Abrir menú principal

Virgen de Copacabana

advocación mariana venerada en Copacabana (Bolivia)

La Virgen de Copacabana, Nuestra Señora de Copacabana o Virgen Candelaria de Copacabana, es una advocación mariana venerada en Copacabana, Departamento de La Paz, Bolivia.

Virgen de Copacabana
Copacabana Bolivia05.jpg
Imagen de la Virgen de Copacabana por su escultor Francisco Tito Yupanki
Venerada en Iglesia católica
Templo Basílica de Nuestra Señora de Copacabana en Copacabana (Bolivia)
Festividad 5 de agosto
Patrona de De la Policía Nacional de Bolivia y "Reina de la Nación"
Fecha de la imagen 1583
Estilo Tallado en madera de maguey

Su fiesta se celebra el 5 de agosto. El 1 de agosto de 1925 fue coronada y declarada "Reina de la nación".

El culto a la Virgen de Copacabana se inició en 1583 en la época virreinal, en el pueblo de Copacabana a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar, y a 139 km de la ciudad de La Paz, y recostado sobre una colina, donde la península de Copacabana se adentra en el lago Titicaca, lugar que corresponde a Bolivia, acercándose a las islas del Sol y de la Luna, antiguos lugares sagrados para los aymaras e incas.

Su veneración se extendió desde Europa a diversos países de América, como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú; y también a países de Europa, como España. Así mismo, varios lugares llevan el nombre de Copacabana en Argentina, Brasil y Colombia.

HistoriaEditar

Durante la colonia, Copacabana Bolivia fue evangelizado y catequizado por los padres dominicos desde 1539 hasta 1574. Con este propósito establecieron una doctrina en Copacabana y en los otros pueblos vecinos como Pomata, Chucuito, Acora, Ilave, Juli, Zepita y Yunguyo.[1]​ Los dominicos, aparte de propagar la fe cristiana católica, como orden mariana, propagaron también una profunda devoción a la Virgen María en toda esta región. Además de propagar el rezo del Rosario, cabe recordar que los dominicos eran desde 1530 los custodios de uno de los santuarios marianos más importantes de España, el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria de las Islas Canarias.[2]

En el pueblo de Copacabana, alrededor de 1580 sus habitantes vivían divididos en dos grupos, los Anansayas y los Urinsayas. A pesar de haber recibido la fe cristiana, vivían apegados a su religión primigenia. Las malas cosechas y otras desventuras los obligaron a pensar en atraerse los favores del cielo y resolvieron los Anansayas erigir una cofradía y ponerla bajo la advocación de la Virgen de la Candelaria. Mientras que los Urinsayas se opusieron alegando que ellos tenían pensado dedicarla a San Sebastián, pero al final no se hizo nada.

 
Estatua del escultor Tito Yupanki.

El inca Tito Yupanki, descendiente del inca Wayna Qhapak, no abandonó la idea y concibió el proyecto de labrar una imagen de la Virgen pensando que una vez hecha y trasladada al pueblo sería más fácil establecer la cofradía propuesta. Este escultor aficionado, ayudado por su hermano Felipe, trabajó la imagen de la Virgen en arcilla, de una vara de alto, por los resultados, esta imagen debió representar la buena voluntad alejada de las gracias naturales de María. Fue colocada a un lado del altar por el Padre Antonio de Almedia, que hacía de párroco. Al dejar Copacabana don Antonio, se hizo cargo de Copacabana el predicador bachiller don Antonio Montoro, quien al ver esa imagen desgarbada, tosca y sin proporciones, mandó sacarla del altar y llevarla con el desaire a un rincón de la sacristía.

Humillado Francisco Tito por este contratiempo y aconsejado por los suyos, marchó a Potosí, que contaba con destacados maestros en escultura de imágenes sagradas. Llegó a adquirir en el taller del Maestro Diego Ortiz, cierto dominio en la escultura y en el tallado de la madera. Con esos conocimientos se resolvió trabajar la imagen definitiva de la Candelaria. Buscó por todas las iglesias de Potosí una imagen de la Virgen que pudiera servirle de modelo, encontrando en el Convento de Santo Domingo a la Virgen del Rosario. Se fijó en ella con suma atención para grabarla en su mente y antes de comenzar su trabajo, hizo celebrar una misa en honor de la Santísima Trinidad, para obtener sobre su obra la bendición divina.

Los urinsayas, en principio, admitieron fundar la cofradía, pero no aceptaron la efigie labrada por Yupanqui, por lo que este empezó a buscar comprador. En La Paz, la imagen llegó a manos del cura de Copacabana, quien decidió llevar la imagen al pueblo. El 2 de febrero de 1583 la imagen de María llegó a la población de Copacabana, lo que hace de este santuario mariano uno de los más antiguos de América, junto al santuario de Guadalupe en México. Todo el pueblo salió gozoso a recibirla y con gran alegría la condujeron a la Iglesia, donde se celebró una misa en su honor y se entronizó la imagen de la Virgen. Dice Alonso Ramos Gavilán:

Pusieron pues esta imagen (tan devota como hermosa, y más hermosa que el cielo) en unas andas que la devoción del corregidor y cura tenían prevenidas, y en procesión solemne, acompañada de suspiros y lágrimas, fue recebida a horas de misa mayor en la iglesia donde se hallaron algunos españoles que estaban con el corregidor. Fue esta entrada en Copacabana a dos de febrero del año de 1583.[3]


Descripción de la ImagenEditar

El cuerpo de la imagen está tallado en madera de maguey y esta totalmente laminado en oro fino y en sus ropajes se reproducen los colores y las vestiduras propias de una princesa inca. Su forma original esta permanentemente cubierta por lujosos mantos y trajes superpuestos a la talla, luciendo además una larga peluca de pelo natural. La imagen, que mide un poco más de cuatro pies, sostiene en su brazo izquierdo a un niño de manera muy peculiar, como si estuviera a punto de caerse y en su mano derecha sostiene un canastillo con unas palomas.

La imagen original nunca sale de su santuario, para las procesiones se utiliza una réplica de la misma. Es típico del santuario, que los que visitan salgan de él caminando hacia atrás, con la intención de no darle la espalda a su querida Madre cuya fiesta se celebra el 2 de febrero, día de la Purificación de María o fiesta de la Virgen de la Candelaria, pero también se celebra el 5 de agosto, con liturgia propia y gran celebración popular.

El 22 de abril de 2013 ocurrió un lamentable hecho; un grupo de delincuentes robó 28 joyas que adornaban a la Virgen entre ella el bastón de mando, regalo del Virrey del Perú en 1669. El sábado 6 julio de 2013 los habitantes de Copacabana felizmente restituyeron la imagen de la Virgen con nuevas joyas.[4][5][6][7]

Construcción del Templo MayorEditar

Desde un principio la imagen cobró fama de ser milagrosa, lo cual se extendió por toda la comarca, el Virreinato y el continente entero. Los padres Agustinos construyeron la primera capilla Mayor, entre los años 1614 y 1618. El Virrey de Lima, Conde de Lemos, apoyó moral y económicamente la construcción de la Basílica desde 1668 y asistió a la inauguración de la misma en el año 1678.

En la actualidad la Basílica data del año 1805 y la imagen fue coronada durante el pontificado del Papa Pío XI en 1925, con el paso del tiempo los fieles donaron, para adorno de la imagen, gran cantidad de valiosas joyas y el templo se llenó de regalos y tesoros. Cuando se independizó Bolivia en el año 1825, existía un ascendiente y permanente presencia de la Virgen de Copacabana en la fe de todo el pueblo.

En 1826 el Presidente de la República de Bolivia, el Mariscal Antonio José de Sucre, expropió todas las joyas coloniales del tesoro del Santuario de la Virgen para fundirlas en las primeras monedas de oro y plata de Bolivia.

 
Coronación de la Virgen de Copacabana.

DistincionesEditar

  • El 1 de agosto de 1925, año del primer centenario de la Independencia de Bolivia, en ocasión de la celebración del Primer Congreso Eucarístico Nacional, la Virgen de Copacabana fue coronada como Reina de la Nación por el Breve Apostólico de Pío XI de 29 de julio de 1925.
  • El 2 de diciembre de 1954, la Policía Nacional de Bolivia la proclamó "Patrona del Cuerpo Nacional de la Policía" y le concedió el grado de "Generala".
  • En 1969 la Fuerza Naval Boliviana le confirió el grado de "Almirante".

Devoción en otros paísesEditar

  • Argentina

Buenos Aires. Aproximadamente desde 1972, la colectividad boliviana en la Argentina, estimada en más de un millón y que gran parte de ellos viven entre la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires,[8]​ celebra la Fiesta de la Virgen de Copacabana en Buenos Aires, que convoca a más de 50 mil personas.[9]

La celebración se realiza el segundo y tercer domingo de octubre, en el Barrio General San Martín, más conocido como Barrio Charrúa. La primera fecha indicada, luego de la celebración de la misa de fiesta, se realiza la procesión de la imagen de la Virgen de Copacabana por algunas calles de la zona, seguido de los grupos folclóricos de danzas; la segunda fecha se realiza propiamente la demostración de los danzas propias de Bolivia, como se hacen en las entradas típicas en las fiestas en Bolivia.[10]

Copacabana. En la localidad de Copacabana de la Provincia de Catamarca, también se celebra su fiesta.

Copacabana. En la localidad de Copacabana de la Provincia de Córdoba se celebra su fiesta el 2 de febrero.

Luján. Desde el año 1956 se realiza cada primer domingo de agosto una peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora de Luján, donde se celebra una misa de fiesta en honor a la Virgen de Copacabana. Y también se celebra una misa los primeros domingos de febrero, mayo y noviembre en el camarín de la Virgen.

Punta Corral. Según los datos históricos la Virgen de Copacabana se apareció a un pastor en julio de 1835. Cada año, desde varios lugares, sus devotos realizan una multitudinaria peregrinación el día Lunes Santo hasta Punta Corral.[11]​ Luego retornan hacia Tumbaya y Tilcara, en la Provincia de Jujuy, transportando dos imágenes de la Virgen de Copacabana, para después continuar con la fiesta el Sábado de Gloria. Posteriormente, el día 17 de julio se lo devuelven las imágenes a la capilla de Punta Corral.[12]

  • Brasil

En Brasil su culto se inició cuando la virgen se apareció, según una leyenda, a un joven pescador en una playa. En el Brasil existen dos sitios que llevan el nombre de Copacabana, uno en Río de Janeiro y otro en Uberlandia (Minas Gerais).

Cuenta la tradición que un rico minero altoperuano volvía de un largo viaje por Europa y en el borde de las costas brasileñas, su embarcación comenzó a zozobrar por una terrible tormenta.

Entre la carga que traía se encontraba una virgen de Copacabana, de la cual era devoto el empresario. Entonces, los marineros hicieron la promesa de construirle un altar si los salvaba. De esa manera, llegaron a las playas de Sacopenapã.

Atribuyendo el milagro al favor divino de la virgencita, cumplieron su promesa y construyeron un altar en su honor.

Río de Janeiro. El siglo XVII en el antiguo barrio Sacopenapã, se levantó una capilla en honor a la Virgen de Copacabana, donde se entronizó una réplica llevada desde Copacabana. La imagen terminó por dar nombre a la famosa playa de Copacabana y al barrio de Copacabana.

