Virgilio de Arlés

arzobispo católico

Virgilio de Arles (f. c. 610) (Virgil, Virgile, Virgilius) fue un obispo de Arlés en la Galia.

San Virgilio de Arlés
Información personal
Nombre en francés Virgile d'Arles Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento Siglo VIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
Gascuña
Fallecimiento 610
Arlés (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sacerdote católico Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Obispo católico
  • Arzobispo católico
  • Arzobispo de Arlés (588-610) Ver y modificar los datos en Wikidata
Información religiosa
Canonización Santo Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 5 de marzo
Venerado en Iglesia Católica
Iglesias Orientales
Orden religiosa Orden de San Benito Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Según la vida escrita en el siglo VIII, San Virgilio nació en Gascuña, pero se educó en el monasterio de San Honorato, en una de las dos islas que se hallan a tres kilómetros de Cannes. Se convertiría en monje de la abadía de Lérins, y obispo de Arlés, donde construiría la basílica de San Esteban y otra en la Saboya. Este escrito de su vida, aceptado por Mabillon y los Bolandistas, es muy parecida a los escritos sobre la vida de San Máximo de Riez, escrita por el patricio Dinamio antes de la muerte de Virgilio.

Según Gregorio de Tours, Virgilio fue el primer abad del monasterio de San Sinforiano en Autun y contó con el apoyo de Siagrio, obispo de Autun, para suceder a Lizier como obispo de Arlés, que recibió el palio de manos del papa Gregorio I. San Virgilio gobernó su diócesis con gran vigor; su celo lo llevó demasiado lejos en una ocasión, pues san Gregorio le reprendió por haber intentado convertir por la fuerza a los judíos de su archidiócesis y le recomendó que se limitase a orar y predicar.

El 1 de agosto de 595, San Gregorio concedió a Virgilio el título de vicario pontificio del papa Zósimo (519). Este cargo le permitió intermediar entre el episcopado gaélico y el Papado. El rey Childeberto II pidió los servicios de Viriglio para eliminar la simonía de las iglesias de Galia y Germania. Por otro lado, Gregorio pidió en diferentes ocasiones al obispo (596, 601) que bendiciera la llegada de Agustín de Canterbury y sus monjes, que iban a ser enviados a Inglaterra. En otra ocasión, pidió la protección del santo a un monasterio del que Lizier había tomado posesión. En una carta a Virgilio y a Siagrio, el Papa acusa a los dos obispos de negligencia por no impedir el matrimonio de la hermana de Siagrio, que había abandonado la vida religiosa para ser obligada a casarse. En 601 Gregorio incitó a Virgilio a convocar un concilio contra la simonía y para inducir a la reforma al obispado de Marsella.

No sabemos el día de su muerte pero sí que el 23 de agosto de 613, el papa Bonifacio IV envió el palio al sucesor de Virgilio, Florian. San Virgilio fue sepultado en la iglesia de San Salvador, que él mismo había construido.

BibliografíaEditar