Abrir menú principal

Vuelo 66 de Eastern Airlines

El vuelo 66 de Eastern Airlines era un vuelo entre Nueva Orleans y Nueva York que cayó a tierra en la localidad de Jamaica, Nueva York, el 24 de junio de 1975. De los 124 pasajeros a bordo del 727 (116 pasajeros y 8 miembros de la tripulación), sólo 12 personas sobrevivieron y 112 murieron. Un pasajero que sobrevivió al accidente murió a los nueve días del accidente, aumentando el número de víctimas a 113 fallecidos. El accidente fue causado por fuertes vientos de cola originados por una tormenta eléctrica en la zona de Nueva York.

Vuelo 66 de Eastern Airlines
Boeing 727-225-Adv, Eastern Air Lines AN0200757.jpg
Boeing 727 de Eastern Airlines, similar al avión siniestrado.
Suceso Accidente aéreo
Fecha 24 de junio de 1975
Causa Malas condiciones atmosféricas, producto de microrráfagas
Lugar Jamaica, Nueva York, Nueva York, Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Coordenadas 40°38′59″N 73°45′07″O / 40.649666666667, -73.752083333333Coordenadas: 40°38′59″N 73°45′07″O / 40.649666666667, -73.752083333333
Origen Aeropuerto Internacional Louis Armstrong, Nueva Orleans, Louisiana, Estados Unidos
Destino Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, Nueva York, Estados Unidos
Fallecidos 113
Heridos 11
Implicado
Tipo Boeing 727-200
Operador Eastern Airlines
Registro N8845E
Pasajeros 116
Tripulación 8
Supervivientes 11

Pasajeros notablesEditar

  • Reverendo Iveson B. Noland, obispo de la Diócesis Episcopal de Louisiana.
  • Wendell Ladner, jugador de baloncesto estadounidense.

Atrapado en la tormentaEditar

El Boeing 727 utilizado en el vuelo 66 estaba en su aproximación final al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, cuando entró en una tormenta con vientos cruzados que estaba en la zona. El avión siguió su descenso hasta que golpeó las luces de aproximación a 2,31 m desde el umbral de la pista 22L. Tras el impacto inicial a la izquierda siguió hasta que estalló en llamas, matando a 6 miembros de la tripulación y 106 pasajeros.

Sólo 10 pasajeros y 2 miembros de la tripulación sobrevivieron, al estar sentados en la parte trasera del avión, pero uno de los pasajeros muere a los 9 días del accidente.

Investigación de la NTSBEditar

El accidente del vuelo 66 fue investigado por la NTSB, que publicó su informe final el 12 de marzo de 1976. Durante la investigación se supo que 10 minutos antes de que el vuelo 66 se estrellara, un DC8 CF de Flying Tiger Line aterrizó en la pista 22L, reportando viento de cola en tierra. Después del DC8, un Lockheed L-1011 Tristar de Eastern Airlines estuvo a punto de estrellarse en la misma pista, luego dos aviones más aterrizaron antes del accidente del vuelo 66. Según la conversación registrada en la grabadora de voz en cabina (CVR), el capitán estaba consciente de los informes de vientos cruzados en la ruta de aproximación final, pero decidió continuar con el aterrizaje.

En el informe final, la NTSB determinó como causa del accidente:

"El encuentro del avión con vientos cruzados asociados con una tormenta muy fuerte, detectada por el ILS, que se tradujo en una alta tasa de descenso a tierra. La tripulación hizo lo posible por corregir la elevada tasa de descenso del avión y dependía de pistas visuales y no tenía suficiente experiencia con los instrumentos de vuelo. Sin embargo los vientos cruzados pudieron ser demasiado fuertes para un aterrizaje visual, aún si confían en los instrumentos de vuelo y respondían rápidamente a sus indicaciones".

También apareció en el informe el siguiente factor causante de la tragedia:

"El uso de la pista 22L cuando debería ser evidente para los controladores de tráfico aéreo y la tripulación de vuelo que había una tormenta eléctrica muy fuerte durante la aproximación al aeropuerto".

Este accidente condujo al desarrollo del sistema de alerta meteorológica, por la FAA en 1976 que fue instalado en los aeropuertos de Estados Unidos entre 1977 y 1987.

Similitud con el vuelo 191 de Delta AirlinesEditar

El 2 de agosto de 1985 el vuelo 191 de Delta Airlines, un Lockheed L-1011 Tristar, se estrelló en el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth durante su aproximación a la pista 17L. 137 personas (128 pasajeros, 8 miembros de la tripulación y un conductor en tierra) murieron en este accidente. Al igual que el vuelo 66, se vio envuelto en una tormenta eléctrica y vientos de cola muy fuertes.

DramatizaciónEditar

Este accidente fue reseñado en la 3º temporada de la serie Segundos catastróficos, del canal National Geographic Channel, en el episodio Oleada de tornados.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar