Abrir menú principal

Vuelo TC-48 de la FAA

El Vuelo TC-48 de la Fuerza Aérea Argentina fue un vuelo militar de cadetes egresados de la Escuela de Aviación Militar entre la Base Aérea de Howard en Panamá y el Aeropuerto de San Salvador. El 3 de noviembre de 1965 el Douglas DC-4 que cubría esa ruta, registrado como TC-48, transcurridos 30 o 40 min después de despegar el piloto informa un incendio en uno de los motores y avisa al control de San José en Costa Rica que se dirigirán allí, destino al cual nunca lograrían arribar, actualmente el avión se encuentra desaparecido y es considerado el mayor misterio de la aviación argentina.[1][2]​ Todos los cadetes, miembros de la tripulación y pasajeros se los dio por muertos.[3][4]

Vuelo TC-48 de la FAA
TC-48 Fuerza Aerea Argentina.jpg
El TC-48 de la FAA antes de partir con los cadetes.
Suceso Aeronave desaparecida
Fecha 3 de noviembre de 1965
(54 años, 1 mes y 5 días)
Hora 7:30 (hora local) (hora aproximada)
Causa Falla de motor (presuntamente)
Lugar Bandera de Costa Rica No determinado.
Origen Bandera de Panamá Base Aérea de Howard
Destino Bandera de El Salvador Aeropuerto de San Salvador
Fallecidos 68
Desaparecidos 68
Implicado
Tipo Douglas DC-4
Operador Roundel of Argentina.svg Fuerza Aérea Argentina
Registro TC-48
Pasajeros 59
Tripulación 9
Supervivientes 0

Con el no hallazgo de la nave en forma permanente, cientos de conjeturas conspirativas se hicieron sobre el accidente. Que una tribu indígena mantuvo cautivos a los sobrevivientes; que existe otro Triángulo de las Bermudas que se "tragó" al avión; que hay un "pueblo fantasma" donde viven los tripulantes. Una historia que aún guarda un gran misterio.[5]

Secuencia de eventosEditar

 
Arturo Umberto Illia, el entonces presidente de la Argentina, saluda a los tripulantes del TC-48 antes de empezar el viaje.

El TC-48 despegó desde El Palomar el 31 de octubre de 1965 hacia la Escuela de Aviación Militar, la tripulación estaba integrada por 9 miembros, a los que se sumaban 5 oficiales y 54 cadetes, totalizando así 68 ocupantes. El vuelo de instrucción lo llevaría hasta Estados Unidos y sería acompañado por otro Douglas DC-4, el TC-43 que transportaba el resto de la promoción. Ambas aeronaves partieron al día siguiente, voló hasta la base Cerro Moreno (Chile) donde tras una escala técnica continuó el vuelo hacia la base de La Palmas, en Lima (Perú). Allí pernoctaron e incorporaron dos cadetes de la Fuerza Aérea Peruana, los cuales fueron distribuidos en ambos aviones. El 2 de noviembre vuelan hacia Panamá con escala técnica en Guayaquil (Ecuador); y al otro día, debían cumplir el trayecto entre la base Aérea de Howard y el Aeropuerto de San Salvador (El Salvador), cubriendo una distancia de unos 1.150 km que le insumirían unas 3:45 h de vuelo. [6]

Tras la formación de cadetes y oficiales, se procedió al embarque. Así a las 05:43 despega el TC-43 y a las 05:49 hace lo propio el TC-48. Ambas aeronaves seguirían la misma ruta, conocida como "Mike", habiéndose fijado una altitud de crucero de 6.500 pies (2.145 m). Ambas aeronaves mantienen esporádicos contactos radiales. A las 06:27 el TC-48 reporta a la torre de Panamá que se encuentra sobre la posición "Mike-5" sin novedad con altitud de 6500 y rumbo a San Salvador. Las condiciones meteorológicas para la primera parte de la ruta no eran las mejores. El pronóstico indicaba turbulencia severa, fuertes lluvias y visibilidad de muy limitada a cero.  A partir de este momento comienzan a surgir una gran cantidad de informes cruzados, donde no coinciden horarios, datos supuestamente aportados por los pilotos del TC-48 y muchos comentarios que nunca han podido ser verificados plenamente. Por un lado hay quienes indican que el radio-operador del TC-48 emitió a las 06:36 la siguiente comunicación: “...Tegucigalpa, Tegucigalpa, TC-48, fuego motor tr...tres, a...zaje inmediato...” Esta supuesta comunicación solo permite establecer que había fuego en el motor tres y que procedía al aterrizaje o amerizaje, ya que no se pudo determinar qué palabra se empleó. Si está chequeado que la situación le fue notificada al TC-43. El TC-48 no recibió ninguna respuesta de Tegucigalpa ni de Howard donde aparentemente intentó comunicarse para informar de su situación. Es entonces cuando aparece en escena uno de los testigos principales, el piloto Álvaro Protti quien comandaba un Curtiss C-46 de LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) rumbo a Miami, el cual a las 06:44 estableció contacto con el TC-48. En un reportaje el piloto mencionó lo siguiente: [7]

Entrevistador: -Recuerda usted a que hora se produjo la llamada?

Piloto del Curtiss: -No podría decirlo con exactitud, pero era por la mañana, temprano.

Entrevistador: -Le dijeron si tenían fuego dentro de la cabina ?

Piloto del Curtiss: -No, no dentro de la cabina no. Había fuego en un motor y otro estaba parado. Los inconvenientes eran sobre el ala derecha, es decir los motores tres y cuatro. 

Entrevistador: -Qué le pedían los pilotos ?

Piloto del Curtiss: -Que les hiciera contacto con el aeropuerto de San José, la intención de ellos era aterrizar en esa pista. 

Entrevistador: -Lo consiguió ?

Piloto del Curtiss: -Si pero les aconsejé que aterrizaran en la pista de Puerto Limón. Volaban a 7000 pies y con los problemas que tenían y la carga que llevaban debían bajar a 4000. A esa altura jamás habrían podido aterrizar en San José porque las montañas que rodean la ciudad son muy altas. 

Entrevistador: -Cambiaron de rumbo ?

Piloto del Curtiss: -Nunca me lo dijeron. Quien dialogaba conmigo dijo que iba a comunicar mi sugerencia al comandante de la nave, que tomaría la decisión.

Entrevistador: -Reportaron en qué posición se encontraban ?

Piloto del Curtiss: -Si, como a 45 min de la pista de Limón, sobre la isla de Veragua.

Entrevistador: -Le dijeron si estaban ante un inminente peligro de caída ?

Piloto del Curtiss: -No, todo lo contrario. Dijeron que estaban combatiendo el fuego en el motor y que tenían control sobre la máquina. El operador de radio incluso, dijo que el comandante evaluaba proseguir vuelo hacia Managua. 

Entrevistador: -Cree que el avión cayó al mar ?

Piloto del Curtiss: -Hay dos posibilidades; si viraron hacia la derecha , sobre el ala que no tenían propulsión cayeron al agua; si siguieron la ruta que los llevaba a Limón, cayeron sobre tierra. 

La última comunicación se sucede a las 07:05 cuando el TC-48 informa que sobrevolaba Bocas del Toro, con rumbo hacia la pista de Puerto Limón donde ya se había declarado la emergencia y eran movilizados bomberos y ambulancias a la espera del avión. Un reporte que nunca ha sido reconocido oficialmente, indica que el TC-43 recibió la última comunicación donde se informaba que estaba a 40 millas de la costa, con 500 m de altitud, imposibilitado de mantener la línea de vuelo y que se aprestaba a amerizar. Según otros dichos, también reportaron problemas eléctricos que dificultaban la lectura del radiocompas. Desde entonces no hubo más comunicaciones y allí comenzó el misterio del TC-48.

