Vigilio de Trento

Vigilio de Trento (Vigilius Tridentinus) (Roma, 355 - Val Rendena, 405) fue un eclesiástico romano, evangelizador de la valle del Adigio y tercer obispo de Trento que sufrió martirio en el segundo consulado del general Estilicón. Es venerado como santo por diversas confesiones cristianas.

San Vigilio de Trento
Vigilius and companions-Naurizio.JPG
Paolo Naurizio, San Vigilio junto a los santos mártires Sisinio, Martirio y Alejandro, 1583, Museo Diocesano Tridentino
Información personal
Nacimiento 355
Roma
Fallecimiento 405
Val Rendena
Familia
Madre Saint Maxentia Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sacerdote Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Obispo Ver y modificar los datos en Wikidata
Información religiosa
Canonización santo católico Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 26 de junio
Venerado en Iglesia Católica

BiografíaEditar

Era hijo de Majencia, y hermano de Claudiano y Magoriano, que también fueron canonizados.[1]​ Con sus padres marchó de Roma a Trento, y estudió teología y filosofía en Atenas, donde conoció a Juan Crisóstomo. Fue otra vez a Roma y volvió a Trento hacia el 380, donde fue elegido obispo en 385, a instancia de los obispos Valeriano de Aquileia y Ambrosio de Milán.

Fue misionero y predicó a la región del Trentino y el valle del Adigio, hasta el lago de Garda, y fue construyendo numerosas iglesias. Envió a Val di Non y Val di Sole a los misioneros Sisinio, Martirio y Alejandro,[2]​ que fueron martirizados el 29 de mayo de 397 en Sanzeno, y en honor de los cuales Vigilio escribió De Martyrio SS. Sisinnii, Martyrii et Alexandri, en dos cartas, una dirigida a Simpliciano, obispo de Milán, y otra a Juan, obispo de Constantinopla. También dirigió a Genadio un tratado titulado Gesta sui temporis apud barbaros martyrum.

Mientras predicaba acompañado de algunos presbíteros, llegó a Val Rendena y celebró la misa; entonces lanzó al río Sarca una estatua del dios Saturno, lo que desató la ira de los paganos, que lo atacaron y lo mataron, según la leyenda, a palos. Algunos historiadores piensan que el martirio no es más que una leyenda piadosa.

VeneraciónEditar

Su cuerpo fue sepultado en la catedral de Trento, que él mismo había hecho edificar. El camino que siguió su cuerpo es el llamado Sentiero di San Vigilio o San Vili.

Su fama se difundió por Italia y su sucesor en el obispado, Eugipio, tituló la catedral trentina en su honor. Es uno de los patronos del Trentino y el Alto Adigio, de los mineros y de la archidiócesis de Trento.

BibliografíaEditar

  • Armando Costa, San Vigilio: vescovo e patrono di Trento, Trento 1975;
  • Réginald Grégoire, L'Anaunia e i suoi martiri. XVI centenario dei martiri d'Anaunia 397-1997, in "Bibliotheca Civis" 10, 1997;
  • L'immagine di san Vigilio, tra storia e leggenda, Catalogo della mostra tenuta a Trento nel 2000 a cura di Domenica Primerano; Trento 2000;
  • Giuseppe Giachi, San Vigilio martire in Rendena: viaggio attraverso gli affreschi dei Baschenis nella chiesa di Pinzolo, Pinzolo 2005;

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. ? (n.d.). «St. Vigilius». Catholic Encyclopedia. Consultado el 15 de octubre de 2008. 
  2. «San Vigilio». Santie Beati. 1 de febrero de 2001. Consultado el 17 de octubre de 2008.