Werenfried van Straaten

Werenfried (Philipp) van Straaten (Mijdrecht, Holanda, 17 de enero de 1913Bad Soden, Alemania 31 de enero de 2003), con nombre de pila Philippus Johannes Hendricus, fue un sacerdote y monje premonstratense conocido por su labor humanitaria, especialmente como fundador en 1947 de la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Werenfried van Straaten
Father Werenfried van Straaten.jpg
Werenfried van Straaten
Información personal
Nombre de nacimiento Philippus Johannes Hendricus van Straaten
Otros nombres Werenfried (Philipp) van Straaten
Nacimiento 17 de enero de 1913
Mijdrecht, Bandera de los Países Bajos Países Bajos
Fallecimiento 31 de enero de 2003 (90 años)
Bad Soden, Bandera de Alemania Alemania
Nacionalidad Neerlandesa
Lengua materna Neerlandés Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Orden religiosa Orden de Canónigos Premonstratenses Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en Universidad de Utrecht Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sacerdote fundador.
Conocido por Padre Tocino
Patrimonio Ayuda a la Iglesia que Sufre
Años activo 63 años
Seudónimo de Spekpater Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
  • Me llaman Padre Tocino (1960)
  • Dios llora en la tierra (1969)
  • Meditaciones de un mendigo.
Título Padre
Distinciones
  • Cruz de Comendador de la Orden del Mérito de la República Federal Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata

El año 1932 estudió filología clásica en Utrecht. En 1933 ingresó como monje de la orden religiosa premonstratense a la abadía de Tongerlo, en Bélgica y en 1940 fue ordenado sacerdote. El año 1959, el Padre Werenfried visitó los territorios de refugiados en Asia y estuvo con la madre Teresa de Calcuta.

Falleció en Alemania, el 31 de enero de 2003.

Su obraEditar

Fue conocido como el "Padre Tocino". En 1947 fundó la Asociación Internacional Ayuda a la Iglesia que Sufre (Ayuda a la Iglesia Necesitada), fundación católica de apoyo a los refugiados y a los cristianos perseguidos por su fe. De esta manera, salvó a miles de personas de la miseria moral y material.

Su lema personal fue "El hombre es mucho mejor de lo que pensamos". Para llevar la fe a los más necesitados, tuvo iniciativas muy originales como los "Barcos-Capillas", los "Autos-Capillas" y los "Sacerdotes con mochila".

LibrosEditar

  • Me llaman Padre Tocino (1960)
  • Dios llora en la tierra (1969)
  • Meditaciones de un mendigo.

En InternetEditar