Algunos de los familiares de las víctimas no dudan de que el avión está en la selva del sur de Costa Rica. El libro "TC-48, el avión de los cadetes", escrito por Ricardo Becerra, ex teniente del Ejército y hermano del cadete Héctor, menciona a trece testigos que lo vieron volar a baja altura en zona selvática. Estos testimonios y la comunicación radial que el avión mantuvo con un piloto costarricense son elementos clave que sostienen la hipótesis de que el avión cayó en tierra, y no en el mar.[8]

BúsquedaEditar

Luego de su desaparición, en noviembre de 1965, se hicieron un total de 23 expediciones a la selva y más de 50 vuelos en avionetas y helicópteros, se dejó de buscarlo en 1967. Una investigación hecha por los Estados Unidos concluyó que el avión cayó al mar entre Panamá y Costa Rica, a 30 km de la costa; para la Aviación Civil de Costa Rica y para los familiares, el aparato está en algún lugar de la selva. Los que nunca dejaron de buscar fueron los familiares de los desaparecidos, quienes se internaron en la selva costarricense numerosas ocasiones. Y en 2008 la Fuerza Aérea se unió a ellos y hasta el 2015 realizó cuatro búsquedas denominadas Esperanza, tanto por tierra como por mar, que concluyeron sin novedades.[9]

Las autoridades de la Fuerza Aérea Argentina confiaron ciegamente en las conclusiones a que arribaron los expertos estadounidenses que dirigieron el rastrillaje. Les bastó, para darse por satisfechos, con esos informes y el hallazgo de algunos objetos recogidos en el mar que exhibieron a los incrédulos familiares, citados al edificio Cóndor con ese propósito, quienes no solo rechazaron la versión oficial, sino que siguieron reclamando la búsqueda del avión en la selva costarricense, convencidos de que la máquina bien podía hallarse en algún lugar inaccesible y no en el lecho del mar. La sospecha cobró aún más fuerza cuando al tiempo se supo que algunos de los elementos supuestamente rescatados y ofrecidos como prueba, que pertenecían a uno de los cadetes desaparecidos, habían sido confiados por su dueño a un compañero que viajaba en el otro avión, quien más tarde los entregó a sus superiores. Además, a esa altura ya se tenía la certeza de que las máquinas no estaban en perfecto estado y que el TC-48 volaba con sobrepeso. Convencidos de que los militares argentinos no moverían un dedo para dar con los pasajeros del fatídico vuelo, y alentados por versiones esperanzadoras que llegaban desde Costa Rica, algunos familiares se trasladaron a Centroamérica para reiniciar la búsqueda por su cuenta. Así fue como grupos de deudos de cadetes y oficiales se internaron una y otra vez en la selva costarricense y tomaron contacto con los aborígenes que habitaban parajes aledaños a la Cordillera de Talamanca, buscando algún indicio que les permitiera dar con el paradero de sus seres queridos. Sin embargo, solo se toparon con versiones engañosas, personajes ladinos, miedo y reticencia de los nativos y dificultades insuperables; ingredientes de un misterio que parecía agigantarse con el paso de los meses. Entonces volvían irremediablemente con las manos vacías.[10]

La aeronaveEditar

 
Douglas DC-4 de Northwest Airlines, idéntico al TC-48.

La aeronave fue asignada a la I Brigada Aérea con asiento en El Palomar e inmediatamente se comenzó a utilizar para los vuelos STAM. Desde el 20 de octubre al 19 de noviembre de 1964 participó en el Viaje Final de Instrucción de la Promoción XXX de cadetes de la EAM, en compañía del Douglas DC-4 TC-44.

Durante la campaña antártica 1964/65 formó parte de la Fuerza Aérea de Tareas Antárticas (FATA). Entre las misiones en las que participó la máquina durante esa campaña  se destacan las mediciones cósmicas en vuelo, mediante equipos montados a bordo del aparato y distintos lanzamientos de pertrechos sobre la Base Esperanza. El 5 de febrero el TC-48 formó parte de la denominada Operación Matienzo, dando apoyo al legendario C-47 TA-05, en el cruce al continente blanco. El 15 de marzo de 1965 daría el mismo apoyo a la aeronave BS-03 Grumman HU-16B. Existen reportes que indican que en febrero de 1965, el Douglas DC-4 TC-48 alcanzó a sobrevolar el Círculo Polar Antártico. El 7 de mayo de 1965, por disposición del Poder Ejecutivo de la Nación, la Fuerza Aérea Argentina despachó a Santo Domingo dos aviones Douglas DC-4 (TC-48 y TC-42) conduciendo tropas, material sanitario y medicina para atender a las víctimas de los sucesos revolucionarios registrados en República Dominicana.