  • Colombia

Copacabana "Fundadora de Pueblos". En Colombia se inició el culto a nuestra Señora de Copacabana en La Tasajera en 1702, actual Copacabana, departamento de Antioquia.[13]

  • España

Rubielos Altos. Hacia mediados del siglo XVII alguien llevó una imagen de la Virgen de Copacabana hasta la población de Rubielos Altos, Provincia de Cuenca, desde entonces la devoción a esta advocación se extendió y actualmente es la patrona de esta población.[14]

  • Perú

Lima. En la ciudad de Lima la devoción a la Virgen de Copacabana se estableció desde fines del siglo XVI, cuenta con una iglesia dedicada en su honor, el Santuario Arquidiocesano de Nuestra Señora de Copacabana. Arequipa. En la bella ciudad de Arequipa se encuentra ubicado un santuario ubicado en el distrito de Jose Luis Bustamante y Rivero,Urb.Santa Mónica donde vive un prodigio del futbol llamado Alan de 12 años [15]

  • Venezuela

Guarenas. En Guarenas, población del estado Miranda, la virgen de Copacabana es la patrona.

Nuestra Señora de Copacabana de Guarenas, estado Miranda (Venezuela)

Creyente indígena inició historia de la Virgen de Copacabana

A propósito de celebrarse cada 21 de noviembre en Guarenas la fiesta patronal de esta ciudad, a continuación se cuenta un poco de la historia que se conoce en torno a la imagen de "Nuestra Señora de Copacabana". Este primer artículo, del 20 de noviembre de 2008, fue elaborado una vez consultados algunos libros. El trabajo se publicó en el Blog El Guardián Católico, uno de los primigenios medios digitales dedicados a temas de la Fe en Venezuela, con el título: Creyente indígena inició historia de la Virgen de Copacabana. Posteriormente, el 24 de noviembre de 2014, se publicó otra versión con el mismo contenido en el portal Aleteia, bajo el título: Virgen de Copacabana, una historia de fe indígena que va de Bolivia a Venezuela.

“Yupanqui como no tenía ninguna técnica, hizo una imperfecta y tosca imagen de barro”, que pudo ir modelando poco a poco con la ayuda de algunos conocedores del arte, tanto en Copacaguanas como Potosí, a donde se fue a radicar en su empeño de mejorar la imagen por él realizada.

En nuestra querida Venezuela, de tradición Mariana por excelencia, una de las advocaciones con que se le conoce a la Madre de Dios y contada entre las más antiguas del país, es la denominación de Nuestra Señora de Copacabana. Este nombre que lo lleva orgullosamente la iglesia fundadora de la ciudad de Guarenas, tuvo su origen en una revelación sobrenatural vivida por un indígena de nombre Tito Yupanqui.

El aborigen convertido al cristianismo, buscaba afanosamente propagar la fe y la conversión de sus demás hermanos de raza”, en la población de Copacaguanas, hoy territorio boliviano, según la investigación del historiador, Lucas G. Castillo Lara, plasmada en la obra: “Nuestra Señora de la Copacabana de Guarenas, apuntes para su historia colonial”.

Señala el referido libro que la advocación de Nuestra Señora de Copacabana, un nombre de sonora belleza que ostenta Guarenas, desde el mismo momento de su erección, tenía una honda raigambre indígena que enlazaba muy bien con la semilla autóctona de esta población. La fecha de fundación de Guarenas quedó establecida el 14 de febrero de 1621 y la de su fiesta patronal todos los 21 de noviembre.

En el expediente de erección de Guarenas, aparece escrito Copacagan y en otros lugares Copacaguan, pero transmutados posteriormente como Copacabana que es el nombre con que se le conoce en la actualidad.

En realidad, el nombre exacto de la Virgen era Copacaguanas y ello se derivaba del pueblo del mismo nombre donde se inició la devoción, ubicada “entre los repartimientos y pueblos indios de la ciudad de La Paz, hoy Bolivia. Ese pueblo de Copacaguanas estaba ubicado en la Península de igual designación, en el Lago de Titicacas.

