Wifredo II de Cerdaña

Wifredo II recibiendo el homenaje de dos vasallos

Wifredo II de Cerdaña (? 970 - San Martín del Canigó 1050) fue Conde de Cerdaña (988-1035) y, como Wifredo I de Berga, conde de Berga (1003-1035).

Heredó el condado de Cerdaña de su padre en 988 cuando éste decidió hacerse monje en Montecassino, quedando su madre como regente entre 988 y 994. Asimismo recibió el condado de Berga en 1003 cuando su hermano Oliva también se hizo monje.

Participó activamente en la consagración de iglesias y monasterios como el de San Martín del Canigó fundado por él en 1007 y consagrado en 1009. Luchó por independizarse del obispado de Urgel pese a la resistencia del obispo de la Seo de Urgel, que a posteriori será reconocido por la iglesia como santo, (San Armengol).

En 1023, llegó a un acuerdo de concordia ente el conde de Barcelona y el de Besalú.

En 1035 se retiró al monasterio de San Martín del Canigó profesando como monje y murió en 1050.

FamiliaEditar

Hijo del conde Oliba Cabreta y Ermengarda de Ampurias. Hermano de los condes Bernardo I de Besalú y del abad Oliba.

Se casó con Guisla de Pallars, con la que tuvo a:

Enlaces externosEditar


Predecesor:
Oliba Cabreta
Conde de Cerdaña
988 - 1035
Sucesor:
Ramón Wifredo
Predecesor:
Abad Oliva
Conde de Berga
1003 - 1035
Sucesor:
Bernardo I