El 22 de septiembre de 1965 nuevamente brindó apoyo al TA-05 en el cruce realizado desde el continente con destino a la Antártida. El 31 de octubre de 1965 El TC-48 partió junto con la aeronave T-43, conduciendo parte de la Promoción XXXI de la EAM con destino a Lima, Perú. El 3 de noviembre despegó de la pista de Base Aérea de Howard, en la zona del canal de Panamá, con destino al Aeropuerto de San Salvador, etapa del viaje desafortunadamente no tendría un final feliz. Se lo dio por desaparecido cuando sobrevolaba territorio costarricense.[11]

Mitos y leyendasEditar

  • La leyenda más importante que apareció en un principio fue que los aborígenes de la zona donde supuestamente había caído el avión, se habían quedado con distintas pertenencias de los cadetes. Así apareció el famoso “Indio Porfidio” quien aseguraba haber encontrado los restos del avión y haber dado muerte a tres cadetes sobrevivientes para cubrir el robo de sus pertenencias. Dicho aborigen fue detenido pero nunca se le encontró ni dinero argentino ni ropa de los cadetes y ningún otro elemento que lo relacionara directamente con el TC-48. 
  • Otro mito que aún existen hablan que momentos antes del despegue fueron cargadas varias cajas de madera dentro de la cabina de pasajeros. En TC-48 carecía de asientos tradicionales, contaba con asientos de tela en los laterales del fuselaje y posiblemente disponía de unos asientos dobles en el medio del pasillo para incrementar la capacidad de pasajeros, con lo cual es muy difícil que los ya apretados cadetes pudieran dar espacio a cajas de madera dentro de la cabina, ya que las mismas no podían fijarse al piso o a las paredes, lo que implica un gran peligro ya que cualquier maniobra de la aeronave podría desplazarlas peligrosamente hacia los cadetes. Este mito seguramente nació con la primera gran búsqueda que estuvo a cargo del Capitán Juan Tomilchenko quien aseguró haber localizado dos cajas de madera incendiadas con explosivos. Según él pertenecían al avión, pero eso nunca ha podido ser demostrado.
  • Otro punto que jamás ha podido ser esclarecido refiere a supuestos inconvenientes técnicos muy habituales en el TC-48, especialmente en los motores. Hay algunos testimonios que indican que durante el vuelo los motores sufrieron varios problemas, en especial antes de salir de Argentina. Lo cierto es que los inconvenientes en el avión se inician con el incendio de uno de los motores (N.º 3, interno del ala derecha), aunque también hay referencias de problemas con el motor Nº 4 (externo ala derecha). Bajo estas circunstancias las posibilidades de mantener el control de una aeronave como el TC-54, con importante carga, sobrevolando el mar y con meteorología adversa han sido factores desencadenantes del accidente. 

Personas a bordoEditar

Tripulación (9)Editar

Puesto Nacionalidad Nombre
Comandante De Aeronave   Argentina Renato Humberto Fellipa
Primer Piloto   Argentina Miguel Ángel Moyano Vizzarra
Segundo Piloto   Argentina Esteban José Viberti
Navegador   Argentina Luis Gaudencio Merlo
Mecánico   Argentina Basilio Rotchen
Co-Mecánico   Argentina Amado Fernández
Radio-operador   Argentina Osvaldo Juan Arto
Comisario De A Bordo   Argentina Roberto Mendozi
Apoyo Técnico   Argentina Santiago Horta

Pasajeros (5)Editar

Nacionalidad Nombre
  Argentina José Alberto Fonseca
  Argentina Mario Nello Zurro
  Argentina José Carlos Lozano
  Argentina Miguel Ángel Álvarez Paz
  Argentina Jorge Eduardo Olocco

Cadetes (54)Editar

Capital FederalEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Ricardo José Salomón García
  Argentina Carlos José Marchesoni
  Argentina Jorge Reymundo Sellares
  Argentina Oscar Ricardo Taddeo
  Argentina Juan Carlos Monferini
  Argentina Luis Nicolás Origone

Buenos AiresEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina José Luis Ferletic
  Argentina Jorge Luis Betoño
  Argentina Adalberto Manuel Carrilero
  Argentina Juan Carlos Santiago
  Argentina Osvaldo Enrique Giussani
  Argentina Héctor Oscar Atie
  Argentina Jorge Eduardo Catalá
  Argentina Roberto Francisco Vitetta
  Argentina Julio Segundo Gamen
  Argentina Jorge Amilcar Sánchez
  Argentina David Cristian Gauna
  Argentina Pedro Alberto Zabaleta

Entre RíosEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Gerónimo Lorenzo Terradas
  Argentina Juan Bernardino Tomilchenko
  Argentina Jorge Juan Stamelos Ruefli

Santa FeEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Emilio Carlos Guarnieri
  Argentina Roberto Lionel González de Luca

La PampaEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Roberto Luis Pessana
  Argentina Alberto Aberlino Senas
  Argentina Bartolomé Esteban Vesco

CorrientesEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Raúl Daniel Ortiz

CórdobaEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Raúl Alberto Ramello
  Argentina Ricargo Guillermo Montenegro
  Argentina Mario Omar Castellano
  Argentina Héctor María Becerra
  Argentina Marcelo Pirusel
  Argentina Víctor Domingo Colantonio
  Argentina Alfredo Luis Trigo
  Argentina Lorenzo Juan Martínez
  Argentina Mario Alberto Pérez
  Argentina Luis Ricardo Bellés
  Argentina Roberto Nicolás Ramaglia
  Argentina Roberto Luis Stangalino
  Argentina Argentino Osiris Rodeyro
  Argentina Orlando Pedro Bravino
  Argentina Antonio Rafael Nomdedeu
  Argentina Walter Horacio Almada
  Argentina Julio Mario Pereyra

CatamarcaEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Juan José Seco Rincón

San LuisEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Juan Carlos Royo

MendozaEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Juan Domingo Alguacil
  Argentina Juan José García
  Argentina Enrique Miguel Páez

San JuanEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Ricardo Augusto Guzzo

SaltaEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Oscar Vuistaz
  Argentina René Benjamín Labroisans

TucumánEditar

Nacionalidad Nombre
  Argentina Federico Carlos Bremme

PerúEditar

Nacionalidad Nombre
  Perú Tulio Salomón Ortiz Ugaz Calderón

Véase tambiénEditar

 http://www.mediafire.com/file/5n1233e7ab9wqhh/LibroTC48_110918.zip/file
  • La desaparición del TC-48: lo que usted tiene derecho a saber
 http://c54gtc48.simplesite.com/

ReferenciasEditar

  1. Clarin.com. «El mayor misterio de la aviación argentina cumple 50 años». Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  2. Palacios, Iván Castro (14 de septiembre de 2015). «El misterio del TC-48 de las Fuerzas Aéreas Argentinas | Informe Insólito». Informe Insólito. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  3. «Buscan a los cadetes del TC 48, medio siglo después». www.losandes.com.ar. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  4. «A 50 años de su caída, el "avión de los cadetes" sigue siendo un misterio». Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  5. «¿Qué pasó con el vuelo del TC 48?». www.infonueve.com. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  6. «missing.aero - mission engineering». www.missing.aero. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  7. «missing.aero - mission engineering». www.missing.aero. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  8. Clarin.com. «El mayor misterio de la aviación argentina cumple 50 años». Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  9. «A 52 años de la desaparición, sigue la búsqueda del "avión de los cadetes"». Radio Mitre. 3 de noviembre de 2017. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  10. «Esteban Dómina». www.estebandomina.com.ar. Consultado el 26 de noviembre de 2017. 
  11. «Revista Rumbos - Nuevo Diseño». www.eam.iua.edu.ar. Consultado el 26 de noviembre de 2017.