Vuelo 422 de Air France

El Vuelo 422 de Air France era un vuelo programado el 20 de abril del año 1998 desde Bogotá, Colombia hasta Quito, Ecuador. El Boeing 727 que cubría la ruta pertenecía a la aerolínea ecuatoriana TAME, pero se encontraba arrendado a Air France. El avión fue destruido, matando a todas la 53 personas a bordo, cuando se estrelló en el Cerro El Cable, ubicado al oriente de Bogotá, producto del mal tiempo y de un error por parte de la tripulación al no seguir la ruta establecida tras despegar del Aeropuerto Internacional El Dorado.[1]

Vuelo 422 de Air France
B727 TAME HC-BZR GYE June 2000.jpg
Avión similar al accidentado.
Suceso Accidente aéreo
Fecha 20 de abril de 1998 (24 años)
Hora 16:47
Causa Vuelo controlado contra el terreno debido a un error del piloto agravado por el mal tiempo
Lugar Cerro El Cable, Bogotá, Bandera de Colombia Colombia
Coordenadas 4°38′00″N 74°03′08″O / 4.6333386, -74.052194
Origen Aeropuerto Internacional El Dorado, Bogotá, Bandera de Colombia Colombia
Destino Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, Quito, Bandera de Ecuador Ecuador
Fallecidos 53
Heridos 0
Implicado
Tipo Boeing 727-230
Operador TAME en nombre de Air France
Registro HC-BSU
Pasajeros 43
Tripulación 10
Supervivientes 0

ResumenEditar

El Boeing 727-230 que cubría la ruta tenía 21 años de servicio, y era comandado por 3 pilotos de la aerolínea TAME. Destaca el hecho de que el capitán solo tenía 400 horas de vuelo en el tipo de aeronave. Adicional a los 3 pilotos, 6 asistentes de vuelo y 43 pasajeros ocupaban la aeronave en ese vuelo.

Las condiciones del accidente eran regulares, debido a la media visibilidad (7 km) y una capa de nubes desde los 600 metros (2000 pies).

AccidenteEditar

El vuelo recibió una autorización del Aeropuerto Internacional El Dorado por la salida Girardot 1 (GIR1), la cual consiste inicialmente de un viraje al SW, para proceder al VOR de Girardot. Sin embargo, la tripulación despegó, manteniendo el rumbo de la pista, y en un régimen de ascenso que buscaba velocidad. Desafortunadamente, el viraje también tiene el propósito de evitar que las aeronaves transiten al este de la ciudad de Bogotá, debido a la presencia de montañas de gran altitud.

A tan solo 10 100 pies de altitud, la aeronave colisionó con el Cerro El Cable, sin que la tripulación pudiera reaccionar, debido a la baja visibilidad. Las 53 personas a bordo fallecieron debido a la desaceleración del impacto, que generó un incendio el cual destruyó una zona forestal de 10 000 pies cuadrados.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. No hay sobrevivientes allá arriba El Tiempo. Archivo 21-04-1998

Enlaces externosEditar