En Copacaguanas, que en lenguaje quéchua significa “miradero de la piedra sagrada”, comienza entonces la advocación de Nuestra Señora de Copacabana, según escribe Castillo Lara. Agrega que en este pueblo moraba un indígena llamado Don Francisco Tito Yupanqui, quien soñaba elaborar con sus propias manos una imagen de la señora celestial.

Pero Yupanqui no era escultor ni artista; y aunque tampoco tenía las cualidades de un artesano, sí contaba con una fe inspirada que lo hacía buscar en lo plástico una representación de la misticidad que llevaba por dentro.

Un día tuvo una revelación y vio en su cuarto la visión de una señora dulce y grave aspecto, vestida de amplio manto que le caía en numerosos pliegues. En su brazo izquierdo sostenía un niño cuya cabecita se recostaba en el materno seno, y en la mano sostenía un cirio.

“Yupanqui como no tenía ninguna técnica, hizo una imperfecta y tosca imagen de barro”, que pudo ir modelando poco a poco con la ayuda de algunos conocedores del arte, tanto en Copacaguanas como Potosí, a donde se fue a radicar en su empeño de mejorar la imagen por él realizada.

Un especial apoyo fue el que le brindó Don Francisco de Viracocha, un pariente de los más principales de la familia imperial de Los Incas, también avecindado en el lugar, quien le permite, previo acuerdo con las tres tribus más importantes de la zona, regresar del Potosí la tosca imagen.

Fue así como ayudado por artistas y otras personas, que la irregular imagen tomó forma definitiva y aparece en 1583, como patrona de la población de Copacaguanas.

“Desde allí vino a Venezuela una copia de la imagen y fue colocada en la primitiva Ermita de San Pablo, según Arístides Rojas, por intermedio del obispo Fray Antonio Alcega, allá por los años 1607 a 1608, pero, al parecer, la devoción llegó mucho antes por intermedio del Capitán Sebastián Díaz de Alfaro, fundador de San Sebastián de Los Reyes, quien la dotó en su testamento de mandas para el culto”.

Comenta Lucas Castillo Lara, que “el autor del nombre de Copacabana para Guarenas debió ser el mismo Gobernador La Hoz Berrío, quien era muy devoto de esa virgen y propagaba el culto”. Así también, “entre los objetos litúrgicos que los Encomenderos debieron suplir para la Iglesia del recién fundado pueblo de Guarenas, estaba la imagen de la patrona. Al principio debió ser un pequeño cuadro, que poco después fue sustituido por una imagen en madera de cedro, en cuyo pie estaba grabada la fecha de 1626”, tal como se conoce hoy en día.

A decir del Hermano Nectario María, refiere Lucas Castillo Lara, “es la imagen labrada en cedro y representa a la madre de Dios, en pie, con las manos cruzadas sobre el pecho… Su altura es de 16 centímetros; y descansa sobre una peana de madera que tiene forma de florero y que mide 11 centímetros en su mayor anchura”.

Es esta la patrona que distintas generaciones de guareneros han festejado. Es esta Nuestra Señora de Copacabana, que día a día y con “amoroso desvelo” observa y orienta desde lo alto de la nave central del templo dedicado a su nombre, el impulso de la fe y el progreso de la zona donde también se hará realidad el Reino de los Cielos.

Desde allí entrega a todos, el maternal afecto, cual homenaje para la posteridad al empeño de Tito Yupanqui, que hace recordar el sentido espiritual de todos los hombres y mujeres de esta tierra. ¡Felicidades guareneros!

¡Salve Virgen de Copacabana!

Fuente: Nuestra Señora de la Copacabana de Las Guarenas. Autor: Lucas G. Castillo Lara. Recopila: Ramón Antonio Pérez.


Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Rojas Crespo, Gerardo Wilmer (2002). «Dominicos», en Barnadas Josep M., ed., Diccionario Histórico de Bolivia, I,. Sucre: Grupo de Estudios Históricos.  p. 705-707
  2. «Convento Nuestra Señora de Candelaria, Historia». Archivado desde el original el 9 de marzo de 2011. Consultado el 29 de marzo de 2011. 
  3. Ramos Gavilán (2015). «V. De le llegada de la santísima imagen a Tiquina y entrada en Copacabana». Andrés Eichmann y Hans van der Berg, ed. Historia del célebre santuario de Nuestra Señora de Copaccabana y sus milagros, e invención de la Cruz de Carabuco. ABNB, BCB. ISBN 978-99974-840-1-7. 
  4. «Copacabana llora por robo a la Virgen». 29 de mayo de 2013. Archivado desde el original el 29 de mayo de 2013. Consultado el 26 de enero de 2017. 
  5. «Procesión de protesta por el robo de joyas». www.noticiasfides.com. Consultado el 26 de enero de 2017. 
  6. «La Virgen de Copacabana luce nuevas joyas y corona». www.la-razon.com. Consultado el 26 de enero de 2017. 
  7. http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/nacional/20130706/virgen-de-copacabana-fue-coronada-por-segunda-vez_219633_473172.html
  8. «Nuevo puente aéreo entre Argentina y Bolivia (Página 12)». 14 de mayo de 2010. Consultado el 25 de noviembre de 2010. 
  9. «Bolivia en Buenos Aires (La Nación)». 2008. Consultado el 18 de mayo de 2009. 
  10. «Ficha etnográfica, Virgen de Copacabana (Barrio Charrúa)». 2003-2004. Consultado el 3 de noviembre de 2009. 
  11. «Punta Corral». Archivado desde el original el 2 de septiembre de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2010. 
  12. «Virgen de Copacabana de Punta Corral, Jujuy, Argentina». Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2010. Consultado el 28 de noviembre de 2010. 
  13. Gaviria Correa, Anibal, ed. (2000). Municipios de Mi Tierra. 29 Barbosa,Girardota,Copacabana. El Mundo, Medellín. 
  14. «Nuestra Señora de Copacabana, una devoción andina patrona de Rubielos Altos (Cuenca)». 2002. Consultado el 28 de noviembre de 2010. 
  15. «Santuario Arquidiocesano de Nuestra Señora de Copacabana de Lima». Consultado el 28 de noviembre de 2010. 

BibliografíaEditar

  • ELÍAS Julio María, Copacauana-Copacabana, La Paz 1978.
  • LAUMONIER Isabel, Festividad de Nuestra Señora de Copacabana: Un foco de cohesión de los migrantes bolivianos en la Argentina, Buenos Aires 1990.
  • LAZCANO, Rafael, "Notas al hilo de la lectura: Historia de Nuestra Señora de Copacabana, del agustino Alonso Ramos Gavilán (1570-1621); edición de Hans van den Berg y Andrés Eichmann (Sucrre, 2015)": Archivo Agustiniano 101 (2017) 253-260.
  • LÚJAN López Francisco B., «Nuestra Señora de Copacabana, una devoción andina patrona de Rubielos Altos (Cuenca). Su origen y difusión», Revista Murciana de Antropología, 8 (2002) 193-246.
  • RAMOS GAVILÁN, Alonso, Historia del Santuario de Nuestra Señora de Copacabana (1621), La Paz 1976.
  • RAMOS GAVILÁN, Alonso, Historia del célebre Santuario de Nuestra Señora de Copacabana y sus milagros, e invención de la Cruz de Carabuco. Edición de Hans van den Berg y Andrés Eichann. [Sucre 2015]. ISBN 978-99974-840-1-7
  • SANTA CRUZ Victor, Historia de Copacabana, La Paz 1971.
  • SERNA Sánchez Cristobál, Tiempo, Espacio e Historia de Copacabana, La Paz 2002.
  • VALDA Martínez Edgar Armando, Potosí y la Virgen de Copacabana: F. T. Yupanqui, la ch'ujlla y la Janaxkacha, Potosí 1992.

Enlaces externosEditar