuentra el clarividente o en otros lugares geográficos alejados de su presencia.

Es importante destacar el valor antropológico del término y que no solo se remite a la propuesta de la parapsicología, sino que tendría raíces culturales en los conceptos griegos de oráculo y pitonisa. La función del clarividente también podría relacionarse con la del chamán. Siendo así, el clarividente, una figura social habitual en distintas épocas y culturas, cuya labor es la de dar consejos y asesorar a otras personas.

HistoriaEditar

Los intentos de comunicarse con los muertos o espíritus, se han documentado desde la historia temprana, habitualmente a través de mitos religiosos o paganos. Esta hipotética capacidad se ha relacionado, en muchos casos, con la clarividencia. La historia de la Bruja de Endor habla de alguien que levantó el espíritu del profeta fallecido Samuel para permitir que el rey hebreo Saúl cuestione a su antiguo mentor sobre una próxima batalla, como se relata en los Libros de Samuel en Judío.

El concepto de médium se hizo bastante popular en los Estados Unidos del siglo XIX y en Reino Unido después del surgimiento del espiritismo como movimiento religioso. Se dice que el espiritismo moderno data de prácticas y conferencias de las hermanas Fox en el estado Nueva York en 1848. Los médiums en trance Pascual Beverly Randolph y Emma Hardinge Britten estaban entre los conferencistas y autores más célebres sobre el tema a mediados del siglo XIX.

Allan Kardec acuñó el término Espiritismo alrededor de 1860. [2]​ Kardec afirmó que las conversaciones con espíritus por médiums seleccionados fueron la base de su "El libro de los espíritus" y más tarde, su colección de cinco libros, "Codificación de los espíritus.

ClarividenteEditar

 
Séance por John Beattie, Bristol, Inglaterra, 1872

Un clarividente es aquella persona que ha desarrollado la videncia, clarividencia o adivinación de hechos pasados o futuros. Otro nombre habitual con el que se relaciona a un clarividente es el de vidente. Las personas que desarrollan las capacidades de clarividencia pueden utilizar, aunque no siempre como requisito indispensable, herramientas complementarias como cartas de tarot, oráculos, bolas de cristal o variados artefactos que, supuestamente, actuarían como canales que les permitirían expresar su capacidad innata.

Es importante señalar que los conceptos de clarividente y vidente suelen presentarse, en algunos casos, como distintos. A veces, señalando que uno de ellos tiene capacidades superiores al otro. Sin embargo, estas discusiones no tienen base racional ni empírica, considerando que ambos conceptos refieren de manera general y popular a personas que pueden ver más allá de lo aparente. También a personas que pueden prever situaciones de futuro y que también pueden intuir aspectos del pasado de una persona, sin necesidad de conocerla previamente.

Otra definición muy unida al concepto de clarividente es la de oráculo, aunque este concepto tiene una connotación histórica más clara, relacionada con los conceptos de adivinación y profecía en la antigua Grecia. En este caso, la función del oráculo es la de transmitir el mensaje de los dioses a personas que requieren de dicha información. El mensaje recibido podía o no tener características predictivas. En la mayoría de los casos, los mensajes del oráculo eran inconexos y necesitaban ser interpretados para su correcta aplicación.

Desde esta perspectiva, la función de la Pitonisa, canal humano del oráculo, representaría el vestigio más antiguo de lo que hoy se define de manera popular vidente o clarividente. Cabe recordar, además, que estos conceptos suelen estar muy conectados con la parapsicología, que desarrolla la idea de la percepción extrasensorial como explicación al tipo de fenómenos referidos con cualidades de la mente que aún se encuentran en proceso de investigación.

Problemas físicosEditar

Existen numerosos argumentos físicos que sugieren que la clarividencia es muy poco plausible:


  • Medio de transmisión, de acuerdo con el principio de causalidad, para que un evento sea observado se requiere que algún tipo de entidad material sea transmitida desde la fuente al observador. La clarividencia requeriría que algún tipo de partícula material o señal fuese propagada desde el futuro hacia el presente. Ese tipo de partículas tendrían una componente temporal de su vector cuadrimomento negativa, y de acuerdo con el teorema CPT de ser partículas másicas serían de tipo antipartículas que sufrirían aniquilación con partículas del mismo tipo, impidiéndose su propagación al pasado. Naturalmente el argumento no se aplica a partículas sin masa como fotones moviéndose hacia el pasado.
  • Medio de percepción, aun asumiendo que algún tipo de partícula o entidad material se propagase en el espacio-tiempo hacia el pasado, queda el problema de como detectar dicha partícula y de como reconstruir esas señales de manera coherente. La vista y el olfato han evolucionado para detectar partículas materiales y traducirlas a señales nerviosas mediante órganos sensoriales complejos. Ninguna estructura cerebral o de otro tipo parece que pudiera detectar partículas o señales que se mueven hacia atrás en el tiempo. Tampoco existe ninguna estructura cerebral que se parezca lo más mínimo a un órgano sensorial complejo capaz de convertir señales de ese tipo en corrientes nerviosas interpretables por el cerebro.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Andrew Lang, Visiones en cristal, salvajes y civilizados, «La fabricación de la religión», capítulo V, Londres, Nueva York y Bombay, 1900, pp. 83-104.
  2. "El espiritismo no es una religión sino una ciencia", como dijo el famoso astrónomo francés Camille Flammarion en Eulogy de Allan Kardec el 2 de abril de 1869, en La muerte y su misterio - Después de la muerte. Manifestaciones y Apariciones de los Muertos; El alma después de la muerte Traducido por Latrobe Carroll (Londres: Adelphi Terrace, 1923), versión de archivo en /flammarion/manifestations.htm Allan Kardec elogio

Enlaces externosEditar